martes, 19 de julio de 2016

FUTURO?

¿FUTURO? : Por una mera jugada categóricamente política, y cuando el escándalo del Hotel Watergate, apenas alcanzaba tibios ribetes de repercusión pública, e incluso posiblemente, a modo de provocar una deliberada distracción colectiva, Richard Nixon, comisionó a una delegación especial de la Casa Blanca, para que se trasladara a Fort Knox -Kentucky-, a los efectos de practicar un arqueo de las existencias auriferas en ese complejo Militar. Los Funcionarios, regresaron a Washington DC, con una desconcertante noticia y fue que las arcas estaban vacías. Ni las razones ni los autores de ese colosal desfalco, fueron investigados y por ende, individualizados. Nixon, ni lento ni perezoso, decreto a los pocos días que, el dólar ya no tendría nunca jamás un respaldo en oro. Indagando a lo largo de la historia, no se ha tenido noticia, de otro desfalco, más magnificente que la evaporación de siete mil toneladas de ese precioso y escaso metal que, a valores actuales, rondaría el billón de dólares. Un pandemónium monetario que, empero fue tapado casi de inmediato, por la crisis petrolera, el aumento inusitado de los combustibles y una nueva escalada en el Levante. Y fue a partir de esa medida que la divisa norteamericana, solo está respaldada por la confianza de sus emisores. Aquí en Argentina, casi una tercera parte equivalente al colosal robo de los Gringos, se le debe de asignar al gobierno de Kretina, tan solo por la abrumadora prueba cargosa, para todos los implicados, ralentizados por estos jueces/socios de los K y sin un ápice de moral. Que por carecer de ni siquiera una pequeña flama de ella, se aferran a sus sillones, sin pensar siquiera que, todo o en gran parte de lo que se robó descaradamente en el decenio de la infamia, fue merced a la ceguera temporal y rentada, de la que todos estos mierdas de Comodoro Py y del cuarto piso del Palacio de Justicia, tuvieron y disfrutaron. Es por ello; me arriesgaría a enfatizarlo que, si sumamos a todos estos desgraciados eventos del pasado reciente, los actuales desaguisados de este inconexo Mauricio, solo habran de contribuir para que el vector mas extraordinario de la generación de pobreza, el caos y por sobre ellos, la incultura que fueron y serán siempre, los estandartes del Peronismo, están lejos de extinguirse, para que inhumemos sus exequias. Ni la inflación decrecera, ni descenderá la desocupación, al menos en los próximos dos años, siempre y cuando no se añadan, las tragedias e incertidumbres foráneas de este caos internacional que, no requiere de mucha ayuda, para que se nos internalice en poco tiempo. Vivimos y transitamos con cierto sesgo de resignación, inmersos en este vendaval de flatos, entremezclados con onanismos mentales y orales que, nos conducen siempre a los mismos y aburridos debates de ¿cuando caerá tras las rejas Kretina?. Y al perpetuarnos en esta casuistica de sinrazones, renunciamos a aportar ideas o conceptos superadores. Parece casi como una oda felliniana que, setenta y dos años después, se entonen en las marchas el remanido ¡VIVA PERON!, y tal vez, luego de meditar ello, por una fracción de segundos, entendamos en qué clase de arcaísmos, aún se solazan tantos millones de idiotas que, se creen con títulos para conformar una alternativa de cambio. Macri -como ya lo anticipé hace unos días-, por su salud, o más bien por la carencia de ella, es casi inexorable que, reitere la experiencia de "chupete" De la Rúa, en unos meses, o si somos optimistas, en un año. Lo demuestra casi cotidianamente, cuando pone en entredicho al personal de Ceremonial de La Rosada, como cuando el desfile Militar, al que concurrió a último momento. Es un sujeto ligero y sin carácter, pero con una dosis tan abultada de esa depresión existencial que lo persigue que, no atina a tomar las riendas de la Nación, fundamentalmente, porque ignora cómo hacerlo. Fue de la desdichada idea que colocando Ceos, con Aranguren a la cabeza, le enmendaría la plana a la administración publica; una organización, con décadas de formación de maleantes de toda laya que, se las sabe todas y como las cucarachas, serían capaces de sobrevivir a un holocausto nuclear. A pesar de todos sus desaciertos, aún concita, al menos entre la burguesía agropecuaria y bolsones, todavía bastante numerosos de la Clase Media, cierta aprobación. Pero no deviene más que, por el rechazo de eso sectores a todo lo que posea un tufillo justicialista; no por sus aciertos que son insignificantes, salvo la liberación del cepo cambiario y la derogacion de las retenciones cárnicas y agrícolas. Y con esa paupérrima geometría, muy difícil le sera, modificar el rumbo de colisión que tenemos por delante. Estamos impregnados de demasiada democracia y nos han incrustado en el cerebelo que, sin importar las tragedias, pretéritas, actuales y futuras, la única solución es: su Majestad El Sufragio. Pero si colegimos que desde 1983, los únicos devenidos en magnates, han sido los políticos, los sindicalistas, los electivos y la morraya peronista, quien puede afirmar con cierta cientificidad que las mayorías siempre tienen la razón. A todos aquellos que, con buenas y decentes intenciones, abrigan una esperanza acrisoladora, cuando echan mano a ese defectuoso concepto que somos ricos geográficamente, y que ello nos pondrá a salvo de terremotos sociales, vaya un aviso. Los vagos & mal entretenidos son casi veinte millones y dentro de ese numen, no anida una pizca de Patriotismo, desinterés, y/o miras de sobreponerse a la adversidad; y si lo hace, galvanizar esa posición dominante, hasta que alguien con carácter y decisión, los reinserte a la Fuerza Laboral. Demasiada tarea, para un sujeto al que todavía no le conocemos rostro ni apellido. Discutir sobre cualquier otro aspecto, como si el "tarifazo" es o no inconstitucional, no aventara nuestras desdichas, ni amenguara el delito callejero, la concupiscencia policial en la inseguridad, ni el crecimiento exponencial de las "villas", cuyos habitantes, particularmente los colindantes a La Recoleta de la "31" y los de la "Rodrigo Bueno", en la vecindad de Puerto Madero, aguardan expectantes que, les coloquen y va de suyo gratuitamente, cloacas, gas, electricidad de red y agua potable. Para que de esa forma progresista y republicana, puedan sus capitostes, vender esos departamentos sin titulo a mayor valor y subir los alquileres, y entre otros, regentear la prostitución y el mercadeo de narcóticos, en un ambiente mas remozado. Si nos detenemos un instante en estas groserías gubernamentales, veremos sin esfuerzo que, la corruptela esta tan adosada a una forma de ser Argentina que, hacen huelgar otras ponderaciones. Y no esperemos que las espectrales y en otros tiempos -Fuerzas Armadas- intervengan para que nos otorguen vindictas, porque fuimos todos nosotros, quienes con nuestro ladino silencio, contribuimos a que se hayan transformado en un pálido museo de cera viviente. Lentamente y sin ayuda, nos hemos incorporado a ese nucleo duro de países, sin identidad ni lo que antaño se denominaban "Fuerzas Vivas", porque de alguna manera y técnicamente, muy difícil de explicar, somos un cordón millonario de Mutantes. Solo nos resta que por esos extraños, inescrutables y míticos designios de la naturaleza, una suerte de Mesías, como Nuestro Señor en la fe hace dos mil años, emerja espontáneamente algún día, de quien sabe donde, y nos indique un nuevo sendero por recorrer. En el mientras tanto, debemos erguirnos y no depositar nuestros anhelos vanamente en un vocablo vacío de contenido como el ¿FUTURO? Cordialmente Carlos Belgrano.- alarosadatodos@gmail.com