domingo, 7 de agosto de 2016

AMARILLOS EN CRISIS

CAMBIEMOS EN CRISIS Complicación para Macri: Carrió no es López Murphy Otra vez Elisa Carrió en las noticias. Tal como muchos especulaban -por ejemplo Jorge Asis, hace 3 meses-, la relación entre los líderes de Cambiemos es inestable, y pueden ocurrir noticias en breve. Mientras tanto, aquí van las elucubraciones. De izq. a der.: Ernesto Sanz, Elisa Carrió y Mauricio Macri. En el principio, había 2 partidos políticos diferenciados: Compromiso para el Cambio, de Mauricio Macri; y Recrear para el Crecimiento, de Ricardo López Murphy. También una realidad: en 2003 López Murphy no fue jefe de Gobierno porteño porque, en un exceso de caballerosidad, cumplió su palabra empeñada a Patricia Bullrich, y la mantuvo como candidata en la Ciudad. En la presidencial de 2003, López Murphy le había ganado a Néstor Kirchner y Carlos Menem en la metrópolis porteña. Bien podía repetir en el comicio por la Ciudad. Pero prefirió perder (jamás Patricia Bullrich prevalecería en el comicio), cumpliendo su palabra. Al balotaje llegó el oficialismo de Aníbal Ibarra vs. Mauricio Macri. Ganó Ibarra, con el apoyo de Elisa Carrió y Néstor Kirchner. Faltaba tiempo aún para la tragedia en República Cromañón y los errores de Ibarra que precipitaron su final. Los de Macri, articularon el Frente Compromiso para el Cambio, una alianza distrital integrada por los partidos Federal, Autonomista, Demócrata, Acción por la República, Demócrata Progresista y Compromiso para el Cambio, que sostuvo la candidatura de Macri para Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Luego ocurrió una fuerte presión de un sector de la opinión pública porteña para que trabaran alianza y así nació Propuesta Republicana (PRO). López Murphy ingresó porque creía que Macri lo respaldaría para Presidente. Un ingenuo. Más tarde, Macri sí respaldó a Esteban Bullrich, hasta poco antes un discípulo de López Murphy, para que le disputara a éste la conducción de Recrear. Bullrich ganó, López Murphy quedó afuera de Recrear, y se consolidó el dominio del PRO que necesitaba Macri. ¿Es posible que suceda algo similar con Cambiemos? La diputada nacional Elisa Carrió y el por entonces senador nacional Ernesto Sanz promovieron un acuerdo con Macri Deberá recordarse que en noviembre de 2014, Carrió, líder de la Coalición Cívica ARI, abandonó el Frente Amplio UNEN, argumentando: "Es imposible trabajar con mediocres", y acusó a sus aliados de "funcionales al kirchnerismo y sobre todo a Daniel Scioli", al no querer incluir al PRO en las listas. Además, acusó a Julio Cobos de "financiarse con la efedrina y ser socio de Cristina Kirchner", y a Pino Solanas, junto al Partido Socialista, de "votar todas las leyes con el cristinismo". También declaró que el líder del PS, Hermes Binner, debía explicar el narcotráfico en Santa Fe. Tras algunas reuniones privadas entre Carrió y la entonces senadora nacional, Gabriela Michetti; y Macri), el 31/01/2015 se informó que había nacido una alianza para competir en las PASO de agosto para que "haya una alternativa competitiva frente a los que nos gobiernan desde hace décadas", haciendo referencia al PJ en el poder. Sanz logró, más tarde, en la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical reunida en la ciudad de Gualeguaychú (Entre Ríos), aprobar en la madrugada del 15/03/2015, la con el PRO y la CC-ARI. Más tarde se sumaron el Partido FE, de Gerónimo Venegas; y el Partido Unión por la Libertad, de Patricia Bullrich. También se adhirieron el Partido Conservador Popular y el Partido Demócrata Progresista. Ahora se especula con la salida de Carrió de Cambiemos. ¿Podrían arrebatarle el acuerdo política que ella cofundó y promovió? Hubo alarma luego de que el miércoles 05/08, en el programa "A 2 Voces" (por TN), Carrió dijera, acerca de Sanz: “Fue un metido. La verdad, fue un metido que no se va a meter más. Que siga en la mesa chica, pero mediador conmigo no es. A veces uno se enferma de impotencia porque no ser escuchado en lo obvio trae un gran dolor. Porque yo soy de este gobierno. Yo creo en Cambiemos. Yo creo que es la salida del país. Creo que hay muchas medidas que son correctas. Creo en las buenas intenciones del presidente Macri. Ahora, hay algunas cosas que cuando uno comete errores hay que saber corregirlos a tiempo.” Hay una realidad: Carrió no tiene el estilo discreto de López Murphy. Si Macri va a romper, será con ruido, aún cuando encontrase un Esteban Bullrich en CC-ARI. Acerca de estos temas, Mariano Spezzapria escribió en el diario platense El Día: "(...) La jefa de la Coalición Cívica regresó a escena luego de un impasse de dos semanas, forzado por un cuadro de estrés, con duros cuestionamientos a la implementación del aumento de las tarifas, en especial por la falta de convocatoria a audiencias públicas. Y se declaró “enferma de impotencia” porque en la Rosada no atienden sus advertencias. Además, apuntó contra el radical Ernesto Sanz, un silencioso político respetado por todos los sectores. El dirigente mendocino, uno de los arquitectos de Cambiemos junto a la propia Carrió, es más influyente que “Lilita” en la mesa chica del gobierno y un asiduo asistente a la quinta de Olivos. Las opiniones políticas de ambos no están siempre en sintonía. Para el presidente Macri, Carrió es cada vez más una socia incómoda: así se sintieron en la Casa Rosada cuando la CC se opuso al nombramiento de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani como director y vice de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). También cuando la diputada volvió a cargar las tintas contra Daniel Angelici, el titular de Boca Juniors y amigo personal de Macri. “El Tano”, como lo llaman sus allegados, tiene injerencia en los tribunales, pese a que el PRO dijo que lo corrió de allí, y despierta las prevenciones de Carrió. Paradójicamente, también las tiene Cristina Kirchner, quien se siente una perseguida política a través de las causas judiciales que investigan casos de corrupción durante su gobierno. Y que la tienen a ella misma en la picota. (...)". Ricardo Alfonsín habló sobre Carrió durante una entrevista que le hizo Mauricio Maronna, para el rosarino La Capital: "(...) —Ahora bien: el gobierno necesita ganar las elecciones de medio término y, para eso, requiere de toda la UCR por su extensión territorial... —Cambiemos va a volver a ganar las elecciones si resuelve los problemas de la gente. Y para que esto ocurra todos los partidos que lo integran deben contar con la posibilidad de opinar, para que no se cometan errores. Hoy no existe eso en Cambiemos, y cuando lo reclamo es porque estoy preocupado por la suerte de los argentinos y quiero que a Cambiemos le vaya bien. (...) —¿La UCR irá con listas propias en provincia de Buenos Aires? —Eso es lo que más le convendría a Cambiemos. Parece que ahora a algunos les cuesta decir que Cambiemos es un frente que conlleva tradiciones políticas diferentes, como se dijo en el momento de su conformación. Cambiemos debe ofrecerle a la sociedad una alternativa más liberal, como es la del PRO; una de centro, como el ARI, y una de centroizquierda progresista, representada por la UCR. —¿Qué sintió cuando escuchó a Carrió decir que Raúl Alfonsín y Eduardo Duhalde habían pactado históricamente en provincia de Buenos Aires y que la gobernadora Vidal rompió ese acuerdo secreto? —Una injusticia que diga eso, no existió tal cosa. Raúl Alfonsín, como mínimo, es tan honesto como Carrió. Pero Raúl Alfonsín, además, era una muy buena persona. Hay gente que es honesta pero no buena persona. —¿Carrió es mala persona? —Al que le quepa el sayo, que se lo ponga. —¿Si hiciera política en la provincia de Santa Fe mantendría el Frente Progresista o buscaría institucionalizar Cambiemos? Sus correligionarios provinciales están en ese intríngulis. —Hay que conservar, cuidar y enriquecer el Frente Progresista. Esta coalición le ha dado muchos resultados a la provincia, pese a manejarse en una situación muy difícil por el unitarismo del Frente para la Victoria, que privó a Santa Fe de muchísimos recursos. La experiencia de Santa Fe debe ser extendida a nivel nacional cuando sea el momento oportuno. Hace 20 años que radicales y socialistas trabajan juntos y ganan elecciones. —Se lo nota incómodo en Cambiemos... —Siento una gran responsabilidad. La UCR contribuyó a que Cambiemos llegue al gobierno y tenemos que tratar de que le vaya bien. Aspiro a que la UCR pueda influir en las decisiones pero tenemos diferencias. Me preocuparía mucho que no le vaya bien, porque se profundizaría el desencanto de la sociedad con la política. Y se generarían condiciones para la forma más perversa de la política, que es la antipolítica. Que aparezca un Donald Trump, una Marie Le Pen. Es un riesgo que venga la antipolítica. (...)". La fragilidad del vínculo entre Carrió y Ernesto Sanz, y la posibilidad de que, tal como sucedió con Daniel Angelici o Nicolás Caputo, la diputada nacional utilice ese choque para enviar mensajes a Mauricio Macri, fueron abordadas por Gabriel Ziblat en el bisemanario Perfil: "(...) “Lilita expresa lo mismo que están opinando muchos radicales sobre Ernesto”, comentan quienes tienen relación fluída con Carrió. Hace referencias a críticas que le hacen distintos sectores del radicalismo a Sanz, por no bregar por una mayor incidencia del radicalismo en las decisiones de Gobierno. Desde el entorno de Sanz aseguran que no va a involucrarse en una nueva novela con Carrió. “Ya sabemos cómo es ella”, se limitan a responder. El mendocino viene de atajar otro pelotazo en contra, cuando Ibar Pérez Corradi lo acusó de haber cobrado una coima para destituir a un juez. Ni Carrió ni los principales dirigentes del Gobierno salieron a respaldarlo en los medios. El tema igual no terminó de explotar por las oscuras características del denunciante. Respecto a las críticas de los radicales, en el entorno de Sanz las minimizan. Sostienen que aquellos que se quejan por la falta de cargos en el Gobierno es porque los ansían. Y que los que se quejan porque el partido no es consultado para tomar decisiones es porque ellos no son consultados. Lo ven como un capítulo más de la eterna historia de internismos del centenario partido. Desde el lado de Carrió reconocen que la mesa de coordinación de Cambiemos está funcionando mejor, pero aclaran: “De todas formas hay cosas que nos seguimos enterando por los medios”. La relación entre Carrió y Sanz nunca fue extremadamente afectuosa, sino más bien pragmática. Cuando todavía existía UNEN, los dos coincidían en el análisis de que era necesario sumar a Macri al armado. Y trabajaron en ese sentido. Por eso, desde sus entornos ahora nadie se sorprende por el divorcio. “Carrió está discutiendo política, y siempre disparó contra alguien cuando quiso discutir política”, analizan sus exégetas para entender porqué el encono con Sanz. En otras palabras, busca ser escuchada, pero sabe que no puede atacar directamente a Macri. (...)". Sin embargo, Marcos Peña, jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, le dijo a Mario Fiore, del diario mendocino Los Andes: "(...) -Elisa Carrió culpó a Ernesto Sanz por la política tarifaria y pidió corregirla urgentemente. Da la impresión de que el tema tarifas no sólo abroqueló a la oposición sino que también generó un frente interno dentro de Cambiemos. -A un año de las PASO, sostengo que Cambiemos ha sido una construcción política enormemente exitosa, que ha surgido a partir del liderazgo de Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió para empezar un proceso político de convergencia. Pero, además, este espacio fue construido por los votantes. Desde ese marco, siempre fue una característica nuestra la posibilidad de que haya opiniones diversas sin que eso implique una crisis…. Sí puede haber distintas opiniones pero eso es parte de acostumbrarse a una fuerza diversa, plural y muy democrática. (...)". De todos modos, la web Infobae publicó la siguiente crónica: "(...) durante el programa de Mirtha Legrand, la vicepresidente (Gabriela Michetti) habló de cómo continúa la relación del Gobierno con la diputada de la Coalición Cívica, luego de sus contundentes críticas a los tarifazos en los servicios públicos. "Lilita es así, es muy difícil esperar que no salga con sus declaraciones y convicciones con todo. Nos tenemos que acomodar al temperamento de cada uno", indicó Michetti, intentando bajar el tono de los cuestionamientos. De todos modos, subrayó que Carrió "cada dos por tres hace críticas pero con eso tenemos que tratar de hacer un equipo y buscar puntos en común". Finalmente, respecto de las críticas de la aliada del Gobierno a la gestión de Mauricio Macri, concluyó: "En definitiva nos hace bien. En algún punto tener un shock propio está bien". Esta semana, Elisa Carrió había cuestionado duramente la suba de tarifas en los servicios públicos al indicar que "el Gobierno debe llamar a audiencias públicas" para "cumplir con la ley". A su vez, recalcó: "Fui la primera en decir que fue un ajuste brutal". (...)". Y la web de la revista El Parlamentario informó: "La Junta Nacional de la Coalición Cívica-ARI se pronunció este jueves 04/08 en contra de los nombramientos de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani como director y subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), en un nuevo gesto de diferenciación de Elisa Carrió del Gobierno nacional. Encabezada por la exlegisladora Maricel Etchecoin, la mesa de la CC decidió por unanimidad recomendar a la senadora Magdalena Odarda no prestar acuerdo a los pliegos que ya obtuvieron dictamen favorable y ahora deberá votar la Cámara alta. Carrió había impugnado en 2012 la designación de Majdalani como vicepresidenta de la Comisión Bicameral de Fiscalización De los Organismos y Actividades de Inteligencia, por su “vínculo personal” con el entonces subsecretario de Inteligencia, Francisco Larcher. Además, el partido de la diputada nacional cuestiona el nombramiento de Arribas “por su falta de antecedentes en la materia”. La reunión de la Junta Nacional de la CC contó con la presencia de Etchecoin, Gustavo Gutiérrez, Alicia Terada, Ricardo Villar, Claudio Cingolini, Roberto Cucui, Franco Mombelli, Graciela Dascola, Mariano Roca, Magdalena Odarda, Fernando Sánchez (en reemplazo de Carrió), Andrés De Leo, Guillermo Castello, Paula Oliveto, Ariel Bermúdez, Jorge Ocampos y Rubén Manzi."