sábado, 27 de agosto de 2016

HOLOGRAMA....

ESE HOLOGRAMA DENOMINADO EL BIENESTAR COLECTIVO Este precepto, reseñado por quizás, el mejor exegeta de las Escrituras, Martin Lutero, luego tomado por Hegel primero y Heidegger despues, como el gran dogmático y rector de los principios del Nacionalsocialismo, establecieron, cada uno en su época, las bases de sustentación de un modo de ser y una forma de vivir, en la Suprema Armonía que, los primeros lingüistas y antropólogos del Instituto Wilhelm Káiser de Berlin, recogieron a principio de los treinta, fundamentalmente, en sus excavaciones cercanas a los Monasterios Tibetanos, y las enseñanzas que adoptaron también del Budismo Zen, mientras indagaban acerca de los orígenes hinduistas de la Raza Aria, fundamentalmente, luego de la traducción de un curioso y extraño código, conocido hoy como el Mahabharata que, según algunos de los interpretes de la época, describían los primeros indicios de la física cuántica, el comportamiento del átomo y una conceptualista forma de trabajar sobre la fisión nuclear Aun y a pesar del revisionismo histórico, no esta debidamente secuenciado que, los avances tecnológicos, aplicados en la construcción de las wunderwaffen, tales como el desarrollo de la "fuerza antigravitacional" que, en teoría aplicaron con el diseño de la "die glocke", en la que según algunos historiadores, no todos, aseguran que Adolfo Hitler, Maria Ostrich -fundadora de una Sociedad Teosofica llamada Vril- y el inventor de esa "Campana Nazi", un General de las SS, apellidado Kammler, huyeron con rumbo desconocido, desde una base en Prusia Oriental, durante la primera semana de mayo de 1945. Tal vez jamas se conocerá el destino de ese vehículo, sin un plan de vuelo predeterminado, y para ser mas específicos, si siquiera exisitio esa supuesta elevación de ese aparato, de cuya existencia mucho se duda. Este pequeño introductorio precedente, lo traje a cuento, como una forma, acaso un tanto capciosa, irónica y sardónica , sobre lo que contemporáneamente, sucedía entre nosotros. Mientras los castigados Alemanes, en las ruinas mas infamantes de toda su Industria, encontraron tiempo material, para prácticamente ser los pioneros de lo que poco tiempo después se conocería como "La Carrera Espacial", nosotros conocimos el ingreso en escena de esa "merienda de negros cabezas" que, tomaron a Peron como su guía espiritual y padre putativo de todos ellos. Con los años, como los arácnidos, se multiplicarían por millones y pagamos el impagable precio, por dejarlos que se aparearan y engendraran hijos y nietos de idéntica condición morfológica. Pero debo retrotraerme sobre la esencia intrínseca de estas lineas. Un día, si mal no recuerdo, promediando junio de 1934, Hitler, se presento sorpresivamente en el inmenso comedor, en el que mas de tres mil operarios de la Planta de Daimler Benz en Stuttgart se encontraban almorzando. Al advertir la presencia del flamante Canciller, los Obreros. comenzaron a apretujarse, por cientos, para estrechar sus dos manos. El Fhurer improviso un breve discurso, y sin mirar a nadie en particular, expreso "Provengo de la misma miseria que Ustedes soportan ahora; he pasado hambre como la mayoría de todos los que aquí estamos charlando como viejos amigos. Y en homenaje a nuestras insufribles privaciones, les pido a todos que, hagan un esfuerzo sobre humano, para que cada uno de nuestros Compatriotas, pueda tener acceso a un automóvil". Ferdinand Porsche que, luego desarrollaría el primero y mas formidable avión Caza, para la Luftwaffe, como el Messerschmitt E 262, desgraciadamente un año antes de la capitulación del Almirante Donitz a los Aliados, interpreto adecuadamente los deseos de Hitler, y logro ensamblar entre 1937 y 1944, siete millones de esos "escarabajos" de muy bajo consumo que aun circulan, acaso como una suerte de nostalgia automotriz. De esa sencilla y domestica forma, los Alemanes de entonces, pudieron conducir un automóvil, sumamente accesible, con un motor trasero, refrigerado por aire que, Mussolini le plagio con ese modelo "Topolino" de la Fiat que a diferencia del Germano, era todo un cachivache. Pero el anecdotario viene a cuento, para ejercitar una sucinta recopilación de hechos puntuales y contemporáneos, entre un devastado país que, absolutamente derruido por los bombardeos castigo y sumamente preciso del circuito industrial de toda Alemania, para 1948, con ochenta operarios y un Mayor del Reino Unido, como capataz, comenzaba a ensamblar, desde las cenizas de sus Plantas, nuevamente las lineas de producción y para 1950, exportar las primeras cincuenta mil unidades. Nosotros en el paralelo, montamos un artilugio, disfrazado de fabrica, en el que se montaban unos engendros, conocidos como "Rastrojeros", sin doble tracción, destinados para sectores rurales que, con la inmensidad de caminos vecinales de tierra, se "encajaban" cada cinco minutos. Y para el publico citadino, un mecano tipo sedan, tan deficiente que se popularizo como "Gracielita", en alusión a la letra de un tango, de cuyo nombre no me acuerdo, pero que hacia mención a una mujer a la que "los hombres le habían provocado una mal". El sustento de la alegría popular, se nutre y expande inexorablemente por valores culturales. Los nuestros, inveteredamente transitaron por el fútbol, ascendiendo después a Tinelli, la casi octogenaria de Susana Gimenez y la nonagenaria de Mirta Legrand. Por eso somos y nos hemos convertido; en inmensa masa en ese descenso profundo, desde estas ultimas siete décadas, en las que no se formaron Clases Dirigentes, comparativas a esa "Generación del Ochenta, encabezada por Miguel Cane. Todos estos palurdos, sin que sea trascendente de que filas y orientación provienen, e inclusivas de quienes pertenecen al Macrismo que, para nada se encuentran exentos, es cuanto supimos conseguir. Y debemos acariciar la desesperanza de acostumbrarnos a convivir con ese ciclopeo fracaso. Considero un imperdonable error de los Milicos, haber "arrugado" con los Chilenos para cuando lo del Beagle, por cuanto, con independencia del resultado bélico, posiblemente perdidoso para nuestros intereses, a poco de observar el grado de obsolescencia de nuestros pertrechos, como quedo plasmado en la Batalla por Las Malvinas, nos hubiese cohonestado como un resurgir diferente, y un abandono progresivo de tanto fetiche populista que, hoy padecemos, como una injusta condena, por esa adherencia mayoritaria a tanta mediocracia, matadora de la Justicia, la Economía, la Concordancia superadora y cierta ética, cuyos retazos se fueron extinguiendo, hasta desaparecer por completo. Por ello y mucho mas debemos purgar la sentencia de... ESE HOLOGRAMA DENOMINADO EL BIENESTAR COLECTIVO. Cordialmente Carlos Belgrano.- alarosadatodos@gmail.com