sábado, 3 de septiembre de 2016

MACRI DIBUJADO

ENCUENTRO EN HANGZHOU Un G20 para que Xi Jinping y Putin presenten la alianza China / Rusia Entre el 04/09 y el 05/09 se realizará en Hangzhou, la capital de la provincia Zhejiang, en el sudeste de China, la 11va. cumbre del G20. El invitado de honor será el Presidente ruso, Vladimir Putin, según afirmó desde Beijing un funcionario de Relaciones Exteriores a la agencia estatal de noticias rusa, Itar-Tass. Así, Putin volverá a entrar por la puerta grande al G20 tras haber logrado superar 2 años de aislamiento al que fue condenado por intervenir en Ucrania. Putin fue duramente cuestionado en la cumbre del 2014 en Australia y se terminó yendo antes del final por el “maltrato de algunos dirigentes occidentales (y sobre todo del anfitrión australiano) que le cuestionaban su participación en la lucha desatada –tras el golpe de Estado en Ucrania- en el este del país”, según sus simpatizantes. < /p> China anunciando el G20 en Hangzhou, capital de la provincia Zhejiang, en el sudeste de China. El Grupo de los 20 es un foro de 20 países está constituido por 7 de los países más industrializados —Alemania, Canadá, USA, Francia, Italia, Japón y Reino Unido— (G-7) + Rusia (G-8) + 11 países de todas las regiones del mundo, y la Unión Europea como bloque económico (por ese motivo, por ejemplo, España es invitado permanente en el G20 y ha participado de cada una de sus reuniones desde su creación en 2008.) ¿Cómo es que la Argentina integra el G20? Por las buenas relaciones que tenía el entonces presidente Carlos Menem con los gobiernos estadounidenses que se sucedieron durante sus 10 años en el poder. No lo pueden explicar ni los antimenemistas ni los autodenominados 'progresistas' ni el falso nacionalismo antiestadounidense que abunda en la Argentina. Y pese a los Kirchner, la Argentina sigue en el G20 porque está estipulada ni el ingreso de nuevos miembros ni la salida de los miembros fundacionales. Eso sí: Mauricio Macri tendrá que remontar la baja credibilidad de la Argentina en el G20. En esta ocasión, el encuentro es en Hangzhou, una ciudad con éxodo fulminante de residentes (vacaciones pagas dadas por el gobierno de Beijing), fábricas cerradas y cloacas selladas: todo para incrementar la seguridad del encuentro de mandatarios. Para China, su rol de anfitrión es clave para demostrar su importancia como nuevo protagonista en la economía política global. --------------- Hangzhou --------------- “China es un país grande y responsable que quiere aportar su propia contribución a la buena gobernanza internacional”, afirma la exvicepresidenta del Banco de China, Zhang Yanling. Esto incluye un centro de convenciones de algo más de US$ 4.000 millones, según han publicado algunos medios de comunicación chinos. En ese contexto, el gran invitado chino es Vladimir Putin, el jefe de Estado de Rusia. Este año el Presidente chino, Xi Jinping, hizo una invitación de honor a Putin, marcando el profundo acercamiento (ya no solo económico sino también militar) que hay entre las 2 potencias, lo que devolverá a Putin un lugar privilegiado en la cumbre del G20. En 2015, en Turquía, Putin pasó otro G20 muy tenso al sostener desacuerdos profundos con el Presidente estadounidense, Barack Obama, respecto tanto de Ucrania como de Siria. En el último año, Rusia decidió socorrer al Gobierno de Bashar al-Assad en ese país, luchando contra el terrorista Estado Islámico pero también contra otros rebeldes que se oponen al régimen y que son apoyados por Estados Unidos. Esto modificó el tablero de ajedrez en la zona. Pero en este G20 será la despedida de Barack Obama, ante las inminentes elecciones en USA. Desde Turquía a la fecha, la dirigencia europea encalló por la crisis de los inmigrantes y el Brexit (decisión de los británicos de retirarse de la Unión Europea), y la crisis financiera ya tradicional del Viejo Mundo. --------------- G20 en Hangzhou --------------- Temas a tratar en Beijing Algunos de los temas a tratar en la cumbre del G20 serán: la crisis ucraniana, las tensiones en el Mar del Sur de China, el arsenal nuclear norcoreano, la gestión del Brexit, la crisis de los refugiados en Europa y el terrorismo. "Por primera vez China será la organizadora de la Cumbre del G20, que tendrá lugar en la ciudad de Hangzhou la primera semana de septiembre. Este hecho cobra importancia dadas las predicciones que avisan de una ralentización del crecimiento económico del gigante asiático y, por tanto, de una pérdida de su peso relativo en la escena global", explica el diario digital EsGlobal. "Además de implementar acuerdos pasados, Hangzhou también quiere centrarse en la promoción del comercio exterior ante la caída de volumen de las exportaciones e importaciones globales o asuntos económicos que se han quedado en el tintero. Uno de los principales temas al respecto es la lucha contra los paraísos fiscales y la evasión fiscal en la escena internacional, asunto que ha escalado en la agenda económica del grupo tras el escándalo de los papeles de Panamá en abril de 2016." EsGlobal advierte que, respecto del conflicto del Mar del Sur de China, Beijing podría sacar provecho de ser anfitrión de la cumbre "para demostrar su compromiso con la cooperación internacional y la estabilidad, tras la polémica por el fallo judicial de la Corte Internacional de Justicia sobre el Mar del Sur de China una vez que el Gobierno de Beijing afirmó que 'no aceptará, reconocerá o ejecutará' la sentencia." Otra cuestión que probablemente estará sobre la mesa en Hangzhou será la coordinación de mercados digitales, intentando seguir el ejemplo de la Unión Europea, para la creación de un mercado único digital. "Para ello, también indica que deberán tratarse espacios como la cooperación en ciberseguridad y las medidas contra el ciberespionaje, mucho más sensibles políticamente, sobre todo tras las filtraciones sobre los ciberataques de China a empresas estadounidenses y las estrategias de desinformación en Internet por parte de Rusia", explica EsGlobal. También se tratará el tema de la transición hacia un nuevo modelo energético. En 2009, el G20 se comprometió a eliminar progresivamente los subsidios a la producción de combustibles fósiles, que alcanza hasta los US$ 444 billones. Sin embargo, de esa fecha a esta parte, el nivel de subsidios públicos no ha descendido significativamente. --------------- G5 G8 y G20 --------------- La guerra civil en Siria está derivando en un conflicto étnico regional Pero el tema central probablemente volverá a ser la guerra civil siria, un rompecabezas que no cesa de complejizarse, con la incorporación de Turquía, que bombardea tanto al Estado Islámico como a los combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG según sus siglas en kurdo), aliados de Estados Unidos. Salman Rafi, del diario Asia Times, asegura que la guerra en Siria está tomando un giro étnico que podría extenderse a otras frágiles naciones árabes de Medio Oriente, cuyas fronteras fueron trazadas a mano alzada el siglo pasado. Si bien el relato oficial de Damasco sostiene que su objetivo es eliminar a los terroristas de la región y consolidar su poder, otras minorías étnicas y religiosas están sintiendo el pinchazo. Especialmente los kurdos, cuyos avances contra el Estado Islámico asustan a Rusia, Irán, Turquía y la propia Siria. Hace unos pocos días, el régimen de Bashar al-Assad bombardeó por primera vez desde el inicio de la guerra siria, la ciudad de Hasaka, controlada por los kurdos. La milicia kurda YPG, mientras tanto, advirtió que no se quedará en silencio ante las hostilidades. “¿Están Rusia, Irán, Turquía y Siria tratando de revertir las ganancias de los kurdos contra el Estado Islámico en Siria?”, se pregunta Rafi. “Mientras que la guerra contra el Estado Islámico puede ser ganada al final, el conflicto étnico que se está fermentando en Siria está mostrando signos peligrosos de intensificación hasta el punto de que el Medio Oriente moderno, que fue creado mediante una ‘operación quirúrgica’ luego de la 1ra. Guerra Mundial, podría convertirse otra vez en un problema en sí mismo.” Rafi sostiene que la derrota del ISIS solo hará que las tensiones se acrecienten. “Con Estados Unidos apoyando a los kurdos contra el ejército sirio y Turquía y Rusia apoyando al ejército sirio, los kurdos en Irak, Irán y Turquía se verán forzados a responder a esta guerra, y varias minorías étnicas serán, como resultado, empujadas más hacia atrás”, explicó Rafi. --------------- El Presidente Macri llega a Hangzhou https://youtu.be/nK9yORR5wjQ --------------- --------------- El Presidente Temer llega a Hangzhou https://youtu.be/ConMzKNYuN4 --------------- Las fronteras sirias, en peligro de extinción Los países que están involucrados en Siria se aglutinan en torno a dos potencias, Rusia y Estados Unidos. Los secretarios de Estado de cada uno de los países, John Kerry y Serguéi Lavrov, han estado manteniendo reuniones en Ginebra intentando conseguir un alto al fuego duradero en el país árabe. “Destacados analistas rusos han apuntado que las partes interesadas en el conflicto -incluidos Rusia, USA y Turquía- parecen haber aceptado la imposibilidad de conservar la integridad territorial siria bajo un mismo Gobierno y estarían negociando dividir el país en áreas de influencia”, explica el portal Terra. "De palabra todos defienden la integridad de Siria. Pero en realidad, la restitución de Siria en sus fronteras de hace 6 años resulta difícil de imaginar", escribió esta semana Fiodor Lukiánov, director de la revista “Rusia en los asuntos globales”, citado en el portal Terra. Sin embargo, da la impresión de que ni Moscú ni Damasco están dispuestos a renunciar al control de Alepo, la 2da. ciudad siria y a donde tienen lugar los combates más encarnizados entre Gobierno, rebeldes opositores y yihadistas. “Washington reconoce que los terroristas del Frente al-Nusra combaten junto a la oposición moderada en Alepo y promete separar a sus aliados de los yihadistas, pero al mismo tiempo, acusa a Damasco de bombardear a la población civil y le exige que cese esos ataques. Moscú, por su parte, defiende que la operación militar en esa ciudad tiene fines humanitarios y denuncia que como poco, parte de la oposición armada respaldada por USA se niega a respetar el alto el fuego y prefiere luchar codo a codo con los terroristas”, explica Terra. --------------- China desplaza cazas en Siria --------------- China entró en Siria Mientras tanto, hay un nuevo actor en suelo sirio: China. Recientemente el almirante del gigante asiático, Guan Youfei, fue a Siria en una maniobra diplomática probablemente destinada a enviarle un mensaje a Estados Unidos en el contexto del conflicto del Mar del Sur de China. Damasco y Beijing han acordado cooperar en el ámbito militar. “La delegación militar china estuvo entonces encabezada por el almirante Guan Youfei, director de cooperación internacional de la Comisión Militar Central. La parte siria estuvo liderada por el ministro de Defensa Fahad Jassim al-Freij. Ambos han llegado a un acuerdo para impulsar la formación china de las tropas del Ejército gubernamental sirio y para que China ofrezca ayuda humanitaria al castigado país árabe”, explica la agencia rusa de noticias RT. El acuerdo ha despertado inquietudes en Occidente y vale la pena recordar el antecedente ruso: si bien Putin apoyó al régimen de Bashar al-Assad desde el comienzo del conflicto en 2011, 4 años después (2015) Rusia se metió de lleno en la guerra civil siria. La base naval rusa en Tartus es la instalación militar de la Armada de Rusia más grande fuera de Rusia. La instalación es "estratégica" desde su inicio, en 1971, por su ubicación en el Mar Mediterráneo. Según The Wall Street Journal, las fuerzas rusas fueron concentradas en una base aérea al sur de la ciudad portuaria de Latakia, donde los aviones no tripulados (drones) rusos inicia misiones de vigilancia. Las imágenes tomadas por satélite por el Instituto Británico de Defensa IHS Janes muestran la construcción de nuevos edificios y la presencia de nuevas tiendas por unidades militares rusas, así como un depósito de armas y una instalación militar al norte de la ciudad de Latakia, lo que sugiere que Rusia podría estar construyendo otra base más, informa Rob Munks, editor del Intelligence Review del IHS Janes. Se teme que el acuerdo entre China y Siria sea solo el comienzo de lo que más adelante podría ser una incursión directa de Beijing en terreno sirio. Pero esto dependerá de la evolución de muchos factores. De todas maneras, el acuerdo representa, sin lugar a dudas, un cambio de naturaleza estratégica de parte de Beijing. En los últimos 5 años, China se abstuvo de cooperar con Siria de manera tal que pudiese ser leído por Washington como una ayuda militar. Para Salman Rafi, del Asia Times, la motivación principal de China es evitar que los actores mundiales logren derrocar al Gobierno de al-Assad y tengan una base de operaciones cerca de Irán, el sur de Rusia y el oeste de China. Irán es aliado comercial y geopolítico de China y Rusia. De esta manera, una alianza entre los 3 países tiene muchos sentido. Según Salman Rafi, Rusia, Irán y ahora también Turquía, podrían utilizar el “factor chino” para ejercer presión sobre Arabia Saudita para que deje de ofrecer financiamiento a grupos terroristas sunnitas, ya que la mitad del petróleo y gas consumidos por China provienen de Medio Oriente. --------------- Putin advierte del inminente conflicto nuclear que se aproxima --------------- La fuerza de un superejército ruso-chino Putin goza de una excelente relación con el presidente de China, Xi Jinping -con quien ha cerrado en 2014 en Shanghái un mega contrato gasífero de US$400 billones entre Gazprom y CNPC- y quien le ha reservado a Rusia un asiento especial en la próxima cumbre en la provincia de Hangzhou el 4 y 5 de septiembre como desagravio mundial de los anteriores desplantes con los que estuvo en desacuerdo. Ambos dirigentes también forman un dúo estratégico en la Organización de Cooperación de Shanghái (ahora con India y Pakistán como miembros) y en la construcción en marcha de la nueva Ruta de la Seda, la clave euroasiática de logística comercial, versión siglo XXI. En otra muestra de su alianza, Rusia y China realizarán maniobras militares conjuntas en el Mar del Sur de China en septiembre. Ambos habían realizado su primera operación de este tipo en 2012, y a partir de ese momento, las maniobras se convirtieron en un evento anual. Ambos países están además desarrollando una aerolínea comercial que competirá con los occidentales Airbus y Boeing, según informó el periodista Gerhard Hegmann en un artículo para el diario alemán, Die Welt. El programa español Detrás de la Razón presentó en un especial las cifras que revelan la fuerza que tendría una alianza militar ruso-china, que haría quedar a Estados Unidos en una seria desventaja militar. Un superejército de las 2 potencias sumaría 3.178.000 soldados activos, cuando Estados Unidos tiene 1.492.200. Además, el ejército ruso-chino contaría con 24.650 tanques, contra los 8.325 de USA. Rusia y China sumarían también 5.870 aeronaves, aunque en este punto seguirían siendo superadas por USA, que tiene 13.683. Quizás el punto más importante es que los países combinados contarían con 7.665 bombas nucleares, contra las 7.000 de USA.