domingo, 30 de octubre de 2016

ABURRE LA FARAONA

CAMBIEMOS COMPLICADO El PRO no le encuentra la vuelta al 'factor Carrió' "Nuevamente se debate la potencia política de Lilita. Cómo lo hace y sobre qué poder se sustenta. El cómo es el poder. Y su cómo es haber decidido transitar la política con un único objetivo, que es el de la República. Esa decisión es la que le permite, no sin dificultades, transitar acuerdos políticos distintos siempre intentando lo mismo, que no es otra cosa que la realización de nuestra causa", escribió en su cuenta en Facebook, el vicepresidente de CC-ARI, Hernán Reyes, y difundió en Twitter, Elisa Carrió. El clima en Casa Rosada, según Gabriel Ferrari (FECHU) El PRO se encuentra convencido de que la diputada nacional Elisa Carrió no será candidata en Provincia de Buenos Aires en 2017. ¿Es información o un supuesto? ¿Es un deseo? Hasta ahora, Carrió ha mudado su domicilio electoral de Ciudad de Buenos Aires al municipio Exaltación de la Cruz, y ha anunciado su interés en competir por una banca en el Senado de la Nación. En el PRO dicen que antes estaban preocupados pero ahora ya no, y alimentan el enigma tal como si fuese certeza. El PRO exhibe al intendente de Vicente López, Jorge Macri, como su potencial candidato a senador nacional por Buenos Aires, y él recorre la provincia acompañado por la gobernadora María Eugenia Vidal, tan popular en estos días. El propio Jorge Macri no considera a Carrió una potencial competidora en internas abiertas de Cambiemos, porque le han dicho que ella no será candidata en 2017. Habrá que preguntarle a Carrió al respecto, si es que ya retiró su precandidatura y no ha informado nada. El análisis del PRO es que Carrió se encuentra conforme con su rol actual, de fiscal 'ad-hoc' de Cambiemos, e insisten en que Ciudad de Buenos Aires el el distrito apropiado para ella. Al PRO le preocupa, en todo caso, el rol de Carrió en la Cámara de Diputados, porque exhibe un liderazgo a menudo alternativo. Está claro que Carrió no es Ricardo López Murphy, a quien Macri pudo correr a un costado con relativa facilidad. Para comenzar, no parece quedar en Coalición Cívica-ARI un Esteban Bullrich. Luego, Carrió es un escudo en ciertas ocasiones. No es tiempo de quedar desprotegidos. Aquí 2 recortes sobre Carrió: Santiago Fioriti en el diario Clarín: "(...) Las conversaciones con el jefe de Estado conocen de tensión. En la Coalición Cívica cuentan que Carrió le ratifica siempre que la columna vertebral de Cambiemos no debe alterarse. Los mandamientos de Carrió son: no robar, no mentir, no usar a los pobres, no violar la Constitución. Lilita considera que el apuro de Macri por correr a Gils Carbó a través de la reforma del Ministerio Público es inconstitucional. Si bien siempre ha cuestionado el desempeño de la Procuradora, le reprocha que promueva un mandato de cinco años. Eso significaría que su designación dependerá del gobierno de turno y que la institución, al cabo, resigne autonomía. Eso fue lo que le transmitió a Macri en la cha rla del lunes. “Lo que no quiere Lilita es que cambiemos la justicia K por la justicia M”, explica uno de sus colaboradores más fieles. Las alusiones a Daniel Angelici son recurrentes. Los dardos hacia él no cesan. Ni cesarán. “Justicia independiente o nada. No queremos atajos. No vamos a sacar a una mafia para poner a otra. Estamos en un momento de divisoria de aguas”, afirman en la Coalición. “La gente nos pide que saquemos a Gils Carbó. Y por supuesto que queremos sacarla. Pero sin violar la ley”, cuenta la misma fuente. El pensamiento íntimo de Carrió es: los medios son los fines. En la Casa Rosada esta semana hubo quejas por el accionar de su socia. “Lilita es el ángel y el demonio de Cambiemos”, decía uno de los ministros del ala política. Pero nadie salió públicamente a cuestion arla. Al contrario: en la conferencia de prensa que dieron juntos por la presentación de la Mesa Nacional de Cambiemos el Presidente la llamó “el angelito celeste”. En el Gabinete se esfuerzan por tenerla de amiga. “Es bravo enfrentarla”, admiten. Lilita hizo buenas migas con el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana y con el ministro de Justicia, Germán Garavano, y retomó el diálogo fluido con Alfonso Prat-Gay. “En realidad, yo me llevo bien con dos tercios del Gabinete”, suele decir, así, en clave parlamentaria. El otro tercio está en alerta. (...)". Menos idílico, Mariano Spezzapria en el diario El Dia, de La Plata: "(...) Pese a que se relanzó de cara a 2017, la alianza Cambiemos crujió en la última semana. En la Cámara de Diputados, el rechazo de Carrió al proyecto de reforma del Ministerio Público Fiscal –que ya tenía dictamen e iba a ser tratado en el recinto- desató un vendaval político que derivó en la paralización de la iniciativa, con la que se busca limitar el poder de la procuradora Gils Carbó. La reacción de “Lilita”, que estuvo tres semanas fuera de juego, en reposo tras una angioplastía, disparó a su vez el malestar del massismo con Cambiemos, dado que el PRO no logró encolumnar a Carrió detrás de un acuerdo amplio que sólo dejaba afuera al kirchnerismo y a los minoritarios bloques de izquierda. El chispazo hizo caer también la ley de Participación Público-Privada (PPP). Se trata de una norma q ue pidió especialmente el presidente Macri para reactivar la obra pública, con un esquema legal similar al que hace años se utiliza en la ciudad de Buenos Aires. (...) “El clima se enrareció”, se lamentó el mismo dirigente del PRO, justo cuando está a punto de tratarse en el recinto el Presupuesto 2017, que viene con discusión por los recortes en el área de la ciencia. (...) En ese contexto, el partido oficialista optó por parar la pelota y no dejarse arrastrar por las críticas de Carrió y de un sector de la UCR. (...) “Prefieren acordar con Massa”, había escrito Carrió en twitter al sentar posición sobre la reforma al MPF, que objetó por cuestiones institucionales más allá de que Gils Carbó esté identificada con Cristina Kirchner. La diputada insiste en que la procuradora debe ser removida con un juicio político, pero eso es impracticable porque se requieren dos tercios de los votos del Senado." Estos motivos –y otros que se conocen menos- hicieron que Carrió se llamara a silencio en el acto de Cambiemos y que se limitara a hacer una acotación desafiante en medio del discurso del Presidente. Sucedió cuando Macri le recordó: “¡Las cosas que pasamos!”, a lo que “Lilita” advirtió: “¡Y las que seguirán pasando!”, dando por hecho que las divergencias entre ambos continuarán. Los cortocircuitos entre Macri y Carrió son notorios porque Cambiemos se formó sobre la base de un acuerdo electoral, pero en rigor no tiene una identidad política e ideológica que se ubique por encima de los actores del espacio. El radical Sanz viene siendo más profundo en ese sentido, cuando afirma que la coalición debería suponer la instrumentación de la alternancia democrática. (...) Pero ese esquema no está en los planes de Macri desde el momento en que descartó nombrar a Sanz como jefe de Gabinete, tal como reclamaba el radicalismo (...)". El enfoque de Carrió En el escrito en Facebook de Hernán Reyes, vicepresidente del partido CC-ARI y secretario parlamentario del bloque de diputados nacionales, se lee un fragmento que pareciera resultar la respuesta de Carrió a la mayor acusación que le hacen sus socios de la alianza Cambiemos, la imprevisión: "(...) Para la "política", el mecanismo por el cual se provoca el hecho político tiene más relevancia que el hecho en sí. No molesta su crecimiento en la consideración popular, de eso está hecha la política, molesta la virtud por la cual crece en la consideración del pueblo. (...) Cambiemos hace falta, que Lilita y la Coalición se hagan escuchar fortalece la construcción de un espacio que, indefectiblemente, tiene que ser distinto. Lilita es de Cambiemos y Cambiemos también es Lilita. Todos los que militamos con ella estamos agradecidos que sea tan previsible". El voluntarismo de Peña En este escenario, para muchos complejo, la reflexión de Marcos Peña en el matutino La Gaceta de Tucumán: > "Hay que alejarse de los fundamentalismos. Es una oportunidad que da tiempo para ir haciendo los deberes y tener una situación de superávit para que el futuro endeudamiento sea un 100 por ciento para infraestructura". &g t; "Pasó lo más difícil, pero creo que aún falta mucho. Hablamos de niveles de pobreza, de desigualdad y de falta de trabajo. Pero cada día es más claro que no estamos entrando en una crisis, sino que estamos saliendo de ella”. > "La Argentina está viviendo un clima de paz y en ese contexto, no hay razones para pensar que pueda haber problemas estructurales. (...) Pueden haber algunos focos, como siempre los hay, como todos los días",. > "Es extraordinario el nivel de entusiasmo y de confianza que se ha generado en tan poco tiempo" (en el extranjero). "En el 1er. semestre estábamos en default y hoy la Argentina se está endeudando a tasas que no ha tenido en su historia". Dicen que Carrió se come crudo a los que hacen análisis ramplones.