viernes, 28 de octubre de 2016

MONZÓ Y VIDAL SE " MIMAN"

Monzó y Vidal se reunieron y acercaron posiciones Cenaron el martes y el encuentro fue “cordial”. El viaje con Macri. Es un clásico. A medida que se acercan las elecciones en el PRO empiezan a valorar a Emilio Monzó, principal armador político de la elección que llevó a Macri a la Presidencia. Las alarmas se encendieron en la Casa Rosada cuando vieron las últimas encuestas, anticipadas por LPO, que confirman que hoy Cambiemos está tercero en la provincia de Buenos Aires. En ese trabajo la fórmula Massa-Stolbizer lidera con 39 puntos, le sigue Cristina-Scioli con 30 y terceros Cambiemos con Carrió-Esteban Bullrich con 24 por ciento. Macri subió a su presidente de la Cámara de Diputados al avión y se lo llevó a su último viaje a Estados Unidos. Fue el primer gesto de acercamiento luego de las explosivas declaraciones de Monzó, cuando advirtió que si Cambiemos no empezaba a hacer política “más que timbreos, vamos a terminar haciendo ring raje”. En el viaje según reconocieron a LPO fuentes del PRO, Macri volvió a poner “bien arriba” a Emilio, dando por superadas las discusiones. En ese marco, fue que este martes Monzó se reunió a cenar con María Eugenia Vidal, con quien arrastraba grandes diferencias porque el diputado considera que no se está trabajando políticamente de manera organizada para la elección del año próximo. La cena fue más que nada orientada a reconstruir la relación personal. Con tacto, ambos evitaron abrir una discusión política. “Fue un primer paso, ahora hay que dejar que fluyan las cosas”, explicaron a LPO fuentes al tanto de lo ocurrido. Monzó tiene por delante dos desafíos bravos: Lograr la aprobación del Presupuesto 2017 y de la ley de Participación Público Privada que le interesa a Macri. Una vez conseguido eso dará por cerrado el año parlamentario con la cucarda de haber conseguido en absoluta minoría el récord de sanción de 70 leyes importantes. La ley de reforma de Ministerio Público y el juicio político a la procuradora Alejandra Gils Carbó, son batallas que al menos este año ya se dan por pérdidas, porque las propias desinteligencias de Cambiemos hacen imposible reabrir las negociaciones con la oposición.