miércoles, 18 de mayo de 2016

AJUSTE

Texto del mensaje Mendoza, 18 de MAYO DE 2016 PERFIL DEL 8/MAYO/2016 Perfil del 8/Mayo/2016 publica el artículo “Un ajuste brutal es un shock para la gobernabilidad democrática” por Jaime Duran Barba, donde analiza el efecto de las medidas de ajuste económico en diferentes países de Latinoamérica. Y manifiesta que cuando esos tipos de medidas son drásticas los mandatarios pierden popularidad, y a veces son destituidos. Por eso el autor “respaldado en la evidencia empírica” prefiere que se tomen ese tipo de medidas gradualmente. Ahora bien, interesante sería saber si Duran Barba en su analice tuvo en cuenta la corrupción gubernamental. Porque como dice el Papa Francisco: “La corrupción es la polilla, la gangrena de un pueblo”. Y por eso, a veces, se pierden elecciones. Maquiavelo aconsejaba al Príncipe que las medidas que no van a gustar deben ser tomadas de un sola vez y las que gustan se deben dar de a poco. Además los economistas que buscan el desarrollo para un país, manifiestan que las medidas de sinceramiento de las economías deben ser tomadas rápidamente y de una solo vez. Y algo semejante dijo Barack Obama en su visita en Argentina. El autor expresa que “se pierde popularidad por promover ajustes en la economía sin una comunicación adecuada”. Pero en realidad con comunicación adecuada o sin ella, a nadie le gusta los ajustes. Y además dice que “economía exitosa no garantiza gobernabilidad cuando no está acompañada de una buena estratégica de comunicación”. Pero la realidad histórica nos dice que la economía exitosa sólo garantiza la gobernabilidad cuando existe justicia social o en su reemplazo un dictador severo (tipo Stalin), sin tener en cuenta su comunicación. De los países y personas que se mencionan, que conozco, tengo entendido que: En Chile surge la duda si la impopularidad de Barchelet se debe a las medidas económicas o por los hurtos gubernamentales de familiares y colaboradores. En Perú, su presidente Ollanta Humala tiene muy mala imagen por sus desviaciones económicas. En Bolivia su presidente Evo perdió una elección, por conocerse ciertas influencias que lo comprometieron. En Brasil los extravíos económicos en la petrolera PETROBAS son dramáticos. Y corrupto es el gobernante que aunque no delinque, permite la corrupción. En Argentina (país incomprendido en el mundo). Hemos tenido un vicepresidente (Boudou) de la Nación procesado en múltiples causas judiciales, un senador nacional (Menem) con sentencia firme; el "Juicio Olmos", que con resolución duerme el sueño eterno, como tantos otros juicios en trámite. Y hoy estamos viviendo el sainete televisivo del denominado “la ruta del dinero K”, algo demorado (3 años) donde no hay nadie con sentencia firme, pero ahora con algo inesperado, la muerte de allegados a la ruta, esperemos que no aparezcan los suicidios, como el de Nisman. Poseyendo una sociedad que ya casi olvida “la cultura del trabajo”, y además acostumbrada de vivir de subsidios y prebendas. Con el caso Domingo Cavallo que estatizó una deuda externa privada y tiene un juicio pendiente por una de las negociaciones de nuestra deuda. Se hace muy difícil gobernar este país. Y además nuestra ciudadanía no tiene mística patriota (Dr. Ricardo Foster afirmó que “yo no quiero que le vaya bien al gobierno de Macri”). Aunque el gobierno actual que muestra, hasta hoy, transparencia y ética moral, mucho de su éxito dependerá del Poder Judicial. ¿Seguirá gustando de la impunidad? Por eso en Argentina, que todavía no sabemos que país queremos, por más que el gobierno sepa o no comunicar su accionar, todo va a depender si la sociedad quiere vivir en la verdad, el diálogo y la transparencia. Ruben Peretti