domingo, 7 de agosto de 2016

HIV PERONISTA

EL HIV ARGENTINO: EL PERONISMO : Previo a adentrarme en un puñado de reflexiones, deseo destacar que mi repudio visceral a esta corriente dañosa de nuestra historia, es equivalente a lo que percibo respecto de los "Los Gorilas", a quienes se les atribuye, ser los nemesis más encolerizados del Justicialismo. Fundamentalmente, porque habiendo contado, una infinidad de veces, con la posibilidad de haber podido ultimar a Peron cada sábado, cuando este último se solazaba en el circuito KDT, para conducir sus incontables motocicletas, constituyéndose en un target más que previsible, nunca implementaron suprimirlo. Si los entonces "golpistas", hubiesen apostado francotiradores en cualesquiera de los frondosos árboles contiguos a la pista que "Pocho" utilizaba, el criminal bombardeo de la Plaza de Mayo, en el que perecieron entre otros, más de doscientas criaturas que, se dirigian al zoológico y que circunstancialmente, se encontraron al alcance de los pilotos asesinos de la Aviación Naval, se hubiesen salvado. Y si ese siniestro sujeto -Mario Amadeo-, a la sazón, Canciller de Aramburu, en vez de sostener a Peron en la escalinata de la cañonera Paraguaya que lo sacó del país, lo hubiese empujado al agua, difícilmente, estaríamos mencionando de continuo a este tumor cancerígeno que todavía seduce y atormenta a tantos incautos. Pueden elegir Estimados, cualquier episodio al azar, desde aquel fatídico 17 de octubre de 1945 hasta la fecha; y si lo ensayan, encontrarán el bacilo y disparador de un ingrediente peronista, en nuestra malformación. Todos nuestros males, nuestras enfermedades colectivas, nuestras taras y nuestras cavilaciones, se encuentran íntimamente unidas a la omnipresencia de un contenido justicialista. El predominio gremial, integrado por un abigarrado cuerpo de malvivientes, ricos e hipócritas, ha sido desde la década de los cuarenta, la palanca insertada en nuestra rueda de crecimiento. Fue esa misma, erróneamente denominada ideología, la que directa e indirectamente, envió a la muerte a decenas de miles de jóvenes que, ingenuamente en muchos casos, abrazaron la lucha armada, bajo el falsario precepto de la Justicia Social. Que orado hasta su desaparición, los principios de una Organización Social, con espejos y dogmas falsos y vacíos de contenido. Esta idiotez absorbente que, vemos como se galvaniza con el correr de los años, en un Pueblo Bobo que, se encuentra desorganizado y sin un horizonte definido, también se lo debemos de atribuir a ese mismo y curioso genoma. En otras palabras, el Justicialismo nos gobierna desde hace setenta y un años, porque no importa cuantos años fueron gobierno y cuantos proscripto, ya que en una y otra circunstancia, su gravitación, ha sido la condicionante decisiva y decisoria de administraciones Civiles y Militares por igual. Lo que visualizamos hoy, en esta no muy alta Torre de Babel, guarda una simetría estremecedora con aquella iraquí, en la que todos los que ascendían a ella, comenzaron a hablar en dialectos que nadie entendía. No importa quien suceda a Macri, ni lo que suceda en lo que le resta gobernar, puesto que quien lo reemplace, deberá "negociar" con las mismas caras, las mismas mañas e iguales muletillas. Porque hemos sido infectados con EL HIV ARGENTINO: EL PERONISMO. Cordialmente Carlos Belgrano.- alarosadatodos@gmail.com