lunes, 12 de septiembre de 2016

LOS UNOS Y LOS OTROS

Los unos y los otros En la Argentina hay 2.166 presos acusados de delitos de lesa humanidad. De ellos solo 660 han recibido condena en firme. De las 521 causas activas 368 aún no obtuvieron sentencia. En el interín 349 acusados han muerto, 9 de ellos desde el inicio del gobierno del presidente Macri. De los miembros de las Juntas militares que gobernaron al país hace 40 años, solo vive Reynaldo Bignone con 88 años. La ley que permitió el procesamiento de estos 2.166 implicados en la guerra contra la subversión data de enero de 2007, cuando hacía 30 años que el Ejército Argentino había impedido el accionar de grupos terroristas, apoyados por Cuba. Estos sembraron la destrucción y el caos en el país. En septiembre de ‘75 se producía una muerte por razones políticas cada 19 horas y estallaba una bomba cada tres. Para marzo del ’76 las muertes se sucedían cada cinco horas… El exceso en la represión reconoce un antecedente en la Triple A, surgida de las propias estructuras del gobierno de Isabel Perón, quien no era ajena al accionar de este grupo organizado por López Rega. Sin embargo, la Sra. de Perón acaba de ser excusada como testigo en el juicio que comenzará el 5 de mayo en Tucumán, con 20 acusados por delitos cometidos durante el Operativo Independencia, cuando un gobierno elegido democráticamente declaró la necesidad de “aniquilar” a las fuerzas subversivas dispuestas a instalar un gobierno marxista en el país. La señora de Perón sigue viviendo cómodamente en España, gracias a los 9 millones de dólares (exentos de impuestos) restituidos durante el gobierno del Dr. Raúl Alfonsín, en compensación por la prisión sufrida durante la dictadura debido a las graves irregularidades en la administración pública y especialmente por los cheques librados durante la Cruzada Solidaria Peronista (buen nombre, porque según dicen los peronistas no hay nada mejor para un peronista que otro peronista, más cuando se llama Perón). Estos cheques se emitieron para saldar la deuda que mantenía el general por la herencia de Eva con las hermanas Duarte. La ley 23.062 sancionada el 23 de mayo ’84, estableció que la Sra. Isabel Perón no podía ser juzgada por ninguno de los delitos cometidos antes del golpe del ‘76, porque no había sido desaforada por el juicio político previsto en la Constitución. Los 9.000.000 de dólares eran considerados un “instrumento de reparación histórica”, aunque obedecían a la no tan secreta intención de “entusiasmar” a la ex presidente para que pusiese freno a los reclamos sindicales de Lorenzo Miguel, que tenía en jaque al gobierno radical. Como todos sabemos, Isabelita se llevó la plata pero los problemas sindicales continuaron con 14 paros generales y el final dramático del gobierno radical. En el 2013 se dictó una ley que beneficiaba a los ex presos políticos con una pensión de $ 6.000 mensuales de por vida. En esta lista también está incluida la Sra. Isabel Perón, junto a otras 10.000 personas. Entre los beneficiarios, y en la otra ala política del pandemonio peronista, está la Sra. María Elpídia Martínez Agüero, esposa de Mario Firmenich. La lista incluye, entre otros al ex presidente Carlos Menem, al diputado Carlos Kunkel, al fallido vicepresidente Zannini, a Juan Carlos Dante Gullo y al ex ministro Jorge Taiana. El costo de esta compensación se calculó en 720 millones de pesos (casi 100 millones de dólares). Muchos de los incluidos en esta lista habían cobrado con anterioridad una jugosa indemnización. A la par de la pensión graciable que premiaba a los subversivos, se presentó un proyecto de ley para indemnizar a los soldados formoseños que resistieron el ataque de Montoneros en 1975. Aún no ha sido votada. (Sin comentarios). Más allá de tecnicismos legales, se percibe cierta asimetría en las sanciones percibidas por los protagonistas de esta guerra civil que sufrió nuestra sociedad hace 40 años. Por un bando hay presos, que podrán o no haber cometido excesos en la represión, pero esperan desde hace 10 años su condena o su exoneración después de pasados 30 años desde los hechos. En cambio, por el bando que intentó implantar un régimen autoritario, que intentó derrocar un gobierno constitucional, el bando integrado por subversivos que sembraron el terror en el país, asesinando a inocentes, robando, secuestrando y extorsionando, no hay presos y muchos de ellos continúan gozando de los bienes con los que fueron indemnizados. Lo he dicho más de una vez en este y otro medios, y no me cansaré de repetir que el hecho de que el Sr. Firmenich esté libre es una burla todos a los argentinos. Bajo su conducción Montoneros mató al general Aramburu. Bajo su conducción Montoneros participó de la matanza de Ezeiza. Bajo su conducción se atacó el cuartel de Formosa y docenas de establecimientos militares custodiados por conscriptos. Bajo su conducción Montoneros asesinó a Rucci. (40 años después, los están llamando a declarar a Firmenich y Perdía) Bajo su conducción Montoneros asesinó a Arturo Mor Roig. Bajo su conducción Montoneros pasó a la clandestinidad, acto que se convirtió en una abierta declaración de guerra. Bajo su conducción se libró la guerra en Tucumán. Bajo su conducción Montoneros secuestró a los hermanos Born, cobrando una cifra millonaria, cuyo destino no se encuentra esclarecido. Hace 40 años, cuando el golpe de ’76, Firmenich se exilió, mientras sus seguidores continuaban los enfrentamientos armados. Entonces la dirigencia montonera se ufanaba de que con el dinero recaudado por los secuestros, aunque quedasen con vida “cuatro gatos locos”, ellos podrían reconstruir la organización. ¿Cuántos murieron por su culpa? ¿A cuántos compañeros entregó Firmenich? ¿Por cuánta plata vendió a sus camaradas? Por eso digo que es una vergüenza para todos los argentinos. Durante el gobierno de Alfonsín, Firmenich fue capturado en Brasil, extraditado, juzgado y condenado a 30 años de prisión por homicidio, junto a Fernando Vaca Narvaja (acusado de entregar a 20 compañeros en la contraofensiva de 1980), Enrique Gorriarán Merlo (que una vez liberado sería el protagonista de la toma de la Tablada, donde murieron 39 personas, y el asesinato de Anastasio Somoza e ¡indultado por el presidente Duhalde en 2003!) y Roberto Perdía (acusado de haber participado del crimen de José Ignacio Rucci, y acusado de la desaparición de militantes montoneros- razón por la cual fue detenido en el 2003 y liberado días más tarde). Firmenich fue indultado el 29 de diciembre de 1990, seis años más tarde se recibió de Licenciado en Ciencias Económicas, con el más alto promedio de su promoción, aunque el Centro de Estudiantes de la UBA impidió que fuese concedida la medalla de oro. Desde entonces vive en Barcelona. ¿Por qué no volvió a Cuba? Porque como todos estos progres se quejan del capitalismo pero les encanta vivir en las mieles del capitalismo y no en el desastre cubano. En su última aparición en el 2015 durante la campaña electoral, criticó la situación económica social dejada por el kirchnerismo (léase por sus camaradas que hicieron solo una parte de los desastres que hubiesen hecho en los ’70). En la oportunidad hizo propuestas para una Argentina en paz (sic) y afirmó: “El revanchismo genera odio y el odio genera desintegración”. En una declaración en el año 2001, Firmenich afirmó que en un país que ha vivido una guerra civil, “todos tienen manchadas las manos de sangre”, pero en este país que se llama Argentina, algunos las pagan y otros no… Y eso no es Justicia. Es tiempo que aquellos que condujeron el país a una guerra, paguen los actos terroristas que intentaron subvertir el orden institucional. Omar López Mato Médico y escritor Su último libro es IATROS Historias de médicos, charlatanes y algunos tipos con ingenio omarlopezmato@gmail.com www.facebook.com/olmoediciones