martes, 26 de abril de 2016

MANI PULITE

¿JUSTICIA O PODER JUDICIAL? Calendar abril 23, 2016 | Posted by Malú Kikuchi Malú Kikuchi (23/4/2016) Con entusiasmo leemos, escuchamos, vemos cómo el “mani pulite” argentino avanza, aparentemente, imparable. Es el deseo de la mayoría de los argentinos que están fuera de cualquier tipo de corrupción. Necesitamos un rotundo ¡basta de impunidad! Además del entusiasmo ante las noticias que nos describen minuciosamente las decisiones que toman los jueces de las causas más resonantes, las causas que conocemos, ¿no estaremos pecando de ingenuidad? ¿Recuerdan el “Truman show”? Filme memorable dirigido por Peter Weir, 1998, actuado por Jim Carrey y Ed Harris. Narraba la vida de un personaje cuya existencia se desarrollaba ante las cámaras de TV, que no sabía que su vida era una serie televisiva y que su mundo perfecto no era tal. ¿No nos estarán vendiendo algo parecido? Jueces federales que abiertamente pactaron con los gobiernos K, que deliberadamente durmieron durante años las infinitas y detalladas denuncias en contra de los K, ¿se convirtieron de golpe en jueces probos? Cual Saulo camino a Damasco ¡vieron la luz! Y ¿se volvieron San Pablo? Difícil de creer, no estamos en tiempos evangélicos. La explicación más simple y ojalá fuera la correcta, sería que estos jueces hoy, actúan en defensa propia. O son justos o les espera el juicio político. Es llamativo que el juez federal Sebastián Casanello, hasta el cambio de gobierno del 10/12/2015 fuera “tortuga” Casanello, y hoy es más veloz que *Usain Bolt. Hay que ser cuidadosos en las apreciaciones, parece rápido, ¿pero realmente es rápido? Dicen los que han leído las 122 páginas que ha producido con el inestimable aporte del arrepentido Leonardo Fariña, que nada apunta hacia Cristina. Lo dijo. Es decir que todo termina en Lázaro Báez, Daniel Pérez Gadin, Martín Báez, aparentemente el talón de Aquiles de Báez y de su mujer, que amenaza con hablar si detienen a su hijo. Curiosamente, y a pesar de las pruebas televisadas que todos hemos visto y de las sospechosas empresas de las que Martín Báez es director, pruebas que el juez tiene en su poder, el imputado sigue libre, situación que no parece vaya a cambiar por ahora. Julio De Vido, eterno ministro K de planificación federal, se desentiende de toda responsabilidad ante el juez Bonadío y lo recusa. La tragedia de Once, sus 52 muertos y 702 heridos, son un tema de Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi. Los secretarios de transporte al parecer, no dependían del ministro que no sabía nada de nada. ¡Hay que tener cara! ¿Zafará? Leonardo Fariña, el arrepentido, en su primera aparición ante Casanello, habló casi 12 horas. Nos enteramos de sus declaraciones detalladas y precisas, indispensables para llevar adelante la causa. Pero Fariña declaró otras dos veces ante el juez y habló. ¿Sobre qué? NS/NC. Volviendo a las primeras declaraciones de Fariña, después de escucharlas, el juez Casanello debía haber allanado oficinas, campos, casas, ¡bodegas! El juez debía pedir auditorías sobre las cuentas de las empresas denunciadas, debía pedir a los países que las alojan una evaluación de las cuentas de sus directorios. ¿Lo hizo? NS/NC. El juez federal Daniel Rafecas tiene a su cargo la causa Ciccone Calcográfica, comprada por Amado Boudou, ex ministro de economía, ex vicepresidente de la nación. ¿Boudou compró Ciccone para él y sus socios o para Néstor? Cuando finalmente Amado responda sobre Ciccone ante el juez, ¿Rafecas se lo preguntará? Cuando a Rafecas le tocó el caso Hotesur, se declaró incompetente y se lo pasó al juez federal Julián Ercolini. El nuevo juez, ¿qué ha hecho hasta ahora con la causa Hotesur, la más complicada para Cristina y su hijo Máximo? A Ercolini también le tocó el caso Nisman. ¿Obtendrán justicia la familia y la memoria de Nisman? A pesar de todo el aparente movimiento de algunos jueces federales ante los casos más conocidos de corrupción, ¿realmente son efectivos, pretenden en serio llegar hasta quiénes debieran llegar, fuesen quienes fuesen? La pregunta es inevitable. Ojalá demuestren ser jueces de la República. No permitamos que el caso de Costa Salguero, los jóvenes muertos y las drogas de díselo, en manos de Casanello, nos desvíen la atención del los temas de la otra corrupción, la que nos robó el país, mientras nosotros mirábamos sin reaccionar. Necesitamos justicia en el poder judicial; no queremos más un poder judicial vaciado de justicia.