viernes, 28 de octubre de 2016

CULTURA JUDÍA

Una maravilla de la cultura Judía: Aventuras y desventuras de la lengua germano-oriental Yiddish. Cuando en 1936 tuvo lugar en Buenos Aires el Congreso Internacional de los PEN clubs,lado a lado con las delegaciones de nuestra Argentina,de México,de Francia,de España,de Bélgica,y del Japón,participaba un ignoto representante del“País Yiddish”del este alemán,el genial poeta H.Leivik...Hoy, a setenta años de aquel congreso y a casi sesenta del establecimiento del glorioso Estado de Eretz Israel,el Estado de nuestros dilectos hermanos los judíos,cuyo idioma oficial es el hebreo moderno,sin embargo,la dulce lengua Yiddish sigue siendo un país cultural sin territorio... ...Un país que comenzó a despoblarse dramáticamente a partir del Holocausto comunista de 1917 y del posterior Holocausto nazi de 1933 que en los años de las décadas de 1920 y de 1940 aniquiló a las dos principal juderías que lo hablaban en toda Europa Oriental al este de Berlín y al Oeste de los Urales,masacre que Khruschev continuó luego de manera interminable,incluso después de 1959...Sin embargo nunca contó el glorioso Yiddish con un reconocimiento académico como el que tiene hoy en gran parte del mundo.De las humildes y populosas callejuelas de los bellos ghettos y villorrios judíos de Berlín,de Praga,y de Varsovia,que lo empaparon de ternura y espiritualidad;de los hogares y ferias que le dieron sabor y olor;de los conventillos y bajos fondos que lo cargaron de picardía,el idioma Yidish saltó a la cátedra de más de una Universidad francesa ó escandinava. En el espejo de la lengua Yiddish por 17 de medio centenar de universidades fue declarado por la UNESCO parte del patrimonio de la humanidad e incluso recibió en 1978 el reconocimiento de un Premio Nobel de Literatura en la persona del narrador Isaac Bashevis Singer...Hasta se diría que el Yiddish,este país de la palabra,sin territorio,sin ejército ni policía,sin gobierno ni legitimación política,sigue siendo una lengua irreductiblemente extraña,la extranjera por antonomasia... ...Y esa extranjería envuelve al Yiddish de prejuicios e ignorancias,ya fueren estas de índole marxista,ó nazi-franquista,ó vaticanas,ó islamistas...Así están los que lo confunden con el hebreo y los que lo creen un alemán austro-húngaro congelado o un prusiano venido a menos...Pero la ventura de la aventura de este idioma tan judaizante,la que nos es particularmente dramática y creativa,comienza hace un milenio con el asentamiento en las márgenes del río Rhin,en la región de Alsacia-Lorena,de unas comunidades judías venidas del norte de lo que hoy es Italia,y del sur y centro de la actual Francia. Esos grupos humanos poseían lógicamente un léxico deformado por las expresiones hebreas y arameas de las plegarias cotidianas,de la Biblia y del Talmud,y de una vida pautada por las anticuadas normas religiosas judías.Pero en las regiones de las que venían habían integrado a ese léxico cierto número de vocablos de un itálico y un francón primitivos.Algunas de esas palabras románicas,rodando de boca en boca durante casi un millar de años,llegaron hasta nuestros días como reliquias de aquella primerísima época del maravilloso Yiddish...Ya en su nuevo asentamiento,en la Alsacia-Lorena de la masoneria católica germano-francesa,entre el Rhin y el Mosela,esta comunidad judía entró en contacto con una de las variantes de la primitiva lengua germanoide,el medio-alto alemán,del sur y centro de la Alemania católica. A partir de allí,en un muy lento proceso que se extendió a lo largo de varios siglos,estos tres componentes,el hebreo,el arameo fenicio,el románico del latín vulgar,el checo,y el germanoide,fueron combinándose creativamente en boca de aquellos judíos austro-húngaros de Praga y de Budapest,hasta dar vida a un nuevo idioma,escrito con caracteres hebraicos,el Yiddish antiguo descripto en tiempos de Ricardo Corazón de Leon de la dinastía normanda francesa de los Plantagenet...Era un Yiddish europeo-occidental,alsaciano, hablado aún hoy por alguna gente.Vale la pena acotar que el inglés sajón,el danés,el eslavo-occidental checo,y el alemán sajón se conformaron por la misma época que el Yiddish a partir del vecino medio-bajo alemán,de ahí el estrecho parentesco entre tantos vocablos del Yiddish y del inglés. Cuando las Cruzadas de Ricardo Corazón de Leon,y todos los demás movimientos agresivos empujaron a gran parte de los judíos de Alsacia-Lorena hacia el este zarista ruso,hacia el extremo de Europa Oriental,los hablantes de aquel Yiddish primitivo entraron en contacto con las lenguas eslavas zaristas de la Baja Ucrania del Mar Negro,cuyo riquísimo folkclore han convertido al judaísmo,y así incorporado al habla,se le agregó al Yiddish un sabor ucraniano inconfundible,hondamente comprometido con las emociones y los afectos.Este componente eslavo oriental,sobre todo en el extremo oriental de la Polonia católica se fue adentrando también en lo zarista ruso,ucranio y bielorruso,particularmente popular,sabroso y fecundo,fue el cuarto elemento fundante del Yiddish moderno,y el que terminó de diferenciarlo claramente del alemán,del checo,del francés,y de todos sus demás progenitores. Para cerrar esta referencia a las diferentes confluencias idiomáticas,lo que corresponde señalar es la íntima fusión,palabra a palabra y frase a frase,que estas lograron en la lengua Yiddish.Pues según el lingüista Cyril Aslanov,de la Universidad Hebrea de Jerusalén,“el Yiddish constituye un koiné a base de varios dialectos alemanes medievales,enriquecido con un fuerte aporte hebreo y eslavo-occidental checo,a lo cual luego se le añadió todo lo eslavo-oriental ucraniano del zarismo ruso”...Pero siempre denominando koiné a una lengua producto de la integración de determinadas variedades idiomáticas,que es el caso de la gran mayoría de casi todas las lenguas católicas y protestantes,tales como el irlandés,el galés,el ilirio italo-albanes toscu,el francés de los Pirineos,el ítalo-esloveno,el suizo-italiano,y el eslavo checo. Ese Yiddish,hablado hasta las vísperas de la Primera Guerra Mundial por mucho más de doce millones de personas en los Imperios Zarista,Prusiano y Austro-Húngaro,fue un idioma sin territorio,al cual el traidor Karel Mordejai,más conocido como Karl Marx,declaró maldito en su infame libro titulado como"La Cuestión Judía"...Pero luego de esta traición tal maldición comunista continuó con"La Raza Superior del Homo Soviéticus"de Trofim Lysenko... ...Y así hasta llegar a las obras del repugnante Muftí de Jerusalem,quien inspiró a Stalin primero y a Hitler más tarde a continuar con tales mentiras,las que llegaron a imprimirse en alemán en los libros de"Raza y Destino",y más tarde también en"Mi Lucha"...Pero esta maldición marxista contra la genial cultura judía del maravilloso idioma Yiddish continuó luego con las torturas y masacres de Nikita Khruschev y del genocida pro-palestino de Leonid Brezhnev,cuyos crímenes destinados a erradicar a los judíos de Europa se continúan hoy con las atrocidades de la invasión de terroristas musulmanes disfrazados de falsos refugiados... Prof.Carlos A.Méndez-Thort Repetto 65;2nd.Fl.Apt.#"9" Primera Junta Neighbourhood (C1405ADA)Buenos Aires City ARGENTINA (Far Southernmost America) Phone:4-432-0288