jueves, 11 de agosto de 2016

PERONISMO PERPETUO

Peronismo Perpetuo: Por Mauricio Ortín El partido justicialista, o el peronismo a secas, se dirige camino a corroborar con la experiencia, otra vez, que no le entran las balas y que siempre cae parado. Situación ésta que, de tan repetida, la mayoría de los analistas la percibe como la más natural del mundo. Tanto es así que, salvo las célebres de Fernando Iglesias, todas las denuncias y críticas al kirchnerato se formulan siempre desde el supuesto de que el peronismo es otra cosa. Así, la responsabilidad por el latrocinio con que jamás un gobierno argentino haya ofendido a su población quedará acotada sólo a los pocos que se llevarán todas las culpas consigo. Néstor, Cristina, De Vido, López, Aníbal, D’Elía, Etchegaray, Kicillof, Recalde, Larroque y paremos de contar, tienen asegurado el destino de carne de guillotina por encarnar, condensar y agotar al kirchnerismo en su totalidad. No faltarán “peronistas” de pura cepa que le achaquen la condición de infiltrados en el Movimiento o de traidores a la revolución peronista. No son ni serán los primeros, ni los últimos, en ser ofrendados en sacrificio al pueblo. La purga es el último recurso al que el populismo echa mano cuando los “enemigos” endémicos del pueblo (el imperialismo, los medios hegemónicos, el campo oligárquico, la cadena del desánimo y otros) no son suficientes para justificar la corrupción, el despilfarro, el autoritarismo y la incompetencia. ¡Yo no fui! ¡No sabía!¡Fueron ellos!, señalan los peronistas que acompañan a los Kirchner hasta la puerta del cementerio. Pronto, sin que se les mueva un pelo, su propia genética los llevará a convertirse en los más impiadosos detractores del gobierno del que formaron parte y juraron fidelidad absoluta antes de ayer. Sobreactuarán hasta el punto de, incluso, adjudicar sus yerros a los opositores de entonces. ¿No los hemos visto, acaso, votar con las dos manos la privatización de YPF y luego estatizarla con el argumento de que recuperábamos la soberanía entregada a las multinacionales por los infames “neoliberales”? ¿Y, no fue un gobierno peronista el que por izquierda, con la Triple A y, por derecha, decreto mediante, inició el exterminio de las bandas terroristas del ERP y Montoneros? Ahora nos venimos a enterar que López Rega, Juan Perón, Isabel, Osinde y todos los funcionarios peronistas de ese gobierno eran los perseguidos. Los perseguidores, según el relato pregonado por la política de Estado de DD.HH., eran los militares y policías que reprimían, por deporte o de puro perversos, a los jóvenes idealistas que iban a las villas a ayudar a los pobres (a las villas, en sus tiempos libres, se entiende; porque cuando había que asesinar, el deber estaba primero). Fueron peronistas de derecha y de izquierda los responsables directos del inicio de esa guerra que hoy ellos llaman “genocidio”. El peronismo montonero engendró el huevo de la serpiente en los años ’70. El que no sólo se hagan cargo como fuerza política de semejante estrago sino que, además, en nombre de la justicia, se los hagan pagar a otros con prisión revela una perversidad insondable. Esa deslealtad del peronismo de no asumir sus culpas revirtió en un alto costo para la sociedad. Hubo de pagarse liquidando dos instituciones fundamentales para la Nación: las FF.AA., que debieron hacerse cargo del muerto; y el Poder Judicial, que se desnaturalizó a sí mismo al naturalizar la injusticia. No debería ser motivo de sorpresa para nadie que en el curso de pocos meses más, un neoperonismo “honorable” integrado, entre otros, por los Urtubey, Manzur, Randazzo, Scioli y Pichetto, la corran por tímida a Lilita Carrió y se hagan cargo de la moral republicana denunciando a aquellos ex compañeros de ruta que no supieron, o no pudieron, como ellos, saltar a tiempo del barco. Así las cosas, sin importar lo que hagan, hay peronismo para rato. En fin,… la culpa no es del chancho.