jueves, 8 de septiembre de 2016

NARCOS

"NARCOS" Narcotraficantes impiadosos que fascinan: El morbo tiene rostro de televidente En el último tiempo, muchas son los contenidos audiovisuales de narcotraficantes consiguen un éxito de público. Las producciones son de alta calidad técnica, con buenos actores pero muy sanguinarias, apuntando a relatar la historia de la manera más cruda posible, en una apelación explícita al morbo del espectador promedio. No deja de resultar una contradicción: el narcotráfico está prohibido pero los narcotraficantes generan interés y, en ocasiones, hasta simpatías aún cuando se sabe que se ejercitan en el mal. En tanto, ocurren algunos otros claroscuros. Pablo Escobar, estrella en Netflix: ¿El sistema se suicida? En México, tierra que desplazó a Colombia como protagonista del narcotráfico, se publica la web El Blog del Narco, que abunda en relatos y videos de ejecuciones, torturas e interrogatorios. Sorprende la lectura de algunos de los materiales más macabros. Por ejemplo, el miércoles 07/09 podía leerse en su listado de noticias más recientes: ** "Lo levantaron y ejecutaron; lo identifican - Fue identificado el hombre que fue localizado, sin vida, la tarde ayer a espaldas de la Unidad Deportiva Benito Juárez." Un par de horas de subido ya tenía, en la red social Facebook, 58.107 personas que les gustaba el material. ** "Acribillado con “cuerno de chivo” en calles de Culiacán - Asesinado con fusiles automáticos termino un joven la noche de este lunes en la zona residencial Montebello. 58.117 personas desde Facebook ya le habían puesto un Like. ** "Los 5 desmembrados levantados recientemente: tres hombres una mujer identificados, no encuentran sus cabezas - A 12 horas de haber sido hallado, cinco cuerpos embolsados y desmembrados, sobre el kilometro 28 de la carretera Las Choapas- Ocozocoatla." "A 58 122 personas les gusta esto." Su video del interrogatorio al médico Carlos Berrospe Sánchez, el paramédico Arturo Sánchez y un niño de nombre José Manuel Carranza, quienes trabajan en un Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas en una localidad mexicana (mataron al médico y al niño y al otro lo dejaron ir porque pagó rescate, se dice), tenía casi 2 millones de visualizaciones. No tanto como otros videos de decapitaciones en ese mismo espacio pero... ya habrá tiempo. La pregunta es: ¿Por qué la gente quiere ver estos contenidos macabros? En cualquier caso, esto asegura el éxito a las ficciones de historias de narcotraficantes. "El Patrón del Mal" fue un boom pero no el único. Es cierto que no todos los personajes tienen el carisma que parece que exhibía Pablo Escobar Gaviria en estamentos de la sociedad colombiana, para alguna gente una especie de “Robin Hood”, un argumento burdo para reivindicar la perversión propia y ajena. Lo cierto es que, luego del éxito de El Patrón del Mal para la TV abierta colombiana, y luego exportada a todo el mundo; y de Breaking Bad, acerca de un profesor de química con problemas económicos a quien le diagnostican un cáncer de pulmón y para pagar su tratamiento y asegurar el futuro económico de su familia comienza a cocinar y vender metanfetamina, Netflix se interesó en el tema (también abordado por la serie italiana "Gomorra", que duró 2 temporadas), y lanzó con "Narcos", cuya 2da. temporada acaba de comenzar y en la presentación se anunció que habrá 3ra. y 4ta. temporada, en la que se contarán historias de otros delincuentes. Se especula con un abordaje del líder del ex Cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela, competidor de Escobar (representado por el actor brasilero Wagner Moura), que podría interpretar el actor mexicano Damián Alcazar. Así como "El Patrón del Mal" apuntó básicamente a convertirse en agitador de la sociedad colombiana, en "Narcos" intenta sorprender con un incomprobable enfoque: las 'cocinas' iniciales de cocaína estuvieron en Chile pero Augusto Pinochet las desmanteló y ejecutó a quienes sorprendió, pero un tal 'Cucaracha' escapa y llega a Perú y más tarde a Colombia, donde Escobar tenía un negocio de contrabando de electrodomésticos y tabaco, logística sobre la que monta el de cocaína, según el relato en off del oficial de la DEA (Drug Enforcement Agency), Steve Murphy, enviado a Colombia para investigar el delito del narcotráfico. Ahora, no se puede satisfacer a todo el mundo. Quien lo pretenda, está frito. Observen qué diferentes resultan, ante el mismo capítulo, las críticas de los diarios de Madrid, España, El País y El Mundo: Alberto Rey, en El Mundo, con el título "¿Cómo puede equivocarse Narcos así?", afirma: "Veo la segunda temporada de 'Narcos' como vi la primera: con curiosidad pero sin entusiasmo, con ganas pero con frustración. ¿Por qué una serie con aciertos tan claros tiene unos fallos tan evidentes? ¿Por qué una producción que aspira (o podria aspirar) a ser alta televisión cae en las trampas de las series hechas con piloto automático? ¿Cómo algo que podría ser Michael Mann a veces parece Galavisión? No concibo que alguien no entre en el universo colombiano hiperviolento que propone 'Narcos', está demasiado bien logrado ese ambiente, pero dudo también que nadie ignore el bajísimo nivel de algunos de sus intérpretes o lo inservible de muchos de sus diálogos. La serie cuenta con un trabajo de cámara y montaje sobresaliente, pero a la hora de desarrollar sus personajes olvida que son los no protagonistas los que sostienen a los que sí lo son, y no al revés. (...)". Natalia Marcos, en El País, con el título "La droga de ‘Narcos’", explica: "Narcos es droga dura. Engancha que da gusto, que es lo que normalmente se pide a una historia por capítulos: que te atrape y no te suelte hasta el final, que te obligue a poner otro episodio más. La historia del ascenso y descenso de Escobar, del cartel de Medellín, de la persecución de la DEA, la influencia que tuvo en la política, las relaciones con otros narcotraficantes... Todo está narrado en Narcos con pulso, llevando a los espectadores de un capítulo a otro con pequeños o grandes giros para mantener la tensión y con una historia que, en ocasiones, mezcla imágenes reales de la época para acompañar la narración de la voz en off del agente estadounidense a través de cuyos ojos se presenta la historia. Es un mundo que puede resultar complicado por las múltiples ramificaciones que tiene, pero en Narcos es fácil seguir el hilo. Y eso que, en la segunda temporada, el abanico de personajes y de relaciones se amplía, quizá precisamente para abrir camin o al futuro. (...)". ¿A quién creerle? Es precisamente lo que ocurre en la relación entre los narcos y la sociedad: enojos y simpatías, defenestraciones y admiraciones. La organización de Escobar generaba US$ 60 millones diarios en ganancias por el tráfico de cocaína y para defender este negocio se enzarzó en una guerra contra el Estado, que a principios de los '90 dejó cerca de 9.000 asesinatos solo en Medellín, el centro de operaciones del cartel. La ciudad se convirtió en la más peligrosa del mundo: en 1991 llegó a los 381 asesinatos por cada 100.000 habitantes. San Pedro Sula, Honduras, la ciudad más violenta hoy, tiene una tasa de 171. 28 errores Juan Pablo Escobar, hijo de Pablo Emilio Escobar Gaviria, está furioso. Cree que la serie Narcos, de Netflix, muestra una realidad totalmente alejada de lo que pasó en los días finales de su padre. El arquitecto ahora escritor enumeró, en su cuenta en la red social Facebook, los errores que tiene la 2da. temporada de la tira: "1. Carlos Henao Q.E.P.D. era mi tío materno y no era ningún narcotraficante como lo pintan en la serie. De hecho era un gran hombre, trabajador, honesto, noble y buen padre de familia. Muy amigo de mi madre. Era un arquitecto empírico que ayudó a construir algunas casas, carreteras y puentes de la Hacienda Nápoles a mi padre, pero nunca se involucró en actividades ilícitas. Jamás fue condenado en Colombia o país alguno por ningún delito. Era vendedor de biblias, de acrílicos y de trapeadores. Siempre hablaba de hacer La Paz, no la guerra. Siempre hablaba de escapar, no de atacar a nadie. No fue narcotraficante y los de Netflix lo difaman a él y con ello a todos nosotros que somos su familia entera, con total impunidad y tranquilidad. Carlos Henao no fue jamás narcotraficante ni vivió en Miami. Fue secuestrado y torturado junto a Francisco Toro, otro hombre inocente y decente. Qué triste que Netflix haya mostrado tantos cadáveres con los cárteles de Lo s Pepes colgados, y se les olvidó publicar las imágenes del cuerpo de mi tío Carlos torturado que en ese sentido eran idénticas y también públicas. Pero no contentos con eso, lo ubicaron en otro tiempo y lugar dentro de la historia de mi padre, e hicieron parecer que su muerte fuera producto de un enfrentamiento legítimo entre policías y narcos, cuando en realidad fue una injusticia su muerte, mientras así es que se le vulnera el derecho al buen nombre, a la honra y al honor de quien fuera un tío muy querido y respetado en Medellín entero. Un hombre intachable de principio a fin. 2. Mi padre no era hincha del Atlético Nacional, sino del Deportivo Independiente Medellín. Si los guionistas no saben ni el equipo favorito de Pablo, ¿cómo atreverse a contar el resto de una historia así y venderla como cierta? ¿Acaso todo vale? 3. "La Quica" (Dandenis Muñoz Mosquera) fue apresado en Nueva York el 24 de septiembre de 1991, así que para la fuga de mi padre de La Catedral (julio de 1992) ya llevaba detenido en EEUU un rato largo por falsedad de documentos. Allí fue posterior e injustamente acusado y condenado por la bomba al vuelo del avión de Avianca en el que murieron más de 100 pasajeros y la tripulación y donde se creía que viajaría el sucesor de Luis Carlos Galán, César Gaviria. Hasta el fiscal (Gustavo) De Greiff envió cartas a EEUU a favor de su absolución, ya que este hombre –según insistía también mi padre- no tuvo participación alguna en el hecho llevado en la vida real por Carlos Castaño bajo órdenes de mi papá. Pero lamentablemente puede más el odio que la justicia a la hora de buscar la verdad. 4. Sobre el escape de La Catedral: no hubo un enfrentamiento tan grande allí, sólo un guardián de la cárcel muerto. Los que se quedaron no se enfrentaron. Mi padre no tuvo contactos ni ayuda de la ley para escapar. La fuga estaba diseñada desde la construcción misma de la cárcel: mi padre ordenó dejar unos ladrillos flojos. Papá se escapó cuando el Gobierno le notificó que le incumplirían el acuerdo de no trasladarlo nunca de esa prisión. 5. "Limón" (Álvaro de Jesús Agudelo) era trabajador de Roberto alias "Osito" hermano mayor de mi padre. Trabajó para él como chofer unos 20 años. No se trataba de un aparecido ni fue reclutado al final de la historia de la familia, sino muchos años atrás. Pero al tratarse de un trabajador de Roberto y al ser el "Osito" un colaborador de la DEA, pudo extraer y entregar información para vender a su hermano, ya que la tenía de primera mano sobre el modus vivendi y las andanzas de mi padre. A "Limón" lo conocí siendo el chofer del camión que me subía a La Catedral. El "Osito" al final de los días de mi padre –tristemente y de manera desleal- ayudó en tareas de inteligencia a favor de Los Pepes y de la DEA para dar con el paradero de su hermano, esposa e hijos. 6. No es cierto que los cárteles de Medellín y Cali negociaran quedarse con Miami y Nueva York como plazas de narcotráfico respectivamente. La verdad es que aún hoy ante el crecimiento exponencial del mercado de las drogas prohibidas sigue existiendo uno tan grande, que siempre habrá un déficit de narcos y clientes para todos los que lleguen. Los consumidores son millones y pagan lo que sea por ser complacidos. 7. La CIA no fue quien le propuso a los hermanos Castaño crear Los Pepes. Fue Fidel Castaño quien lo decidió con la complicidad del Cártel de Cali y las autoridades locales y extranjeras que hicieron la vista gorda a miles de crímenes y desaparecidos. 8. Mi madre jamás compró ni usó un arma. Todo al respecto es mentira. Nunca disparó siquiera. 9. Mi padre no mató personalmente a ningún Coronel "Carrillo" como lo llaman en la serie al Jefe del Bloque de Búsqueda. Atentados le hizo muchos a la Policía de Colombia y en ellos murieron más de 500 en un mes en la ciudad de Medellín al final de los 80. No me siento orgulloso en absoluto de la violencia de mi padre, y reconozco que le hizo mucho daño a la Policía, así como también le dio mucho dinero. 10. Quienes son conocedores de fondo de la historia saben que mi padre se equivocó gravemente ordenando la muerte de los que eran sus socios y prestamistas, (Gerardo) Moncada y (Fernando) Galeano. Estos últimos fueron secuestrados por el Cártel de Cali y para que los liberaran vivos, prometieron entregar a Pablo y sus hombres, a la vez que les exigieron cortar toda la ayuda económica. Había grabaciones telefónicas que demostraban ese cambio de lealtades. Mi padre aún así decidió perdonarle la vida a Moncada al último minuto, pero para cuando llegó la orden de parar su asesinato, la muerte ya lo había encontrado. Y éste fue uno de los crímenes determinantes en la caída y final de mi padre. 11. Mi padre al final de sus días estaba solo. No tan lleno de bandidos como lo muestran. Pues casi todos sus principales bandidos, a excepción de alias el "Angelito" y el "Chopo", se habían entregado o estaban muertos. 12. No había tales comodidades en la época posterior a la fuga de La Catedral. Vivíamos en tugurios, no en mansiones. 13. La historia del tal "Leon" de Miami es mentira. No vivió en EEUU. Y era un hombre absolutamente fiel y valiente al servicio de mi padre. Murió después de ser secuestrado y torturado por los Castaño en Medellín. Cayó peleando la guerra en nombre de mi padre, pero nunca lo vendió como lo muestran. 14. Mi padre nunca amenazó a Cali como ciudad. Sacó un comunicado diciendo que su esposa y parte de su familia eran además oriundos de la zona. Por lo tanto decía en el comunicado que no tenía nada contra la ciudadanía. 15. Ricardo Prisco ya estaba muerto para cuando lo muestran. Tenía un hermano médico que sí era un buen hombre estigmatizado por el accionar de su hermano, pero no era un bandido. Ricardo murió mucho tiempo antes en la vida real. 16. Jamás mi papá atacó a la hija de Gilberto Rodríguez en su boda ni en su vida. Ni a ningún miembro de su familia. Ése era el pacto, no tocar a las familias. Mi padre lo cumplió. Estimo que ellos no el día que pusieron la bomba el 13 de enero de 1988 en el edificio Mónaco, donde vivíamos con mi hermanita y mi madre. 17. Mi padre jamás nos obligó a quedarnos con él en la clandestinidad, siempre pensó al igual que mi madre que lo mejor era que nos educáramos y tuviéramos otras oportunidades diferentes a las de ellos. 18. Estuvimos en una sola balacera con mi padre, pero ni parecida a la que muestran ahí. En mi libro sí cuento cómo fueron realmente estos hechos. 19. ¿Ponen los ataques de mi padre con bombas a Drogas La Rebaja en el año 1993 cuando en realidad ocurrieron entre 1988 y 1989? Un poco fuera de época para mí gusto, ¿no les parece? 20. Mi abuela paterna (Hermilda de los Dolores Gaviria Berrío) traicionó a mi padre y se alió con su hijo mayor, Roberto, negociaron con Los Pepes y colaboraron tan activamente que eso les permitió seguir viviendo tranquilamente en Colombia mientras que quienes sí fuimos leales al amor por nuestro padre, seguimos viviendo en el exilio. Me hubiese gustado mucho tener la versión tan "tierna" de mi abuela que pintan en la serie. 21. El viaje hacia Alemania no fue así. Mi abuela paterna no viajó con nosotros a ninguna parte. 22. La fiscalía de Colombia tampoco nos quería ayudar tanto como lo muestran a De Greiff, que parecía pero no era tan bueno. Su oficina estaba totalmente infiltrada por el Cártel de Cali. Así como todo el esquema de protección brindado por sus propios agentes. Estábamos en condición de rehenes, secuestrados por nuestro propio estado acusados del delito de parentesco. Éramos dos menores de edad y dos mujeres encerrados en una pequeña habitación de hotel. 23. ¿Virginia Vallejo estaba tan enamorada que le rechazaba la plata a mi padre? Eso si que son dos mentiras en una, ¡y bien grandes! Mi madre nunca habló con ella luego de la fuga de La Catedral. Hacía casi una década que mi padre no tenía contacto con Virginia, quien era amante al mismo tiempo de los jefes del Cártel de Cali. 24. Mi padre al hotel Tequendama no nos envió teléfonos con nadie, usábamos los del lugar. Yo le colgaba cada vez que él me llamaba para protegerlo, pero se volvió caprichoso y se quedaba más tiempo del prudente en la línea, a sabiendas de que sería rastreado. "El teléfono es la muerte", me dijo toda la vida. Por eso ya no quería hablar conmigo, porque yo le cortaba la llamada. Pedía entonces hablar con mi madre y hermana y se identificaba ante la operadora con sus dos nombres y apellidos, así que sus llamados eran para despedirse, para alargar lo más posible esa última llamada, con la intención clara de ser localizado en lo que él eligió como el día y el lugar para su última batalla en el barrio Los Olivos de su ciudad, Medellín. Mi padre se suicidó tal como me lo dijo decenas de veces. Por ello no me sorprendió que el tiro que le quitó la vida fue de su propia mano y pistola, a dos milímetros de distancia de donde siempre me juró que él mism o se lo pegaría. No fue la policía. Carlos Castaño dirigió esa operación final, tampoco participó ninguna autoridad extranjera. Así lo relató el propio Castaño en persona, a viva voz ante mi madre. 25. Ninguna periodista fue asesinada frente a al hotel Tequendama. 26. Mi padre jamás maltrató a sus padres, mucho menos a Abel, su papá. Jamás existió una conversación en ese tono o sentido. 27. Después de muerto mi padre, mi mamá fue citada a una reunión con el Cártel de Cali en dicha ciudad, allí habían más de 40 grandes jefes mafiosos de la Colombia del momento. Quien le salvó la vida a mi madre y al suscrito después fue Miguel Rodríguez (Orejuela), no Gilberto. En esa ocasión nos despojaron de los bienes heredados y se los quedaron y repartieron como parte del botín de guerra. 28. ¿Mi abuela le dice en la serie a mi madre que traicionó a mi padre? Cuando en la vida real eran mi abuela paterna y sus hijos/as los que tenían contactos en secreto ¡con el Cártel de Cali!"