miércoles, 28 de junio de 2017

DON ELPIDIO

Era una fria y neblinosa madrugada de 1951. El pobre viejito se había gastado todo el poco dinero que le quedaba, en remedios (cuando no, en este país) y era el único habitante que quedaba en esa destartalada pensión de (muy) mala muerte ubicada en la calle 9 de Julio y Paraguay. Justo en medio de esa intersección estaba el miserable establecimiento, ya que la 9 de Julio era todavía de una sola mano, una simple calle orientada hacia Constitución. Le habían avisado que la iban a demoler, que se fuera, pero....adónde iba a ir? Débil, enfermo, sin dinero, la familia hacía rato lo había abandonado y los amigos se habían ido muriendo también. Su ya desgastada colcha, su fiel compañera durante las largas noches de Invierno pasadas en casi todas las plazas y húmedos baldíos de la Ciudad, estaba firme junto a él, al igual que el atadito de diarios que usaba como almohada quien sabe desde cuanto tiempo atrás (Meses? Años?). No hacia falta más. Y era así: la terrible maquinaria del futuro, las temibles topadoras del todopoderoso e incorruptible Intendente Juan Debenedetti que preanunciaban el Progreso (continuando la obra comenzada en 1936 por el Int. Juan de Vedia y Mitre), se encontraban a solo 20 metros de la pensión, una casucha tan simple de aplastar, como si fuera una hormiga. Al operario se le ocurre milagrosamente chequear el interior y vé que estaba acostado el pobre viejo tiritando de frio, tapado con una vieja colcha. Se acerca y le pide que salga porque lo van a tirar todo abajo. El viejo se niega. El operario le dice que lo van a reubicar. El viejo se niega. El operario le pide el nombre y el viejo, de mala gana (o entregado a su suerte), se lo dá. El operario, corriendo, le avisa a su capataz. El capataz, corriendo, entra a las oficinas del Intendente y le dice que hay todavía un viejo enfermo, que no se puede avanzar con el ensanche y apertura de la 9 de Julio. Debenedetti, conocido por sus malos modales y sus muy pocas pulgas, le dice a su capataz: "me agarrás a seis morochos y no volvés hasta que al viejo de mierda lo sacás de ahí, a patadas en el culo si es necesario, pero me lo sacás y tirás todo ya, sino andáte derechito a tu casa". El capataz, temblando, se acerca al Intendente y le susurra al oído: "Me dijo que se llama Elpidio Gonzalez. Por primera vez en su vida Debenedetti se puso blanco como una hoja de papel, sus manos temblaban y sus labios también lo hicieron aunque con una menor intensidad. Cuando al fin pudo emitir sonido, con sus ojos desbordando lágrimas, ordenó: "Terminen de aplastar todo lo demás, hasta el fondo. Perforen, corten, quiebren y desmonten todo lo necesario. Pero a esa pensión le pasan por los costados, ni se les ocurra tocarla y mucho menos molestar al Señor Gonzalez, salvo que quieran que los cague a patadas". Debenedetti se dió perfecta cuenta que esa pensión era intocable para él o para cualquiera, por más que los hubiera amenazado con el despido: es que el "Bienamado" estaba allí. Hoy en épocas de Boudous calcográficos o D'Elias con honestas jubilaciones docentes de $78.000, les cuento que cuando uno llega por el camino del fondo del Cementerio de la Recoleta y se encuentra con el Monumento a los Caídos en la Revolución del '90 (o Panteón Radical) y observa la placa del frente, puede ver ilustres nombres de quienes se encuentran allí (Leandro Além, Hipólito Yrigoyen, Arturo Humberto Illia). Y mezcladito entre estos tres uno lée "Elpidio Gonzalez", es raro, porque "no suena", quién fué? Porqué está mezclado ahí con esos próceres del radicalismo? Bueno, es mi único político preferido (en un ratito el de Uds.) si, pero....quién fué? Elpidio Gonzalez fué, entre otros cargos ejecutivos, Vicepresidente de la Nación Argentina, durante el gobierno de Marcelo Torcuato de Alvear. Está catalogado como uno de los sólo tres o cuatro mas importantes que tuvo nuestro País. Abogado brillante, dos veces diputado, una por la Capital y otra por Córdoba, Ministro del Interior, Ministro de Guerra (Defensa), Jefe de Policía y, como dijimos Vicepresidente. Lo primero que hizo cuando asumió la vicepresidencia fué renunciar a todos sus sueldos del Estado, consideraba que si el Pueblo lo había puesto en esa responsabilidad era incorrecto percibir honorarios, bastaba con el honor de haber sido electo. Mas aún, consideraba que el trabajo en el Estado era una carga pública, que un trabajo bien hecho en ese ámbito otorgaba prestigio, y que eso era suficiente pago por los servicios a la Nación. Desde su punto moral y ético consideraba que la Nación lo había formado como hombre y como profesional en forma gratuita y que esta era forma de devolver algo de todo lo que recibió. Su horario de trabajo "formal" (en la realidad era de 24 hs) era de 7 a 18hs, por eso extrañó el pedido que le hiciera a Marcelo de que lo eximiera de las ultimas dos horas de trabajo ministerial, para asi poder salir a las 16hs. Vagancia? Avivada? Un pequeño acto de corrupción? No, nada de eso. Al mes, uno de los ministros de Alvear le cuenta al Presidente que mientras caminaba hacia el Palacio de Tribunales para ver el estado de las obras, se cruza en Plaza Lavalle con Elpidio...... que estaba sentado en un banquito vendiendo Anillinas Colibrí y pomada para los zapatos!!! Como este ministro no pudo creer lo que vió, pasó dos dias seguidos más, y ahí seguía estando Don Elpidio vendiendo sus productos, que a las 18 hs guardaba en un maletin y los iba vendiendo puerta por puerta hasta llegar a su domicilio!!! El Vicepresidente de la Nación Argentina vendía anilinas y pomadas porque consideraba un deshonor cobrar sueldos del erario público. Y fué asi como mantuvo a su familia, con esos ingresos. Elpidio Gonzalez se retira de la política casi apenas finaliza el mandato de Alvear, consideraba que no podia ocupar cargos con el Presidente Yrigoyen porque como "El Peludo Yrigoyen" era su amigo, la "Honra de un funcionario de la Nación debe estar por encima de las eventuales sospechas de amistad con sus superiores". En el '46 un Diputado lo encuentra (ya muy demacrado y con una larga barba blanca producto de la escasez de acero debido a la 2da Guerra Mundial - no había maquinitas Guillette-) vendiendo sus anilinas y pomadas en la puerta del subte. El diputado, con los ojos empañados de lágrimas, se dirije a su bancada, presentan el proyecto de jubilación y apenas se aprueba, se determina que el primer beneficiario sería Don Elpidio Gonzalez. Un grupo de catorce funcionarios muy contentos y emocionados van a buscar a Elpidio para informarle la buena noticia. Una vez que lo hicieron... Elpidio se levantó furioso y los persiguió desde Tribunales hasta la puerta del Congreso blandiendo su bastón al aire al grito de "Degenerados, corruptos, babiecas!! Mientras yo tenga dos manos para trabajar el Estado no tiene porqué mantenerme a mi, habiendo tanta necesidad en el País". Y estuvo tres horas mas golpeando con su bastón, furioso, la puerta de la Cámara de Diputados, retando a duelo a todos los que habian votado que le otorgaran la jubilación a él. El Pueblo lo amó, pero nunca más quiso presentarse a ningún cargo público. Interpretaba que la ciudadanía no debía incubar ninguna sospecha en las personas que son honradas con el mandato de servicio y la responsabilidad que otorga el voto. Como les dije un poco mas arriba, amig@s, hubo un vicepresidente argentino llamado Amado Boudou y hubo otro vicepresidente argentino llamado Elpidio Gonzalez, a quién el Pueblo todo (sin banderias politicas), había bautizado "Bienamado". Ustedes dirán cuál es su preferido. Yo ya tomé mi elección.

sábado, 17 de junio de 2017

MEDIOCRACIA

EL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD Gente carlos belgrano Alarosada jun 16 a las 11:03 P.M. Para Andres Oppenheimer panoramamundial@cnn.com Admin WA info@wikimedia.org.es wikies-l@lists.wikimedia.org y 463 más... Texto del mensaje Amigos: En esta Argentina plagada de retazos y humanoides, creo que como estamos tan desorientados, deberíamos de tomar y para imitar algunos ejemplos de la Historia. Pero a partir de las adversidades que otros sufrieron mucho más que nosotros. Que padecieron hambrunas e indignidades, como consecuencia de derrotas Militares. Es una tarea casi titanica y digna de toda una epopeya. Porque nosotros no padecimos esas barbaries nunca jamas. Y quizás por haber estado siempre indemnes de esos padecimientos, estamos asi de inconexos, confundidos, habiendo ingresado en el atontamiento colectivo hace demasiados años. Nos saturan los Medios con una alta saga de pelotudeces de chismorreos diariamente, acaso para que sigamos hibernando y por si fuese poco, la fuerza centripeta de los putometros organizados como el de Tinelli, con serias posibilidades Presidenciales, toda vez que el Universo de Bobos podrá ungirlo si este lenon se lo propone. Y debemos esforzarnos, no solo para abandonar esta Mediocracia sino ademas para evitar en lo que de nosotros dependa, de una Guerra Civil que esta asomando la cabeza, porque a pesar que el Gobierno insiste en que la Pobreza ronda el 30%, todos sabemos que es mayor al 50. Y ese 20% que esta disfrazado de medianía entre la Clase Media y la Baja, ya pertenece holgadamente al segundo grupo, aunque no aparente esa pertenencia. La Argentina se esta empobreciendo por horas, no por meses. De allí, emergen las grandes posibilidades de un Peronismo -que ya debería de haberse extinguido por caquexia, en vez de disecarse, se fortalece. Porque los Carenciados, no razonan si Kretina y el Bizco se embolsaron el equivalente a un PBI anual. Ni si la viuda tiene setecientas carteras y otros tantos vestidos y zapatos. Ellos se iluminan e ilusionan con el retorno del Asistencialismo sine die. Y están perfectamente conscientes que la vuelta Justicialista, del brazo de cualquiera de sus fascinerosos dirigentes, volverá el reparto de mas Planes, Pensiones & Ñoquis por doquier y mas afanos indiscriminados. Porque en esencia esta rémora peroncha es la síntesis de nuestra idiosincrasia tan mediocre y vulgar. Tal vez por vía de una deducción reduccionista, lo mas conveniente seria que esos baños de sangre que suelen ser purificadores, de una vez por todas, nos obligue a todos a cavar trincheras y parapetarnos, cada quien del lado que considere mas justo. Ya que al fin de cuentas, este derrumbe de valores sociales, se remeda con las injusticias de los vencedores que establecerán un nuevo Contrato Social, mas disciplinario y adusto. Pese a tantos tontitos de esos que concurren a ese ciclo de Intragables y otros similares en TN para mogoloides, el enfrentamiento vendrá a nosotros, lo deseemos o no. Toda vez que el fermento anarquista esta en la epidermis de lo que los cursis denominan El Tejido Social. Y como para muestras solo se requiere de botones, veamos la reculada de Macricio sobre las pensiones de invalidez, muy a pesar que constituyen una mofa al Sistema Previsional, por los cientos de miles de sanitos que las perciben puntualmente. Ese retroceso no es mas que otra muesca de la debilidad del Gobierno que agrega otro yerro como el del Correo. De esta no saldremos como antes, porque en lo pretérito, quien alcanzaba cierto status, por mas paupérrimo que haya sido, nunca perdió dichos privilegios. Ahora sera diferente, porque a las décadas de vagancia y de prostíbulos de Derechos Humanos, deberemos acostumbrarnos a la famelidad. ¿Podremos?. Creo sinceramente que no, porque el Gobierno que ya adeuda tres Productos Brutos, no podrá mangar de nuevo para sostener el Gasto Publico. Ni siquiera con el argumento que les ofrenda a los Banqueros de Wall Street, cuando les asegura que el escolazo financiero y el sostenimiento de las exenciones impositivas a las Rentas Financieras, es el báculo de su Administración. Por ello los Brotes Verdes son solo fantasmagóricos. ¿Para que vendrían Capitales de Riesgo, si las utilidades de esta gigantesca Timba les galvaniza utilidades seguras y sin riesgo?. Solo un grupo de Marcianos traería sus dineros para otra cosa. Y asi, a trancas y barrancas vamos cayendo un poquito cada día de la semana. No temamos a un Fratricidio porque en algún momento tendrá que arribar, con solo representarnos esa vieja Ley de Murphy que, siempre fue una regla de inexorable aplicabilidad en todo el mundo. Supongo que oportunamente y con los vientos humeantes, estaremos en condiciones que un nuevo Líder, este cohonestado para pronunciar un discurso como aquel legendario..... EL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD. Cordialmente Carlos Belgrano.- alarosadatodos@gmail.com

MAREANDO LA PERDIZ

Mareando la Perdiz "La mente es como un paracaídas. Sólo funciona si la tenemos abierta". Albert Einstein La sociedad tiene la legítima y justificada certeza de que el Poder Judicial, en especial el fuero federal domiciliado en Comodoro Py, le está mareando la perdiz, como reza el famoso dicho. Hace muchos, muchos años que es sabido que los magistrados encargados de investigar y, en su caso, castigar la corrupción sólo actúan cuando los denunciados pierden el poder; mientras tanto, y de eso puede contar mucho Lilita Carrió, los expedientes duermen en los cajones de los escritorios, a la espera de tiempos mejores para vender sus resultados al mejor postor. A partir de diciembre de 2015, cuando quedó expuesto el monstruoso saqueo al que fue sometido el país por obra y gracia del matrimonio Kirchner, que organizó y comandó una gigantesca asociación ilícita para concretar el mayor latrocinio de su historia, se esperaba que los procesos adquirieran velocidad. Sin embargo, la ciudadanía asiste expectante a procedimientos cinematográficos –se llegó al extremo de perforar el suelo de la Provincia de Santa Cruz en busca de supuestos tesoros enterrados- que obtienen grandes titulares en la prensa y que, al día siguiente, son tapados por la aparición de nuevos escándalos, sin que los resultados concretos, entendidos como la detención de los delincuentes, aparezcan. Los emblemáticos casos de los hoteles y de los inmuebles patagónicos, ahora agravados por el descubrimiento del Waldorf, son motivo de causas judiciales que tienen más de diez años de trámite, y su rol en los retornos de las coimas de la obra pública ha quedado demostrado más allá de toda duda. Pero, a diferencia de lo que sucede en Brasil, nadie ha ido preso por eso, y los autores y cómplices de tantos delitos no sólo siguen dando vueltas como pollos al spiedo sino que hasta se dan el lujo de viajar al exterior, dar cátedra de populismo y reírse a carcajadas de todos nosotros, mientras inscriben sus candidaturas al Congreso para obtener los salvadores fueros. Los jueces federales realizan aparatosos allanamientos con anuncios previos y demoras que garantizan que los papeles y las pruebas desaparezcan o se adulteren, y ni siquiera cuando esas situaciones son confirmadas por filmaciones (como fue en “La Rosadita”, donde todos vimos por televisión cómo se llevaban alegremente bolsos y hasta computadoras) se activan las alarmas mentales que disparan acciones inmediatas. Así, ese ilusionismo malabar que realizan los magistrados aparece como un eficiente (hasta hoy) modo de adormecer la indignación popular. Pero, claro, el abuso de ese proceder ha producido un hartazgo en la sociedad, que ha tomado conciencia de lo inerme y abandonada que se encuentra frente a la corrupción que la empobrece, la inseguridad cotidiana que la asesina y, sobre todo, a los abusos de poder del Estado y de quienes disponen de las influencias necesarias para torcer la realidad a su favor. Muchos de los votantes de Cambiemos están hoy injustamente desilusionados por la presunta inacción del Gobierno, aunque éste poco pueda hacer al respecto sin obtener el acuerdo de otras fuerzas políticas en el Congreso; y sabemos cuántos legisladores, actuales y futuros, verían comprometidas su libertad y su fortuna si alguna de las posibles acciones prosperara. Baste recordar lo sucedido con el delincuente Juez Eduardo Freiler en el Consejo de la Magistratura o con la Procuradora General, Alejandra ¡Giles! Carbó, cuyo desplazamiento aún no ha logrado. La más clara confirmación de esa generalizada certeza es la invitación a dos concentraciones –una, para esta misma tarde y, la otra, para el 20- frente a Comodoro Py 2002. No concuerdo con ellas por dos razones: la primera, su localización: la zona del puerto de Buenos Aires es complicada para llegar y para volver y, en ambos casos, no habrá nadie en los tribunales esos días, o sea, se protestará frente a un edificio vacío; la segunda, por la ineficiente y contradictoria difusión a través de las redes sociales, que garantiza el fracaso. Mi propuesta, por el contrario, es realizar, con una grande y unívoca convocatoria previa, una manifestación en día hábil y a principios de julio en la Plaza Lavalle -y en las equivalentes de todo el país-, ante la cual se encuentran las sedes de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura federal, cuyos integrantes deben ver y oír nuestros reclamos por ser los máximos responsables del desquicio que afecta al Poder Judicial. En otro ámbito, el de la política, también nos están mareando la perdiz. La yunta Massa-Stolbizer aparece como inexplicable, tanto como la postura de Martín Lousteau, por ejemplo. Sobre la crisis del peronismo, lo mejor que he leído fue escrito el jueves por Carlos Pagni en La Nación (https://tinyurl.com/y7o7ond), quien explicó claramente qué significaba la formación del F.U.C.K. (Frente Unidad Ciudadana Kirchnerista) que presentó Cristina Fernández como nuevo instrumento electoral, dejándolo afuera con su historia, sus símbolos y hasta su famosa marchita; a la luz del documento fundacional dado a conocer el miércoles por la viuda de Kirchner, cabe preguntarse si, tal vez tanto como mentirosa compulsiva, no está rematadamente loca; porque, en términos normales, nadie puede negar a tal extremo los hechos comprobados y, sobre todo, cuál fue su verdadera herencia y cuánto ha perjudicado ésta al país. En relación a la muerte de la señora Ernestina Herrera de Noble, producida esta semana, debo reconocer que soy tan iluso que, en algún momento, esperé que la ex Presidente y ese teórico ícono de los derechos humanos, Estela Barnes de Carlotto, tuvieran algún rasgo de decencia y, aunque fuera post mortem, le pidieran disculpas por la horrorosa persecución y el injustificable acoso de los que, conjuntamente con sus hijos, fuera objeto durante más de ocho años. Cristina Kirchner apoyó la denuncia de apropiación de sus hijos que había formulado la jefa de las Abuelas de Plaza de Mayo contra la directora de Clarín, y llegó a amenazar con recurrir a tribunales internacionales si la acusada no era condenada aquí. La comprobada falsedad de la denuncia no resultó óbice para que la persecución continuara por años, como un arma más en la guerra contra la prensa que el kirchnerismo había desatado en 2008, a raíz de su posicionamiento frente a la demencial tentativa gubernamental de destruir al campo, que tanto nos costó a los argentinos. Si bien vivimos una democracia representativa, nuestros derechos ciudadanos se extienden más allá del mero hecho de votar cada dos años. Debemos expresarnos, como lo hicimos pacífica y masivamente el 1° de abril, esta vez para decir a los jueces: ¡se acabó!; que deben cumplir con la ley y que llegó la hora de poner punto final y definitivo a su nefasto proceder que, sin dudas, actúa como una barrera infranqueable para nuestra transformación en una nación seria y desarrollada. Sólo de nosotros depende lograrlo. Bs.As., 17 Jun 17 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02

viernes, 16 de junio de 2017

martes, 13 de junio de 2017

MALVINAS...LA ENTREGA

¿QUÉ ESTÁN HACIENDO LOS BRITÁNICOS EN NUESTRAS ISLAS? Por Vázquez del Faro – 10/06/2017 La ahora ex-Canciller Malcorra firmó un acuerdo con el Reino Unido en el que se reconoce la soberanía de ese país para explotar recursos petroleros y pesqueros en las islas, así como también compromete a la Argentina a ayudar a los ingleses a conectar el archipiélago por vía aérea… MALVINAS, LA FORTALEZA MILITAR Un día como hoy en 1829 el gobernador de la provincia de Buenos Aires creaba la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas, también un día como hoy, pero de 1973, se instauraba el 10 de junio como Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico. En 13 días se reúne el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas en el cual será tratada la cuestión Malvinas. Sin embargo, no nos importan las fechas ni los formalismos, nos importan las Islas Malvinas ¿Qué está pasando allá? ¿Qué están haciendo los ingleses? Antes de responder esas preguntas, sabemos qué está haciendo la Argentina, o por lo menos su gobierno. La ahora ex-Canciller Malcorra firmó un acuerdo con el Reino Unido en el que se reconoce la soberanía de ese país para explotar recursos petroleros y pesqueros en las islas, así como también compromete a la Argentina a ayudar a los ingleses a conectar el archipiélago por vía aérea. Un gesto de cordialidad y buena vecindad para con los usurpadores de más de 1 millón de kilómetros cuadrados de territorio argentino que desconoce lo establecido en la propia Constitución Nacional, compromete gravemente nuestra soberanía y nos desacredita frente al mundo al claudicar nuestra posición. ¿A cambio de qué? A cambio de las inversiones británicas que no llegan, y que si llegan seguramente sea para explotar los recursos que les estamos cediendo, paradójica forma de atraer inversiones… Por ahora la única inversión británica que atrajo el actual gobierno fueron los u$s390 millones que el Reino Unido anunció formalmente que iba a invertir en la modernización de la defensa de las islas el 25 de noviembre del 2015, tres días después de que Cambiemos ganase la segunda vuelta. El principal objetivo de la modernización mayor de la infraestructura de defensa de las islas –según lo declarado por los propios británicos- es sentar las bases de un esquema que les de seguridad y capacidad de ataque por los próximos veinte años, por eso la magnitud de los recursos presupuestarios y humanos puestos en juego. Los británicos, no son nuevos en esto, llevan más de 30 años construyendo una fortaleza militar en las Malvinas, allí poseen destacados más de 2000 soldados –recordemos que en Malvinas sólo viven 2400 civiles- tienen una base aérea con aviones caza, aviones de transporte militar, helicópteros, baterías misilísticas y una base naval con destructores, fragatas y submarinos nucleares. El anuncio de la inversión británica de casi u$s400 millones vino acompañado de un conjunto de contrataciones para llevar adelante la “modernización” de las instalaciones militares que el Ministerio de Defensa del Reino Unido estableció como prioritarias. Dada la necesaria confidencialidad del trabajo que está siendo llevado adelante en las islas la cartera de defensa británica desistió de contratar a empresas privadas del rubro de la construcción para concretar las obras. En cambio, optó por una receta menos convencional para el estilo británico. Las tareas fueron encargadas al Cuerpo de Ingenieros del ejército del Reino Unido, de esta forma por un lado se perdía en experiencia –dado que el ejército británico utiliza contratistas privados para llevar adelante obras de este tipo- pero, por otro lado, se ganaba en discreción ya que las tareas que están siendo llevadas adelante en las Islas Malvinas han sido clasificadas como confidenciales. El primer objetivo es ampliar y modernizar la base militar de Monte Agradable, allí es donde se alojan la mayor parte de los 2000 soldados que posee el Reino Unido en las islas, a donde se encuentran los aviones caza, los helicópteros y el principal arsenal de cañones, baterías misilísticas y municiones de las islas. El segundo objetivo es ampliar el puerto militar que los ingleses poseen a menos de 50 kms. de la base de Monte Agradable. Buscan de esta forma mejorar la capacidad de las instalaciones para recibir mayor cantidad de buques de carga al tiempo que permitir la operación de hasta tres fragatas misilísticas en simultáneo. El tercer objetivo es potenciar la red de vigilancia e inteligencia en las islas, para ello están modernizando las instalaciones de radares y espionaje digital que poseen en diferentes puntos del archipiélago, tanto en la Isla Soledad como –principalmente- en la Isla Gran Malvina. Al ver la magnitud de la modernización de la infraestructura de defensa de las islas se puede entender el porqué del aumento de los vuelos de aviones de carga militares a las islas en los últimos meses, tanto desde la isla Ascención –donde se encuentra el aeropuerto “amigo” del Reino unido más cercano a nuestras islas- como desde Brasil, a partir de la complicidad del gobierno de Temer. Esta necesidad logística está en línea con el intenso trabajo que se está llevando adelante en las Islas Malvinas para reforzar el carácter de fortaleza militar que los británicos tienen asignado para el archipiélago. Un arsenal clavado en el Atlántico Sur, amenazando a la Argentina, a Suramérica y con acceso privilegiado a la Antártida Argentina. En un momento de extrema debilidad de la posición del Reino Unido en el escenario global debido al Brexit el gobierno argentino deja alegremente que los británicos refuercen la fortaleza en las islas. Hay que recordar que sólo en el plano diplomático por causa del salto al vacío que supuso la salida de la UE los británicos tienen que renegociar 759 tratados con 168 países que van desde acuerdos en transporte, agricultura y cuestiones nucleares hasta comercio y aduanas. Esto va a hacer necesario un volumen de mini-negociaciones jamás antes visto por un solo país en un lapso tan breve de tiempo. Si existe un momento para presionar pacífica y diplomáticamente a los ingleses es ahora. El gobierno de la Argentina no sólo no utiliza una estrategia inteligente para capitalizar la difícil coyuntura británica en favor de los intereses argentinos, sino que además cede por demás permitiendo una modernización mayor de todo el sistema de defensa de las islas que va a tener efectos por las próximas dos décadas, una gran política de estado… británica.

RATAS AMARILLAS

· INDIGNACIÓN Y POLÉMICA POR LOS RECORTES A ASISTENCIA POR INVALIDEZ Cambiemos defiende los recortes a pensiones por irregularidades Incertidumbre, molestia y críticas generó este lunes 12/6 el anuncio del Gobierno. Ocurre que, la Comisión Nacional de Pensiones Asistenciales (CNPA) del Ministerio de Desarrollo Social confirmó hoy las bajas en pensiones por invalidez, pero advirtió que "tienen su causa exclusivamente en incompatibilidades e irregularidades detectadas en las revisiones periódicas". "En modo alguno la CNPA se encuentra realizando bajas de pensiones por cuestiones de razón económica. Las bajas efectuadas tienen su causa exclusivamente en incompatibilidades e irregularidades detectadas en las revisiones periódicas que se realizan en forma habitual en cumplimiento de la legislación vigente y de los correspondientes decretos reglamentarios. Las revisiones son una obligación de todos los gobiernos", indicó la CNPA en un comunicado. La imagen puede contener: 5 personas

sábado, 10 de junio de 2017

VERGUENZA

ME AVERGÜENZO Calendar junio 10, 2017 | Posted by Malú Kikuchi Malú Kikuchi (10/6/2017) Soy argentina. Nací acá, generaciones de argentinos me preceden, con el orgullo de haber contribuido a “hacer la patria con coraje y de a caballo”. Hay tiempos, épocas, en que el orgullo se adormece y otros en que desaparece y se convierte en vergüenza. Mucha vergüenza. No es necesario remontarnos 200 años atrás para recordar que, cuando recién asomábamos al mundo como independientes de: “los reyes de España y su metrópoli (9/7/1816) y de toda otra dominación extranjera” (Medrano, 19/7/1816), se cruzaron Los Andes. Y se libertaron Chile y Perú. La Argentina nació como un país generoso de lo poco material que tenía y con una enorme vocación libertaria, que regó con su sangre por el continente. Así nacimos y así seguimos y luego llegó Luis María Drago con su, “América para el mundo”. También llegaron las 2 guerras mundiales, ambas con vergonzosa neutralidad de nuestra parte. El camino recorrido ha sido zigzagueante, y no mejora. Quiero suponer que hay razones políticas de esas que los ciudadanos de a pie no entendemos, pero sería bueno y esclarecedor que alguien nos explicara la posición Argentina frente al tema del horror que está viviendo Venezuela. Macri hizo su campaña presidencial del 2015 atacando los rasgos dictatoriales de Venezuela, defendiendo a los presos políticos de Maduro, en particular a Leopoldo López, cuya esposa, Lilian Tintori, festejó el triunfo de Cambiemos sobre la misma tarima que el presidente electo. Cuando Tintori llega a Buenos Aires, el presidente Macri tiene tiempo para recibirla y darle su apoyo. No dudo de las intenciones de Macri con respecto a Venezuela. El problema es que, dicen y lo creo, que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones. La Organización de Estados Americanos, OEA, está compuesta por 35 miembros. Su secretario general, Luis Almagro, ex canciller del Pepe Mujica, después de visitar Venezuela en diciembre 2015, propuso aplicarle “la carta democrática”. Si las 2 terceras partes de los miembros la votaran, se suspendería a Venezuela como estado miembro. Se consiguieron en su momento 22 votos, hacían falta 24. Los países llamados del “petro Caribe” que reciben petróleo barato o regalado por Venezuela, apoyan el gobierno de Maduro. Si se llegara a votar, no cambiarían su voto. Mientras, el pueblo venezolano padece hambre, falta de medicamentos y atropellos de todo tipo. Llevan 68 días en las calles de todos los pueblos, aldeas y ciudades de Venezuela. Los muertos, asesinados por los llamados colectivos bolivarianos (fuerzas paramilitares amparadas por el gobierno) ya suman 75, en su mayoría jóvenes de entre 17 y 25 años. Los detenidos por las FFSS son más de 2.000. El coraje del pueblo venezolano se enfrenta con la guardia nacional, el ejército, la policía, los servicios de inteligencia, los colectivos bolivarianos –todos entrenados y quizás hasta comandados por cubanos- y la desesperación de un gobierno que teme por su libertad, consciente que de perder el poder de las armas, sólo les espera la cárcel o el exilio a un país sin extradición. Que son pocos. Maduro, que escasamente habla español, sólo podría refugiarse en Cuba, una Cuba que a partir de marzo ya no será gobernado por Raúl Castro (seguramente por algún otro Castro, no hay monarquías más hereditarias que las comunistas), pero ya no será lo mismo, su amigo es Raúl, no otro pariente que no le debe favores. Aunque la bolivariana república de Venezuela es un país extraordinario, donde los “héroes” se encarnan en “pajaricos” que susurran sabiduría al oído de Maduro, para que este después les pueda dar clases de derecho constitucional a las vacas venezolanas. Mientras los detenidos venezolanos, civiles todos ellos, son juzgados por tribunales militares, casi sin poder hablar con sus abogados defensores, sin poder explicar que todo lo que pretenden es poder votar, elegir un presidente. Hecho permitido por la constitución de 1999, la de Hugo Chávez que, artículo 72, pasada la mitad del periodo presidencial si la Asamblea (congreso unicameral) así lo decide y lo aprueba un porcentaje determinado del padrón de cada estado (país federal), se llama a un referéndum revocatorio. Si lo pierde el gobierno, este debe llamar las elecciones presidenciales. Ni siquiera lo han hecho con las elecciones municipales que ya se deberían de haber realizado. Maduro maneja los 3 poderes, Venezuela es cualquier cosa menos una república democrática. Y nosotros, ¿qué hacemos? Por supuesto que no se puede invadir Venezuela, ni ningún otro país; por supuesto que no podemos, ni deseamos amparar una guerra civil, pero algo, algo más que recibir a Lilian Tintori deberíamos poder hacer. Susana Malcorra fue muy discreta, casi neutralmente discreta cuando peleaba su posible puesto de secretaria general de la ONU. Necesitaba votos. Pero eso ya pasó. El Perú del presidente Kuczinsky retiró su embajador de Caracas. Ni siquiera se habla de romper relaciones, simplemente retirar el embajador. Algo más que palabras de simpatía por un pueblo que sufre, un pueblo hermano, un pueblo con hambre y sin remedios, sin justicia, ni libertad. Puede que haya profundas y complicadas razones políticas para actuar como lo estamos haciendo. Todo es posible. Puede que sin que lo sepamos se estén haciendo muchas y buenas cosas a favor del oprimido pueblo de Venezuela. Pero como no lo sabemos, por ahora, como argentina en particular y como americana en general, me avergüenzo. Entiendo que EEUU, “la tierra de la libertad”, no se meta, ya que haga lo que haga va a ser criticado y su gestión malinterpretada. ¿Pero y los demás países? ¿Los países que no son “progres” ni creen en el “socialismo del siglo XXI”? ¿Muy ocupados en sus propios problemas? Posiblemente. Pero mientras nos miramos el ombligo, hay chicos asesinados por tener la osadía de querer votar. Y en cuanto a nuestros valientes y autóctonos defensores de los DDHH, mamá Hebe, abuelita Estela, Luisito D´Elía, Esteche, Perdía, y tantos otros, pregunto: ¿los muertos venezolanos a manos de la represión gubernamental ¿no son víctimas de lesa humanidad? Han pasado 200 años de la patriada americana de San Martín. ¿Qué nos pasa? Me avergüenzo. Mucho

Abuelo - Mario Feller (2011).avi

viernes, 9 de junio de 2017

A LA CALLE !!!!

¡A la calle por Justicia! ”No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos. La justicia, la justicia seguirás, para que vivas y heredes la tierra que Jehová tu Dios te da” (Deuteronomio.16.19-20). Como sociedad nos hemos hundido en una inmunda y maloliente ciénaga moral de la que todos, por acción u omisión, somos culpables, claro que en diferente grado. Resulta incomparable la responsabilidad que le cabe a quien entrega su documento de identidad -que permitirá el robo de su voto- a cambio de dádivas para poder simplemente alimentar a su familia, y la del empresario que paga una coima –que siempre cargará al precio del contrato- para obtener ventajas indebidas o la del funcionario que la recibe. También somos culpables quienes aceptamos mansamente que todo esto continúe ocurriendo en nuestro país, mientras miramos indiferentes cómo continúan en libertad tantos personajes acusados de delitos no excarcelables, comprometidos por infinidad de pruebas que intentan adulterar, exhiben impúdicamente sus riquezas mal habidas y se ríen a carcajadas de sus conciudadanos, a muchos de los cuales han llevado a la pobreza más extrema con sus latrocinios. La reciente muerte de Aldo Ducler ha hecho revivir la memoria de los monumentales desfalcos de los que hemos sido objeto: YPF, los fondos de Santa Cruz, IBM, Siemens, Skanska, Sueños Compartidos, trenes, aviones, gasoductos, centrales nucleares, represas, puentes, caminos, viviendas, escuelas, hospitales, hoteles, cloacas, agua potable, Ciccone, PAMI, IOMA, ANSES, AFJP’s, indemnizaciones a terroristas, remedios “truchos”, universidades, pesca, oro, el Instituto del Cine, contratos de dólar futuro, Odebrecht. British Petroleum y miles de etcéteras. Sólo la decisión de Néstor Kirchner, explicada hace muchísimos años por tantos analistas (incluyendo a quien esto escribe) de robarse el 25% de la petrolera fue la causa mayor de nuestros males, comenzando por la inflación y el gigantesco déficit público. La caída en la producción y en la prospección de hidrocarburos obligó a la masiva importación de gas (otro brutal negociado) y se llevó las pocas reservas del Banco Central que se habían salvado de la depredación. Los ciudadanos hemos permitido calladamente que, desde hace décadas, quienes deben administrar justicia en nuestro país sean elegidos por favores del poder de turno, y los jueces los devuelven con el permanente “cajoneo” de las causas que le resultan sensibles. Como verdaderas aves de presa, se han posado en el tejado de Comodoro Py y, desde allí, husmean el aire pútrido en busca de nuevas víctimas mientras protegen a los depredadores. Pero no se trata sólo del fuero federal; los males afectan también a la Justicia ordinaria, como lo prueba el avance de la inseguridad cotidiana, sobre todo en los conurbanos de todo el país. Violadores, asesinos, narcotraficantes campean a sus anchas y se llevan la vida de hombres, mujeres y niños, en crímenes cada vez más violentos y salvajes. Por delitos infinitamente menos graves que los comprobadamente cometidos por Cristina, Máximo y Florencia Kirchner, Lázaro Báez y sus hijos, Amado Boudou y sus testaferros, las hijas del “Bombón” Mercado, Julio de Vido, Cristóbal López y De Souza, Insfrán, Fellner, Alperovich, Capitanich, Aníbal Fernández, los Eskenazi, Ferreyra y Electroingeniería, y tantos otros, nuestras cárceles están repletas de presos; sin embargo, estos figurones, directamente responsables de la miseria que afecta a más del 30% de los argentinos y de la muerte por inanición de tantos chicos, disfrutan de una libertad que ya se ha transformado en un cachetazo en la cara de la sociedad entera. Por eso –no por venganza sino por legítima defensa- debemos convertir el viento, que sin duda ha borneado, en un fuerte huracán que barra, de una buena vez, con tantos magistrados indignos de ocupar sus cargos y purifique el fétido olor que emana de nuestros tribunales. Cuando digo que debemos hacerlo en defensa propia, no me refiero sólo a impedir que estos malandras continúen decidiendo sobre nuestra libertad, nuestra honra y nuestro patrimonio, sino también a la necesidad que, como país, tenemos de contar con un Poder Judicial serio, preparado, independiente y rápido. Porque está visto que, hasta que ese verdadero milagro se produzca, no podemos esperar que llegue a nuestras playas el aluvión de inversiones, siempre anunciado y nunca concretado. Sin él, no nos resultará posible convertirnos en un país desarrollado y próspero, condenándonos a subsistir en esta insignificancia que tantos esfuerzos nos costó conseguir. Es cierto que, desde diciembre de 2015, el gobierno de Cambiemos nos ha reinsertado en la vidriera global, y hemos visto por aquí a los máximos líderes mundiales mientras, a la vez, Mauricio Macri ha visitado a las naciones más importantes; se han firmado centenares de acuerdos bilaterales, pero no se concretarán mientras los potenciales inversores, sean propios o extraños, no confíen en que, en caso de conflicto, nuestros jueces fallarán conforme a derecho y no, como sucede hoy, según sus propios intereses o los de sus mandantes políticos o empresariales. Usted mismo, querido lector, ¿pondría un dólar en un país cuyo Congreso dicta leyes, y el Poder Judicial las aplica, con efecto retroactivo? Un pequeño paréntesis: no puedo imaginar a Mauricio Macri en actos de homenaje a los asesinos “malos” de Manchester, Londres, Paris, Niza, Nueva York, Orlando, Bogotá, San Sebastián o Madrid y, por eso, me parece insólito que el protocolo oficial argentino haya llevado a Angela Merkel, Barak Obama y François Hollande, entre otros, a visitar el “Parque de la Memoria-Tuerta” y llorar por los terroristas “buenos”, tan premiados ellos con cargos y dólares. Porque no debemos olvidar, por ejemplo, que una bomba de Montoneros, en el comedor de una dependencia policial, mató a 23 personas e hirió a más de 60, o que otra, colocada en un avión por el ERP, asesinó a decenas de gendarmes. Y tampoco debemos hacerlo con las más de 17000 víctimas civiles de esos mismos “jóvenes idealistas”, que nunca fueron siquiera reconocidas por el Estado. ¿A qué extremos de hipocresía nos llevará el discurso “políticamente correcto”? Para regresar a la necesidad de contar con un Poder Judicial como Dios manda, insisto en que la ciudadanía debe tomar el problema entre sus manos, como lo hace día a día en Venezuela y Brasil, pese a que esas verdaderas multitudes han obtenido tan disímiles respuestas. Basta recordar que un Juez federal con asiento en Curitiba, Estado de Paraná, se ha convertido en la figura pública más popular entre nuestros vecinos, que están dispuestos a blindarlo frente a los avances de los poderosos. No esperemos que nuestros ¿honorables? legisladores asuman como propia esa tarea porque, si lo hicieran, muchos de ellos mismos terminarían presos, ya que han convertido al Congreso en un verdadero aguantadero, como lo demuestra la desesperada lucha por integrar las listas partidarias en pos de fueros, cuyo verdadero objetivo también hemos deformado. La semana pasada propuse a mis colegas que asumieran la heroica actitud de denunciar a los jueces y fiscales que incurran en faltas graves en el ejercicio de sus magistraturas, aunque aclaré que no tenía demasiada confianza en la aceptación de esa sugerencia. También propuse, y hoy insisto, que todos los ciudadanos, en una concentración tan masiva como fue la del 1° de abril y replicada en todo el país, manifestáramos pacíficamente nuestro hartazgo. No permitamos más que cuatro o cinco cretinos, hijos de mala madre, hipotequen nuestro futuro y el de nuestros descendientes. Salgamos a gritar, bien fuerte y remedando a Gabriel Celaya, “¡A la calle!, que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo”. Bs.As., 10 Jun 17 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02

sábado, 3 de junio de 2017

MISERABLES

¡MISERABLES! Malú Kikuchi (3/6/2017) En 1862, Víctor Hugo (el bueno), publicó en Francia una novela genial, que trascendió en el tiempo: “Los miserables”. Sobre Los Miserables se escribió mucho, se la filmó varias veces, fue una extraordinaria comedia musical y también fue una obra de teatro. Los Miserables de Víctor Hugo son pobres “de pobreza total”, seres solitarios y desdichados, necesitados de todo. A pesar de tantas desgracias tienen la capacidad de perdonar, de comprender, de aliviar las miserias de los otros. Son buena gente. Pero hay otra especie de miserables, avaros de bondad, viles habitantes de profundos pozos de resentimiento (acepción 5° del diccionario). De esta última especie de miserables, tenemos desgraciadamente demasiadas muestras, casi a diario. Por regla general vienen de personas conocidas, ya sea del mundo de la política y a veces del mundo de la farándula. Recordemos el “asco” que sintió Fito Páez en el 2007 hacia los “asquerosos” que habían elegido a Macri como jefe de gobierno de CABA. A Mamá Hebe no vale la pena nombrarla. No existe nada más miserable que vender los DDHH por dinero. Ella lo hizo. Aunque es igualmente miserable vender los muertos de la AMIA a los asesinos de 85 argentinos. Se firmó en un vergonzoso memorándum que demuestra, sin lugar a dudas, que existen los “infames traidores a la patria”. Muy, muy miserables. Más ejemplos: Sobre el tema del 2 por 1, Victoria Donda, diputada nacional: “Mis padres (terroristas) mataban con orgullo”. Desconoce el artículo 16 de la CN (todos somos iguales ante la ley), no hay asesinos buenos y asesinos malos, hay asesinos. Además de desconocer la CN, sus conceptos son absolutamente miserables. Abuelita Estela. “Si pudimos con Videla, ¿cómo no vamos a poder con Macri?” Comparar un presidente de facto, con un presidente electo, es antidemocrático. (El desfile militar) “fue un bochorno”. Las FFAA forman parte del pueblo argentino, sin ellas no tendríamos patria, discriminarlos es un tema para el INADI y es muy miserable. Cristina Fernández, imposible evitarla: “Gracias a que los negros con guita le compraban a los comerciantes y a los supermercadistas. Si quieren ver rubios de ojos celestes que se saquen un pasaje a Suecia y a Holanda”. 1° al INADI por lo de “los negros”, 2° al diccionario para reemplazar “guita” por dinero o plata y 3°, que alguien le aclare que en Argentina hay muchos rubios de ojos celestes, empezando por Macri. Siempre Cristina: “Todos en el fondo, no me excluyo (¡cuánta generosidad!), tenemos un cachito de miserables”. En derecho se dice que: “a confesión de partes, relevo de pruebas”.. Beatriz Rojkés de Alperovich, presidente del PJ tucumano: “Lo volvimos a resucitar al fiscal Nisman, porque vemos que Cristina avasalla en las encuestas”. Dijo al respecto el diputado Waldo Wolf, “Alperovich nos demuestra que siempre se puede ser más miserable”. Gracias Wolf por la perfecta definición, pero esperemos por el bien de la Argentina, que no sigamos avanzando en ese tipo de “patéticas miserabilidades” (definiría Hipólito Yrigoyen). Esperemos alejarnos de las cloacas y elevar, aunque sea un poquito, la puntería en tiempos electorales.

viernes, 2 de junio de 2017

REPULSIÓN Y SOLUCIÓN

Repulsión y Solución "Debería haber un día –sólo uno– en que se abra la temporada de caza de congresistas". Will Rogers A más de dos años de la muerte del Fiscal Alberto Nisman, de la que aún no sabemos siquiera cómo se produjo, un nuevo enigma surgió el jueves en Buenos Aires con el sospechoso deceso del financista Aldo Ducler, casualmente también a dos días de haber formulado una muy grave denuncia contra los Kirchner y su entorno. El problema principal que afecta a nuestro país es la inexistencia de una Justicia independiente, seria, eficaz y rápida. Y lo sostengo porque no hay un potencial inversor en el mundo, sea argentino o extranjero, que esté dispuesto a traer un solo dólar a la Argentina y someter sus intereses particulares a la decisión de nuestros jueces; la mayor prueba de ello es que, en los más que escasos contratos que se han firmado, se acuerda la jurisdicción de otros países, en general Estados Unidos y Gran Bretaña, para dirimir los conflictos. ¿Se acuerda del famoso Juez Griesa? Aquí no se ha producido una situación similar a la de Brasil, donde la Justicia, innegablemente por la extrema presión de la muchedumbres en las calles, ha vuelto a ser eficaz y recuperado un enorme crédito social, a fuerza de investigar y llevar a la cárcel a funcionarios, políticos y empresarios que aún detentan poder, y qué decir de quienes ya lo perdieron. El asco hizo que cerrara mi nota anterior con una frase premonitoria, referida a la actuación del Consejo de la Magistratura frente al Juez Eduardo Freiler: “si lo salva, como hiciera tantas veces con Norberto Oyarbide, el organismo se habrá cubierto de oprobio una vez más, y los ciudadanos de a pie sabremos que la Argentina ya no tiene futuro alguno”. Jorge Candis resolvió retirar su apoyo al comienzo del proceso de remoción al corrupto integrante de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, enriquecido inexplicablemente durante muchos años y acreedor de innumerables favores hechos al kirchnerismo a través de sus sentencias. El representante de los académicos se sumó así a los siete votos seguros –sobre los dieciséis totales- con que contaba Cristina Fernández en el organismo que debiera controlar la conducta de los magistrados nacionales y sancionar o destituir a los delincuentes. El resto de esa infame recua está encabezado por Gabriela Velázquez, una Juez laboral que, hace no mucho tiempo, fue ponderada por la ex Presidente como una de sus piezas claves en el andamiaje judicial que montara con su famosa Justicia Legítima, casi tanto como Alejandra ¡Giles! Carbó, la Procuradora General de la Nación, tan sospechada de robar y tan difícil de remover. El fracaso del Consejo (o el triunfo de la dupla Cristina/Freiler) es, ni más ni menos, que la punta de un ovillo que confirma que aquí la ciudadanía se encuentra inerme frente a la gigantesca corrupción judicial y que todos continuaremos sometidos, en cuanto a nuestra libertad, honra y patrimonio, a las decisiones de magistrados sin escrúpulos que no nos juzgarán con arreglo a la ley sino a sus propios intereses, sean éstos políticos (sirviendo a los autores del zafarrancho saqueador y persiguiendo a quienes actúen en contra) o simplemente crematísticos, para seguir comprando mansiones, yates, caballos de carrera y autos de colección. Todo eso seguirá sucediendo mientras no se retrotraiga la composición del Consejo a aquélla instituida en 1994 y que el kirchnerismo alterara para dar mayor participación a la política, a través de los senadores y diputados, en desmedro de los jueces y de los abogados, rompiendo el equilibrio que la Constitución procuraba. Pero para que ese cambio se produzca se requiere de una ley del Congreso, sancionada por mayorías especiales en ambas cámaras, algo imposible de obtener por la calaña de nuestros congresistas. Cambiemos se encuentra en minoría, situación que no se modificará con las elecciones de octubre, aunque el oficialismo obtuviera un resonante triunfo. La convocatoria por parte del Poder Ejecutivo a una consulta popular, creada por el artículo 40 de la Constitución y utilizada por Raúl Alfonsín para terminar con los problemas limítrofes con Chile, no resulta aplicable en este caso, porque el Consejo de la Magistratura está expresamente excluido, como los impuestos, de los alcances de ese recurso democrático. Una breve digresión: ése –la consulta popular- es el mecanismo que reiteradamente he propuesto al Gobierno para terminar con el tema de los militares-presos políticos. Sí, como creo, la sociedad está harta de la vocinglería y los histéricos aullidos de los pseudo organismos de derechos humanos, que sólo buscan la venganza y la destrucción final de las fuerzas armadas, Mauricio Macri obtendría el respaldo enormemente mayoritario que, según parece, le resulta necesario para enfrentarlos, a pesar de las abundantes pruebas de la comisión de innumerables delitos por parte de esas organizaciones, confesamente subversivas. Regresando al tema de la Justicia, o de la falta de ella, creo que el tajo al nudo gordiano ante el que estamos detenidos lo debe dar toda la ciudadanía, como sucede en Brasil, gritando todos los días en las calles que estamos hartos, que no soportamos más seguir siendo esclavos –con impuestos que se han convertido en una verdadera confiscación- para que políticos ladrones y sus socios empresarios sean cada vez más ricos. Pero en especial debemos ser nosotros, los abogados, quienes nos paremos de manos frente a los magistrados deshonestos. Cada vez que un expediente en los que intervengamos caiga en manos de un juez afectado por serias acusaciones de corrupción, debemos recusarlo invocando su falta de idoneidad moral para ejercer su cargo. Además, debemos tener el coraje de denunciar penalmente el frecuente pedido de coimas o favores. No sé cuántos de mis colegas estarán dispuestos a seguir esta sugerencia, porque es innegable que conlleva importantes riesgos personales atacar a una corporación tan fuerte y cerrada como la judicial. Para concluir, respondo a quienes tanto lo han preguntado: el Juez Martínez di Giorgi rechazó hoy la denuncia que yo formulara contra Hebe de Bonafini, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, Centro de Estudios Legales y Sociales, H.I.J.O.S., La Cámpora, Kolina y otros por incitación a la violencia, intimidación pública, apología del crimen y atentado contra el orden constitucional por sus dichos en la Plaza de Mayo el 24 de marzo. Hizo suyo el dictamen del Fiscal, quien dijo que no existía delito porque "las expresiones sometidas a investigación se encuentran protegidas por el derecho a la libertad de expresión". ¡Verdaderamente notable!, y así nos va. Bs.As., 3 Jun 17 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02 Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003

sábado, 27 de mayo de 2017

Pacificación Nacional Definitiva: CIDH - ULTIMO MOMENTO

Pacificación Nacional Definitiva: CIDH - ULTIMO MOMENTO: Circular 82 PARTICIPACIÓN EN AUDIENCIA ANTE LA CIDH En el marco del 162 Período de Sesiones de la CIDH, realizado este año en Bue...

Pacificación Nacional Definitiva: JUSTICIA PARA TODOS

Pacificación Nacional Definitiva: JUSTICIA PARA TODOS: Es un espanto lo que pasó en Manchester. Sin duda, todos repudiamos actos terroristas como éste, que se cobran vidas inocentes. Lo curi...

ASCO

El asco superador "Veo un pueblo indolente y dormido que abdica sus derechos, olvida sus tradiciones, sus deberes, y su porvenir. Lo que debe a la honra de sus progenitores y al bien de la prosperidad, a su estirpe, a su familia, a sí mismos y a Dios. Con instituciones que amenazan desmoronarse carcomidas por la corrupción y los vicios". José Manuel Estrada. Hubo dos hechos a comienzos de la semana que, en cierto modo, pasaron desapercibidos para el gran público, pero revisten singular importancia por cuanto confirman que nada ha cambiado respecto a la visión que, sobre la tragedia de la guerra que sacudió al país en los 70’s, tienen los poderes públicos de la Argentina. El primero, si no fuera trágico, alcanzaría las cumbres más altas del ridículo. Me refiero a la promulgación, por la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, de la ley que obliga a publicar, en todos los documentos oficiales, la cifra de 30.000 desaparecidos; ese disparate normativo se concretó aún a sabiendas (ha sido reiteradamente confesado por los inventores del número mágico) de que se trató de un creación literaria destinada a la pretensión de calificar como “genocidio” lo sucedido y, especialmente, a conmover los bolsillos de las organizaciones europeas de derechos humanos, siempre tan generosas con el terrorismo. La consagración de ese falso dogma interpela a la sociedad entera, puesto que se trata de la primera vez en que una clara falsificación, por obra y gracia de legisladores de todos los colores –sólo uno votó en contra- se transforma en verdad revelada; María Eugenia Vidal se transformó en cómplice del absurdo dislate y se arrogó el derecho de hablar ex–catedra. ¡Menuda competencia le apareció a S.S. Francisco en su propia tierra! El segundo hecho que clama al cielo fue la sentencia de la Sala IV (Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani) de la Cámara Federal de Casación, el tribunal penal más alto del país, que rechazó la concesión de la prisión domiciliaria a Jaime Smart, luego del desconocimiento de su anterior resolución, que la había otorgado, por la Cámara Federal de La Plata. Ésta, para insistir en su posición de rechazo, sostuvo que ese beneficio legal no era aplicable porque el detenido podía fugarse, amén de poner en peligro la investigación de los hechos. “Jimmy” Smart tiene 81 años de edad y las imputaciones que le formularon se refieren a acontecimientos ocurridos hace cuarenta años. Es decir, un preso que siempre estuvo a disposición de la Justicia y cuya edad excede en mucho la establecida por la ley (70) para acceder al beneficio, ahora –según los asesinos togados- estaría presuntamente dispuesto a convertirse en rebelde, abandonar a su familia y escapar de la acción del Estado. Por lo demás, ¿cómo podría poner en riesgo las pruebas de la investigación, si se trata de hechos acontecidos hace cuatro décadas? Que esa extraña presunción, o mera excusa para la venganza, se conozca en la misma semana en que la Diputada Lilita Carrió haya acusado a todo el arco político –incluidos sus aliados del Gobierno- de proteger a su colega Julio de Vido, el epítome de la corrupción kirchnerista, convierte lo sucedido en aún más llamativo e irritante. Resulta razonable que haya muchos empresarios preocupados por la posibilidad de la detención del zar de la obra pública de la década en que nos convertimos en silentes esclavos: como se ve en Brasil, el color político no es lo importante; en el mismo lodo, todos se revolcaron. La sociedad entera reclama a gritos, todos los días, que los jueces actúen de una buena vez contra los saqueadores que, a fuerza de chupar la sangre del país durante doce años, han dejado a la Argentina exangüe. Estos delincuentes, encabezados por la jefa y organizadora de la asociación ilícita que se hizo con el poder en 2003, han alterado reiterada y probadamente las pruebas de los hechos investigados, y las imputaciones que los afectan se refieren a delitos no excarcelables; sin embargo, gozan no de detención domiciliaria sino de total libertad, hasta para trasladarse al extranjero, y alegremente se pasean por las calles, cuando no siguen ocupando altos cargos en alguno de los poderes del Estado. Desde las bancas parlamentarias, ellos mismos impiden sistemáticamente la sanción de leyes indispensables para la lucha contra la corrupción como, por ejemplo, la de responsabilidad empresarial, la de extinción de dominio sobre los bienes mal habidos o las que, como ocurre en Brasil, permiten lo que allí se llama “delación premiada”; nótese que esta última ha llevado tras las rejas a decenas de senadores, diputados, ministros, gobernadores, funcionarios y grandes empresarios, y que se hayan devuelto miles de millones de reales a las arcas del Estado. Hace años que sabemos cómo duermen los expedientes “sensibles” para el poder de turno en los tribunales. Entonces, lo que todos debemos preguntarnos es si estamos dispuestos a ser juzgados, con el gigantesco riesgo que ello implica para nuestra libertad y nuestro patrimonio, por magistrados tan ignorantes, tan cobardes o tan corruptos como para verse impedidos (o ser “convencidos”) de resolver con arreglo a la Constitución Nacional, los tratados internacionales, los códigos y las leyes, sólo para proteger, por acción u omisión, intereses bastardos. Tengo muchos años de ejercicio profesional, a punto tal que el Colegio de Abogados me ha ¿elevado? a la categoría de “matriculado emérito”. Gracias a Dios, ya sólo llevo un único juicio, que será el último. Porque, cuando era joven y estaba en la facultad, aprendí que, para que la sociedad sea realmente libre, todos debemos ser esclavos de la ley. Lo que veo hoy, tanto en la calle como en los juzgados, me produce un asco tan profundo que, a veces, hasta me impide respirar. Por eso, porque aquí funciona –protegida por leyes inicuas- la norma mafiosa de la omertá, que por tanto tiempo permitió a las numerosas organizaciones mafiosas italianas conservar sus negocios ilícitos y su poder, y porque los magistrados y fiscales federales, amén de gozar de fortunas inexplicables, también tienen muchos muertos en sus placares y están a tiro de “carpetazos”, la Argentina tiene un destino de decadencia e insignificancia en el concierto mundial. Sólo conseguirá evadirlo si logra hacerse de una Justicia independiente, seria y rápida, y en ese monumental esfuerzo deberíamos comprometer nuestro accionar todos los ciudadanos, cualquiera sea nuestro signo político. En los próximos días, y como un buena muestra de cómo se protegen los intereses de la sociedad, sabremos qué actitud adopta el Consejo de la Magistratura frente al Juez de la Cámara Criminal y Correccional Federal Eduardo Freiler a quien, como sucede con los mismos Kirchner y tantos cómplices, su enriquecimiento es tan escandaloso que impide que le cierren los números que él mismo declara sobre su patrimonio; si lo salva, como hiciera tantas veces con Oyarbide, el organismo se habrá cubierto de oprobio una vez más, y los ciudadanos de a pie sabremos que la Argentina ya no tiene futuro alguno. Bs.As., 27 May 17 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02 Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003 Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896

jueves, 25 de mayo de 2017

LA CARTA DE FAVALORO

El Juez liberó la nota que dejó el Dr. René Favaloro antes de suicidarse. (Del Dr. René Favaloro/ julio 29-2000 - 14,30 horas)a Si se lee mi carta de renuncia a la Cleveland Clinic, está claro que mi regreso a la Argentina (después de haber alcanzado un lugar destacado en la cirugía cardiovascular) se debió a mi eterno compromiso con mi patria. Nunca perdí mis raíces… Volví para trabajar en docencia, investigación y asistencia médica. La primera etapa en el Sanatorio Güemes, demostró que inmediatamente organizamos la residencia en cardiología y cirugía cardiovascular, además de cursos de post grado a todos los niveles. Le dimos importancia también a la investigación clínica en donde participaron la mayoría de los miembros de nuestro grupo. En lo asistencial exigimos de entrada un número de camas para los indigentes. Así, cientos de pacientes fueron operados sin cargo alguno. La mayoría de nuestros pacientes provenían de las obras sociales. El sanatorio tenía contrato con las más importantes de aquel entonces. La relación con el sanatorio fue muy clara: los honorarios, provinieran de donde provinieran, eran de nosotros; la internación, del sanatorio (sin duda la mayor tajada). Nosotros con los honorarios pagamos las residencias y las secretarias y nuestras entradas se distribuían entre los médicos proporcionalmente. Nunca permití que se tocara un solo peso de los que no nos correspondía. A pesar de que los directores aseguraban que no había retornos, yo conocía que sí los había. De vez en cuando, a pedido de su director, saludaba a los sindicalistas de turno, que agradecían nuestro trabajo. Este era nuestro único contacto. A mediados de la década del 70, comenzamos a organizar la Fundación. Primero con la ayuda de la Sedra, creamos el departamento de investigación básica que tanta satisfacción nos ha dado y luego la construcción del Instituto de Cardiología y cirugía cardiovascular. Cuando entró en funciones, redacté los 10 mandamientos que debían sostenerse a rajatabla, basados en el lineamiento ético que siempre me ha acompañado. La calidad de nuestro trabajo, basado en la tecnología incorporada más la tarea de los profesionales seleccionados hizo que no nos faltara trabajo, pero debimos luchar continuamente con la corrupción imperante en la medicina (parte de la tremenda corrupción que ha contaminado a nuestro país en todos los niveles sin límites de ninguna naturaleza). Nos hemos negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno. Así, obras sociales de envergadura no mandaron ni mandan sus pacientes al Instituto. ¡Lo que tendría que narrar de las innumerables entrevistas con los sindicalistas de turno! Manga de corruptos que viven a costa de los obreros y coimean fundamentalmente con el dinero de las obras sociales que corresponde a la atención médica. Lo mismo ocurre con el PAMI. Esto lo pueden certificar los médicos de mi país que para sobrevivir deben aceptar participar del sistema implementado a lo largo y ancho de todo el país. Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente). Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más. No daríamos abasto para atender toda la demanda. El que quiera negar que todo esto es cierto que acepte que rija en la Argentina, el principio fundamental de la libre elección del médico, que terminaría con los acomodados de turno. Lo mismo ocurre con los pacientes privados (incluyendo los de la medicina prepaga) el médico que envía a estos pacientes por el famoso sana-sana, sabe, espera, recibir una jugosa participación del cirujano. ¡Hace muchísimos años debo escuchar aquello de que Favaloro no opera más! ¿De dónde proviene este infundio?. Muy simple: el pacientes es estudiado. Conclusión, su cardiólogo le dice que debe ser operado. El paciente acepta y expresa sus deseos de que yo lo opere. 'Pero ¿cómo, usted no sabe que Favaloro no opera hace tiempo?'. 'Yo le voy a recomendar un cirujano de real valor, no se preocupe'. El cirujano 'de real valor' además de su capacidad profesional retornará al cardiólogo mandante un 50% de los honorarios! Varios de esos pacientes han venido a mi consulta no obstante las 'indicaciones' de su cardiólogo. '¿Doctor, usted sigue operando?' y una vez más debo explicar que sí, que lo sigo haciendo con el mismo entusiasmo y responsabilidad de siempre. Muchos de estos cardiólogos, son de prestigio nacional e internacional. Concurren a los Congresos del American College o de la American Heart y entonces sí, allí me brindan toda clase de felicitaciones y abrazos cada vez que debo exponer alguna 'lecture' de significación. Así ocurrió cuando la de Paul D. White lecture en Dallas, decenas de cardiólogos argentinos me abrazaron, algunos con lágrimas en los ojos. Pero aquí, vuelven a insertarse en el 'sistema' y el dinero es lo que más les interesa. La corrupción ha alcanzado niveles que nunca pensé presenciar. Instituciones de prestigio como el Instituto Cardiovascular Buenos Aires, con excelentes profesionales médicos, envían empleados bien entrenados que visitan a los médicos cardiólogos en sus consultorios. Allí les explican en detalles los mecanismos del retorno y los porcentajes que recibirán no solamente por la cirugía, los métodos de diagnóstico no invasivo (Holter eco, camara y etc, etc.) los cateterismos, las angioplastias, etc. etc., están incluidos… No es la única institución. Médicos de la Fundación me han mostrado las hojas que les dejan con todo muy bien explicado. ¡Llegado el caso, una vez el paciente operado, el mismo personal entrenado, visitará nuevamente al cardiólogo, explicará en detalle ‘la operación económica’ y entregará el sobre correspondiente! La situación actual de la Fundación es desesperante, millones de pesos a cobrar de tarea realizada, incluyendo pacientes de alto riesgo que no podemos rechazar. Es fácil decir 'no hay camas disponibles'. Nuestro juramento médico lo impide. Estos pacientes demandan un alto costo raramente reconocido por las obras sociales. A ello se agregan deudas por todos lados, las que corresponden a la construcción y equipamiento del ICYCC, los proveedores, la DGI, los bancos, los médicos con atrasos de varios meses... Todos nuestros proyectos tambalean y cada vez más todo se complica. En Estados Unidos, las grandes instituciones médicas, pueden realizar su tarea asistencial, la docencia y la investigación por las donaciones que reciben. ¡Las cinco facultades médicas más trascendentes reciben más de 100 millones de dólares cada una! Aquí, ni soñando. ¡Realicé gestiones en el BID que nos ayudó en la etapa inicial y luego publicitó en varias de sus publicaciones a nuestro instituto como uno de sus logros! Envié cuatro cartas a Enrique Iglesias, solicitando ayuda (¡tiran tanto dinero por la borda en esta Latinoamérica!) todavía estoy esperando alguna respuesta. Maneja miles de millones de dólares, pero para una institución que ha entrenado centenares de médicos desparramados por nuestro país y toda Latinoamérica, no hay respuesta. ¿Cómo se mide el valor social de nuestra tarea docente? Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar. La mayoría del tiempo me siento solo. ¡En aquella carta de renuncia a la C. Clinic, le decía al Dr. Effen que sabía de antemano que iba a tener que luchar y le recordaba que Don Quijote era español! Sin duda la lucha ha sido muy desigual. El proyecto de la Fundación tambalea y empieza a resquebrajarse. Hemos tenido varias reuniones, mis colaboradores más cercanos, algunos de ellos compañeros de lucha desde nuestro recordado Colegio Nacional de La Plata, me aconsejan que para salvar a la Fundación debemos incorporarnos al sistema'. Sí al retorno, sí al sana-sana. 'Pondremos gente a organizar todo'. Hay 'especialistas' que saben cómo hacerlo. 'Debes dar un paso al costado. Aclararemos que vos no sabes nada, que no estás enterado'. 'Debes comprenderlo si querés salvar a la Fundación' ¡Quién va a creer que yo no estoy enterado! En este momento y a esta edad terminar con los principios éticos que recibí de mis padres, mis maestros y profesores me resulta extremadamente difícil. No puedo cambiar, prefiero desaparecer. Joaquín V. González, escribió la lección de optimismo que se nos entregaba al recibirnos: 'a mí no me ha derrotado nadie'. Yo no puedo decir lo mismo. A mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla. Estoy cansado de recibir homenajes y elogios al nivel internacional. Hace pocos días fui incluido en el grupo selecto de las leyendas del milenio en cirugía cardiovascular. El año pasado debí participar en varios países desde Suecia a la India escuchando siempre lo mismo. '¡La leyenda, la leyenda!' Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación. Todo esto no se perdona, por el contrario, se castiga. Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza. Mis colaboradores saben de mi inclinación por los pobres, que viene de mis lejanos años en Jacinto Arauz. Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata. No puedo cambiar. No ha sido una decisión fácil pero sí meditada. No se hable de debilidad o valentía. El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, hable de debilidad o valentía. El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano. Sólo espero no se haga de este acto una comedia. Al periodismo le pido que tenga un poco de piedad. Estoy tranquilo. Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural. Perdónenme, pero creo, es cierto. Espero que me recuerden así. En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta. En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara. A mi familia en particular a mis queridos sobrinos, a mis colaboradores, a mis amigos, recuerden que llegué a los 77 años. No aflojen, tienen la obligación de seguir luchando por lo menos hasta alcanzar la misma edad, que no es poco. Una vez más reitero la obligación de cremarme inmediatamente sin perder tiempo y tirar mis cenizas en los montes cercanos a Jacinto Arauz, allá en La Pampa. Queda terminantemente prohibido realizar ceremonias religiosas o civiles. Un abrazo a todos René Favaloro

miércoles, 24 de mayo de 2017

CHORROS MONTOS

La historia secreta del botín de los montoneros Un ex oficial de inteligencia cubano que tuvo a su cargo el manejo de 42 millones de dólares del rescate de los hermanos Juan y Jorge Born -el mayor secuestro en la historia del país- rompe el silencio para revelar el destino de esos fondos. "Todo el dinero fue retirado de Cuba por Firmenich, Yáquer y Perdía", asegura. Su testimonio arroja luz sobre un hecho que, ocurrido hace más de 20 años, sigue dando lugar a suspicacias y disputas. MIAMI. - Uno de los misterios no resueltos de la infame década del setenta es el destino de los 60 millones de dólares pagados a los montoneros en concepto de rescate por el secuestro de los hermanos Juan y Jorge Born. Algunas de las versiones más persistentes indicaban (y en alguna medida, todavía subsisten) que por lo menos 50 millones habían sido depositados en el Banco Nacional de Cuba y que aún se encontrarían allí. Menciones en este sentido han estado apareciendo con cierta asiduidad en la prensa internacional. En 1976, por ejemplo, el Daily Telegraph, de Londres, hizo referencia a las millonarias inversiones de los guerrilleros en Cuba. En 1989, The New York Times, en un despacho de su corresponsal en Buenos Aires, Shirley Christian, señalaba que la deteriorada relación entre el gobierno cubano y los montoneros, que venía acentuándose desde 1984, haría muy difícil recuperar cualquier dinero depositado en Cuba. ¿Existe dinero de los montoneros en Cuba? El régimen de Fidel Castro ha negado reiteradamente tener control sobre esos fondos. En abril de 1991, el gobierno del presidente Carlos Menem, a instancias de una investigación del entonces fiscal federal Juan Martín Romero Victorica, presentó un exhorto diplomático y mantuvo una serie de contactos informales con las autoridades de La Habana con la esperanza de recuperar el botín. Unos meses después llegó a Buenos Aires la respuesta al exhorto: en ningún banco de Cuba había una suma de esa naturaleza, y tampoco cuentas a nombre de ex dirigentes montoneros. Los hermanos Born -del grupo Bunge y Born, por entonces el mayor holding de la Argentina- fueron secuestrados por un grupo comando de 30 personas el 19 de septiembre de 1974, en Olivos. Juan fue liberado a los seis meses y Jorge, a los nueve, después de que se pagó por ellos, en sucesivas cuotas, 60 millones de dólares, el más alto rescate del que se tenga memoria. Del lado cubano, la mayoría de las personas vinculadas con el operativo original del manejo del dinero han muerto, han sido destituidos o partieron al exilio (sobre los protagonistas argentinos, ver recuadro en la página 2). José Abrantes, ex ministro del Interior y jefe de los servicios de seguridad cubanos, bajo cuya jurisdicción se desarrolló la operación de movimiento de los fondos montoneros, fue condenado a 20 años de prisión en 1989, en medio de la purga que culminó con el fusilamiento del general Arnaldo Ochoa, y murió en prisión en 1991. El coronel Tony de la Guardia, quien encabezó la operación de lavado de dinero, fue condenado junto a Ochoa y ejecutado en 1989. El brigadier general Pascual Martínez Gil, jefe de las Tropas Especiales, fue arrestado en la misma causa y condenado a 12 años de prisión (recientemente fue puesto en libertad). El ex embajador de Cuba en la Argentina Emilio Aragonés Navarro, posteriormente presidente del Banco Financiero Internacional, quien supervisó la operación inicial de transferencia de fondos, fue destituido y despojado de toda función pública. Y Filiberto Castiñeiras Giabanes, el oficial de inteligencia encargado del enlace con los dirigentes montoneros y de administrar esos fondos, deambula en estos días por algún lugar de la Florida, vendiendo comidas rápidas y bebidas desde un camión. Extrema cautela Ex coronel, Filiberto Castiñeiras, "Felo" para sus amigos, se siente todavía un hombre marcado. Tres años después de haber desembarcado en Cayo Hueso tras huir de Cuba en una embarcación, aún se conduce con extremo sigilo. No tiene teléfono (sólo recibe mensajes a través de un beeper), no revela su dirección, se niega a ser fotografiado y pide que se prescinda de mencionar el lugar exacto donde se produjo este encuentro. Su cautela obedece, según afirma, a que sus familiares en Cuba han sido notificados más de una vez de su presunta y prematura muerte, un hostigamiento que para un hombre que ha pasado 25 años en la seguridad del Minint, el Ministerio del Interior cubano, es la clase de mensaje que no debe tomarse con ligereza. A diferencia de otros desertores del aparato de seguridad castrista que han hecho una pequeña industria de sus críticas al régimen cubano, Castiñeiras ha elegido guardar silencio. En estos días se encuentra escribiendo un libro basado en sus experiencias en colaboración con el escritor cubano Norberto Fuentes, otro exiliado reciente, mientras se gana la vida con su quiosco ambulante. Felo entró en contacto con el botín montonero cuando servía como ayudante ejecutivo del brigadier general Martínez Gil, jefe de las Tropas Especiales, una unidad de élite que respondía al mando de Abrantes, entonces viceministro del Interior a cargo de la seguridad del Estado. Esta unidad servía de enlace para operaciones de ayuda a los movimientos revolucionarios, lo que explica la decisión de mandar allí el dinero. Prisión y exilio Nacido en La Habana hace 51 años, tenía 14 cuando la revolución se instaló en la isla. Ingresó en las Fuerzas Armadas en 1965, en la división de Seguridad Personal, y alcanzó el grado de coronel en 1988. La caída de Abrantes, como corolario de los fusilamientos de Ochoa y De la Guardia, arrastró la suya propia. Acusado de "abuso de autoridad", fue sentenciado a dos años de prisión y compartió la celda con Abrantes y con el ex ministro de Transportes Diocles Torralba, también sentenciado en el mismo episodio. Excarcelado bajo libertad condicional al cabo de un año, pasó un largo período de desocupación hasta que logró emplearse en Friochave, una empresa mixta con capital español, que importaba equipos de aire acondicionado para la isla. Pero las presiones de la seguridad del Estado para que dejara el trabajo lo llevaron a tomar la decisión de salir de Cuba. Lo hizo en agosto de 1993, en una embarcación de 21 pies de eslora, junto a un grupo de familiares. Tras una travesía estremecedora en medio de un mar embravecido, fueron recogidos en alta mar por un buque crucero. La conversación con Castiñeiras echa luz, por primera vez, sobre el destino detallado de los fondos montoneros transferidos a Cuba a comienzos de los setenta. - ¿Cuándo escuchó por primera vez sobre la existencia del dinero de los montoneros? -Eso llegó a través del embajador en Buenos Aires, Emilio Aragonés Navarro. Emilio tenía relaciones muy directas con Fidel y también con Abrantes. Estamos hablando del año 1975. Me imagino que los montoneros le plantearon el tema del dinero a Emilio, en Buenos Aires. Emilio se lo planteó a Fidel, éste le debe haber planteado a Abrantes la necesidad de traer ese dinero, y se trajo. Llegó directamente a la unidad nuestra. - ¿Cómo se llevó el dinero? -Todo se hizo a través del correo diplomático. - ¿Los montoneros llevaron el dinero a la embajada de Cuba en Buenos Aires y la embajada se encargó de enviarlo a Cuba? -Sí. -La cifra que se ha mencionado repetidamente es 50 millones de dólares. ¿Es esa la suma correcta? -No. A Cuba llegaron 42 millones de dólares. - ¿Llegaron en efectivo? -Sí, en efectivo. - ¿Y qué hicieron con él? -Lo teníamos guardado en una oficina secreta. - ¿Cuándo exactamente empezó usted a participar en eso? -Bueno, desde el momento en que el dinero llegó a la unidad. Yo era responsable de todo el dinero. - ¿El dinero llegó a la unidad con qué instrucciones? -Obrantes le dio indicaciones a Pascual (Martínez Gil) y fueron trasladando el dinero a la unidad. De a poco, no puedo decir exactamente en cuánto tiempo, pero fue llegando... - ¿No llegó de una sola vez? -No, de una sola vez no llegó. Y a partir de allí tuvimos nosotros el control de ese dinero. Por un buen tiempo... -Cuando dice que tuvieron el control, ¿significa que el dinero quedó allí, en la unidad, en efectivo? -Sí. - ¿En una caja fuerte? -Sí, una gran caja fuerte que teníamos en la unidad. Era prácticamente un cuarto, habilitado precisamente para eso, con una gran puerta con combinación, etcétera. - ¿Y cuál era el sentido de tener el dinero en una caja fuerte? -En principio llegó con la intención de dejarlo allí; después vendrían otras indicaciones de qué hacer con ese dinero. - ¿O sea que cuando los montoneros les entregaron el dinero, esa plata no devengaba intereses? -En ese momento, no. Posteriormente, sí devengó intereses. - ¿Qué más había en esa enorme caja fuerte? -Ahí estaban todas las operaciones especiales que se habían hecho. - ¿Documentos? -Sí, documentos. - ¿Cómo era el procedimiento para la llegada del dinero? ¿Hubo instrucciones por escrito? -No, nada por escrito. Eso Abrantes se lo decía a Pascual y él me lo comunicaba a mí. "Oye, van a traer un dinero. Hay que contarlo. Hay que saber qué tenemos aquí". Y eso fue lo que hicimos. Contarlo, cada vez que llegaba. - ¿Llegaba en partidas de cuánto? -Bueno, ahora no lo recuerdo exactamente. Pero fue llegando en un período corto de tiempo y empezamos nosotros a contabilizarlo y a tenerlo guardado. - ¿Ustedes conocían el origen del dinero? ¿Sabían que pertenecía a los montoneros? -Sí, lo sabíamos. - ¿Cómo lo sabían? -Por la prensa. La jefatura de tropa tenía acceso a todos los cables internacionales. Pero para nosotros eso era una cosa normal, no era nada que pudiera alterarle el pulso a nadie. - ¿Había otros movimientos que tenían dinero depositado en Cuba? -No. En esas cantidades, no. Pero ahí podía pasar cualquier cosa. Eso era lo bonito que tenía ese trabajo, que uno siempre estaba metido en algo novedoso. - ¿Había algún argentino en contacto con ustedes para el manejo del dinero? -No. En esa primera etapa, no. El dinero había salido de las manos de los argentinos y ellos no tenían idea de dónde se encontraba. - ¿Qué pasó después? -Bueno, después se inició una operación para lavar el dinero. Se organizó un comando a cargo de Tony de la Guardia, que empezó a lavarlo en Suiza y así se lavaron unos tres millones. - ¿Cuál era el procedimiento que se usaba para lavar el dinero? -Se despachó un equipo a Suiza con parte del dinero. Fueron a la embajada de Cuba en Suiza y allí, el contacto de ellos les proveía nuevas identidades y pasaportes falsos de otras nacionalidades. A partir de allí, ellos iban depositando el dinero en bancos suizos y al poco tiempo lo volvían a sacar y se lo llevaban. En ese tiempo había muchas menos restricciones en Suiza para depositar y sacar dinero. Pero la operación tomaba mucho tiempo y era mucha la presión que sentían. - ¿De dónde venía la presión? -Yo creo que era resultado de entrar en un banco con 500 mil dólares en la mano y en una semana volverlo a sacar. La presión bajo la cual vivían era bien fuerte. Y estaba, como dije, el factor del tiempo que tomaba todo eso. Porque, ¿cuánto dinero podían meter sin que levantara sospechas? Mover 42 millones de dólares no es fácil. De modo que llegó un momento en que se mandó suspender la operación y Abrantes, por supuesto que, por indicación de Fidel, coordinó todo como para que el Banco Nacional de Cuba entregara este dinero en Checoslovaquia. Así que se montó una operación para llevar el resto del dinero a Praga. Y los checos se encargaron de lavarlo y situar las cantidades que fuera pidiendo Cuba en el Banco Nacional de Cuba (BNC), a través de los propios correos que iban, lo recogían y lo depositaban en el banco de acuerdo con el mecanismo bancario que ellos tenían establecido. - ¿Los checos conocían el origen de este dinero? -No lo sé. Esto ya era materia de una coordinación entre el presidente del BNC y el del Banco Central checo. Pero sí sé que se entregó porque yo fui el que tuvo que llevarlo. - ¿Cómo fue esa operación? -Se organizó un equipo a mi cargo, integrado por dos correos y dos hombres más de tropa y nos dedicamos a llevar el dinero a Checoslovaquia. - ¿De una vez? -No. Lo hicimos en tres viajes. - ¿Cuándo llevaban en cada viaje? -Entre doce y trece millones de dólares. - ¿Contaban el dinero antes de salir? -Claro. - ¿Entre cuántos? -Dos secretarias y yo. - ¿Cuánto tiempo toma contar trece millones de dólares? -No tomaba tanto. Venía en billeres grandes. - ¿Y cómo lo llevaban? -En valijas. Viajábamos tres personas -los dos correos y yo- y llevábamos dos valijas cada uno. - ¿Despachaban las valijas? -No. Las llevábamos a bordo con nosotros. - ¿Con qué compañía viajaban? -Con Cubana y con Czechoslovak Airlines. - ¿Qué hacían una vez que llegaban a Praga? -Nos íbamos a la embajada y de allí directamente al banco. - ¿También utilizaban documentación falsa? -No. En Checoslovaquia nos movíamos directamente con nuestros propios nombres. - ¿Volvían a contar el dinero cuando llegaban al banco? -No. Simplemente entregábamos las valijas y ellos se encargaban de todo lo demás. - ¿A quién se las entregaban? -Bueno, el banco tenía una persona especialmente designada para eso. - ¿En qué fecha se hizo esta operación? -A fines del 75. Me acuerdo porque precisamente en noviembre del 75 es cuando salen las tropas para Angola. Yo regresaba, creo que, del segundo viaje a Praga, y el día en que llego a La Habana me entero de que la Unidad está saliendo para Angola. Entonces lo fui a ver a Pascual (Martínez Gil) para pedirle que me dejara ir a Angola con la Unidad, pero él me insistió en que debía quedarme para completar esa misión. - ¿Qué pasó una vez que todo el dinero fue depositado en Praga? -Bueno, los checos lo iban situando de acuerdo con lo que hiciera falta. -Un aspecto que no me queda bien en claro: si existía un Banco Nacional de Cuba, ¿por qué era necesario salir a lavar el dinero en Suiza o en Checoslovaquia? ¿Por qué no podía depositarse ese dinero en el BNC? -El problema es que Cuba supuestamente no podía manejar dólares. Una de las disposiciones de los americanos era que Cuba no podía manejar directamente dólares. Además, aun si hubiera existido la autorización, me imagino que un dinero llevado directamente a Cuba iba a resultar muy fácil de rastrear. Había que invertirlo o lavarlo en otro lado. - ¿Cuándo comenzó a tener contacto con los montoneros? -Después de la operación en Checoslovaquia. Yo quedé a cargo del manejo de las finanzas nuestras con ellos y conocí a casi todos los jefes montoneros. - ¿A quiénes conoció? -Conocí a "Pepe", es decir a (Mario) Firmenich; a "Carlitos", que era (Roberto) Perdía; al "Vasco", (Fernando) Vaca Narvaja; a "Roque", que era Raúl Yáger; al "Viejo" (Juan) Gelman... -¿A Rodolfo Galimberti? -De Galimberti no me acuerdo. Tengo que haberlo visto al "Flaco", como lo llamaban ellos, pero realmente no me acuerdo. - ¿Quién más? -Bueno, en La Habana conocí a la mujer de "Pepe" (Firmenich) y a una hija, a la que le faltaban un brazo y un ojo como consecuencia, creo, de las cosas que le hicieron a su mamá en la cárcel cuando estaba embarazada. A Pepe dio la casualidad de que tuve que ir a buscarlo a Italia, cuando fue por primera vez a Cuba, para darle cobertura. Fuimos a buscarlo a Roma con Hernández de Medina, que era el primer secretario de la embajada de Cuba en Buenos Aires. En otra oportunidad lo llevé al Líbano, para que se entrevistase con (Yasser) Arafat. -Según entiendo, hasta la operación de traslado del dinero a Praga los montoneros no tenían conocimiento de dónde se encontraban los fondos. ¿Qué pasó después? ¿Empezaron a tener acceso a ese dinero? -Sí. A partir del momento en que se instalaron en Cuba, tenían total decisión sobre él. Ese dinero fue de ellos siempre, e iban solicitando determinadas cantidades mensualmente. - ¿Cuál era el procedimiento? ¿Cualquiera de ellos podía solicitar dinero? -Era indistinto. Generalmente el designado era "Roque" (Yaguar). Pero podía llamar "Pepe" (Firmenich) o "Carlitos" (Perdía) y me decían: "Mira, Falo, me hace falta esta cantidad"... Generalmente la pedían por mes. - ¿Qué cantidades solicitaban? -Cantidades que podían oscilar entre cien mil, ciento y tantos miles... Hubo días de recoger seiscientos mil dólares... Este dinero estuvo ganando intereses en Cuba. A veces sacaban solamente el interés y no sacaban del capital, y con eso jugaban. Hasta que lo sacaron todo. Y se lo llevaron. - ¿Se llevaron todo el dinero? -Todo. - ¿No quedó dinero de los montoneros en poder de las autoridades cubanas? -No, que yo sepa. - ¿Cuándo sucedió eso? -Yo dejé de tener el control de ese dinero como en el año 82. Ya para esa fecha creo que no quedaban más de seis millones. - ¿Cómo se llevaban el dinero? -En efectivo. -Ellos iban a su oficina... -Sí. O se los entregaba el oficial que los atendía. Pero, generalmente, lo venían a buscar a mi oficina. - ¿Y ustedes de dónde sacaban el dinero? ¿Tenían siempre fondos disponibles? -Nosotros solicitábamos al banco las cantidades que nos hicieran falta. Avisábamos al banco que nos hacía falta tal cantidad y lo íbamos a recoger. - ¿Eso figuraba bajo un número de cuenta especial? -Sí. Y había un individuo que atendía exclusivamente esa cuenta. - ¿Usted llevaba una contabilidad de ese dinero? -Exactamente. En un momento dado se varió el procedimiento. Se creó un banco que se llama Banco Financiero Internacional, un banco cubano con capital supuestamente panameño, que funciona desde Cuba. Ese banco sí puede operar con dólares. Emilio Aragonés, el que había sido embajador en Buenos Aires, fue designado presidente del banco y ellos se pusieron de acuerdo para sacar el dinero del BNC y trasladarlo al Banco Financiero, y de allí lo iban sacando. -Pero Usted dice que se llevaron todo el dinero... -Todo el dinero. - ¿También se llevaron el dinero depositado en el Banco Financiero? -Así es. Por Mario Diament (*) (*) Periodista. Ex director de El Cronista. Director de una Maestría en Periodismo de la Universidad Internacional de la Florida, en Miami, ciudad en la que actualmente reside. De ayer a hoy Desde el secuestro de los Born pasaron 22 años y, según se ve en la vida posterior de sus protagonistas, mucha agua bajo el puente. Juan Born (61 años) se fue a vivir a Brasil, donde se estableció la cabeza del Holding. Desde entonces se lo vio poco y nada. Jorge (62) llegó a comandar el grupo en la Argentina y le dio dos ministros de Economía a Menem, al que le pidió el indulto para quienes habían sido sus secuestradores. Con uno de ellos, Rodolfo Galimberti (49), se asoció recientemente en una empresa de marketing. Tampoco a los compañeros de ruta de Galimberti les costó reinsertarse en el sistema, aun en los tiempos de la economía liberal de Menem y Cavallo. Mario Firmenich (48), jefe de los montoneros, indultado en 1990, se licenció en Economía con uno de los mejores promedios y vive en La Matanza con su mujer y sus cinco hijos. En julio hizo su reaparición política junto con un centenar de peronistas, sin mayor suceso. Fernando Vaca Narvaja (48), segundo en la conducción del grupo guerrillero, fue el primer montonero en alcanzar un cargo público ejecutivo: secretario de Industria en la Municipalidad de General Sarmiento (1994-1995). Roberto Cirilo Perdía (55), tercero en la línea de mando, estuvo prófugo durante seis años y retornó al país en octubre de 1989, junto con Vaca Narvaja. Ya habían sido indultados. Entre 1991 y 1995 fue asesor del diputado Jorge Niño (PJ-San Luis). Abogado, sigue ligado al oficialismo y pronto publicará un libro testimonial. Raúl Clemente Yáguer, que también integró la cúpula montonera, murió el 30 de abril de 1983. "Fue abatido -según la versión oficial- en un enfrentamiento que se produjo al resistirse a un control de rutas asistemático". Firmenich, Perdía y Vaca Narvaja no quisieron dar a La Nación su versión sobre el destino de los 42 millones de dólares que fueron llevados a Cuba. En 1989, Galimberti acusó a Vaca Narvaja y a Perdía de haberse enriquecido con ese dinero. El pago, una dramática novela de suspenso La entrega de los 60 millones de dólares que la multinacional Bunge y Born pagó a los montoneros por el rescate de Juan y Jorge Born (14 de los cuales irían a parar al Grupo Graiver) es una historia de intriga y suspenso, desde luego dramática. Los detalles de esta operación, no exenta de accidentes, fueron minuciosamente relatados en un libro por Juan Alberto Gasparini, periodista vinculado con el grupo terrorista e imputado en la causa del secuestro de los Born, indultado por Carlos Menem en 1990. La empresa entregaba remesas de entre cuatro y siete millones de dólares en forma semanal. El dinero era recolectado en los Estados Unidos y llegaba a la Argentina en billetes de 100 y 50 dólares a través de emisarios. Las negociaciones eran comandadas por Jorge Born (padre) y el montonero Jorge Quieto. En las entregas intervenían -según Gasparini- un hombre de confianza del empresario, identificado como Gregorio Roigatich, y Carlos "Ignacio" Torres, en nombre del terrorista. Las operaciones se realizaron sin problemas ("el gobierno de Isabelita hacía la vista gorda", afirmó Gasparini), hasta que el 25 de marzo de 1975 la policía aeronáutica descubrió a cuatro empleados de Bunge y Born procedentes de Zúrich con valijas en las que portaban casi cinco millones en billetes de poco valor. Si bien la fortuna fue restituida a la empresa, para evitar problemas, los negociadores acordaron realizar el último traspaso, de 14 millones de dólares, en un lugar más seguro: Ginebra. La entrega de las tres valijas se efectuó en el cuarto subsuelo del estacionamiento público más grande de la ciudad, a orillas del lago Leman, en la mañana del 17 de junio de 1975. Según Gasparini, la segunda parte de la operación -el traspaso de este dinero al Grupo Graiver- estuvo a cargo de "Antonio" Salazar y Jorge Rubinstein, mano derecha de David Graiver, por entonces presentado como niño prodigio de las finanzas argentinas. El dinero fue depositado en sendas sucursales de la Union des Banques Suisses y del Crédit Suisse, desde donde habrían sido trasladados a Nueva York en un taxi-avión por el propio Rubinstein. Los representantes de los montoneros obtuvieron a cambio recibos en favor de Empresas Catalanas Asociadas (compañía fantasma creada pocos días antes y al frente de la cual los montoneros pusieron a dos personas inexistentes), donde uno de los bancos del Grupo Graiver reconocía una deuda de 14 millones de dólares. Ese dinero habría sido utilizado por Graiver para financiar la compra del American Bank and Trust de Nueva York. ...