martes, 25 de octubre de 2016

UADER ES JODA

OTRA HERENCIA K Desventuras de la UADER donde es decana la ejecutora de Cáceres Monié y esposa Creada por el ex gobernador radical Sergio Montiel, la Universidad Autónoma de Entre Ríos sigue siendo una entelequia que con el paso de los años se fue transformando en un lugar donde recalaron miles de oportunistas del ideario “nacional y popular” y que durante el kirchnerismo se ocuparon de saquear las arcas provinciales. La UADER tiene un déficit anual de $ 800 millones, pero entre su personal tiene decanos que cobran hasta 4 sueldos acumulativos. Otra “perlita” de la UADER es que la decana de la Facultad de Humanidades es una ex terrorista que fue condenada por el asesinato de un militar y su esposa en el año 1975, es decir en democracia; favorecida por el gobierno de Raúl Alfonsín fue liberada 15 años antes de cumplir su condena. Sede de la Universidad Autónoma de Entre Ríos. PARANÁ. La Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) quedó en el ojo de la tormenta luego de que el gobernador Gustavo Bordet pidiera a sus funcionarios y ministros austeridad y de que trascendiera el “despilfarro” que se da en la casa de altos estudios que fuera fundada por el ex gobernador Sergio Montiel (UCR), durante su segundo mandato entre 1999 y 2003. Desde entonces la UADER ha sido una ficción que lejos está de cumplir con los deseos de quien fuera su fundador; al punto tal que las autoridades actuales, todas provenientes del penoso proceso kirchnerista instaurado por Sergio Urribarri en la provincia, se han negado a poner el nombre de Sergio Montiel a la misma. Con el correr de los años la UADER se fue transformando, antes que en una verdadera Universidad, en una lamentable cueva en la que pululan persona jes de toda laya, con la única finalidad de vivir a costillas de las arcas de la misma. La cuestión ideológica de las facultades de la UADER ha sido siempre marcada con mucha claridad por lo más arcaico y retrógrado del pensamiento “progre” del denominado “campo nacional y popular”. La Universidad otorga títulos de muy baja calidad académica, fundamentalmente en el área de Humanidades, de donde surgen futuros profesores de materias fundamentales para la enseñanza. Mucho de la baja calidad educativa de la provincia tiene que ver con los profesores que se reciben en la UADER. Esa facultad, la de Humanidades, tiene al frente como decana a una ex guerrillera, Rosario Badano, que fue condenada por haber participado en el año 1975 del asesinato del general José Cáceres Monié y su esposa, en cercanías de Paraná, en plena democracia. Badano fue condenada a 21 años de prisión, pero el gobierno de Raúl Alfonsín ordenó su liberación en el año 1983, cuando aún le restaban 15 años para cumplir su condena. La web “El Portal de Ricardo David”, se ha ocupado del tema publicando una serie de notas sobre la UADER que desnudan la desastrosa gestión de las actuales autoridades. Aquí algunos de esos artículos, que muestran con crudeza la vergonzosa situación de la misma. Sueldos y sobresueldos para todas y todos El pedido de austeridad del gobernador tuvo una fuerte repercusión en los distintos organismos dependientes del Estado provincial y la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), fue uno de los lugares en los que se generó mayor revuelo. La Facultad de Ciencias de la Gestión es la que se vio convulsionada porque, según cuentan los mentideros de la casa de estudios, es sabido entre sus distintos integrantes que la decana tiene varios cargos por los que percibe s endos sueldos. Se trata de Liliana Battauz, quien, además del cargo de decana, tiene horas cátedra habilitadas en la institución, es bibliotecaria del Consejo de Ciencias Económicas y también empleada de un organismo descentralizado del Estado, según afirman los mentideros, quienes también se preguntan en qué momento hace todas esas cosas. Comentan que mientras Battauz está ocupada con el resto de sus empleos, quien se hace cargo del decanato de la Facultad de Gestión es Javier Almada, secretario administrativo de la institución, quien ha sido denunciado, dicen, por maltrato laboral. Lo que provoca indignación en la comunidad de la UADER es que la docente debería tener dedicación completa a su tarea como decana de la facultad, y en cambio percibiría varios ingresos por sus múltiples trabajos. A ese caso, se suman más denuncias, ya que según dejaron trascender trabajadores de la institución, la docente Liliana Battauz no es la única en esa situación. Informaron que son más de 300 los agentes de UADER que tienen más de un recibo de diferentes organismos estatales, que sumados superan en algunos casos los 20.000 pesos, que deben ser liquidados y enviados al tramo que corresponde según el monto total que percibe la persona. Según informaron, los agentes con sueldos que se acumulan cumplen funciones contemporáneamente en UADER y en organismos como el COPNAF, el Consejo General de Educación, ministerios provinciales y la Municipalidad de Paraná, entre otros. Además, denuncian el gran gasto que se genera por los viáticos, a los que califican como “impresionantes y desmesurados”. Cabe destacar que los fondos que la universidad administra corresponden a una partida que la UADER recibe y que se aprueba y autoriza cada año con el presupuesto provincial. De todos modos, la UADER es una de las grandes preocupaciones financieras de la provincia y del gobernador, ya que presenta un déficit de 800 millones de pesos. Al caso de Liliana Battauz, en la Facultad de Ciencias de la Gestión, se suma el de Marino Schneeberger, quien es decano en la Facultad de Ciencia y Tecnología, que además ocupa un cargo en la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER). Al gran déficit económico, se agrega que la UADER presenta grandes falencias también en lo académico, según informan desde la misma institución. Afirman que la situación más preocupante se ve en la facultad de Ciencias de la Gestión, a la que ingresan alrededor de 350 estudiantes por año y de la que egresan solamente 2. Denuncian también la situación de Pablo Donadio, Secretario de investigación de la FCG y Defensor del Pueblo de Paraná; Juan Martínez, Secretario de Bienestar de la misma facultad y funcionario municipal; y Jav ier Almada, que es quien cumple la función de decano mientras Battauz no se encuentra en la institución. Esto podría constituir un delito ya que los cargos universitarios con dedicación plena no son compatibles con obligaciones en otros organismos estatales. Otro hecho grave que trascendió desde la universidad es que se habrían creado cargos a discreción, como así también sedes sin docentes y sin alumnos. Los trabajadores de la universidad califican como un “despilfarro” la situación que viven y afirman que el maltrato es moneda corriente en la UADER. Es más, afirman que por esto en la Facultad de Ciencias de la Gestión renunciaron el vice decano, la secretaria administrativa, los docentes integrantes del consejo directivo y el claustro administrativo. Los que se quedaron en sus cargos denuncian que son víctimas permanentes del maltrato y la persecución de Javier Almada en caso de no acatar sus órdenes. Viáticos para todas y todos Un nuevo escándalo se disparó a comienzos de este mes, cuando se realizó en Buenos Aires la Feria Internacional de Turismo, a la que asistieron, con viáticos cubiertos por la universidad por cinco días, funcionarios y decanos de la institución. Lo que provocó la indignación del resto del personal de la UADER fue que los funcionarios contaban con pasajes de avión, alojamiento y comida a cargo de la Universidad, que es, cabe destacar, uno de los organismos provinciales con mayor déficit, con $800 millones de pérdidas. La participación de la UADER en el stand de Paraná y de Entre Ríos en la FIT, se vio justificada según afirmaban, por la reciente creación de la Diplomatura en Fiesta Popular de Carnaval, que fuera muy cuestionada en el ámbito académico de la institución. Es así que, mientras la universidad promueve que sus estudiantes se muevan en bicicleta para preservar el medioambiente, los funcionarios y decanos viajan en avión, el medio de transporte más nocivo para el medio ambiente y más costoso para la caja de la institución. Sin dudas que de seguir así la única carrera que justifica semejantes despropósitos es la “Diplomatura en Fiesta Popular de Carnaval”. Por no decir que la UADER es una tremenda “joda”