sábado, 16 de abril de 2016

VOLVERÁ ??

VOLVIÓ. ¿VOLVERÁ? Calendar abril 16, 2016 | Posted by Malú Kikuchi Malú Kikuchi (16/4/2016) Cuatro meses de lejanía. Cuatro meses sin discursos, sin público, sin cadenas nacionales. Terrible síndrome de abstinencia. ¿Cómo vivió estos 4 meses, Cristina Elisabet Fernández (le molesta que la llamen así, pero es como figura en los documentos), refugiada en El Calafate, “su lugar en el mundo”, después de *28 años en el poder? ¿Sufrió? ¿Será fácil acostumbrarse a vivir como cualquier ciudadano de a pie, después de una vida en el poder? Sólo ella puede contestar esta pregunta. De todos modos, con muchísimo dinero es más fácil. Y dinero, tiene. ¿Pero cómo se habrá sentido volando en un avión de línea, rodeada de personas que no eran sus invitados y no le debían ni el viaje, ni agradecimiento, ni pleitesía? Lo cierto es que regresó a Buenos Aires después de 4 meses y 2 días, y no lo hizo porque tenía ganas, lo hizo porque la justicia la requería como imputada en la causa del BCRA vendiendo US$ a futuro a $10, sabiendo que se revendían en el acto a $15. Un enorme fraude al país. Volvió. La militancia la esperaba en Aeroparque y en Uruguay y Juncal, su piso en CABA . Es un oxímoron que los “progres” elijan la Recoleta para vivir. ¿Es progre Cristina o se disfraza de progre con la plata de los demás? Siguen las preguntas, que la militancia no se hace o no se permite hacer. El miércoles 13 Cristina se presentó en Comodoro PY, juzgado del Dr. Bonadío. La militancia, la Cámpora, personas enviadas desde algunos municipios, ex funcionarios, muchos de ellos imputados o procesados, la esperaban a la salida. Cristina presentó un escrito, más político que legal. Era su derecho. La salida fue triunfal. La multitud era importante, no tiene sentido desmentirlo. Era mucha gente, mucha en serio. De forma inusual, la policía federal y la metropolitana se retiraron y le dejaron el manejo de la calle a la Cámpora. El resultado fue lamentable para varios periodistas. Cristina aprovechó el escenario que le habían montado y, siguiendo su costumbre, habló 1horas 12 minutos. La culpa de su situación de “perseguida política”, la culpa de la inflación, la culpa de la lluvia y el mal tiempo, todas las culpas eran de Macri, la prensa hegemónica y los gorilas de derecha que odian al pueblo. Lo de siempre. Sin sorpresas. Cristina volvió, idéntica a si misma. Se podría decir que fue un éxito para la imputada, sus seguidores y la esperanza de muchos. Su arenga política fue transmitida hasta por los canales de aire. Luego se fue a su casa y pidió juicio político para Bonadío. La Cámpora esperaba que después de un acto exitoso, Cristina volviera al sur. Hubiese sido un cierre perfecto para un gran acto con importante movilización. Y con Cristina en el sur, sin saber qué pudiera tramar, cómo pensaría ponerlo en práctica, cuando actuaría y desde qué lugar, se convirtió en un sueño imposible. Cristina decidió quedarse y el misterio desapareció. El jueves 14, inauguró la fundación Patria, Rodríguez Peña al 100, a metros del Congreso, con una gran fotografía a sus espaldas de una marcha K. Reunió a los diputados FPV (los que le quedan, ahora 79), fueron 71, faltaron José Luis Gioja (presidente del PJ), diputados de San Juan y los de Mauricio Closs. Dijo:” la gobernabilidad es responsabilidad del gobierno”. ¿Amenaza? La propuesta: abrir el FPV, ampliarlo más allá del PJ, formar un frente cívico que abarque todo aquello que pudiera abarcar. Si eso significa abandonar del todo al PJ, la historia recuerda que no es aconsejable. Pero se supone que la “exitosa abogada”, 2 veces presidente electa, sabe lo que hace. ¿Sabe? Pero el hecho de haberse quedado en Buenos Aires, volverse previsible con el correr de los días, dejar de ser noticia, opaca su vuelta. La Cámpora lo intuye, Cristina no. Hay que sumarle la certeza sobre sus próximas apariciones ante varios juzgados, por diferentes presuntos delitos. La militancia irá disminuyendo en cada nueva presentación ante la justicia. Los micros de los (pocos) intendentes del conurbano serán menos, la oscura magia del odio, la revancha y la locura, se irán diluyendo. Cristina ya no meterá miedo, no despertará ni amores, ni odios. ¿Cómo soportará ser simplemente una asidua imputada/procesada, quizás una condenada más, entre tantos otros miembros de su gobierno en las mismas condiciones? Si se la llegara a condenar por alguno de los múltiples eventuales saqueos a las arcas del estado que se le sospechan, sería posible que esto le doliera menos que entrar en el anonimato. Que es esa terrible forma del olvido, ese desdibujarse en la memoria de la gente, después de tanta exposición. Ella no es Perón, no es Yrigoyen. Por ahora, volvió. Pero volver, ¿volverá? *4 años Néstor K, intendente de Río Gallegos, 12 años Néstor K gobernador de Santa Crus, 1 presidencia de la nación de Néstor K. Cristina legisladora provincial, senadora/diputada y senadora nacional, y 2 presidencias de la nación = 28 años.