martes, 28 de febrero de 2012

ACTRIZ DE TELENOVELA

ACTRIZ DE TELENOVELA BASTARDA Cristina sigue con la Telenovela de la noche Cristina con la enfermera Mónica Braña, del oficialista Frente Transversal y beneficiaria del plan Argentina Trabaja (Foto: Télam) Cristina presentó otro capítulo de su estrategia de victimización en torno a la Tragedia de Once, serie que comenzó este lunes (27/02) a la misma hora de hoy (28/02) y por los mismos canales de TV. Al igual que hiciera Néstor Kirchner cuando ocurrió el incendio del boliche Cromañón, Cristina también eligió el silencio inicial, la reclusión en El Calafate y los contactos individuales con algunas víctimas –encuentros que reveló en el acto de Rosario para mostrarse preocupada y activa del lado de las víctimas - y este martes (28/02) durante un acto en Casa de Gobierno siguió en esa línea, cerca del drama pero lejos de las responsabilidades de su Gobierno. El lunes 27/02, también por la noche y desde el Monumento a la Bandera en Rosario, pronunció un emotivo discurso donde le pidió a la Justicia: "Los 40 millones de argentinos y los familiares de las víctimas deben saber qué paso y quiénes son los responsables". "No esperen de mí ante el dolor y la muerte, ante esta tragedia, la especulación de una foto o un discurso fácil. Sé lo que es la muerte, sé lo que es el dolor, y no tolero a quienes quieren aprovechar tanta tragedia y tanto dolor", explicó con la voz quebrada y apelando al mismo argumentó que usó Néstor para justificar su silenció en el caso Cromañón que duró dos semanas. "Con la muerte no. Tengo el cuero duro, he aguantado ataques y agravios que ningún presidente o dirigente ha soportado. Me da mucha pena se aprovechen de estas cosas”, prosiguió en la línea de la victimización. En esa oportunidad la Presidente relató algunas historias individuales en torno al accidente en Once como “el del hijo de Jesusa, de Esteban Echeverría, quien se quedó con sus tres hijos luego de darle diez pesos a su hijo para la tarjeta SUBE". "Su ex marido encontró al chiquito de 15 años al otro día, 48 horas después, en la morgue, y que nos pidió ayuda porque no quería volver a la casa con la noticia, y a quien fuimos a ayudar con dos psicólogos", agregó. También se refirió al caso de "José, quien perdió a su mujer, madre de una hija de tres años, y quien debió enviar el cuerpo a Paraguay, donde la señora había nacido", y el de "Francisco, un sereno de Merlo con siete hijos, que estuvo en terapia intensiva y luego en terapia intermedia, y se recupera". "O de Lucas, a quien su madre buscó con empecinamiento aún cuando el juez había cerrado la búsqueda, con el empecinamiento de madres y padres que buscamos a nuestros hijos", este último caso provocó indignación e incidentes en la estación Once. Luego la familia de Lucas dio a conocer una carta con fuertes criticas a los dichos de Nilda Garré y a los responsables del operativo de rescate que dependen de ella, aunque Cristina prefirió en este caso apuntar solo al Juez. Hoy (28/02), también por la noche durante el acto llevado a cabo en la Casa de Gobierno, en el que se realizaron anuncios sobre políticas sociales, y se inauguraron obras por videoconferencias, Cristina volvió a hablar de la tragedia en Once, pero esta vez agregó más dramatismo y emotividad al discurso oficial. A la misma hora en el Obelisco, familiares y víctimas de la tragedia en Once reclamaban justicia y entonaban los cánticos que derrumbaron al Gobierno de 2001: “que se vayan todos, que no quede uno solo”. Fue en ese acto que Cristina se refirió a una joven enfermera de La Matanza que viajaba en el tren siniestrado, en uno de los últimos vagones y que ayudó a los heridos. "En medio del drama la reconocí por fotos" dijo Cristina y agregó que le pidió a Alicia Kirchner ubicarla para poder hablar con ella, dando muestras de paso de gran memoria fotográfica. Es así que Mónica Braña, la joven enfermera que es militante del Frente Transversal que dirige Edgardo Depetri y responde al Gobierno y es además beneficiaria del plan Argentina Trabaja, se puso de pie ante los presentes, -convenientemente sentada además en la primera fila de los asistentes- y con gestos de suma timidez subió al escenario cuando la presidente la convocó. Al subir se estrechó en un abrazo emotivo y prolongado con la Presidente, quien pasó a elogiar su conducta durante la tragedia. Luego de relatar la historia de esta militante que dijo que “no es del Frente para la Victoria” (aunque es oficialista), Cristina aprovechó para criticar a los medios: “Por supuesto no fue entrevistada por ningún canal de TV” y añadió: “estás preparada porque sos buen ser humano”. Quizás si el Gobierno hubiera atendido los múltiples reclamos de asociaciones de usuarios, los mismos usuarios, los trabajadores y los organismos de control y sus informes presentados durante años, Mónica no habría tenido que atender a los heridos del accidente ferroviario donde el Gobierno insiste en ser parte querellante y hoy anunció la intervención por 15 días –o hasta que se sustancie la instancia judicial- de la empresa concesionaria TBA, de quien es socia en el Ugofe que administra la línea Roca. Por último, la primera mandataria anunció que mañana (29/02) a la noche no habrá otro capítulo telenovelesco: “Mañana no voy a hablar en público pero igual voy a seguir siendo presidente", explicó al volver a cuestionar a los medios de comunicación: "He observado que solo soy presidenta cuando habló en público" por eso "mañana que no voy a hablar, voy a estar igual, voy a ser presidenta, igual voy a estar gobernando, para que no haya distraídos".