sábado, 24 de septiembre de 2016

EL PATO TRUMP

LA VERDAD SOBRE UN CANDIDATO Escandalosa trama global que compromete a Trump Muchos de los negocios internacionales de la empresa de Donald Trump, la Trump Organization, se realizan con enemigos de USA o bajo sospecha de USA. El asunto es bien complejo y afecta a la seguridad nacional estadounidense. Sería el motivo por el cual importantes líderes republicanos se habrían decantado por intentar impedir que Trump llegue a la Casa Blanca. Hussain Ali Sajwani, el presidente de Damac, de Dubai, y los Trump. Glenn Thrush escribió en la web Politico que en el otoño estadounidense (primavera argentina), Donald Trump puede caer en las encuestas que lo han beneficiado desde agosto. Después de la sombría convención republicana en Cleveland (Ohio), con encuestas mostrándolo abajo por 2 dígitos, Trump ha montado lo que, para muchos, parece un increíble regreso. Y él hasta consiguió tomar la delantera por 8 puntos porcentuales en Iowa, reflejando su mejora en estados críticos donde se define la elección. Pero hay algunas cuestiones a tener en cuenta acerca de lo que vendrá a Trump: 1. Todo ha ido de acuerdo a los planes de Trump... pero no fue suficiente para alcanzar la delantera. Encuesta tras encuesta, el político más aborrecido de USA no ha conseguido elevarse nunca más allá del 38% al 44% entre los votantes prob ables (en promedio, él llega al 42% entre los votantes registrados). Los aliados de Trump señalaran correctamente que Bill Clinton ganó la Presidencia en 1992 con el 43%; y tienen razón, excepto por el hecho de que había un 3er. candidato muy sólido como Ross Perot, quien obtuvo un inédito 19%. Gary Johnson, el candidato Liberal, parece ayudar a Trump (a quien Johnson detesta) al quitarle apoyo a Clinton, pero le está costando mucho conseguir 2 dígitos y no es probable que llegue el 15% necesario para que se lo convoque al debate público televisado. A diferencia de Trump, Clinton ha logrado, en algunas encuestas, superar el mágico 50%. 2. Fue mala la decisión de Clinton de respetar a Trump en agosto y mantener bajo el perfil de la noticia del despido de Paul Manafort como jefe de campaña del republicano, para contratar a Kellyanne Conway. Si Hillary gana, aquellas vacaciones (en el Hemisferio Norte, agosto es el me s más caluroso) con bailes para recaudar fondos, dejando para la recta final del proselitismo (octubre) el huracán de propaganda anti Trump, será recordada como una maniobra estratégicamente brillante. Pero si Hillary pierde, su decisión de agosto será comparada con el desastre del demócrata Michael Dukakis. Era conocido que Trump podría ganar la elección interna republicana pero era el menos indicado para ir por la presidencial. 3. De todos modos, su gente dice que él está amenazando romper los niveles máximo alcanzados por Mitt Romney contra Barack Obama. Notable su recuperación en New Hampshire y 'abrochando' Ohio. Hillary sigue con su barricada en Pennsylvania, Michigan, Wisconsin y Minnesota; y ha capturado los estados alguna vez de color rojo (republicanos) de Colorado y Virginia. Pero la verdad es que Trump sigue por debajo del nivel de Romney, inclusive del de John McCain ante Bill Clinton. 4. El ascenso de Tr ump es posible que haya sido sólo consecuencia de los errores de Hillary, que la llevaron a caer del 50% que había conseguido. Ahora bien, que los canales de TV evalúen a Trump como el próximo Presidente estadounidense no lo convierte en el próximo Presidente estadounidense. Algo que sí consiguen los canales es regresar a Trump todo su ego, y esto es peligroso. El equipo de colaboradores que incorporó Conway ha logrado frenar la verborragia excéntrica de Trump pero él tiene en su boca una fuerza cósmica incontrolable, tal como si fuese el basquetbolista LeBron James. Trump está convencido de que su 'arma mortal' es su propio genio, y eso puede descontrolar su narrativa, empujado por los telecharlatanes. Él no puede evitarlo. Después de un par de días de silencio digno por el casi desmayo en vivo de Clinton, él volvió a escena: no entregó el prometido reporte médico detallado pero se quejó del calor, "Siempre hace calor cua ndo actúo, porque las multitudes son tan grandes... estas habitaciones no están diseñadas para este tamaño de multitudes”. La euforia de Trump provoca terrorismo entre los demócratas, quienes son el arma secreta de Clinton, a causa de su miedo, en su forma más simple y cruda. El éxito de Trump, puede ser lo único que hace que muchos demócratas (y moderados críticos de Trump fuera del partido) voten a Hillary. 5. La clave en las recientes encuestas nacionales no consiste en el ascenso de Trump, sino en que más votantes de Trump están mentalizados sobre su candidato que los votantes de la poco excitante Hillary. En una encuesta del The New York Times, el 51% de los votantes de Trump se dijeron entusiasmados por su candidato mientras que sólo el 43% de los votantes de Hillary se dijeron entusiasmados por ella: miedo vs. euforia, ¿cuál es la emoción más potente en la política? Demócratas en pánico resultan una b uena noticia para una candidata de bajo rendimiento. En última instancia, el terror de Trump ha sido el núcleo de la estrategia de Clinton desde el final de la primaria, y es por esto que su comentario de que la mitad de los seguidores de Trump pueden entrar en “una canasta de deplorables” probablemente no haga ningún daño a largo plazo: básicamente sigue siendo una elección base, y necesita sacarlos para ganar. Un problema más fastidioso es su continua actuación egocéntrica con los jóvenes que coquetean en el rango del 25 al 30% con candidatos de un tercer partido. La seguridad nacional De acuerdo al periodista Kurt Eichenwald, en Newsweek, "Los acuerdos de negocios globales de Trump harían imposible que él conduzca la política extranjera sin contemplar su billetera." Todo indica que el extenso imperio de negocios de Trump Organization articula una se creta red financiera en todo el mundo, lo que convierte a Trump, en caso de llegar a la Casa Blanca, en el Presidente más conflictivo en toda la historia de USA. Para comenzar, la fundación Bill, Hillary & Chelsea Clinton fue analizada de arriba hacia abajo y se revisaron los informes de auditoría de PricewaterhouseCoopers: la declaración de impuestos de la fundación muestra que un 90% del dinero que recolectó fue a programas de caridad (desmintiendo todo lo que dijeron los republicanos más talibanes y el propio Trump de que sólo el 10% había ido a caridad). Ningún miembro de la familia Clinton recibió dinero de la fundación, y tampoco financió alguna campaña política. De hecho, al igual que los Clintons, casi toda la junta de directores trabaja sin percibir remuneración. Sin embargo la familia Trump se encuentra en el presupuesto y la contabilidad de la Trump Organization cada año . Mucho de ese dinero viene de acuerdos con financieras y desarrolladores inmobiliarios internacionales, muchos de los cuales han sido vinculados a actividades controversiales incluso ilegales. Ninguna de los contratos comerciales de Trump Organization con extranjeros, que examinó Newsweek, explicita qué porcentaje de ese dinero extranjero va a manos de la familia Trump. Además, la campaña de Trump no respondió al pedido de que identifique a todas las entidades extranjeras que son o participadas o asociadas contractualmente a la Trump Organization. Luego, lo de los paraísos fiscales: la declaración jurada de Donald Trump informa que él es accionista o beneficiario de muchas entidades extranjeras, incluyendo Excel Venture LLC, en Antillas francesas: y Caribusiness Investments SRL, en Republica Dominicana. Trump ha construído una compleja trama, con más de 500 entidades mencionadas en su declaración jurada, para tributar lo menos posible, pero esta arquitectura impide conocer con precisión sus compromisos con extranjeros. Para Kurt Eichenwald, hay un conflicto previsible entre los intereses de la seguridad nacional estadounidense y la trama de negocios de Trump, que no pueden ser resueltos mientras él o alguien de su familia mantenga intereses financieros en la Trump Organization durante una Administración Trump. Además, la Trump Organization no puede ser colocada en un fideicomiso ciego, tal como luego de varias polémicas, afirma haber hecho el presidente Mauricio Macri. Cualquier gobierno que busque conseguir más influencia con el presidente Trump podría hacerlo acordando algún negocio con la Trump Organization, ofreciendo formas de inyectar dinero directo a la familia o simplemente depositándolo para que Trump pudiera utilizarlo una vez egresado de la Casa Blanca. El fantasma del soborno legal es un fantasma muy fuerte en la estructura de autofinanciación que mantiene la familia Trump. La mayor parte del público cree que Trump es un enorme desarrollador del éxito, una personalidad de la televisión y un operador de casinos que fracasó en este negocio. Pero su principal convenio de negocios desde hace casi una década fue la venta de licencias de Trump a sus socios de todo el mundo. El modelo de empresa de la compañía de Trump empezó a cambiar alrededor de 2007, que se convirtió en la estrella del canal NBC con el reality-show “The Apprentice”. Así se llegó al presente: en lugar de construir sus propios hoteles, torres de oficinas y otros edificios, la mayor parte de sus negocios surgen de la firma de acuerdos con desarrolladores extranjeros quienes le pagan a su compañía por el derecho de poner su nombre al edificio. El más reciente edificio construido por Trump con su nombre es el hotel Trump- SoHo y el proyecto de condominios que completó en 2007. En declaraciones públicas, Trump y su hijo Donald Trump Jr. nan celebrado la globalización de la marca Trump y anunciaron sus intenciones de expandirla. “Las oportunidades para el crecimiento son interminables, espero poder continuar con el tremendo éxito que hemos disfrutado”, dijo Donald Trump Jr. en 2013. Trump Jr. ha citado perspectivas de nuevos negocios en Rusia, Ucrania, Vietnam, Tailandia, Argentina y otros países. De Corea del Sur a India La idea de licenciar la marca Trump a desarrolladores inmobiliarios extranjeros emergió como un creciente negocio de la compañía a fines de los años '90. En aquel momento, 2 ejecutivos de la surcoreana Construcción e Ingeniería Daewoo se encontraron con Trump en sus oficinas en Manhattan para proponerle pagarle por el derecho de usar su nombre en un nuevo complejo urb ano en desarrollo en Corea del Sur. Daewoo ya había trabajado con la Trump Organization para construir la Trump World Tower, cerca de los cuarteles de Naciones Unidas, en Manhattan. Los hoy ex ejecutivos de Daewoo dijeron que, al principio, Trump se mostró escéptico. Sin embargo, en 1999 comenzó la construcción en Corea del Sur de World Trump, 6 unidades de condominios en Seúl, y en 2 localidades vecinas. De acuerdo a ambos ex ejecutivos, la Trump Organization recibió una cuota anual de aproximadamente US$ 8 millones. Poco después de que se firmó el acuerdo, la empresa matriz de Ingeniería y Construcción Daewoo, el Grupo Daewoo, se declaró en bancarrota, a causa de un fraude por US$ 43.000 millones. El presidente del grupo Daewoo, Kim Woo Choong, huyó a Corea del Norte, aunque regresó en 2005, fue arrestado por malversación de fondos y sentenciado a 10 años de prisión. De acuerdo a los 2 ex ejecut ivos de Daewoo, una reorganización de la empresa después del colapso requirió la revisión de aquel contrato con la Trump Organization. Sin embargo, hasta el presente, la Trump Organization sigue de aliada con Ingeniería y Construcción Daewoo. Este relato es un ejemplo de los conflictos de intereses posibles entre Trump y las relaciones internacionales de USA, a causa de intereses financieros. A principio de 2016, él dijo que Corea del sur debería planificar autofinanciarse su defensa militar en lugar de esperar siempre el apoyo de USA, y que esto incluía el desarrollo de armamento nuclear. Más tarde negó haber hecho esta declaración, aunque había un videotape que no permitía dudas acerca de lo que él había expresado. Una de las principales compañías surcoreanas involucradas en el desarrollo de energía nuclear es Ingeniería y Construcción Daewoo: ¿Trump lo dijo porque realmente cree eso o por que le convenía a su socio Daewoo? En India, los conflictos de interés pueden resultar mayores. Trump firmo un acuerdo en 2011 con un desarrollador inmobiliario llamado Rohan Lifescapes, quien quería construir un edificio de 65 pisos utilizando la marca Trump. Al frente de las negociaciones estuvo Kalpesh Mehta, un director de la compañía quien más tarde se convertiría en el representante exclusivo de los negocios de Trump en India. De pronto, los obstáculos regulatorios del gobierno indio impidieron el proyecto. De acuerdo a un ex funcionario de Trump quien habló con Newsweek exigiendo el anonimato, Donald Trump Jr. voló a India para pedirle a Prithviraj Chavan, ministro-jefe de Maharashtra, un estado ubicado en el oeste de India, que eliminara los obstáculos. El poderoso político se rehusó a hacer una excepción para la Trump Organization. Sin embargo, ¿qué ocurriría en una situación similar si Trump fuese Presidente estadounidense, y su hijo mantuviera una presencia en los negocios familiares? Con el Grupo Lodha, Trump construyó la Torre Trump Mubai. Para entonces, Trump ya estaba avanzando en un proyecto en la ciudad de Pune, con un emporio de desarrollos inmobiliarios llamado Panchshil Realty, que pagó por el uso de la marca Trump en 2 torres de 22 pisos cada una. Muchos quedaron asombrados por el anuncio público sobre la sociedad de Panchshil con Trump y el agasajo a Trump con una cena especial a la que fueron invitados actores del complejo cinematográfico llamado 'Bollywood', industriales, personas de la alta sociedad e incluso la ex Miss Universo. Pero hace muy poco explotó el escándalo: las torres Trump Pune fueron denunciadas por el gobierno estatal, y la policía local empezó a investigar, porque abundan las discrepancias entre los registros del catastro y los títulos de propiedad: parece que la tierra sobre la que se edificó pudo haber sido comprada en forma ilegal por Panchshil. La compañía india dice que no rompió ninguna ley o norma, pero si los funcionarios concluyeran que la empresa es culpable, el futuro del proyecto estará en riesgo: ¿cómo manejar esa situación si Trump fuese el Presidente estadounidense? A partir del proyecto Pune, la Trump Organization ha desarrollado vínculos con el Partido del Congreso o Congreso Nacional Indio, organización política que apoya el secularismo democrático, y es dirigido por Sharad Pawar, un aliado de la familia Chordia, que es dueña de la empresa Panchshil. El poder político en India descansa principalmente en el Congreso Nacional Indio, partido nacionalista que ha controlado el gobierno central por casi 50 años. Sin embargo, Trump es muy popular en Sena Hindú, un grupo nacionalista radical de ultra derecha, que simpatiza con el discurso de Trump crítico de los musulmanes. Debe recordarse que el gran enemigo de India es Pakistán, un país de mayoría islámica. Cuando Trump cumplió 70 años, en junio, los miembros de Sena Hindú organizaron una fiesta de cumpleaños para el hombre a quien llamaron “el salvador de la humanidad”. Con Trump en campaña, la Trump Organization firmó otro acuerdo en India, que acercó al candidato republicano a otro grupo político: en abril, la compañía firmó un acuerdo con Ireo, una empresa inmobiliaria de capital privado con base en la ciudad Gurgaon. La compañía, que aglutina a más de 500 inversores, es dirigida por Madhukar Tulsi, un prominente ejecutivo de bienes raíces de India. En 2010, tanto el domicilio de Tulsi como las oficinas de Ireo fueron allanados cen el marco de una ampl ia investigación de corrupción relacionados con los gastos públicos que ocurrieron en los Juegos del Commonwealth 2010 en Nueva Delhi. Commonwealth es la Mancomunidad de Naciones que lidera el Reino Unido pero que incluye a Australia, Canadá, India y otros ex territorios británicos. De acuerdo a un ejecutivo de negocios en India, los investigadores gubernamentales creían que Ireo tenía vínculos cercanos con el prominente político indio Sudhanashu Mittal, líder del partido Bharatiya Janata, el 2dp. partido político más grande de India, sospechado de redirigir el dinero ganado en los contratos de obras para los Juegos del Commonwealth hacia paraísos fiscales, repatriándolos para financiar los desarrollos de Ireo. Finalmente no hubo cargos ni contra Tulsi ni contra Ireo ni contra Mittal pero la investigación expuso el vínculo entre un prominente partido político indio y la mencionada Ireo, asociada a Trump. Sin dudas, pocos grupos políticos indios habrán dejado caer en saco roto la declaración de la familia Trump de que quiere concretar más acuerdos en su país. En julio, mientras la Convención Republicana estaba por llevarse a cabo, la Trump Organization declaró que planificaba una expansión en el sur de India. “Somos muy optimistas sobre India y planificamos dejar una huella en el desarrollo de proyectos residenciales y de oficina de la marca Trump”, dijo Donald Trump Jr. al diario “Hindustan Times”. “Nosotros tenemos una red muy agresiva en el norte y el este del país, y esperamos anunciar muchos excitantes proyectos nuevos en los siguientes meses”. Es un escalofriante ejemplo de los acechantes conflictos de interés en una Administración Trump: Si Trump va duro contra Pakistán, ¿sería por los intereses estratégicos de USA o para apaciguar a los oficiales del gobierno de India que puede n poner en peligro las ganancias de las torres Trump Pune? Guerra de marcas en Turquía Trump ya tiene conflictos financieros en casi todo el mundo islámico, un problema que se empeora por su retórica anti-musulmana y sus decisiones impulsivas durante su campaña. Uno de sus más problemáticos enredos está en Turquía. En el 2008, la Trump Organization firmó un acuerdo de marcas con el Grupo Dogan, controlado por una de las familias políticas con más influencia en Turquía. Trump y Dogan acordaron que la compañía turca pagaría una cuota o 'fee' para utilizar el nombre Trump en 2 torres de Estambul. Cuando el complejo abrió en 2012, Trump asistió a la ceremonia de inauguración y declaro su interés en más negocios en Turquía. En una señal de influencia política de la familia Dogan, el presidente Recep Tayyip Erdogan se reunió con Trump e incluso presidió las ceremonias de apertura de las propiedades marca Trump. Erdogan atendió a pesar de que un diario del Grupo Dogan, "Hurriyet", es uno de los pocos medios de información en Turquía que publica artículos que critican a un Presidente conocido por aplastar la libertad de expresión. Hoy día, la influencia que permitió a los Dogan atraer a Erdogan a aquel evento, se ha colapsado, y una vez más, un asociado a Trump fue involucrado en acusaciones de supuestas actividades criminales. En marzo 2016, un tribunal de Estambul acepto una acusación contra Aydin Dogan, presidente del Grupo Dogan, por contrabando de combustibles. Aydin Dogan se declaró inocente, y se denunció que la demanda era un intento político para aplastar la compañía que ha financiado a un diario opositor al gobierno. Erdogan también golpeó al compañero de negocios de Dogan, Trump, por su retórica anti-musulmana. En junio, Erdogan exig ió que el nombre de Trump fuera removido de la pizarra conmemorativa del complejo en Estambul y dijo que haber asistido a aquella inauguración fue un error. El problema es complejo: Dogan es un compañero de negocios de Trump pero Erdogan es un aliado indispensable para USA en Medio Oriente, que no quiere a Trump, que sería el jefe de la Casa blanca. Trump puede tener que escoger entre ignorar las penurias de Dogan, o presionar a Erdogan para acercarse a Dogan y así beneficiar a Trump Organization. Turquía es uno de pocos países musulmanes aliado de USA en su lucha contra el terrorista Estado Islámico. Y es una nación de mayoría sunita (los islámicos se dividen en sunitas como Arabia Saudita y chiítas como Irán) que ayuda a los militares estadounidenses en contra de los extremistas sunitas (Estado Islámico). Turquía ha permitido a la US Air Force utilizar una base como principal centro de misiones de bombardeo y vigilancia en Siria e Irak. Una presidencia de Trump, de acuerdo a un financista árabe en contacto directo con altos funcionarios turcos, dice Newsweek, pondría la cooperación bilateral en riesgo, particularmente desde que Erdogan, quien se dice que odia a Trump, ha acumulado más poder después de un frustrado golpe de Estado en julio. Otro enigma: Turquía está en guerra contra los kurdos, otros aliados de USA en la lucha contra Estado Islámico o ISIS en Siria. Los grupos de insurgentes kurdos están en un conflicto armado con Turquía porque reclaman la independencia del Kurdistán. Si Turquía corta el flujo de negocios entre Estambul y la Trump Organization, ¿qué haría el impulsivo Donald Trump con los intereses estratégicos que vinculan a USA con 2 aliados críticos? Emiratos Árabes Unidos Trump ha buscado oportunidades de negocios en Emiratos Árabes Unidos. Su incursión inicial fue en 2005, cuando la Trump Organization firm ó un acuerdo de marcas con una empresa desarrolladora de Emiratos llamado Nakheel LLC, respaldada por la familia real de Dubái, que planificaba construir un hotel con forma de tulipán en una isla artificial diseñada con forma de palmera. En 2008, se destapó un escándalo por sobornos y corrupción que involucró a un proyecto multimillonario para construir una fuente de agua en Dubái. 2 ejecutivos de Nakheel fueron acusados por fraude y después absueltos, pero la calificación financiera de Nakheel se deterioró en medio de un colapso en los precios de bienes raíces. El proyecto Trump fue demorado y después cancelado. En 2013, la Trump Organization firmó otro acuerdo de marcas, esta vez con el archirrival de Nakheel, Propiedades Damac, una división del Grupo Damac, que quería el nombre de Trump para un campo de golf de 18 hoyos que integraría el circuito profesional PGA (Professional Golfers' Association). El acuerdo fue negociado por Hussain Ali Sajwani, el presidente de Damac, quien había participado en controversiales acuerdos de terrenos con altos funcionarios gubernamentales estadounidenses. Él se encontró personalmente con Trump por el proyecto, y su relación creció, decidiendo a Damac a trabajar con la Trump Organization en 2 campos de golf y una villa residencial en Dubái. De acuerdo a un ex ejecutivo de la Trump Organization, el candidato Trump dijo que él, en forma personal, invirtió en algunos de los proyectos en Dubái. El 07/12/2015, cuando Trump reclamó un “total y completo cierre” en la admisión de musulmanes a USA, la reacción de Emiratos fue instantánea: boicotearon las propiedades Damac-Trump. Entonces, Damac difundió una declaración que explicó que sus acuerdos con la Trump Organization no tenían nada que ver con Donald Trump como persona, afirmación que na die creyó. El 10/12/2015, Damac removió la imagen de Trump y el nombre de sus propiedades. 2 días después el nombre se volvió a ubicar, desatando un reclamo más importante de parte de los gobernantes en Dubái. El precio de las acciones de Damac cayó 15% en medio de la controversia, y el holding fue forzado a garantizar devoluciones a inversionistas por algunas de las propiedades de lujo que llevaban el nombre de Trump. Otro que compró una licencia Trump en Emiratos, el Grupo Landmark, con base en Dubái, una de las compañías de venta minorista más grande del Medio Oriente, ya informó que estaba eliminando los productos marca Trump de sus góndolas. Entonces, Trump se desató. El príncipe Alwaleed bin Talal, el multimillonario que ayudó a Trump durante su quiebra empresarial en los años '90 (le compró el yate en efectivo, dinero que le permitió a Trump reprogramar sus obligaciones), envió un tweet en medio del rifirrafe de Dubái, llamando al candidato republicano una “desgracia”. Alwaleed es un twittero prodigioso, y el accionista Nº2 de Twitter, red social preferida de Trump, quien respondió con un ataque al príncipe, quien integra la gobernante familia real saudí. Fue infantil lo de Trump escribiendo: “El tonto príncipe @Alwaleed_Talal quiere controlar a los políticos de EE.UU. con el dinero de papá. No podrás hacerlo cuando sea electo. #Trump2016”. Una vez más, los intereses personales y financieros de Trump están en conflicto con temas críticos de seguridad nacional para USA. Durante la Administración Bush, Abu Dhabi, el principal emirato de los 7 que integran Emiratos Árabes Unidos, y Washington DC llegaron a un acuerdo bilateral para mejorar la no proliferación nuclear. Esta cooperación es particularmente importante para USA ya que Irán -cuyo potencial desarrollo de armamento nuclear ha sido un significativo tema de seguridad-, finalmente fue llevado a firmar un acuerdo internacional aceptando controles en su desarrollo de energía nuclear. Abu Dhabi es uno de los mayores aliados comerciales de Arabia Saudí, y Dubái es un punto de tránsito para tecnologías sensibles con destino a Irán. Los insultos de Trump al príncipe, enojado porque no le gustó un tweet que lo criticaba, es un tema muy delicado. ¿Cómo reaccionará Trump si fuese Presidente ante dificultades de su holding en Emiratos Árabes? Libia Algunos de los más perturbantes acuerdos internacionales de la Trump Organization involucraron intentos de Trump en buscar el apoyo del dictador libio Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi. USA había etiquetado a Kaddafi como un patrocinador del terrorismo; el presidente Ronal d Reggan llegó a lanzar un ataque militar contra en 1986 después de que la Agencia de Seguridad Nacional interceptara una comunicación que demostraba que Gadafi estaba detrás de un atentado contra una discoteca alemana en el que murieron 2 estadounidenses. Él también estuvo vinculado en el atentado que en 1988 derribó el vuelo 103 Pan Am, el cual explotó sobre Lockerbie, Escocia, matando a 259 personas. Pero para la Trump Organization, no era un asesino terrorista... siempre que pudiera aportar financiación a la empresa, tal como resultaba la oportunidad de construir un resort en la costa mediterránea de Libia. De acuerdo a un financista árabe y ex hombre de negocios en el norte de África, Trump le suplicó a Gadafi y a otros miembros de su gobierno, en 2008, por acuerdos que le aportasen efectivo a la Trump Organization desde un fondo soberano de Lib ia llamado Autoridad de Inversión Libia. En 2009, Trump ofreció a Gadafi alquilarle su propiedad en Wenchester Country, New York. Trump cobró el dinero a Kaddafi pero cuando ocurrieron protestas locales, le canceló la autorización de quedarse en su propiedad. Pero Trump no devolvió el dinero a Kadaffi. “Hice un montón de dinero con Gadafi”, dijo Trump recientemente recordando aquella anécdota de Wenchester. “Me pagó una fortuna”. Otra relación de negocios complicada involucra a Azerbaijan, un país que el Departamento de Estado dijo en un reporte oficial que estaba lleno de “corrupción y comportamiento depredador a cargo de élites conectadas políticamente”. De acuerdo a las declaraciones juradas de Trump, él es presidente de 2 sociedades llamadas “OT Marks Baku LLC” y “DT Marks Baku Manaaina Member Corp”, establecid as en 2015 como parte del acuerdo de la Trump Organization para un proyecto de bienes raíces en Bakú, la capital del país. Su socio en el acuerdo es Garant Holding, controlado por Anar Mammadov, el hijo del ministro de Trasporte del país, Ziya Mammadov. De acuerdo a cables diplomáticos estadounidenses difundidos públicamente en 2010, USA tiene información que hacen que diplomáticos crean que Ziya Mammadov haya lavado dinero para los militares iraníes. Ningún cargo formal fue llevado en contra de ningún Mammadov. Una vez más, sin embargo, esto expone los conflictos potenciales entre las conexiones de negocios de Trump y la seguridad nacional. Mientras el desarrollo inmobiliario está actualmente en espera, no ha sido cancelado, lo que significa que Anar Mammadov podrá estar pagándole en breve millones de dólares a Trump. Si la inteligencia estadounidense afirma que el padre del compañero de negocios de Trump ha esta do ayudando a Irán a lavar dinero para los militares, ¿qué haría Trump en la Casa Blanca? Rusia y Ucrania La Trump Organization también tiene acuerdos comerciales en Rusia y Ucrania. Ejecutivos del holding insisten en desarrollar más proyectos en ambos países. Trump Organization se encuentra vinculada en esos territorios a la controversial figura de Vladimir Potanin, un multimillonario con intereses en la minería, metalurgia, financiamiento y bienes raíces. Él era un huésped de la versión rusa “The Apprentice” (llamada "El Aprendiz”), y Trump, a través de la Trump Organization, actuó como el productor ejecutivo del show. Potanin está profundamente vinculado con el gobierno ruso y obtuvo mucha de su riqueza en los años '90 a través de lo que fue llamado "programa de préstamos para acciones", parte de un esfuerzo de Moscú para privatizar las propiedades estatales a través de subastas, en días de Boris Yeltsin, con Vladimir Putin a cargo del servicio secreto. Esas ventas estaban arregladas previamente: personas con conexiones políticas fueron los mayores beneficiarios. Con la esperanza de comenzar sus negocios de marcas en Rusia, la Trump Organization registró el nombre Trump en 2008 como una marca registrada para proyectos en Moscú, St. Petersburgo y Sochi, la capital turística de Rusia. También inició negociaciones con una compañía de desarrollo llamada Mos City Group, pero finalmente no llegó a un acuerdo. El ex funcionario dijo que las conversaciones se desmoronaron por los cobros que pretendía la Trump Organization: 25% del costo de planificación del proyecto. Sin embargo, un ejecutivo dijo que la Trump Organization ha mantenido una cercana relación con Pavel Fuks, jefe de Mos City Group. Fuks es uno de los 'oligarcas' más prominentes de Rusia, con un gran interés en bienes raíces y la industria financiera del país, incluyendo el Banco Pushkino y el Sovcombank. La Trump Organization también ha mostrado interés en Ucrania. En 2006, Donald Trump Jr. e Ivanca Trump, la persona más racional y presentable del clan Trump, conocieron a Viktor Tkachuk, un consejero de la Presidencia de Ucrania, y a Andriy Zaika, titular del Consorcio de Construcción Ucraniano. Mientras tanto, Trump ha provocado preocupaciones en USA entre los expertos de seguridad nacional a causa de sus efusivas alabanzas a Vladimir Putin, el gobernante ruso que es enemigo de Ucrania. Entonces, en la hipótesis de convertirse Trump en Presidente, la Trump Organization tendrá una extraordinaria entrada a ambos países. Pero el mundo podría enfrentarse a la asombrosa imagen de una Moscú con hoteles y complejos de oficina llamados Trump mientras Putin y el Presidente deben decidir el futuro de misiles y tecnolog ía estratégica. Los acuerdos de la Trump Organization llegan a tantos países que es imposible detallar en un único artículo todos los conflictos que presentan, pero Newsweek encontró conexiones profundas con China, Brasil, Argentina, Canadá, Francia, Alemania, etc. Nunca antes un candidato a Presidente estadounidense tuvo tantos lazos financieros con tantos aliados como enemigos de USA, y nunca antes una empresa planteaba un escenario tan complejo. Si Donald Trump gana en 2016 y su compañía no es inmediatamente cerrada o separada definitivamente de los intereses de la familia Trump, la política extranjera estadounidense podría terminar en una liquidación por final de temporada.