viernes, 30 de agosto de 2013

AEROLINEAS

Lo que hay que desalojar es Aerolíneas Argentinas Por Agustín Laje (*) En clave kirchnerista, el conflicto entre LAN y el gobierno argentino se ha transformado en una batalla entre los representantes de lo “nacional y popular”, y el fantasma de Pinochet y “la derecha chilena”. Al menos eso es lo que ha pronunciado Mariano Recalde, el camporista que preside Aerolíneas Argentinas, en un polémico video de reciente filtración en el que se lo ve arengando a sus militantes aeroportuarios y admitiendo haberle pedido a Cristina Kirchner el desalojo de la compañía trasandina. Parafraseando un popular apotegma, podría decirse que aunque la farsa se vista de ideología, farsa queda. Y es que detrás de toda la insensata paparruchada de épicas cruzadas entre los buenos y los malos de la historia, la verdad asoma sólo para quienes estén dispuestos a verla y aceptarla tal cual es. Y esa verdad ya no se viste con ropaje ideológico, sino económico. Las cosas son más simples de lo que se pretende. Aerolíneas Argentinas no quiere a LAN como competidor sencillamente porque los yuppies de La Cámpora no son capaces de ofrecer servicios más baratos y/o de mejor calidad a los usuarios y, guste o no, la mayoría de los argentinos (que en sus decisiones económicas tienen poco de tontos) prefieren volar con la empresa chilena. El resto es mera justificación para la tribuna. “Si no puedes servir a las personas en el mercado, sirve a los gobernantes para que alteren sus reglas”, podría decir un manual para el empresario mercantilista o para los funcionarios buitres que se enquistan en las empresas del Estado que, como ocurre en Argentina, se vuelven propiedad del partido político que ocupa el gobierno. Si el mercado (es decir, la infinita red de comportamientos y decisiones económicas de todos los ciudadanos) fuese el criterio por el cual se decidiera la suerte de una empresa (como ocurre en los países más prósperos del mundo), va de suyo que la desalojada no hubiese sido LAN sino Aerolíneas Argentinas, y no ya de un hangar, sino del mercado en general. En efecto, la supervivencia de una empresa que pierde 2,7 millones de dólares diarios resultaría imposible, de no ser por distribuir coercitivamente esos costos sobre las espaldas del pueblo, entendiéndose por “pueblo” tanto a quienes hacen uso de los servicios de Aerolíneas Argentinas (una minoría microscópica) como a quienes jamás en su vida han viajado en avión (la mayoría). Si aceptamos esta verdad, por añadidura debemos aceptar que la existencia misma de Aerolíneas Argentinas supone una inmoralidad inaceptable; una especie de “robinhoodismo” invertido: quitarle al pobre para darle al rico. Considérese que las pérdidas acumuladas entre julio de 2008 (año en que el kirchnerismo se apropió de la compañía aérea y Recalde fue puesto al frente de ésta) y el año 2012, han superado los 3.249 millones de dólares; es decir, un promedio de 81.225 dólares por cada argentino. Pero el kirchnerismo siempre encuentra alguna buena excusa y, ante estos datos que en materia económica demuestran un estruendoso fracaso empresarial, los camporistas suelen argumentar que, en verdad, Aerolíneas Argentinas tiene una “función social” y no comercial, con lo cual su desenvolvimiento no debería medirse en términos económicos (como si la economía no fuese parte de la realidad social) sino en términos de patrones extra-económicos. De lo que se trata –suelen discursear– es de proporcionar a los argentinos vuelos que bajo “la maldita lógica del mercado” no podrían ofrecerse en razón de dar pérdidas. No obstante, los muchachos K tienen los números en su contra también en lo que respecta a este ardid: el déficit de la empresa manejada por Recalde se ocasiona principalmente en las rutas internacionales en donde Aerolíneas Argentinas tiene competencia y no se puede argumentar ninguna pomposa “función social”. Por ejemplo, si quisiéramos volar a San Martín de los Andes desde Buenos Aires (1.200 kilómetros) el 30 de agosto, el pasaje más económico nos costaría $1461. Pero si quisiéramos volar a Río de Janeiro (casi 2.000 kilómetros) en la misma fecha, el precio sería de $917. Asimismo, en destinos domésticos donde vuelan otras líneas, la compañía “nacional y popular” reportó pérdidas en el 2012. En cambio, ganó dinero allí donde no tiene o tiene casi nula competencia, como San Luis, Santiago del Estero, Mar del Plata, Esquel o Jujuy. Luego, la excusa de la “función social” es inadmisible, y es claro que Aerolíneas Argentinas pierde siempre que hay competencia por una razón obvia: sus precios son muy altos, su servicio es lamentable, y el despilfarro de recursos públicos dirigidos a mantener varios centenares de militantes kirchneristas nubla cualquier posibilidad de éxito comercial. Según una investigación de Laura Di Marco, “el total de la oferta aérea que brinda la línea aérea, medida en asientos-kilómetros, revela que la mayor parte de la transferencia de fondos estatales subsidia viajes al exterior, como Miami, Madrid y Oakland, y no destinos pobres. (…) Sólo el 5% de la oferta de Aerolíneas se dirige a sitios no rentables, donde no vuela nadie, como Catamarca, Trelew o Jujuy. Los analistas del mercado aerocomercial calculan que si el objetivo perseguido fuera subsidiar destinos sociales, alcanzaría con una transferencia de 10 millones de dólares anuales”. En síntesis, Aerolíneas Argentinas es uno de los reflejos más exactos de la naturaleza oligárquica del kirchnerismo, camuflada bajo el simpático maquillaje de lo “nacional y popular”, que esconde una política parasitaria en favor de un puñado de incompetentes yuppies con pretensiones setentistas que se han enquistado en el poder. La sola existencia de la compañía es −además de antieconómica− inmoral bajo todo punto de vista. Esperemos que después del ya inevitable fin de ciclo, los desalojados sean ellos. (*) En los próximos días saldrá el nuevo libro de Agustín Laje en coautoría con Nicolás Márquez, titulado “Cuando el relato es una farsa”. @agustinlaje | agustin_laje@hotmail.com La Prensa Popular | Edición 229 | Viernes 30 de Agosto de 2013

jueves, 29 de agosto de 2013

BUENA CARA

TARTIFLETTE o A MAL TIEMPO BUENA CARA Hace tiempo lo publique, hoy el frío y las malas ondas lo reclaman, después de haberlo hecho muchas veces lo reescribo con los agregados de la experiencia. Es un plato tradicional de los Alpes de Saboya, allí lo vi hacer y más que degustarlo me lo embuche sin respirar. Pero esto es tierra llana argentina y hay retoques. ¿Qué debe tener? Queso Reblochon o en su defecto Camembert, ¼ Kg. para cuatro personas. En Paraguay esq. Ayacucho hay un excelente Camembert y un Reblochon producido en Suipacha BsAs a más de cantidad de delicatessen artesanales. Panceta ahumada de buena calidad, con más carne que grasa no feteada demasiado fina. Papas chicas. O cortadas al medio a lo largo Cebolla cortada en aros. Sal, pimienta, manteca, un diente de ajo, y ½ vaso de jerez seco o o un buen blanco seco. 1º corte las papas a la española algo más gruesas que para tortilla, lávelas para sacar el almidón y resérvelas secas, fría las papas previamente pinchadas con un tenedor sin amontonarlas en aceite hasta que estén bien doradas y escurra en papel. 2º Saque el aceite, frote el sarten con el ajo y ponga un poco de manteca, saltee las cebollas y la panceta, dando vuelta para que nada se queme, Cortar previamente las fetas de panceta para que su longitud no exceda el diámetro de la papas. Saque y escurra en papel. 3º agregue el vino o jerez para levantar el fondo. Si tiene una olla de barro agréguele el líquido del sartén o en el mismo sartén disponga sin encimar una capa de papas, cubra con otra de cebollas y panceta y otra de queso. Repita , no hacen falta más de tres capas de cada una, en la ultima sea más generoso con el queso. A partir de este momento no se vuelve a tocar ni revolver. Al horno o tapado a fuego lento El punto es cuando el queso licuado burbujea. Apague el fuego y mantenga tapado hasta que el queso tome consistencia. Maridaje: un tinto de Burdeos o un muy buen blanco seco y con la legítima a la cama; es plato para soluciones, no para problemas. Olvídese de postres, por nada del mundo querrá sacarse el sabor de la boca. Ríase de la ola polar, de Cristina eterna, de toda la basura nak & pop y bon apetite. ¡Ah! Unas rodajas de buen pan de campo es decir no moreno. Si quiere hacerla bien típica y salir a caminar de madrugada, necesitará un San Bernardo con barrilito lleno de Courvoisier VSOP

miércoles, 28 de agosto de 2013

LA ESCRIBIDORA DEL PAJARITO

31 tuits de Cristina pero ella no remonta: Lo de Ganancias fue tarde Esfuerzo presidencial por retrucar a Sergio Massa, quien difundió un video reivindicando la presión que ejerció el Frente Renovador para el incremento del mínimo no imponible de la 4ta. categoría del Impuesto a las Ganancias. Cristina Fernández de Kirchner tuiteó 31 mensajes para procurar recuperar la iniciativa pero hay algo que ella no consigue explicar: Si es así tal como dice ella, ¿por qué no lo anunció antes? @CFKArgentina: "No somos neutrales. El desafío que viene en la Argentina es seguir consolidando la redistribución del ingreso." Una pregunta: ¿y sobre la acumulación qué tiene para decir? No se puede distribuir si no se acumula, y la acumulación está dando muestras de asfixia hace tiempo. Es más: la tasa de ahorro demuestra la fragilidad del enfoque de la Presidente de la Nación. CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). 2 meses atrás, Cristina Fernández de Kirchner le hubiera roto el... discurso a sus críticos. 2 meses atrás, la Presidenta de la Nación habría conseguido un triunfo político interesante que, inclusive, podría haber modificado bastante o mucho el resultado de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias. Sin embargo, ajustar el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias para salarios y jubilaciones a fines de agosto (o sea 2 meses después), no le permite obtener el rédito político que ella y el Frente para la Victoria necesitan. Cristina ya pagó un costo político importante > por negarse a ajustar el mínimo no imponible más de 20% en marzo, > por enviar a sus funcionarios a defender la carga fiscal en nombre del gasto público, y > por desconocer todos los proyectos de ley presentados en el Congreso de la Nación acerca de esa problemática. Lo que percibe mucha gente -y lo que se percibe es lo que importa- es que la Presidenta de la Nación reaccionó cuando el Frente Renovador se hizo cargo del tema, en forma abrumadora, enviando varios proyectos de ley al Congreso de la Nación, y provocando que las otras fuerzas opositoras reflotaran sus proyectos ya presentados también. De pronto, y ya con el resultado electoral adverso en las PASO, el Frente para la Victoria enfrentó un debate interno entre sus fuerzas legislativas, sindicales y políticas acerca del mínimo no imponible. En esas circunstancias Cristina tomó su decisión que ahora explica en 31 tuits que no consiguen revelar por qué esperó tanto. Y mientras ella no consiga explicar el misterio, todo el relato resulta superficial. Algo más: el Frente para la Victoria y el Frente Renovador tienen enfoques totalmente diferentes en algo que plantea Cristina en sus posteos. Ella dice: "No somos neutrales. El desafío que viene en la Argentina es seguir consolidando la redistribución del ingreso." El Frente Renovador considera que no se puede redistribuir si antes no se acumula, y la acumulación demuestra agotamiento hace tiempo con Cristina. Falla la inversión, es paupérrimo el ahorro e, inevitablemente, eso impacta sobre la acumulación, pero ella sólo enuncia la redistribución. Ahí una demostración acabada de por qué no funciona la economía K y los empresarios, por más que asistan a las convocatorias de la Presidente, no creen para nada en ella. Aquí van sus 31 tuits: Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Por Decreto 1242/2013 se incrementó el piso de Ganancias a sueldos brutos que superen los $15.000 pic.twitter.com/klQadaFtoF Cristina Kirchner @CFKArgentina La modificación de impuesto a las ganancias alcanza a los trabajadores casados o solteros. Cristina Kirchner @CFKArgentina Hemos eliminado esta distinción entre solteros y casados por una razón muy concreta: porque tenemos nuevas formas familiares Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Gente soltera que vive en familia con hijos y familias ensambladas que son divorciados o solteros. Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina También elevamos en un 30 por ciento el mínimo no imponible para quienes vivan en la región patagónica. pic.twitter.com/PrFt9WLV7K Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Además, habrá un aumento del 20% del mínimo no imponible para los trabajadores que cobren entre $15 mil y 25 mil pic.twitter.com/oCUvpRKUMO Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Se modifican los rangos para los que cobran asignación familiar. pic.twitter.com/OJs6YqDQJm Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Mediante el sistema de asignaciones familiares, hay 3.798.948 chicos cubiertos, que pasarán a ser 4.664.504 a partir de las nuevas medidas. Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina El esfuerzo fiscal de casi 4.500 millones de pesos adicionales se financiará por el Estado Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina y con un impuesto a la compraventa de acciones que no coticen en Bolsa, y al reparto de dividendos. pic.twitter.com/ylHXx6EC0t Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Compensación del esfuerzo fiscal por la modificación del impuesto a las ganancias o a los altos ingresos: pic.twitter.com/Q7tN1kYX7w Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Se ha convenido no gravar el ahorro de los argentinos, que lo hacen en pesos, porq sería gravar ahorro para inversión, a través de préstamos Cristina Kirchner @CFKArgentina Se deroga una eximición para la compraventa de acciones de títulos valores que no cotizan en mercados... Cristina Kirchner ‏@CFKArgentinaesas argentinas. en el caso de las sociedades en el exterior que compraban acciones de empresas argentinas. Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Se le vuelve a aplicar un gravamen del 15 por ciento a la compra venta de acciones y títulos acciones. Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Además se gravará la distribución de dividendos con una tasa del 10 por ciento. Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Con la medida no van a tributar ganancias el 89.8% de los trabajadores y el 99.3% de los jubilados. pic.twitter.com/1LvEf6g3j1 Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Es política permanente del Ejecutivo instrumentar medidas contracíclicas q fortalezcan el poder adquisitivo de trabajadores y sus familias Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina y, con ello, la consolidación de la demanda y del mercado interno nacional. Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Esta medida complementa 3 que ya tomamos con anterioridad sobre el mismo tema. La primera, en diciembre del año pasado… Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina cuando anunciamos la exención del pago del Impuesto a las Ganancias en el medio aguinaldo de diciembre para sueldos menores a 25 mil pesos. Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Ese día recibimos a la CGT para comenzar a negociar oficialmente los nuevos parámetros del impuesto Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina y dijimos, no puede estar aislada de la negociación salarial. Cristina Kirchner @CFKArgentina La 2da, el aumento del 20% al mínimo no imponible de ganancias en marzo previo a las negociaciones de los convenios colectivos de trabajo. Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina La 3ra, junio pasado cuando en el cierre del Consejo del Salario Mínimo se fijó por unanimidad el nuevo salario mínimo vital y móvil… Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina determinamos la devolución del Impuesto a las Ganancias que ya había sido deducido con el medio aguinaldo de junio. Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina En esa oportunidad todos los trabajadores registrados que habían sido alcanzados por el impuesto Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina percibieron la devolución de lo que se les descontó junto a la primera mitad del Salario Anual Complementario. Cristina Kirchner @CFKArgentina No somos neutrales. El desafío que viene en la Argentina es seguir consolidando la redistribución del ingreso. http://www.cfkargentina.com/modificacion-de-impuesto-a-las-ganancias/ … Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Estar discutiendo hoy en Argentina estas cosas, revela un salto cualitativo de aquella Argentina con el 25 por ciento de desocupados Cristina Kirchner ‏@CFKArgentina Y lo estamos haciendo en un mundo complejo, difícil, con viento en contra. http://www.cfkargentina.com/modificacion-de-impuesto-a-las-ganancias/ …

martes, 27 de agosto de 2013

EL GASTO

El cínico paradigma del gasto estatal. Muchas de las creencias fuertemente arraigadas en la sociedad provienen del socialismo más ortodoxo. Una de ellas es que el GASTO ESTATAL es bueno, saludable y hasta un dinamizador de la economía. La lista de bondades descriptas es interminable y resulta realmente sorprendente que la inmensa mayoría del arco político, sostenga ese paradigma con ciertos matices que no cambian el fondo de la cuestión. Cuando se acepta la idea de que el gasto estatal es positivo, se validan automáticamente, aun sin pretenderlo, todas sus fuentes naturales de financiamiento, que paradójicamente son rechazadas sistemáticamente por los individuos. La ";caja"; de cualquier Estado se alimenta invariablemente de impuestos, endeudamiento o emisión monetaria. Los impuestos son los recursos que los gobiernos detraen en forma coercitiva y obligatoria, es decir por la fuerza y sin mediar la voluntad de ningún ciudadano, quitándoles una parte, muchas veces importante, del fruto de su esfuerzo genuino y de su sacrificio personal. El endeudamiento estatal implica que las generaciones actuales usarán dineros que le prestaron, para que otros en el futuro deban abonar ese consumo presente. Una perversión estatal de las más crueles, porque en ese esquema un grupo de individuos hoy decide que utilizará un dinero que otros, que no fueron consultados, terminarán pagando con su trabajo. La emisión monetaria es esa herramienta que los gobiernos aplican abusando del monopolio estatal del que disponen para la fabricación de moneda local, que deriva en la creación artificial de dinero sin respaldo. Cuando esa emisión no es genuina y no tiene soporte real, produce inflación, el más perverso de los impuestos, ese que hace que quienes tienen ingresos fijos vean como se deteriora su poder de compra. Todos estos instrumentos son detestados por la sociedad, porque de forma directa o indirecta, percibe que inciden sobre sus ingresos presentes y futuros, por lo tanto sobre su calidad de vida actual y su porvenir. Sin embargo, con casi la misma vehemencia que se rechaza a esas herramientas, se aplaude al gasto estatal. Es que la política ha instalado esta idea y la alimenta a diario. No lo hace de casualidad o sin intención. Cuanto más dinero administra el Estado, más poderoso es el político de turno que dispone de su destino en forma inconsulta, o a lo sumo con otros de su clase, con la corporación de dirigentes, que deciden discrecionalmente hacia adonde lo orientarán. Algunos intentan hacerlo con más criterio, pero es inevitable caer en la arbitrariedad. Los políticos saben que precisan promover un gasto estatal elevado. Eso los hace importantes y poderosos. Así consiguen que los que pretenden acceder a esos fondos los contacten, con todo lo que eso significa a la hora de manejar recursos, cuando no de generar oportunidades de corrupción. Por eso es que cuando algún sector de la ciudadanía, le dice a la política que los impuestos son altos, que deberían bajarlos, ellos argumentan que para poder disminuir unos, se deben previamente subir otros. Ellos creen, y además les resulta muy conveniente, que el gasto estatal no debe bajar, jamás reducirse. Por eso han trabajado en la importante batalla cultural convirtiendo al término ";ajuste"; en una mala palabra y en sinónimo de caos. En realidad cuando en la vida particular los números no cierran, existen solo dos caminos posibles, o el incremento de los ingresos o la reducción del gasto. Pero se sabe que incrementar ingresos en el Estado, implica aumentar impuestos, endeudarse o emitir dinero artificial provocando inflación. Ellos insisten en esta dialéctica pérfida, esa que dice que el gasto es inflexible a la baja y que solo se puede ser sostenido o aumentado. Cuando alguien audazmente sugiere lo contrario, lo demonizan, siendo que son ellos quienes condenan a la comunidad a este círculo vicioso. Lo que no dicen los políticos es que el gasto puede y debe reducirse, y no necesariamente dejando de prestar servicios. No es novedad que el Estado es fuente de corrupción, esa que consume recursos que no van a parar a las prestaciones esenciales sino a los bolsillos de los funcionarios hipócritas, los mismos que dicen que el gasto no se puede disminuir. Tampoco dicen esos dirigentes que el Estado es intrínsecamente ineficiente porque aplica más recursos de los necesarios para obtener lo que otros logran con menos. En este contexto, es inadmisible seguir aceptando ciertos patéticos y paupérrimos argumentos lineales que solo invitan a creer, sin razón alguna, en la falacia de las virtudes del gasto estatal. A estas alturas es imprescindible discutir, sin temor, seriamente y sobre todo sin que medien intereses personales directos, cuales son las funciones vitales de un Estado y cuales definitivamente no le corresponden. Mientras tanto tendremos que seguir asistiendo al triste espectáculo que nos proponen cuando hablan del cínico paradigma del gasto estatal. FUENTE: INFOBAE http://opinion.infobae.com/alberto-medina-mendez/2013/08/25/el-cinico-paradigma-del-gasto-estatal/ Alberto Medina Méndez albertomedinamendez@gmail.com skype: amedinamendez www.albertomedinamendez.com 54 - 0379 - 154602694 Facebook: www.facebook.com/albertoemilianomedinamendez Twitter: @amedinamendez

domingo, 25 de agosto de 2013

COMPETIR....?????

? ¿COMPETIR? ¡JAMÁS! por Malú Kikuchi Argentina y Chile sobrellevan una larga historia de encuentros y desencuentros, desde 1843 hasta hoy. Los problemas giraron alrededor de límites y territorios. Siempre se solucionaron a tiempo, a veces por horas – recordar al Cardenal Samoré deteniendo a último momento una guerra que casi fue, para festejar en paz la Navidad de 1978 -. Fueron muchos amagues que quedaron en anécdotas. Pero nunca fue a causa de la inoperancia de un grupito de jóvenes, muy bien pagos por nosotros, que no tienen idea sobre cómo dirigir una empresa aérea y no tolera la competencia. Lo de LAN, entra en el disparate y se instala en el delirio de la ilegalidad más absoluta. Hechos. El 4/9/2005, por ley, se aprobó la estatización de Aerolíneas Argentinas. No se dio a conocer el monto a pagar, ni si se pagarían o cómo se pagarían los US$ 900 millones de deuda que arrastraba la empresa, pero lo importante para el nacionalismo popular gobernante, fue recuperar la llamada línea de bandera. Aclarando que países como EEUU, Brasil o Japón, no tienen línea de bandera. Hechos. La línea de bandera no está a nombre del estado argentino, sigue a nombre de la dueña anterior, la empresa española Marsans. Si estuviera a nombre de Argentina, los aviones podrían ser detenidos por la justicia de casi cualquier país, a pedido de los “hold outs” del canje de bonos. Resumiendo: Argentina se hace cargo de una deuda de US$ 900 millones, sin ninguna explicación coherente y no puede poner a su nombre la aerolínea. Para confundir al juez Thomas Griessa. Hechos. La línea de bandera recuperada, es entregada, como un juguete, a un grupo de jóvenes, casi todos ellos inteligentes y preparados, que conforman “La Cámpora”. “Los chicos” no saben ni siquiera que es el aeromodelismo, ni hacer volar un barrilete en un día ventoso. Resultado: AA no funciona, Austral tampoco; el servicio es malo, la puntualidad desconocida, los aviones viejos y las pérdidas de la empresa rondan entre los US$ 300 y los US$ 400 millones por año. Hechos. Argentina, en marzo 2005, permitió que LAN, empresa aérea chilena privada, operara en vuelos de cabotaje. Hoy tiene 14 destinos. O tenía. En 2006 recibió el premio a la mejor línea de cabotaje en Argentina. Firmó un contrato con el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos, ORSNA, hasta 2023, para alquilar por US$20.000 al mes, un hangar en la plataforma sur del aeroparque Jorge Newbery. Hangar que el 22/8/2013, el ORSNA intimó a LAN para que lo desalojara en 10 días. Hechos. Con esta medida, LAN cree que deberá abandonar sus vuelos de cabotaje. Están en juego los empleos de 1.500 argentinos. La guerra a LAN viene desde septiembre 2011 en que la Administración Nacional de Aviación Civil, ANAC, no le permitió a LAN incrementar 3 vuelos diarios más, a Miami. En septiembre 2012, el gobierno no le permitió a LAN matricular un avión nuevo para cabotaje. En marzo 2013 INTERCARGO le quitó a LAN el servicio de rampas. Todo para molestar al pasajero y evitar así que éste eligiera LAN en vez de Aerolíneas Argentinas o Austral, ambas empresas dirigidas, muy mal, por Mariano Recalde. Hechos. Y ahora, como frutilla del postre, echan a LAN de aeroparque y obligan a la empresa chilena a dejar los vuelos de cabotaje en alas de nuestra línea de bandera. ¿Y los contratos firmados? Eso cuenta en un estado de derecho. Esto es Argentina, y muerto Chávez, es el país que lidera la conducción “nac&pop” en Sudamérica. ¿Contratos? No se entiende el concepto. Hechos. Mariano Recalde, es abogado, ex diputado, hijo de Héctor Recalde, histórico abogado de la CGT. Mariano, rodeado por sus “compañeros” de La Cámpora, con sueldos impresionantes que no se conocen, está acusado de enriquecimiento ilícito por el fiscal federal Jorge Di Lello en el juzgado de Daniel Rafecas. Por cobrar tres sueldos del estado. Por Aerolíneas, Austral y como docente universitario. Hechos. Marianito se defiendo diciendo que los sueldos vienen del estado, por lo tanto, ¿dónde está el problema? ¡Y es abogado! Sobre el tema de LAN echada de aeroparque dice: “Tenían una posición de privilegio que no correspondía”. ¿La posición de privilegio era ser una empresa eficiente? Hechos. Cuando la presidencia de Chile conoció el problema con LAN, se puso en contacto con el embajador argentino en ese país, para presentar una queja. El embajador, Dr. Ginés González García, en vez de llamar al canciller (¿tenemos canciller?), llamó directamente a Mariano Recalde, que le contestó: “¿Cómo, vos también haciendo lobby por LAN?” (información “Código político” TN, 22//13). ¿Cuál es el real problema que tiene Argentina, mejor dicho AA, Mariano Recalde y el resto de La Cámpora que trabaja con él, con respecto a LAN? Muy simple. LAN comete el delito, que en este caso también es un pecado mortal, de transportar pasajeros con puntualidad, cumplir los recorridos pactados, dar buen servicio y hacer que la gente que los elige, se sienta lo suficientemente cómoda como para volver a elegirlos otra vez. Aerolíneas no funciona. Es una mala línea aérea. Impuntual, la llaman “si Dios quiere” porque sale y/o llega “si Dios quiere”. La atención es regular, la comida pésima y siempre arrastra problemas con alguno de los múltiples sindicatos de la aeronavegación. Además, es absolutamente deficitaria. Un agujero negro que se traga la plata del estado, o sea nuestra plata, y no se sabe dónde va a parar. Para Recalde, LAN, es una competencia desleal. En vez de mejorar AA, echamos a LAN. Los pasajeros, que se embromen. Si no hay otra línea aérea se tendrán que conformar con AA. A ese nivel hemos caído. Y con la anuencia del estado nacional. En estos 10 desperdiciados años K, hemos perdido palabras en el camino. Y las palabras tienen significado y los significados implican conceptos. Si alguien encuentra en algún cajón olvidado expresiones como: estado de derecho, transparencia, respeto por la ley y los contratos, idoneidad para ejercer los cargos, vergüenza, honorabilidad y competencia, por favor, con un poco de patriotismo, perdón, eso también se perdió, debería sacudirlas, sacarles el moho y ponerlas al alcance de los ciudadanos. Sobre todo ahora que es tiempo de elecciones. Y aceptar que la competencia es buena para los usuarios y que lo único que importa es la gente. Lo demás son puestos, sueldos, lugarcitos al sol del poder, nada que de verdad sea duradero, sólido y digno. La gente, el bienestar de las personas, eso es lo que importa. Y una empresa eficiente no puede ser borrada a un costo altísimo con respecto a un país vecino y frente al resto del mundo, que ve como Argentina hace caso omiso de los compromisos internacionales que contrae. Competir es sano. ¿Alguien se lo puede contar a Mariano Recalde y al resto de La Cámpora? ¿Y alguien puede decirle a la presidente que no se le pide inversión a las empresas, el mismo día que prácticamente se echa una empresa extranjera, a pesar de los contratos firmados?

VELORIO

clip_image002 Cómico Velorio “La primera fuerza que dirige el mundo es la mentira” Jean-François Revel En cumplimiento del compromiso que asumí en mi nota anterior, ésta tendrá dos partes, la coyuntura y una propuesta para un sector de la Argentina del futuro; seguiré de ese modo en las sucesivas. Si uno tuviera que describir, muy brevemente por cierto, qué sucedió en la Argentina durante la semana que terminó, debería recurrir a una imagen rara: un graciosísimo funeral. En esa foto, los deudos verdaderamente dolidos seríamos nosotros, los habitantes de este autocastigado país, mientras que el resto del mundo se descostillaría de risa escuchando los chistes, muchos de pésimo gusto, contados por los funcionarios de este decadente gobierno, presidido por alguien que se ha ganado los títulos de yeta y chapucera. Para hacer un breve inventario que justifique esa comparación, es obvio que debiéramos comenzar –¡otra vez sopa!- con las renovadas denuncias de la terrible corrupción del ex matrimonio imperial, esta vez localizados en el paraíso multifuncional de las Seychelles; continuaríamos –en realidad fueron contemporáneos- con la reacción oficial, tan innoble como aterrorizada, frente a los dichos de Jorge Lanata. Después, deberíamos trasladarnos a Río Gallegos, y recuperar nuestra capacidad de asombro con la insólita comparación, favorable a nuestra dibujada realidad, con Canadá y Australia, dos países exitosos que, hace menos de ochenta años, eran parecidos a la Argentina y hoy nos superan en todo. La saga seguiría con la adjudicación de dos enormes, caras e ineficientes represas a Electroingeniería, otra empresa que integra el universo de amigos K, a la que se eligió como ganadora cuando el escándalo de las denuncias de robos y de lavado de dinero obligaron al Gobierno a esconder, entre bambalinas, a Lázaro Báez. Más tarde, comenzó la mala suerte presidencial: luego de sobrevolar los fallos de la Corte referidos a la Rural y a algunos aspectos de la “democratización” de la Justicia, y de la Cámara Comercial, que impide invadir empresas privadas (Clarín), llegó la pretensión de La Cámpora de desalojar a Lan y a los taxis aéreos de Aeroparque, lo cual generó un nuevo conflicto con Chile, pese a que ya fue dictada una medida cautelar a su respecto; y el fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York, nos ha puesto al borde del default, ya que la Casa Rosada ha dicho que no piensa cumplir y pagar el monto de condena. Para concluir, la curiosísima frase con la que Lancha Scioli describió, con precisión quirúrgica y refinada maldad, el momento actual de la administración de doña Cristina en el Consejo de las América: “Hay que ayudar al Gobierno a terminar lo mejor posible”. Deberíamos sacar entradas para ver cómo se las arreglará él para explicarla, y cómo actuará ahora el oficialismo, que lo necesita como esencial aliado en las elecciones de octubre. La Presidente es, básicamente, una mujer y reaccionará de acuerdo con ello ante quien ha pedido que se la “ayude” a “terminar”, colocándose en posición de tercero colaborador; y “lo mejor posible” está, de algún modo, reñido con “bien". De todas maneras, la viuda eterna nos ha dado ya señales claras acerca de cómo se comportará de aquí en adelante, cuando el sol del kirchnerismo se precipita a su ocaso final; nada de ello será pacífico ni democrático y, menos, republicano. Para no seguir actuando como mero comentarista de los papelones en los que cae la Presidencia de la República a diario –ya hasta el pajarico chiquitico del inefable Maduro ha quedado superado por nuestra cotidiana realidad- comenzaré a cumplir mi promesa, es decir, proponer soluciones para los problemas de la Argentina. Hoy le tocará el turno a la industria. Como todos sabemos, el “modelo” argentino se ha basado, durante décadas, en buscar la protección ante los productos importados –por la vía de barreras arancelarias o paraarancelarias- más que en lograr calidad y precio adecuado. Las razones de esta conducta se deben tanto las erráticas políticas gubernamentales y a la falta de seguridad jurídica como a una equivocada y cortoplacista mirada de los empresarios. Por otra parte, un factor que condiciona el escenario es lo escaso de nuestra población, agravado por la pobreza y la indigencia que afecta a un 30% de los cuarenta millones, ya que no permite abaratar la producción por falta de una economía de verdadera escala. Todo ello ha redundado en que los argentinos –cuya economía no dispone de fondos suficientes para invertir en investigación y desarrollo- debamos consumir productos más caros y menos actualizados que el resto del mundo occidental, y en una constante presión sobre el dólar, generado por los exportadores que lo exigen “recontra-alto” para venderlos en el mundo. Como un espejo, las importaciones se encarecen, y eso impide a la población acceder a ellas a buenos precios. Por otra parte, cuando la situación mejora y la gente comienza a comprar más en el mercado interno, la única forma de evitar la suba de precios –la inflación- es fabricar más, cosa que tampoco sucede por la falta de un mediano plazo previsible. La solución es totalmente distinta a cualquiera de las encaradas hasta ahora, hayan ido éstas desde el cierre de nuestra economía –“vivir con lo nuestro”- hasta la apertura total, tantas veces ensayadas. Es muy simple: se trata de que nuestros industriales fabriquen, en todos los rubros, con altísima calidad y diseño, y consecuentes precios altos, y salgan a competir en los mercados más sofisticados del mundo. Argentina, pese al deterioro generalizado de las últimas décadas, conserva un material humano de excelente nivel, y la tecnología se encuentra disponible; por ello, con apoyo crediticio y sin los sobresaltos habituales, la transformación puede lograrse rápidamente. Como contraprestación, se liberaría el ingreso de productos del exterior, más baratos y más modernos, y se conservarían todos los puestos de trabajo, incrementando los salarios. Para ejemplificar la idea, siempre recurro al calzado. Para proteger a esa industria y a los cincuenta mil trabajadores que ocupa, que producen zapatos de regular calidad y alto precio para los, quizás, diez millones de argentinos que pueden comprar un par por año, se impide el acceso al mercado local de calzado chino y brasileño que, por producir más de cinco mil millones de pares, pueden hacerlo con igual calidad y a precios bajísimos. Si Italia o Gran Bretaña no tienen suficientes cueros para atender a la demanda de su industria, ¿por qué Argentina –que sí los tiene- no sale a competir contra esos países vendiendo en el exterior productos de igual estupenda calidad pero sensiblemente más baratos? Los costos laborales de nuestro país son muy superiores a los orientales y aún a los brasileños, pero sensiblemente inferiores a los europeos; y Argentina puede producir cueros curtidos, y trabajarlos, a mucho menor precio que Europa. Entonces, si aplicamos esta receta, otorgamos facilidades para que los fabricantes puedan comprar la maquinaria adecuada y perfeccionar a sus operarios, podrían salir a competir, con precios muy competitivos, con los zapatos de alta gama –de US$ 1.000 el par- que se producen para ese mercado. Una vez producida la transformación, la importación de zapatos a razón de US$ 20 o US$ 30 el par, permitiría que todos los argentinos pudieran disponer de calzado adecuado. Cuando digo que los industriales del calzado se han situado en una errada posición me refiero, concretamente, a la elección de su vocación y de su destino. Han decidido, curiosamente, optar por vender dentro de las fronteras y ello los obliga a hacer incalculables esfuerzos por cuidar ese territorio, esa ‘quintita’ privada. No recuerdo haber leído jamás acerca de protestas de los fabricantes italianos o británicos de zapatos contra la invasión por China o Brasil de sus ‘territorios’. Y no lo recuerdo porque no las ha habido, porque no son competencia. En el resto de los países del mundo que han abierto su economía, existen sectores dispuestos a pagar fortunas (y son capaces de hacerlo) por los zapatos de lujo, y otras franjas de mercado que, mal que nos pese, sólo pueden acceder a calzados baratos. Todavía los industriales en general –el ejemplo de los zapateros ha sido sólo eso- están a tiempo de modificar su conducta. Si no lo hacen, los vientos de la globalización los obligarán a pagar esa factura y, con ellos, a los trabajadores que hoy dicen proteger. Es cierto que un camino como el que propongo requiere de seguridad jurídica, de reglas claras en materia cambiaria y de comercio exterior y de apoyo crediticio para la reconversión de la industria, pero supongo –y de allí este esfuerzo- que algún día podremos dotarnos de esos pilares básicos y esenciales para el progreso de cualquier país. No estoy convencido de que lo merezcamos, a la luz de cuánto hemos hecho, todos, para destruir a la Argentina y hundirla en el arcón de los recuerdos de la Historia, pero confío en que Dios, una vez más, vuelva a ser a ser un compatriota. Bs.As., 25 Ago 13 Enrique Guillermo Avogadro

COMPETIR....

Inicio Presentación Editoriales Notas Este e-mail me gustó Carta de lectores Pensar Contacto Programa de Radio Libros recomendados ¿COMPETIR? ¡JAMÁS! Calendar agosto 25, 2013 | Posted by Malú Kikuchi Por Malú Kikuchi (25/8/2013) Argentina y Chile sobrellevan una larga historia de encuentros y desencuentros, desde 1843 hasta hoy. Los problemas giraron alrededor de límites y territorios. Siempre se solucionaron a tiempo, a veces por horas – recordar al Cardenal Samoré deteniendo a último momento una guerra que casi fue, para festejar en paz la Navidad de 1978 -. Fueron muchos amagues que quedaron en anécdotas. Pero nunca fue a causa de la inoperancia de un grupito de jóvenes, muy bien pagos por nosotros, que no tienen idea sobre cómo dirigir una empresa aérea y no tolera la competencia. Lo de LAN, entra en el disparate y se instala en el delirio de la ilegalidad más absoluta. Hechos. El 4/9/2005, por ley, se aprobó la estatización de Aerolíneas Argentinas. No se dio a conocer el monto a pagar, ni si se pagarían o cómo se pagarían los US$ 900 millones de deuda que arrastraba la empresa, pero lo importante para el nacionalismo popular gobernante, fue recuperar la llamada línea de bandera. Aclarando que países como EEUU, Brasil o Japón, no tienen línea de bandera. Hechos. La línea de bandera no está a nombre del estado argentino, sigue a nombre de la dueña anterior, la empresa española Marsans. Si estuviera a nombre de Argentina, los aviones podrían ser detenidos por la justicia de casi cualquier país, a pedido de los “hold outs” del canje de bonos. Resumiendo: Argentina se hace cargo de una deuda de US$ 900 millones, sin ninguna explicación coherente y no puede poner a su nombre la aerolínea. Para confundir al juez Thomas Griessa. Hechos. La línea de bandera recuperada, es entregada, como un juguete, a un grupo de jóvenes, casi todos ellos inteligentes y preparados, que conforman “La Cámpora”. “Los chicos” no saben ni siquiera que es el aeromodelismo, ni hacer volar un barrilete en un día ventoso. Resultado: AA no funciona, Austral tampoco; el servicio es malo, la puntualidad desconocida, los aviones viejos y las pérdidas de la empresa rondan entre los US$ 300 y los US$ 400 millones por año. Hechos. Argentina, en marzo 2005, permitió que LAN, empresa aérea chilena privada, operara en vuelos de cabotaje. Hoy tiene 14 destinos. O tenía. En 2006 recibió el premio a la mejor línea de cabotaje en Argentina. Firmó un contrato con el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos, ORSNA, hasta 2023, para alquilar por US$20.000 al mes, un hangar en la plataforma sur del aeroparque Jorge Newbery. Hangar que el 22/8/2013, el ORSNA intimó a LAN para que lo desalojara en 10 días. Hechos. Con esta medida, LAN cree que deberá abandonar sus vuelos de cabotaje. Están en juego los empleos de 1.500 argentinos. La guerra a LAN viene desde septiembre 2011 en que la Administración Nacional de Aviación Civil, ANAC, no le permitió a LAN incrementar 3 vuelos diarios más, a Miami. En septiembre 2012, el gobierno no le permitió a LAN matricular un avión nuevo para cabotaje. En marzo 2013 INTERCARGO le quitó a LAN el servicio de rampas. Todo para molestar al pasajero y evitar así que éste eligiera LAN en vez de Aerolíneas Argentinas o Austral, ambas empresas dirigidas, muy mal, por Mariano Recalde. Hechos. Y ahora, como frutilla del postre, echan a LAN de aeroparque y obligan a la empresa chilena a dejar los vuelos de cabotaje en alas de nuestra línea de bandera. ¿Y los contratos firmados? Eso cuenta en un estado de derecho. Esto es Argentina, y muerto Chávez, es el país que lidera la conducción “nac&pop” en Sudamérica. ¿Contratos? No se entiende el concepto. Hechos. Mariano Recalde, es abogado, ex diputado, hijo de Héctor Recalde, histórico abogado de la CGT. Mariano, rodeado por sus “compañeros” de La Cámpora, con sueldos impresionantes que no se conocen, está acusado de enriquecimiento ilícito por el fiscal federal Jorge Di Lello en el juzgado de Daniel Rafecas. Por cobrar tres sueldos del estado. Por Aerolíneas, Austral y como docente universitario. Hechos. Marianito se defiendo diciendo que los sueldos vienen del estado, por lo tanto, ¿dónde está el problema? ¡Y es abogado! Sobre el tema de LAN echada de aeroparque dice: “Tenían una posición de privilegio que no correspondía”. ¿La posición de privilegio era ser una empresa eficiente? Hechos. Cuando la presidencia de Chile conoció el problema con LAN, se puso en contacto con el embajador argentino en ese país, para presentar una queja. El embajador, Dr. Ginés González García, en vez de llamar al canciller (¿tenemos canciller?), llamó directamente a Mariano Recalde, que le contestó: “¿Cómo, vos también haciendo lobby por LAN?” (información “Código político” TN, 22//13). ¿Cuál es el real problema que tiene Argentina, mejor dicho AA, Mariano Recalde y el resto de La Cámpora que trabaja con él, con respecto a LAN? Muy simple. LAN comete el delito, que en este caso también es un pecado mortal, de transportar pasajeros con puntualidad, cumplir los recorridos pactados, dar buen servicio y hacer que la gente que los elige, se sienta lo suficientemente cómoda como para volver a elegirlos otra vez. Aerolíneas no funciona. Es una mala línea aérea. Impuntual, la llaman “si Dios quiere” porque sale y/o llega “si Dios quiere”. La atención es regular, la comida pésima y siempre arrastra problemas con alguno de los múltiples sindicatos de la aeronavegación. Además, es absolutamente deficitaria. Un agujero negro que se traga la plata del estado, o sea nuestra plata, y no se sabe dónde va a parar. Para Recalde, LAN, es una competencia desleal. En vez de mejorar AA, echamos a LAN. Los pasajeros, que se embromen. Si no hay otra línea aérea se tendrán que conformar con AA. A ese nivel hemos caído. Y con la anuencia del estado nacional. En estos 10 desperdiciados años K, hemos perdido palabras en el camino. Y las palabras tienen significado y los significados implican conceptos. Si alguien encuentra en algún cajón olvidado expresiones como: estado de derecho, transparencia, respeto por la ley y los contratos, idoneidad para ejercer los cargos, vergüenza, honorabilidad y competencia, por favor, con un poco de patriotismo, perdón, eso también se perdió, debería sacudirlas, sacarles el moho y ponerlas al alcance de los ciudadanos. Sobre todo ahora que es tiempo de elecciones. Y aceptar que la competencia es buena para los usuarios y que lo único que importa es la gente. Lo demás son puestos, sueldos, lugarcitos al sol del poder, nada que de verdad sea duradero, sólido y digno. La gente, el bienestar de las personas, eso es lo que importa. Y una empresa eficiente no puede ser borrada a un costo altísimo con respecto a un país vecino y frente al resto del mundo, que ve como Argentina hace caso omiso de los compromisos internacionales que contrae. Competir es sano. ¿Alguien se lo puede contar a Mariano Recalde y al resto de La Cámpora? ¿Y alguien puede decirle a la presidente que no se le pide inversión a las empresas, el mismo día que prácticamente se echa una empresa extranjera, a pesar de los contratos firmados?

SE KAEN

Gobernadores e intendentes K ya prevén la caída Gobernadores, intendentes y legisladores nacionales del oficialismo se encuentran en estado deliberativo a partir del resultado de las PASO y del discurso de CFK en Tecnópolis. Allí se evidenció lo que señala el periodista Nelson Castro acerca de que la presidente padece el síndrome de hubris o enfermedad del poder, que se caracteriza, entre otras cosas, por una conducta auto-referencial que lleva a considerarse el centro del universo. Un estado, por otra parte, muy influenciable por adulones y charlatanes. Otra prueba de este cuadro fue la reciente comparación presidencial en el sentido de que estamos mucho mejor que Canadá y Australia, y también por los dichos de la Ministra de Producción, Débora Giorgi, sosteniendo que estamos mejor que los Estados Unidos. En este estado asambleario de los funcionarios oficialistas, las miradas convergen sobre todo en Guillermo Moreno, Axel Kicillof, la Giorgi y La Cámpora, cuyo autismo va abriendo un abismo con el grueso de la dirigencia oficial, más moderada y realista. El escándalo con LAN Chile en las últimas horas es otro factor que llenó de alarma a esta última. En algunas reuniones también se hablaría de que, si el modelo económico explota, los que se hagan cargo del gobierno se verían obligados por la presión de los medios a impulsar el procesamiento de la cúpula del gobierno por distintas denuncias de corrupción. Estos dirigentes realistas serían también conscientes que, de un modo u otro, habrá en el futuro que aumentar alrededor del 300% las tarifas de gas y electricidad y hasta el 500% las del transporte público. Un camino a recorrer en forma escalonada en un plan económico integral con una devaluación controlada que saque del letargo a las economías regionales. Tiempo de revisionismo Un dato a tener en cuenta es que en los conciliábulos de funcionarios no habría mayor consenso para abrirle el camino a la presidencia a Sergio Massa. Éste no contaría, hoy por hoy, con la confianza del establishment peronista, que observa con prevención sus movimientos. Por ejemplo, el plan contra la corrupción diseñado por el ex ARI Adrián Pérez. La hipótesis de una salida anticipada de CFK ya es parte de las charlas. Es que el vicepresidente Amado Boudou, quien podría ser procesado por enriquecimiento ilícito en las próximas semanas, no duraría más de unas horas en el poder. La siguiente en el orden sucesorio que establece la ley de acefalía, la presidente provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich, tampoco soportaría políticamente un interinato, por lo cual quedaría a cargo del Ejecutivo Julián Domínguez, como titular de la Cámara de Diputados, que podría ser o no confirmado a cargo del Ejecutivo por la Asamblea Legislativa que deberá reunirse dentro de las 48 horas. Domínguez es un moderado que empezó su ascenso en el poder como Subsecretario de Juventud de Carlos Corach en el Ministerio del Interior y que luego se acercó al duhaldismo. Su principal asesor económico es el ex ministro de economía bonaerense Jorge Sarghini, de excelentes relaciones con el campo y partidario de una devaluación regulada. Domínguez, aunque nada dice en público, sería un decidido partidario de realizar una profunda revisión del modelo. Guillermo Cherashny

viernes, 23 de agosto de 2013

TIERRA ARRASADA

Por Carlos Manuel Acuña Las tensiones y porque no decirlo, la gran preocupación política por lo que hará el kirchnerismo y en particular la presidente Cristina Fernández ante su convencimiento de que en Octubre sufrirá una derrota espectacular, podrán alcanzar niveles también espectaculares. La preocupación existente en su entorno está ampliamente justificada como para que podamos enterarnos de algunos entretelones indicativos de que la Argentina se encuentra en vísperas de cambios profundos y también por los movimientos que hará la Primer Magistrada con relación al problema. Asimismo y como punto de partida de nuestro comentario de hoy, podemos decir dos cosas básicas: la primera, que ya actúa lo que se da en llamar un incompleto gabinete en las sombras y la segunda, que a partir del próximo fin de semana es probable que se conozcan más detalles acerca del grave problema de la corrupción, con fotografías incluídas. Para mantener la cronología que contiene este informe, comenzaremos por señalar que hace relativamente poco, Cristina pidió mantener una reunión con alguien representativo del peronismo tradicional o disidente, para negociar su libertad y la de sus hijos, tema que subió algunos niveles y abrió la posibilidad de un cambio institucional. Más aún, durante esas tratativas quedó implícito que la incorporación de Daniel Scioli a la campaña electoral obedeció a la necesidad de demorar el derrumbe que, en conversaciones más cercanas, le permitieron a Cristina apreciar ante sus colaboradores inmediatos que "de no haber sido así, ya nos encontraríamos en plena Asamblea Legislativa". Las tratativas ni avanzaron ni se congelaron y en el interín se desarrolló el proceso electoral caracterizado por rumores de distinta naturaleza - incluso algunos tan avanzados que el periodismo no se hizo cargo - con los resultados conocidos. Divulgada la primera parte de la información del viaje presidencial a la República de las Islas Seychelles, con reservas surgieron otros datos respecto de éste y otros temas que hicieron imposible encarrilar las conversaciones que se truncaron con una respuesta contundente: "No, de ninguna manera..." Así, Cristina supo definitivamente que se le habría el abismo, que sus hijos quedarán involucrados y de hecho sus colaboradores y allegados comprometidos con la corrupción. Cristina recibió en persona la negativa a su inquietud que había crecido al recibir la noticia de que la candidatura de Sergio Massa a diputado por la provincia de Buenos Aires, ya estaba en vías de superar el 40 por ciento de los votos. Estupefacta, su reacción fue coherente con su personaliad y carácter: palabras más, palabras menos, increpó en la cara de su interlocutor "entonces apréstense a conocer lo que significa tierra arrasada....... vamos a ver a quienes podrán jubilar...". Imaginamos que habrán existido otros vocablos acordes con la situación, pero la referencia específica a la caja de la ANSESS permiten apreciar que se vendrían actos de gobierno tendientes a dejar una buena impresión popular - a costa de los jubilados y otros sectores - por parte de quién está a punto de concluir con su ciclo político. Como podrá apreciarse, la situación es particularmente grave por todo los factores que están juego, factores que van desde el ámbito diplomático - Chile y Gran Bretaña, por ejemplo - hasta el comercial y el narcotráfico. Antes señalaremos que el caso de lasSeychelles tiene aspectos tragicómicos y que demuestran hasta donde las mentiras oficiales se conocen en el mundo. Por ejemplo, se sabe que la visita al paraíso fiscal fue planificada con unos dos meses de anticipación, cuando se hizo contacto con el gobierno de las Islas para cumplir con el protocolo correspondiente a una visita presidencial pero privada - hubo intercambio de regalos - y con el fin de elegir las plazas hoteleras y concretar las reservaciones para lo que sería el grupo argentino que superó a las 15 personas - entre las que llegaron en el avión y las que partieron directamente de Buenos Aires - con custodios incluídos que cubrieron el lujoso departamento reservado para Cristina, hecho que quedó registrado por una periodista presuntamente venezolana, quien twiteó a la Casa Rosada en busca de información complementaria. Concretado el contacto, la periodista llegó hasta un ansioso Parrilli que le negaba lo que ella veía y registraba fotográficamente. Lo ocurrido sería gracioso si no fuese que estaba en juego la imagen argentina nada menos que desde un paraíso fiscal. Aparte de este tema central y representativo del grado de resquebrajamiento que alcanzó la República en sus más altos niveles de responsabilidad, no podemos dejar de referirnos a la crisis abierta por la medida adoptada contra LAN - la empresa aérea formalizó ayer una medida de cautelar ante la Justcia de nuestro país - para quitarle competencia a Aerolíneas Argentinas, adminstrada por La Cámpora. El pedido para que abandone un galpón es tan sólo un argumento menor que no permite entender que arriesgue la relaciones con Chile. En realidad, la cuestión de fondo desatada por La Cámpora gira en torno del control de la empresa de embarques Intercargo, que había pertenecido al grupo Yabrán. Esto es así porque lo que se desea es cerrar el c i rcuito para controlar los embarques de droga hacia el interior y el exterior. Algo más que un escándalo.

jueves, 22 de agosto de 2013

IZQUIERDA DERECHA

En torno a la derecha y la izquierda (respuesta a Gargarella) Por Agustín Laje (*) Roberto Gargarella es un académico argentino de izquierda por demás interesante. Su producción intelectual es extensa, y entre sus libros más destacados se encuentran obras del calibre de Las teorías de la justicia después de Rawls que, independientemente de si somos adherentes o detractores ideológicos de la línea que defiende el autor, no podemos dejar de reconocer el valor y el rigor de sus escritos. Todo aquel que lo haya leído con suficiente honestidad, sin dudas profesaría respeto intelectual para con Gargarella. No puede decirse lo mismo, empero, de su última columna política para el diario La Nación, publicada el pasado lunes 19 de agosto (aquí puede leerse: http://www.lanacion.com.ar/1611944-de-la-izquierda-posible-a-la-derecha-real). Lo que allí pretende el autor –palabras más, palabras menos– es efectuar lo que ya constituye un tradicional estratagema en la izquierda: el acto de purificación histórica que extirpa la etiqueta “de izquierda” de los productos históricos –fallidos, monstruosos– de la misma izquierda. Pues bien, ahora resulta que el kirchnerismo no sería verdaderamente de izquierda. Mutatis mutandis, Stalin no fue “verdaderamente de izquierda” cuando la izquierda –valga el trabalenguas– no pudo evadir el hecho del genocidio soviético. Existe un debate sobre la conveniencia y vigencia de la dicotomía izquierda/derecha en la discusión política actual. Gargarella es consciente del sentido que aún guarda la antinomia en cuestión, algo que comparto plenamente, pero por razones que prefiero hacer explícitas: la simplificación inherente a dos categorías bipolares no se borrará del imaginario colectivo por la sencilla razón de que resulta funcional a la escasez de información y formación política que caracteriza a nuestras sociedades. El hombre no estudioso de lo político (vale decir, la inmensa mayoría) precisa de este “atajo” conceptual a los efectos de ordenar sus posturas y preferencias políticas. Luego, la dicotomía izquierda/derecha es ineludible por fuerza mayor y, en todo caso, lo que debe actualizarse es su contenido concreto, esto es, aquello que la categoría está significando. ¿Pero cómo encasillar ideológicamente al kirchnerismo sin explorar antes las categorías ideológicas a utilizar? Gargarella, como buen académico que es, no esquiva este requisito elemental. Y es por ello que inicia su artículo ofreciéndonos una curiosa definición de tipo operativa: “Una medida es ‘de izquierda’ cuando contribuye a la democracia económica (aumentar la participación de los obreros en las ganancias de las empresas); cuando sirve a la democracia política (más participación y control del pueblo en los asuntos públicos); o cuando ayuda al fortalecimiento de derechos humanos básicos (terminar con la tortura en las cárceles). Diré entonces que una medida es ‘de derecha’ cuando ella se orienta hacia fines contrarios a los citados (favorece a una minoría económicamente poderosa; ayuda a concentrar el poder político; violenta derechos humanos básicos)”. El sentido de una definición operativa estriba en la capacidad que ella tiene de ser aplicada a casos concretos que se dan en la realidad. El problema de Gargarella es que su definición operativa se mezcla con lo que se denomina “definición persuasiva”. Así pues, la dicotomía izquierda/derecha para Gargarella es casi una dicotomía moral entre lo bueno y lo malo, algo que no ocurriría si hubiera propuesto una definición de tipo teorética (opción mucho más apropiada para llenar de significado las categorías políticas). Sin perjuicio de tales consideraciones, lo cierto es que la definición operativa de Gargarella no sirve siquiera para efectuar un análisis consistente de la realidad. En efecto, si siguiéramos a pie juntillas su propuesta conceptual, debiéramos arribar a conclusiones que colisionarían con el más elemental sentido común. Por ejemplo, debiéramos afirmar que Fidel Castro y el régimen marxista que impera en Cuba es derechista, en virtud de las violaciones a los derechos humanos que allí acontecen y la ausencia de democracia desde hace más de medio siglo en la isla (en rigor de verdad, ningún experimento comunista cuadraría con la categoría “izquierda” de Gargarella). Asimismo, debiéramos calificar también como “derechista” al gobierno del difunto Hugo Chávez, atento a la concentración de poder que caracterizó al referente del llamado “socialismo del siglo XXI”. O podríamos, por qué no, etiquetar al mismísimo Marx como “derechista”, si reparamos en que éste le hablaba al proletariado de la inevitabilidad de su dictadura, feroz y cruel como cualquier otra, en la senda que lleva a la “sociedad sin clase” y, por lo tanto, sin Estado. (¿Las dictaduras del proletariado que terminaron con la vida de 100 millones de hombres durante el siglo XX habrán sido también derechistas y hasta ahora no lo pudimos entender? ¿O será que a la izquierda le conviene desembarazarse de tantos muertos?). Vale destacar, para comenzar, que las categorías “izquierda” y “derecha” no tienen un significado intrínseco. Por el contrario, su significado es fluctuante y se va acomodando a las nuevas condiciones políticas, sociales y económicas imperantes. No existe, en puridad, una “doctrina de derecha” o una “doctrina de izquierda” como algo fijo, inflexible, atemporal y unívoco. Esto atentaría contra la propia función de las categorías, a saber, simplificar la realidad política en favor del hombre no estudioso del fenómeno político y sus distintas teorizaciones. En efecto, “izquierda” y “derecha” son contenedores cuyo contenido fluctúa con dependencia recíproca, en virtud de una relación antagónica (cuando la una se mueve, la otra necesariamente debe moverse en sentido contrario para respetar y mantener la lógica antitética que las define). Izquierda y derecha no significan otra cosa que opuestos irreconciliables; dos polos que, como tales, se encuentran en las antípodas el uno respecto del otro. Indican una distancia inacabable entre sí. Y vale aclarar, en este sentido, que cuando la gente dice que “los extremos se tocan”, eso es porque no son verdaderamente extremos opuestos, sino coincidentes en lo fundamental. Si se tocan, entonces no hay antagonismo en lo esencial. Los orígenes históricos de estas denominaciones se retrotraen a los tiempos posteriores de la Revolución Francesa (concretamente el 27 de agosto de 1789) en los cuales, en la Asamblea Constituyente, las distintas tendencias políticas se distribuían en el recinto uniformemente. Así pues, la distancia física entre quienes se ubicaban a la izquierda respecto de quienes lo hacían a la derecha, simbolizaba al mismo tiempo una distancia inmaterial, de orden ideológico. “Derecha” e “izquierda”, después de todo, no significan otra cosa que una distancia contenida en una metáfora. Friedrich von Hayek estudió en su obra Camino de servidumbre las fundamentales coincidencias de los regímenes totalitarios del siglo pasado (comunismo, fascismo y nazismo). En razón de estos puntos de contacto, podría argumentarse que “los extremos opuestos se tocan” como dijimos antes, pero ocurrió que el autor encontró en los fenómenos totalitarios descriptos una raíz común en lo sustantivo que no los hacían verdaderamente opuestos: el apego a la planificación y dirección de la sociedad con arreglo a fines concretos por parte de un grupo enquistado en el poder. Así pues, Hayek afirmó que el “colectivismo” era un género que tenía varias especies, entre ellas, el comunismo, el nacional-socialismo y el fascismo (de hecho, grandes teóricos socialistas como Fichte tuvieron gran influencia en la posterior doctrina nazi; Maurras definió al fascismo como un “socialismo liberado de la democracia” y Valoris, fundador del fascismo francés, decía que “nacionalismo más socialismo igual fascismo”). Y el Premio Nobel de economía afirmó, también, que lo que se encontraba irremediablemente opuesto al “colectivismo” era el “individualismo” (al que se oponían, con idéntica aversión, tanto nazis como comunistas), concepción teórica que caracteriza a sistemas sociales abiertos y más bien espontáneos, dinamizados impersonalmente por las fuerzas del mercado. Pocos años más tarde, la filósofa Ayn Rand también establecerá esta dicotomía colectivismo/individualismo, pero llevará sus presupuestos hasta el campo de la metafísica. La primera divergencia entre un colectivista y un individualista (que bien podríamos trasladar a la dicotomía izquierda/derecha que nos ocupa) está en nuestra caracterización del hombre y de la sociedad. La manera en que concibamos la realidad condicionará la manera en que entendamos la ética y la política, dimensiones por excelencia constitutivas de la ideología en términos amplios. En este sentido, la visión organicista de la sociedad –como una entidad reificada, moralmente superior al individuo– se encuentra en los fundamentos primeros de lo que erradamente se consideró la “extrema derecha” (nacional-socialismo) y la “extrema izquierda” (comunismo) que, en puridad, tuvieron sustantivas coincidencias (sugiero leer al respecto El libro negro del comunismo). Si “izquierda” y “derecha” funcionan como contenedores de distintas especies de doctrinas o concepciones políticas que guardan un común denominador en lo sustancial, entonces no basta con estructurar su contenido en forma operativa como propone Gargarella articulando los ejes “derechos humanos”, “redistribución hacia el obrero” y “participacionismo” (ya hemos demostrado su inconveniencia más arriba). Por el contrario, hay que encontrar los fundamentos primeros que dan sentido a la tipología y que cohesionan de algún modo a las distintas especies convivientes en el seno de una misma categoría. Para resolver el problema planteado, mi idea es que sobre la dicotomía individualismo/colectivismo en el terreno ontológico se encuentran las bases de lo que luego en el terreno político (quizás simplificando la cuestión) entendemos por “derecha” e “izquierda”. La disputa más visible en este último campo, pero que depende en última instancia de aquél, es la de libertad/igualdad. Al margen de que muchos podrían argumentar que la defensa por la libertad individual “no es ni de izquierda ni de derecha”, lo cierto es que si afirmamos que la lucha por la igualdad económica (como producto de la coerción estatal) es algo propio “de izquierda”, entonces las demandas de libertad individual debemos considerarlas, por la misma lógica antagónica de las categorías bipolares, como “de derecha” (con esto intento hacer un ejercicio intelectual, abstrayéndome de la “mala fama” del término “derecha”, devenida de una cuidadosa distorsión conceptual a manos de la izquierda, similar a la que ahora pretende continuar Gargarella). Y lo cierto es que la misma disputa libertad/igualdad está inscripta en una disputa anterior, que es la de individualismo/colectivismo, como ya se dijo. La dicotomía libertad individual/igualdad coercitiva es, hoy en día, creo yo, el fundamento primario en el terreno político de una serie de dicotomías que se irán ubicando a la derecha o a la izquierda, respectivamente. Así pues, los defensores de la libertad individual demandarán un Estado mínimo mientras que los igualitaristas peticionarán por un Estado paternalista; aquéllos argumentarán que la democracia sólo puede funcionar limitando al poder político, mientras que éstos propondrán una suerte de “democracia radical” donde vox populi vox dei; aquéllos defenderán los principios de una sociedad abierta, mientras que éstos preferirán los principios de una sociedad digitada o planificada… y así sucesivamente. Como vemos, determinar el contenido actual de las categorías “izquierda” y “derecha” supone un ejercicio intelectual mucho más complejo que el de pensar arbitrariamente en tres medidas concretas de acción gubernamental, puesto que éstas son, en todo caso, un reflejo de consideraciones más profundas que deben ser halladas. Lo que procura Gargarella con esta cuestionable metodología es, por un lado, reducir la disputa de las ideas políticas a una disputa más bien de tipo moral (“buenos” contra “malos”) y, por el otro, arrancar del kirchnerismo su ubicación en la izquierda del peronismo para que no le ocurra a la izquierda lo que le ocurrió a la derecha con el menemismo. Pero quienes nos encontramos en las antípodas del izquierdismo kirchnerista (como especie), no debemos permitir que la izquierda (como género) salga ilesa tras la estrepitosa caída de Cristina Kirchner y su séquito. Se acabaron las excusas. El fracaso kirchnerista es el fracaso de la izquierda. (*)Agustín Laje dirige el Centro de Estudios LIBRE, y en pocos días publicará junto a Nicolás Márquez el libro “Cuando el relato es una farsa” @agustinlaje / agustin_laje@hotmail.com

miércoles, 21 de agosto de 2013

VOLVER A VIVIR....

¡QUÉ NO DEBAMOS VOLVER A ARREPENTIRNOS!. ¡No va ser fácil la cosa de acá al 27 de Octubre!. Y del 27 de Octubre en adelante, ¡ni le cuento!. Van a empezar a aparecer los desaparecidos, y los que no estando desaparecidos se llamaban a silencio. Si Ud., suponía que esto iba a ser fácil, es Ud., un reverendo pelotudo, y de pelotudos ya estoy harto; ¡ocurre que se reproducen como conejos!. Así como existe la guerra fría, existe el terrorismo frío. ¡Fijese que casualidá; el terrorista Firmenich desde la comodidad de su cátedra en España, llama al pueblo, ¿ qué pueblo?, a levantarse en armas en defensa de La Señora . Casi simultáneamente se fugan 13 presos peligrosos de la cárcel de Ezeiza. La matanza de civiles y policías inocentes continúa. ¿Qué nombre le quiere poner a esto?. Kunkel y Diana Conti, como pulpos en su tinta, sienten algo así como “un volver a vivir”. Algo que para muchos se convirtió en morir en vísperas. Víctor Hortel, referente del Vatayón Militante, aprovecha para rajarse, llevándose puestos a 19 celadores del Servicio Penitenciario. ¿Se acuerda de Fernando de la Rúa?. Me dice que sí. Bien; éstos poco y nada tienen que ver con Fernando de la Rúa, ¿comprende?. ¡Quizá haya llegado la hora de meterse las cacerolas en el toor, antes que nos las metan!, ¿me explico?. ¡Habrá que estar atentos!. No voy a meterme en temas que no domino, pero me resulta por demás sugestivo que ordenen exhumar el cuerpo de ese angelito casualmente llamado Ángeles, para practicarle las pericias que le practicaron en su momento. El autor está en cana. ¿Importa demasiado si la mató o la dio por muerta?. El Dr. Pierri, especialista en la defensa de homicidas y chorros, sigue al frente de la misma cobrando suculentos honorarios cuando ¡ni el hijo se la cree!. ¿Se dá cuenta o no se dá cuenta?. ¿Acaso está esperando que vuelva a aparecer en aguas del Río de La Plata el submarino Ruso que apareció hace 50 o más años?. Perdone por la redundancia. ¡Es verdad; estoy más que recaliente!. A confesión de parte, relevo de pruebas. Voy a hacer lo que hace Usain Bolt, el velocista más grande del Planeta después de cada carrerita. Me voy a meter en agua con hielo, y si sobrevivo, cualquiera día de éstos le vuelvo a escribir. Ricardo Jorge Pareja parejaricardo@hotmail.com

martes, 20 de agosto de 2013

DESTITUCIÓN

Por Nicolás Márquez (*) ¿Progresismo culposo? Independientemente de las muchísimas diferencias ideológicas que desde estas líneas nos separan del periodismo progresista (incluso en su versión opositora), no podemos menos que reconocer que quienes probablemente sean hoy sus dos exponentes más representativos (Nelson Castro y Jorge Lanata), desde sus respectivos lugares de influencia están brindado un auspicioso servicio a fin de concientizar a la opinión pública respecto de la naturaleza siniestra que encarna y representa el gobierno nacional, capitaneado por Cristina Kirchner. En efecto, el médico y periodista Nelson Castro ha insistido en sus últimos editoriales en que la Presidente padece una peligrosa patología mental que la aleja de la realidad (síndrome de Hubris), en tanto que el taquillero Jorge Lanata por su parte, ha demostrado por medio de numerosos informes que la Presidente se habría enriquecido ilícitamente. Insistimos en lo siguiente, más allá de las enormes discrepancias filosóficas que tenemos para con los periodistas mencionados, desde ya que confiamos en la seriedad de sus acusaciones y asumimos entonces, que ambos tienen razón: no sólo nos estaría gobernando una desequilibrada mental sino también una delincuente. Pero ocurre que detrás de estas aseveraciones, fueron sendos comunicadores quienes concluyeron sus respectivas editoriales televisivas de esta semana deseando y exigiendo que Cristina termine los dos años que resta de su mandato presidencial. En efecto, ambos íconos del periodismo progresista, temerosos que desde las tribunas oficialistas los tilden de “destituyentes”, tras mostrar serias evidencias que ponen de manifiesto el ejercicio inconveniente o ilegítimo de Cristina como Presidente, luego tropiezan con la insalvable contradicción de clamar para que la susodicha prosiga detentando su cargo y mandato. En efecto, si damos por sentado o por válido que nos gobierna una desquiciada y una malhechora: ¿por qué tenemos que anhelar que termine el mandato?; ¿por qué desearle al país algo tan negativo como prolongar el cargo de quien no posee las cualidades mentales o morales como para ocupar tamaña responsabilidad? Si Castro y Lanata están en lo cierto respecto a sus duras acusaciones, Cristina no sólo merece ser destituida ipso facto sino que luego debería caer sobre ella una sanción legal que la destine a un establecimiento penal o sanitario, según se determine. Luego, advertimos que impulsar la destitución de Cristina no sólo no es una arbitrariedad “golpista” sino que implica el cumplimiento estricto de la Constitución Nacional. Justamente, conforme lo establece la Carta Magna, los Diputados de la Nación pueden y deben acusar ante el Senado a la Presidente, tanto sea por “por mal desempeño o por delito en el ejercicio de sus funciones”[1] y a la vez, es el Senado a quien le compete juzgar[2] y “destituir al acusado, y aun declararle incapaz de ocupar ningún empleo de honor, de confianza o a sueldo en la Nación”[3]. Vale aclarar que la condena en cuestión, importa apartar a la Presidente del cargo para que seguidamente la acusación, juicio y castigo sean conformes las leyes de los tribunales ordinarios. Opositores de utilería Pero dejemos a un lado el rol del periodismo progresista y tomemos nota del papel del grueso de los Diputados del llamado “arco opositor”: ¿qué postura toman respecto a la eventual destitución? Ninguna, puesto que si bien éstos se regocijan de lo que el periodismo independiente denuncia respecto del Poder Ejecutivo Nacional, nadie propone otra cosa superadora que no sea apostar al “diálogo y al consenso”. ¿Es válido proponer dialogar y conceder con inmorales o malvivientes? Interesa la pregunta porque en oportunas y certeras definiciones de San José María Escrivá de Balaguer: “Cuando un hombre transige en cosas de ideal, de honra o de Fe, ese hombre es un… hombre sin ideal, sin honra y sin Fe”[4]. Pero más allá de las definiciones categóricas del citado Santo español y volviendo al elástico comportamiento del grueso de nuestros congresistas, podría argumentarse que la petición de juicio político sería en vano, puesto que las mayorías exigidas para impulsar tal medida no están dadas, dado que los bloques oficialistas impedirían esa justa maniobra institucional. Pero eso ya sería un dilema de los Diputados eventualmente apañadores del delito, y en modo alguno un obstáculo para que los legisladores opositores cumplan con la función de solicitar lo que corresponde, más allá de las resultas de la votación parlamentaria. Finalmente, celebramos las investigaciones y acusaciones que desde diferentes lugares se están llevando adelante contra el seno del kirchnerismo, pero exhortamos también a que éstas no acaben siendo abstractos reproches verbales que, a la postre queden en la nada. Es indispensable entonces, que seguidamente se apunte, impulse y promueva con toda la energía del caso una punición concluyente para con los sindicados delincuentes de Estado. (*) Twitter: Nickymarquez1 Facebook: https://www.facebook.com/lamentiraoficial La Prensa Popular | Edición 226 | Martes 20 de Agosto de 2013 [1] Artículo 53- Sólo ella ejerce el derecho de acusar ante el Senado al Presidente, vicepresidente, al jefe de gabinete de ministros, y a los miembros de la Corte Suprema, en las causas de responsabilidad que se intenten contra ellos, por mal desempeño o por delito en el ejercicio de sus funciones; o por crímenes comunes, después de haber conocido de ellos y declarado haber lugar a la formación de causa por la mayoría de dos terceras partes de sus miembros presentes. [2] Artículo 59- Al Senado corresponde juzgar en juicio público a los acusados por la Cámara de Diputados, debiendo sus miembros prestar juramento para este acto. Cuando el acusado sea el Presidente de la Nación, el Senado será presidido por el Presidente de la Corte Suprema. Ninguno será declarado culpable sino a mayoría de los dos tercios de los miembros presentes. [3] Artículo 60- Su fallo no tendrá más efecto que destituir al acusado, y aun declararle incapaz de ocupar ningún empleo de honor, de confianza o a sueldo en la Nación. Pero la parte condenada quedará, no obstante, sujeta a acusación, juicio y castigo conforme a las leyes ante los tribunales ordinarios. [4] Camino, referencia 394. San José María Escrivá

domingo, 18 de agosto de 2013

EL ESTADO DEL ESTADO

Por Malú Kikuchi (18/8/2013) Más allá de los números de las elecciones, sobre lo que ya se ha dicho, analizado y escrito lo suficiente, hay un tema que subyace detrás de los resultados, tema del que no se habla. Y quizás, sin pensarlo demasiado, por intuición, por cansancio, por desgraciadas experiencias personales, o de familiares, o de conocidos, haya sido definitoria a la hora de votar. El Estado que sufrimos, no nos sirve, se sirve de nosotros. En mayor o menor medida, las personas somos los rehenes de un estado que nos necesita para existir, pero al que no le importa, ni cuida nuestra existencia. La palabra “estado” tiene muchas acepciones de acuerdo al diccionario. Puede ser el estado como cuerpo político de una nación; el estado de un territorio; el estado físico (gaseoso, líquido…); la condición en que se encuentra una cosa (alimento en buen o mal estado); el estado civil (militar, casado, eclesiástico…). El Estado Argentino está en muy mal estado. Parafraseando al gran Tato Bores, José Estado, el nacional, los provinciales y los municipales, la mayoría, está en mal estado. Y ese mal estado del estado, nos destrata de mala manera. Si un habitante de Argentina tiene la osadía de pretender viajar al exterior y comprar US$ a precio oficial, que es la forma de reconocer que hay otros precios para el US$, José Estado Nacional exige conocer el color de los calzones de la bisabuela paterna, el ADN, el grupo sanguíneo, el motivo del viaje, el o los destinos a visitar, o estudiar, o lo que fuera; los integrantes de la familia, los nombres de los amigos y las alergias. Después de computar todos los datos, no accede a vender los US$. La libertad que nos asegura la Constitución, ¿dónde está? Al mismo tiempo que José Estado Nacional decide que productos entran o salen del país, qué se siembra y cuanto, cómo se mienten las cifras del INDEC, en qué se despilfarran los dineros de los jubilados, cómo se intimida a periodistas, empresarios, banqueros, deportistas, artistas y todo aquel que ose no estar de acuerdo con sus desastrosas políticas, la inseguridad se cobra muchas vidas por día, el robo es normal, la droga hace pata ancha y la corrupción hace escuela. José Estado Nacional, en estos últimos diez años, ha estado mirando el canal equivocado. Y lo sigue haciendo, porque es ciego y sordo a los reclamos. Desgraciadamente, no es mudo. Se conocen las dificultades económicas que tiene José Estado Provincial de Buenos Aires, ya que no le cae en gracia a José Estado Nacional, que no le coparticipa lo que debe. La Nación ha olvidado que decidió en 1853 ser representativa, republicana y FEDERAL. Los habitantes de la provincia no tienen la culpa. Los problemas entre los estados no los pueden solucionar, están condenados sólo a sufrirlos. Y los sufren. Mínimo ejemplo. José Estado Provincial de Buenos Aires, es el responsable de la autovía 2, la ruta que partiendo de CABA, llega a Mar del Plata. En un fin de semana largo, la gente aprovecha para salir de la capital y tomarse unos días en la costa. Es algo sabido, se repite cada feriado largo. Por lo tanto es inexplicable que la policía provincial no esté al tanto de la quema de pastizales y no esté atenta al humo que nubla la visión de la ruta. Resultado: 20 autos chocando entre sí, dos muertos, heridos varios. Infernales vacaciones. Mientras las cocinas de la droga se multiplican en las villas, que a su vez se multiplican; mientras la inseguridad entre asesinatos porque si, por el paco que inhibe el lóbulo de las relaciones sociales. Mientras, suceden demasiadas violaciones, demasiados secuestros, demasiados accidentes de tránsito. Y hay muertes y más muertes, un día sí y otro también. Ante este panorama, José Estado Provincial de Buenos Aires, propone internas partidarias para el 2015, como si hoy esto fuera prioritario. José Estado Municipal de Rosario tiene muchos problemas. Para empezar no pertenece al partido gobernante nacional, sí al de su provincia. Se lo acusa de permitir el narcotráfico, es más, de ser albergue de narcos. Probablemente no sea así. Infundios de campaña. Pero José Estado Municipal de Rosario no fue capaz de revisar el sistema de gas de un edificio, quizás no lo haya hecho con ninguno. Y uno de ellos, explotó. Murieron 21 seres humanos. Heridos incontables, destrozos a 250 ms, personas que perdieron sus casas, igual que si hubieran sido bombardeadas durante una guerra. Una guerra entre la desidia y la gente, guerra que siempre pierde la gente. El mismo José Estado Municipal de Rosario, no tuvo tiempo, o no envió inspectores, o los envió y estos fueron coimeados, a un parque de diversiones donde la mayoría de los que asisten son chicos y adolescentes. Los juegos no estaban en condiciones. El carro de uno de ellos descarriló y murieron dos jóvenes. Demasiados muertos en un municipio muy prolijo a la hora de cobrar impuestos y mortalmente desprolijo a la hora de velar por la seguridad de sus habitantes. Algo muy en lo profundo, no funciona. No importa lo importante, importan la política y las elecciones. El estado tiene confundido sus roles. El concepto de estado está mal. El estado no está para atentar contra las libertades individuales, el estado debe cuidar y ser responsable de la seguridad de las personas. José Estado se ocupa de lo que no debe y no se ocupa, ni siquiera se preocupa de lo que debe. Y conste que pagamos el sueldo de todos los funcionarios de todos los Estados, puntualmente, todos los meses. Año tras año. Pagamos por un trabajo que no hacen o que hacen mal. De nosotros depende. Faltan 70 días para las legislativas. Empecemos a cambiar al Estado, cuestión que mejore su estado, para bien de los ciudadanos. Nos va la vida.

GAME OVER

“Batí, total que te ha quedado, si toda aquella guita facilonga has reventao, sin palpitar chabón, qué venía la quiebra tras el cartón”. Enrique Cadícamo El domingo pasado, después de escribir mi nota, ejercí como fiscal general en una escuela de Quilmes; tan pronto comenzaron a abrirse las urnas, la abrumadora cantidad de votos por la que se había impuesto Massa, en una sección electoral que no era, precisamente, uno de sus puntos fuertes, me dijo mucho acerca de la fuerza del sopapo que había recibido el oficialismo. Usted, lector, sabe cuánto descreí de la realización de las PASO; estaba convencido que el Gobierno sabía que sería derrotado y que, en los distritos donde no lo fuera, esas primarias sólo servirían para identificar a quien se encontraría en mejores condiciones para alzarse con el triunfo en octubre; esas fueron las razones que di, y escribí, para explicar mi falta de fe. También dije que las había permitido porque la viuda de Kirchner había sido mal informada. La señora Presidente, en la peor performance del kirchnerismo en las urnas durante la “década ganada”, perdió el mágico 54% de octubre de 2011, que sirvió para justificar todos sus disparates y desaguisados, y transformó su base de sustentación en el pobre 26% actual. Peor aún, la ciudadanía, por primera vez, es consciente de que el juego terminó y que la eterna viuda se ha transformado en un pote de yogurt con fecha de vencimiento. Quienes están preocupados por qué pueda hacer el Congreso, a instancias del Ejecutivo, hasta el 10 de diciembre, cuando asumirán quienes resulten elegidos en octubre, debieran tranquilizarse: entre los actuales legisladores ha comenzado a cundir el pánico al desierto, y muchos de ellos ya iniciaron su peregrinación al santuario de Tigre. En resumen, las bancadas tan proclives a levantar la mano para votar sin siquiera leer los proyectos de ley que enviaba la Casa Rosada, el mismo lunes 12 empezaron a desgranarse, y quienes las integran están con las barbas en remojo. Lo mismo comenzará, en estas horas, a suceder en Comodoro Py. Doña Cristina, que conoce muy bien cómo funciona el peronismo, demostró en su patológico discurso del miércoles, en Tecnópolis, que sabe que la pitada final del partido que, con su difunto marido, hizo perder a la Argentina por goleada ya fue dada y que no habrá vuelta atrás. Con una verba inflamada por los medicamentos que hubieran debido protegerla de su bipolaridad, se refugió en su núcleo más duro, ése conformado por quienes sólo pueden huir hacia adelante, porque atrás sólo tienen un futuro de cárcel y pobreza. El comunicado emitido por La Cámpora, con la firma del Cuervo Larroque, nos mostró a una banda de iluminados que, con el mismo y enorme desprecio por la voluntad popular que exhibían los jóvenes idealistas de los 70’s, se ven a la cabeza de una ficticia revolución, ahora transformada en un mero saqueo de las arcas del Estado. En un almuerzo ese mismo día, desde una mesa cercana un grupo de amigos me preguntó qué creía que sucedería en octubre; limitado por lo inapropiado del escenario para el diálogo prolongado, me limité a responder con una frase: el domingo pasado, el Gobierno encontró su techo, mientras que la oposición había encontrado su piso. Lo dije antes de saber que la viuda de Kirchner, totalmente desencajada, lo confirmaría minutos después. A la luz de ese discurso, tan demostrativo de gravedad de la enfermedad que afecta su mente, cabe preguntarse si no ha llegado la hora de que el Parlamento argentino –en especial aquellos legisladores que quieran lavar sus culpas por la complicidad en tantas aberraciones- tome cartas en el asunto, y considere, como lo dispone la Constitución Nacional, si Cristina Fernández de Kirchner está en condiciones físicas y psíquicas de continuar ocupando la primera magistratura e infringiendo terribles daños a la República durante los dos años que restan de su mandato. Me parece, y así fue previsto en la carta magna, que su incapacidad manifiesta, que mucho se parece a la locura, debiera habilitar los resortes legales necesarios para removerla en forma inmediata. Si la política gubernamental, tan personalmente dirigida por la señora Presidente como la reciente campaña electoral, condena al país a seguir sufriendo la terrible sangría que representa la corrupción; si la vida de sus habitantes corre tan grave peligro diario, producto de la proliferación de la droga y el narcotráfico; y si la economía y el futuro son dinamitados cada día para dejar tierra arrasada, creo que ha llegado el momento de poner punto final a este modelo satánico, antes de que sea éste quienes termine con el país. La ciudadanía, más allá de la curiosa interpretación de los resultados que hizo la viuda de Él, dijo basta, y en octubre, la caída se transformará en un enorme derrumbe. Los dirigentes argentinos, y quienes se vean en tal rol en el próximo período presidencial, debieran comenzar ya mismo a pensar en cómo sacarán al país de la crisis, mucho más grave que la del 2001, que dejará el kirchnerismo a sus sucesores. Temas tales como la energía, la educación, los subsidios, los planes sociales, las futuras jubilaciones y la deuda previsional, la carencia de infraestructura de caminos y ferrocarriles, la industria, el campo y su producción, la seguridad ciudadana, la defensa nacional, la relación con el mundo civilizado, la salud pública, las reservas del Banco Central, la inflación, la pacificación nacional, debieran estar ya en la agenda de todos ellos, y obligarlos a dialogar para llegar a los acuerdos básicos que nos permitan sobrevivir como nación. Por mi parte, comenzaré a predicar con el ejemplo y, a partir de la próxima semana, en esta columna trataré de alguno de esos temas, proponiendo la solución que creo más correcta. No lo haré por imaginarme más dotado que nadie sino porque todos debemos poner el hombro, y esta vez en serio, para sacar al país del pozo ciego en que lo ha sumergido, durante los diez años del matrimonio imperial en el poder, esta banda de delincuentes que aún no se resigna a abandonarlo. Bs.As., 18 Ago 13 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel.en Bs.As. + 54 (11) 4807 4401/02

GATOPARDISMO

Cambiar para no Cambiar, es hacer Gato Pardismo .Este título que le hemos puesto a nuestro editorial, desde ya no está dicho con falta de respeto, sorna, con soberbia o ironía, claro que los ciudadanos que lo lean pueden llegar a pensar que estoy delirando o fuera de mis cabales, porque lo que a simple vista se pudo ver después de los comicios del día domingo 11 de agosto del corriente año, que en los principales centro de votación, el Frente para la Victoria había sufrido derrotas significativas y que el supuesto triunfo del 2011 con el 54% en todo el País, ayer cayó a un 25,03 %, lo cual nos demostraría a simple vista, una derrota estrepitosa del Gobierno , aunque quieran disimularlo. Pero me llamo la atención el discurso que Cristina Fernández Wilhelm viuda de Kirchner pronunciado cerca de la media noche, ya que al margen a lo que siempre nos tiene acostumbrado con su oratoria y postura de diva de telenovelas, agradeció a todos los integrantes del Frente Para La Victoria y no tuvo una palabra de reconocimiento a los que habían ganado. Tampoco es una novedad, que de acuerdo a las circunstancias actúa con necedad y soberbia perdiendo la postura, algo que un Presidente de una Nación no se puede dar el lujo de demostrar, aunque interiormente no lo soporte, pero claro eso fue anoche, sin haber visto, analizado y evaluado como fue el escrutinio, después de escuchar las Radios, mirar los programas periodísticos y leer la documentación que refleja como realmente fue la votación en los Distritos del Cono Urbano Bonaerense en que supuestamente son el bastión más importante para competir y hacer la diferencia, he podido apreciar que en determinados Partidos como el de Tres de Febrero, Hurligham, San Miguel, Morón, Ituzaingo y Moreno cuyos Intendentes son Kirchneristas y no se habían pronunciado en favor de Massa, este gano sin pestañar. Es decir, el ejemplo más significativo es el de TRES de FEBRERO, donde el Intendente Curto tiene muy bien aceitadas sus huestes y hace 22 años que él lo conduce, es ahí que reflexiono y me doy cuenta , porque se la veía tan eufórica a la Presidente. ¿No será que realmente Massa y Macri son la garantía que tiene Cristina Fernández Wilhelm?, De ser así, estaríamos CAMBIANDO para no CAMBIAR o sea lo que común mente se llama provocar un GATO PARDISMO, por lo tanto este Modelo Nacional y Popular que ellos dicen que nos representa, pueda no solo tener continuidad, sino que permita al SISTEMA impuesto por la CORONA ANGLO SIONISTA que puso a su marido Néstor Kirchner y después a ella, que se pueda retirar sin que sea llevada a JUICIO, por delitos de corrupción en la Función Pública y sobre todo TRAICION A LA PATRIA. Pero hay algo que los medios de Comunicación, no le han dado la importancia que el caso merece y pareciera que hay argentinos de primera y otros de segunda, porque su postura y opinión no es tenida en cuenta: Para la participación de las elecciones Primarias, había habilitados: 30.530.323 de ciudadanos con derecho a expresar sus inquietudes a través de un candidato o no tomar partido por ninguno, no votando, votando en Blanco o impugnándolo, lo cual también es válido, porque en definitiva nos están diciendo que ninguno llena sus expectativas y no tienen por qué regalar su voto, entonces podemos apreciar que hubo 11.094.048 de ciudadanos que optaron por decirles a esta CORPORACION MAFIOSA DE POLITICOS CORRUPTOS, señores USTEDES no nos representan y hoy hemos sido nosotros los ganadores, aunque no tengamos ningún representante para poner en el CONGRESO de la NACION, ya que con esta Democracia Corrupta y Obsoleta , el Pueblo no Gobierna por medio de sus representantes en el Poder Legislativo, esa es la peor mentira, fraude y engaño a la que nos han sometido. Esta protesta es la que hemos podido ver en las marchan que todos los ciudadanos realizaron el año pasado y la última del 8 A hace unos días, donde la única Bandera que había era la AZUL Y BLANCA con un Sol en el Medio, por lo tanto creemos que HOY EL GATO PARDISMO está más vigente que nunca y vamos a volver a caer en la trampa de la tela de Araña que han tejido. Por lo tanto solo hay una salida, hacer lo que el PAPA FRANCISCO nos transmitió y solicito en Brasil, HAGAMOS LIO, digamos basta y convoquemos a un CABILDO ABIERTO en todas las ciudades del País. Que Dios fuente de toda razón y justicia se apiade de nosotros y nos permita combatir la miseria y mezquindad que existe en todos los seres humanos que conducen el destino del Pueblo y la Nación Argentina. M. U. N. I. Carlos A, Díaz Busti

sábado, 17 de agosto de 2013

PARQUE DE DIVERSIONES

Cristina en el Parque de diversiones Por JUAN SALINAS BOHIL @salinasbohil Exámine, sobre la fría mesada de mármol, yace el cuerpo del comicio del domingo pasado. Ni sus familiares más cercanos ni lejanos, ni sus numerosas viudas y viudos, pasan a recogerlo para velarlo. Se niegan a reconocer lo obvio y muchos parientes, que se ocultaron semanas enteras antes del trágico descenlace, han comenzado a levantar sus lápidas y al mejor estio zombie se lanzan sobre cámaras y micrófonos para devorarlos en una repetido, cansador y servido plato de testosterona y ruleros donde escasea una minima porción de buenas ideas. Digamos que aquí no ha sucedido nada porque nadie puede perder en donde todos ganan. Una especie de perinola falsa con sus seis lados cargados de buenas nuevas. Este miércoles, en un lugar llamado Tecnópolis, que fuera en su presentación una kermese tecnológica oficial para ser convertida luego en un parque de diversiones para alumnos de jardines de infantes, la Presidente contra quienes no la votaron en apoyo de su desmoronado proyecto nacional y popular con inclusión social. Dijo de todo a todos los que no piensan como ella ni la apoyaron con su voto. La gente no tiene la culpa; se da cuenta tarde, razonó, explayándose con la soberbia que la distingue sin que alguien la asesore para recordarle que ése es precisamente el más grave de los pecados capitales y origen de todos los demás. Sin embargo, el copyrigth no es de origen toloseño porque es patrimonio de cualquier entrevistado radial con ínfulas de intelectual quintomundista cuando intenta explicar los fríos de su claraboya mental con un Para que la gente entienda... Claro, los demás, el pueblo, en cualquiera de las definiciones que Sartori pueda darle al vocablo adolesce de la suficiente materia gris para comprender qué es lo que el "intelectual" quiere explicar. ¡Tonto, botarate, estúpido, tarúpido, bestia peluda, ignorante, cabayo, necio, boncha, gil de cuarta, torpe, pocas luces, cuatro de copas, idiota, nabo, sogán, dolobu!, a ver si te avispás y entendés y hacés lo que te digo... o te lo tengo que explicar. La historia no es nueva. Mucho menos la de alucinar conspiraciones cuando la ecoconomía comienza a tallar mal después de haberse patinado todo el dinero de las arcas públicas. Como en la época de Alfonsín ha llegado la ocasión de que algunos perdidosos amaguen un tímido No hemos sabido transmitir el mensaje. Después alucinarán un complot contra la democracia y arrestarán a una docena de personas inocentes. Lo cierto es que casi todo el espectro opositor salió a criticar en pleno a la Presidente por lo que dijo en Tecnópolis. Es de lamentar que no hayan comentado cuál era la audiencia ante quien la señora dio rienda suelta a su ira. No era una tribuna política sino el lanzamiento del programa AGROVALOR, una convocatoria para la creación de Unidades Productivas de Innovación Agropecuaria en las universidades nacionales. Además de la claque de gobernadores y ministros que siempre son convocados con el fin de elevar el autoaplaudidómetro, habían sido convocados chicos y adolescentes de escuelas agrotécnicas de las provincias acompañados de sus maestros, profesores y familiares. La perorata de la Presidente estuvo fuera de lugar. Las amenazas y las falsas convocatorias también. Los niños y jóvenes no tienen nada que ver en y con los problemas de sus mayores. Menos deben sentirse en la obligación de aplaudir lo que no comprenden acicateados por la actitud de las palmas fáciles de sus mayores. La oposición debió, en vez de mirarse el ombligo como acostumbra, dedicarse a rechazar de plano esta nueva intromisión en la formación de los menores por parte de un gobierno que alentó la toma de colegios por parte de niños-adolescentes e intenta aún adoctrinarlos en las aulas y a través de los canales de televisión oficiales. Señora, basta, ¡con los chicos, ¡no!

jueves, 15 de agosto de 2013

LAS PASO

Suscribite 8 Breves reflexiones sobre las PASO y lo que viene Por Agustín Laje (*) 1. Estafa electoral. La inmensa cantidad de recursos públicos que insumieron las PASO no sirvieron siquiera para cumplir con los objetivos fundamentales de una elección primaria, lo que debería bastar como para poner en tela de juicio la utilidad del sistema y la honestidad de su aplicación concreta en nuestra maquinaria política-electoral. Las PASO se han pensado como una instancia en la que la sociedad toma parte en la disputa interna de los partidos políticos. El fin es, a todas luces, cuestionable desde el inicio: ¿No debieran los propios partidos solucionar (y financiar) sus problemas internos sin obligar al ciudadano desafiliado a tomar parte de asuntos que, en la mayoría de las veces, desconoce por completo? Aún ignorando esta afrenta, es dable remarcar que las PASO no sirvieron siquiera para resolver las disputas intrapartidarias, puesto que la mayoría de los partidos políticos presentaron un solo candidato, haciendo de las primarias una suerte de riguroso sondeo gratuito, antes que un filtro de listas como se supone que debería ser. 2. ¿Democratización de la política?. No caben dudas de que el kirchnerismo es experto en el uso del lenguaje político y en la manipulación de la realidad. Tampoco quedan dudas de sus nulos escrúpulos. Y es digno de destaque, en este sentido, que Cristina Kirchner se haya atribuido un nuevo logro “nacional y popular” que, en los hechos, su partido despreció: la llamada “democratización de la política”, el nombre que el gobierno le ha dado al sistema de las PASO que, según nos dicen, “purifica” la democracia brindándonos otra instancia de elección. Pero ocurre que el kirchnerismo en ninguna provincia presentó más de una lista. Los candidatos oficialistas no fueron elegidos ni por la sociedad ni por los afiliados al Frente para la Victoria; antes al contrario, fueron escogidos unilateralmente por el dedo de Cristina. 3. Vencedores vencidos. No se entiende qué festeja el kirchnerismo. Haber perdido 4.300.000 votos en menos de dos años no debiera ser motivo de festejo para ninguna fuerza política integrada por individuos en sus cabales. Cristina dice alegrarse porque su partido continúa siendo primera minoría a nivel nacional, pero incurre con este argumento en un grave error para cualquier intento de análisis político serio, a saber, que la política no puede jamás observarse como una fotografía, sino que debe verse como una película. En otras palabras, la política no es un instante, sino un proceso. Así pues, la performance política no se mide aislada de las experiencias previas; al contrario, debe ser contrastada con resultados anteriores que pongan de manifiesto si existió avance o retroceso en el desempeño electoral en evaluación. Y si consideramos que en 2011 el kirchnerismo sacaba 54% de los votos, mientras que hoy saca el 24% (siendo esta la peor elección desde el 2003), la conclusión es inobjetable: los vencedores son en verdad vencidos. 4. 54% Q.E.P.D. La dimensión discursiva no se debe dejar de lado en un análisis sobre los corolarios de las PASO. En efecto, el populismo no es otra cosa que un “momento discursivo” según el propio Laclau. Y en este terreno también el kirchnerismo ha perdido su sanalotodo “54%”, guarismo que fuera repetido hasta el hartazgo para justificar hasta lo injustificable. Pero ahora ha quedado en claro que nada es para siempre, y que el kirchnerismo deberá prescindir de su “número de la suerte”, pues estamos asistiendo a su defunción. 5. Hegemonía. La derrota kirchnerista significó un tajo para la estabilidad política kirchnerista que, de repetirse un resultado similar en octubre, se transformará en una herida de muerte. No obstante ello, la hegemonía ideológica que supo cultivar el kirchnerismo, mucho más profunda y difícil de contemplar, se mantiene intacta. El izquierdismo, el estatismo y el paternalismo continúan configurando el perfil ideológico de la gran mayoría de los candidatos con posibilidades ciertas en octubre. Entender que la lucha última es contra las ideas que representa el kirchnerismo (y no sólo contra sus personeros), es lo que abrirá las puertas a una situación contrahegemónica no ya a nivel meramente político, sino ideológico y cultural que son, según el propio Antonio Gramsci, las dimensiones por excelencia de la hegemonía. 6. Estrategia kirchnerista. ¿Qué hará el kirchnerismo para revertir este gran revés mal disimulado? Hete aquí la interrogante que probablemente se encuentre en mente de la mayoría de los analistas políticos. Lo lógico, opinan muchos, hubiera sido aceptar la derrota con humildad, comprender las demandas sociales y modificar el estilo político. Pero nada de eso sucederá en mi opinión. La última gran (y muy similar) derrota del kirchnerismo fue en el año 2009, y ningún cambio sobrevino a pesar de que Néstor, más inteligente para la estrategia política que su mujer, estaba con vida. Asimismo, otros indicios y primeras reacciones del espectro kirchneristas hablan en idéntico sentido: Cristina atacando a los medios por sus análisis electorales, La Cámpora afirmando que “no daremos ni un paso atrás” y Lorenzino aseverando que no hará ningún tipo de ajuste económico, son hechos que debieran bastar como para entender que la esencia del kirchnerismo es la ciega y autodestructiva intransigencia. 7. 2013 no es 2009. Muchos kirchneristas –empezando por la propia Cristina– se empeñan por establecer un paralelismo entre lo acaecido en las elecciones legislativas del 2009 y las de este año. Tiene lógica: en 2009 el Frente para la Victoria fue derrotado en las urnas, pero ello no fue óbice para una posterior recuperación que culminó en el sacrosanto 54% de 2011. Luego, el kirchnerismo quisiera ver la historia repetirse casi con exactitud. Pero ocurre que el 2013 no es el 2009. Por empezar, hace 4 años el kirchnerismo obtenía el 31% de los votos a nivel nacional, una cifra que estos mismos desearían tener hoy en lugar del magro 26% rasguñado. Además de ello, la gran recuperación del gobierno por entonces vino de la mano de la recuperación económica del año 2010 que permitió el despliegue aún mayor de políticas clientelistas, algo que, en virtud de los indicadores económicos actuales, no se espera que ocurra nuevamente. Y, finalmente, lo más importante de todo es que en 2009 tanto Néstor como Cristina podían, conforme a la Constitución Nacional, postularse para la presidencia de la Nación. Muerto el primero y transitando el segundo mandato consecutivo de la segunda, la situación cambia de cabo a rabo si no se logra en el Congreso una mayoría necesaria como para reformar la Constitución. ¿Por qué? Pues porque la cohesión partidaria entrará en crisis cuando Cristina se convierta definitivamente en un “pato rengo”. 8. Fin de ciclo. Si ningún imponderable se presenta hasta octubre, creo que la derrota kirchnerista de las PASO se reeditará en las elecciones legislativas venideras. Si esto ocurre, Cristina verá derrumbarse sus pretensiones de perpetuidad, pues no podrá ajustar la Constitución Nacional a sus ambiciones personales e irá perdiendo progresivamente el liderazgo en su partido. Luego, los peronistas empezarán a saltar del barco en hundimiento como siempre hacen y, lamentablemente, muchos se reinventarán o reciclarán (el caso de Massa sería así el primero entre tantos otros que vendrán). Lo importante, en todo caso, es que el fin de ciclo político termine siendo a mediano plazo un fin de ciclo ideológico. Pero tiempo al tiempo, y primero lo primero. (*) En agosto publicará el libro “Cuando el relato es una farsa”, en coautoría con Nicolás Márquez. agustin_laje@hotmail.com | www.agustinlaje.com.ar | @agustinlaje La Prensa Popular | Edición 225 | Jueves 15 de Agosto de 2013