viernes, 28 de octubre de 2016

PARACAIDISTAS

Buenos Aires, Argentina viernes 28.10.2016 LUIS LEISSA Cambiemos Entre Rios se fractura: Frigerio se corta solo y suena fuerte un amigo peronista Quizás sea porque el Pro aún no lo terminó de convencer, o quizás porque no confía en los radicales entrerrianos, o porque no cree que los macristas logren constituir una fuerza importante en esta provincia, pero lo cierto es que el mandamás del Pro de Entre Ríos comenzó a explorar otras opciones entre quienes aparentemente se sentiría más cómodo: sus compañeros peronistas. Y apuntó a las filas del Frente Renovador, reuniéndose con Alejandro Bahler, el diputado provincial que integra el ala massista que además componen la diputada Mariela Tassistro, Emilio Martínez Garbino y Luís Leissa. Según lo que trascendió el ministro del Interior prometió una reunión con Leissa para la esta semana. También se supo que el Pro hizo medir al actual presidente de la SRA, Luís Miguel Etchevehere, pero los n� �eros no habrían sido los que esperaban. Hay mucho malestar en las filas de la UCR y hasta amagues de romper el bloque de diputados. De Angeli junto a Luis Leissa. PARANA.- Si todo sucede normalmente como se espera, dentro de exactamente un año los argentinos deberíamos estar votando en las elecciones legislativas que han de marcar el rumbo definitivo del gobierno del presidente Mauricio Macri. Para ello Cambiemos, y el Pro en particular, necesitan ganar más escaños en la renovación parlamentaria de 2017. Por ello, más allá de la incidencia que cada provincia tenga en la conformación del nuevo cuerpo legislativo nacional, lo que suceda en cada una de ellas será algo que desvelará a los integrantes de Cambiemos. De acertar, o no en los acuerdos que se hagan y en los candidatos, dependerá la suerte de ese frente y del gobierno. Cada uno de los lugares que se necesiten reemplazar será trascendental. En Entre Ríos esos lugares serán cinco. De ellos, tres corresponden al FpV, uno a la UCR y otro al Frente Renovador. Cam biemos aspira, como mínimo, a quedarse con tres de ellos. La UCR quiere encabezar la lista. “En 2015 cedimos la candidatura a gobernador a favor del Pro y perdimos. Creemos que ahora nos corresponde ser nosotros quienes encabecemos la lista de diputados nacionales”, dicen con cierta razón los radicales. Para ello deberán convencer al mandamás del Pro entrerriano, Rogelio Frigerio, que aunque ya se sabe que no competirá por una diputación por Entre Ríos (un deseo del presidente Macri), tratará de imponer alguien elegido por él en el primer lugar de la lista. Tampoco le será fácil a Frigerio esa tarea, por más que hoy por hoy su figura tenga tan fuerte notoriedad en la provincia, más si las promesas realizadas no llegan a tiempo. La resistencia a sus pretensiones será muy fuerte por parte de algunos actores que miran más allá del 2017. Entre ellos el actual intendente de Paraná, Sergio Varisco, que pretende catapultar a su hija, Luc� � Varisco, a una diputación nacional. Pero no será el único al que deberá enfrentar dentro de la UCR; hay varios más que pretenden ser parte de esa lista en la que solo habrá tres lugares seguros en caso de ganar las elecciones. Obtener un cuarto escaño de los cinco disponibles es casi una utopía, aunque no imposible ante la división del peronismo y si continúan los errores del gobierno de Gustavo Bordet. Otro problema para Frigerio es el Pro entrerriano, inmerso en una disputa interna que pareciera no tener fin y que la intervención, primero del propio Frigerio y luego de su mano derecha, Marcelo Sorgente, pudo evitar. Es más, probablemente se haya profundizado aún mucho más en ese período. Un descuido llamativo o tal vez una subestimación indebida que ahora puede transformarse en un nuevo escollo, o quizás en una solución inesperada. Dependerá de cómo Frigerio lea la alternativa que se presenta hacía el int erior del Pro, que busca normalizarse institucionalmente en la provincia. Lo que sí es seguro, es que si intenta seguir solo con quienes han sido parte hasta ahora, difícilmente le sirva de algo. Seguramente por todo ello es que Frigerio aprovechó su viaje a Paraná del fin de semana pasado para entablar un contacto con un sector del peronismo local y que forma parte del massismo entrerriano. Fue así que se hizo un lugar en su agenda para recibir al diputado provincial Alejandro Bahler, que integra un sector del Frente Renovador junto a Emilio Martínez Garbino, la diputada Mariela Tassistro y Luís Leissa, con quienes se reuniría la próxima semana Frigerio para seguir evaluando posibilidades conjuntas, tal como se viene haciendo en otras provincias también con integrantes del massismo. La novedad provocó un gran alboroto dentro de Cambie mos por varios motivos: Uno de ellos fue que el actual ministro reveló que él se encuentra afiliado al Partido Justicialista, lo que hizo enojar a varios radicales que nunca imaginaron que en la mesa de Cambiemos de Entre Ríos había un integrante de ese partido. Pero más enojo habría causado el acercamiento a ese sector del Frente Renovador, al punto tal que más de un legislador radical habría manifestado la intención de abandonar el bloque de Cambiemos si se concreta esa intención de Frigerio. Los radicales también mostraron su desagrado cuando se reveló que el Pro había realizado una encuesta para medir las posibilidades electorales del presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luís Miguel Etchevehere, sin que nadie les avisara de ello. El magro resultado del trabajo habría moderado la ira radical. “Si nos hubiesen consultado a nosotros se habrían ahorrado el gasto de hacer una encuesta”, señaló con ironía un radical con varios años de experiencia. El amigo Luís Luís Leissa fue intendente de Gualeguaychú entre 1991 y 1995 y dejó una marca indeleble en la ciudadanía debido a su exitosa gestión. A partir de allí Leissa fue tentado en infinidad de oportunidades para distintas candidaturas debido a su buena imagen ante la sociedad. Pero recién en 2013 él aceptó acompañar a su amigo Alfredo de Ángeli cuando se postuló a senador nacional en un acuerdo con el ex gobernador Jorge Busti. En esa oportunidad Luís Leissa fue candidato a diputado nacional en segundo término, detrás de la esposa de Busti, Cristina Cremer. Todos recuerdan que en esas elecciones ese frente fue segundo en la provincia, y a pesar de la popularidad que aún tenía De Ángeli, Leissa en varios lugares obtuv o más votos que él. Por eso a su llegada a Paraná, Rogelio Frigerio se reunió en el aeropuerto de la capital provincial con Alejandro Bahler reafirmando su estrategia de sumar “la pata peronista” a la alianza Cambiemos. En ese diálogo se habría modelado la idea de que Leissa encabece la lista de candidatos a diputados nacionales en el marco de un acuerdo político con el massismo entrerriano. Esto sólo podrá concretarse si Luis Leissa acepta la propuesta que ésta misma semana le formularía el jefe de la cartera política a nivel nacional, Rogelio Frigerio. Si Frigerio logra convencerlo, no sólo habrá encontrado en Gualeguaychú la pata peronista que lo desvela, sino que además habrá tomado una de las principales espadas de la lucha contra las pasteras cuyo funcionamiento cuentan con la simpatía del presidente Mauricio Macri. 'El amigo Luís' como lo llaman a Leissa en el Pro, es un candidato con peso propio que sin dudas puede aportar una vez más a las aspiraciones de Frigerio, como lo hiciera en 2013 apuntalando a De Ángeli. Claro que esta vez difícilmente se conforme con una candidatura solo expectante y opte por aceptar solo si se le da la posibilidad de tener el protagonismo necesario. Quizás esperando la reunión con Frigerio, en declaraciones a Radio Máxima de Gualeguaychú, Leissa adelantó su pensamiento y sostuvo que "hemos salido de la asfixia insoportable de cadena nacional, de ese festival obsceno de corrupción que era intolerable", pero al mismo tiempo admitió que "claramente que se cometen errores que tranquilamente se pudieron haber evitado, si bien gobernar actualmente es muy difícil", y puso de ejemplo que "hay cuestiones como la decisión de bajarle las retenciones a las mineras o la falta de sensibilidad para manejar la profunda crisis de la que venimos que deben hacer pensar al Gobierno que hay mucha gente que votó no a Macri por sí mismo sino porque era el elemento para taponar y lograr que el kirchnerismo se alejara del poder". Afirmó que "el Gobierno debe entender que no se pueden volver a cometer los mismos errores del pasado. Si bien estamos en una situación muy compleja, muy difícil y se está viviendo una profunda crisis, tenemos que ponernos de acuerdo en políticas de Estado respecto de la Salud, la Educación, la Justicia, la seguridad y plantear alternativas que nos permitan decir que tenemos certezas en determinados rumbos", sugirió. Por último expresó que "definir esto no es una joda, se debe entender que el Estado debe tener un rol activo en def inir políticas en materia de ambiente, de transporte, en el combate del narcotráfico. Discutir políticas de fondo que después no se cambien o no se alteren y para esto debe haber generosidad del Gobierno convocante y de la oposición".