lunes, 19 de noviembre de 2012

LA JEFA

Cristina es la Jefa de campaña Por Nicolás Márquez (*) No sabemos si por su novedosa afición a las bromas, por adicción a la mentira o por desequilibrio psíquico, horas atrás la multimillonaria Cristina Kirchner espetó por su cadena nacional: “Yo siempre me he sentido muy orgullosa de ser parte de esa formidable clase media argentina”. Siendo que Cristina (solamente contando lo declarado) ostenta un patrimonio de 82 millones de dólares (el cual creció un 950% desde el 2003 a la fecha no sin el aval del obediente Juez Oyarbide), esta manifestación no puede menos que ser calificada como una pantagruélica imbecilidad. Pero la tara se tornaría contagiosa o extensiva, cuando advertimos que tras esta desopilante declaración, los habituales alcahuetes que la rodean incurrieron en su automático e irreflexivo aplauso reglamentario, como si se estuviese ovacionando la declamación de un estadista señero, austero o esclarecido y no una paparruchada ramplona propia de una tilinga que ya no sabe que recurso utilizar para congraciarse con una clase media que hoy le tiene un entendible desprecio (al parecer irreversible). Entendámoslo de una vez y para siempre, por su perfil exterior e interior, Cristina está mucho más cerca de asimilarse a Mariana Nannis antes que a Winston Churchill, con la salvedad, a favor de Nannis, de que esta nunca ha sido sospechada de delincuente. Tras haber despreciado a la clase media antes y durante el 8N, ahora este desafortunado sketch de la Presidente se equipara al saludo que por twitter ésta le supo enviar a los alumnos de la Universidad de la Matanza tras haberlos denostado y humillado cuando la mandataria protagonizó su penoso papelón en la Universidad de Harvard. ¿Quién ha perdido todo criterio y noción del sentido común: Cristina o quiénes la asesoran? Lo cierto es que ya algunas malas lenguas rumorean que los habituales e insistentes bloopers de la Presidente obedecen a que esta ha sido pagada y contratada por Magnetto como promotora y jefa de campaña para impulsar, agigantar y consolidar la convocatoria popular de los cacerolazos venideros. (*) Los libros de Nicolás se consiguen en la cadena Cúspide y en los siguientes puntos de venta: click aquí. La Prensa Popular | Edición 158 | Lunes 19 de Noviembre de 2012