jueves, 17 de noviembre de 2016

GLOBOS AMARILLOS

ANÁLISIS DE DIARIOS En la final del primer año de Macri-Presidente, la economía no arranca y la inflación va a penales Federico Sturzenegger asoma como un potencial reemplazante del arquero de la selección, Sergio Romero, por su especialidad en atajar los penales monetarios que le patean desde todos los ángulos, a fin de evitar que la aún no domada inflación se convierta en un colador. Mientras desactiva los Lebacs como hacía Tom Cruisse en las películas con las bombas, las tapas de los diarios de la fecha lo sumergen en la intrincada temática social: un Papa Noel linyera trae el famoso bono compensador para los estatales, que enojará a las provincias, no satisfará a ATE y apenas moverá el amperímetro del consumo de fin de año, pero que le costará a la maquinita un mini Ahora 2: $350 millones en dos pagos sin interés. De yapa, la oposición le hizo la travesura legislativa de colarle en el Senado una emergencia social en términos de aumento de la Asignación Universal por Hijo y de creación de un millón de puestos de trabajo a pagar por el Tesoro, que Macri tuvo el arrebato de vetar, pero tendrá que pensarlo bien porque andan dando vueltas la reforma política, la de ganancias, la del mercado de capitales, la participación privada en obras públicas: toda una andanada legislativa con la que pretende echar a rodar inversiones apelando a una maquinaria financiada por el blanqueo, ya que de las lisonjas del mini Davos en Buenos Aires y las de los que se decían amigos empresarios no hay ni noticias. Macri y un 2016 que termina siendo complejo Mientras el calendario avanza hacia fin de año “a paso redoblado”, como en la Marcha de San Lorenzo, vuelve a cobrar dimensión el bono en la consideración de los medios gráficos. La Nación, Clarín, El Cronista Comercial, Ámbito y BAE Negocios le dedican títulos en tapa a las distintas facetas de implementación. Los $3.500 que el gobierno acordó con los gremios estatales para compensar las remuneraciones más bajas y $2.000 para las que les siguen se anticipan a la protesta programada para mañana, pero principalmente constituyen un pasaje a unas fiestas en relativa paz sindical con el nutrido sector público que la Casa Rosada “compró” a cuenta de mayores cantidades echando mano al deficitario erario. BAE Negocios calcula el costo fiscal en $350 millone s divididos en 2 cuotas. El presidente del Banco Central, que no sabe más qué inventar para atajar los penales monetarios que le patean de todos los wines, pergeña fórmulas para sacar de la vista los papeles con yaguaretés y ballenas dando la vuelta al refrán de que “si hay miseria que no se note” para sustituirlo por “si hay abundancia” refiriéndose a la emisión. Además de desacelerar Lebacs procura digitalizar de todas las formas posibles el llamado M2 (multiplicador del circulante) mediante pagos electrónicos por tarjeta de tarjetas y alternativas a Banelco y la red Link con débitos para los movimientos inmediatos. Ya lo consignó La Nación en una de sus propuestas de tapa: “La recesión no llegó a los consumos con tarjeta”, tituló. El síndrome diciembre, co n los villancicos como letanía, recalentó la maquinita de hacer billetes que hacía suspirar a Amado Boudou y perfectamente podría ser llevada a refrescar a la fuente de Plaza de Mayo como hiciera él con sus pies. Las provincias quedaron que trinaban con ese refuerzo salarial y le devolvieron gentilezas, al apoyar en el Senado la emergencia social que la oposición pretende imponerle a Mauricio Macri. Implica destinarle un aumento del 15% a la Asignación Universal por Hijo y crear 1 millón de puestos de trabajo por afuera del disperso programa económico que coordina el peñista Mario Quintana, endeuda el gradualista Alfonso Prat Gay, fogonea el ortodoxo Federico Sturzernegger, zarandea Juan José Aranguren y negocia Rogelio Frigerio nieto. Si hay tantas manos en el mismo plato, ¿por qué los senadores se privarían de añadirle la versión legislativa del filme de Miguel Pereira, estrenado en 1988, “La deuda intern a”, como Página 12 califica al proyecto que hizo gruñir al perro Balcarce que suele sentarse en el sillón presidencial? Ya el gobierno tuvo que adelantar, contra su voluntad, la vigencia de los cambios en el impuesto a las ganancias al 1 de enero, a fin de calmar a los leones herbívoros de Azopardo, cuya sede oculta el imponente edificio de la facultad de Ingeniería. El devenir de la historia repartió en porciones el poder de la CGT y sepultó los sueños justicialistas que llevaron a construir en 1950 esa catedral neoclásica de columnas y capiteles dóricos cuyo destino era ser el comando de la Fundación Eva Perón y terminó siendo la facultad de Ingeniería. Caprichos de la modernidad, la dirigencia sindical encanece, dispersa, en los fondos de una imponente casa de estudios que emite una insuficiente cantidad de graduados. Pero mientras la oposici ón pretende colarle por la ventana al “equipo” económico de Macri un millón de puestos de trabajo, éstos le venían apuntando los cañones a la pirámide de la estructura jerárquica de las Fuerzas Armadas para racionalizar uniformes. El ministro de Defensa, Julio Martínez, le puso por escrito a los jefes del Ejército, teniente general Diego Suñer; de la Armada, almirante Hipólito Srur y de la Fuerza Aérea, brigadier general Enrique Amrein, que hay que trazar una línea en los 38 años de antigüedad para retirar tanto a 35 generales y 25 almirantes y brigadieres, como a una parva de oficiales y suboficiales. Clarín lo destaca en la portada y le pone número al recorte: 1.000 efectivos, entre ellos, 60 altos oficiales. Y aunque la plana mayor de la redacción haya estado por estos días en Mar del Plata, la primicia periodística recibió su carga editorial anti K: “se desarma la herencia dejada por Milani ”. Lo que equivale a decir, por Cristina, quien es blanco de una artillería judicial a mansalva. La cárcel para Cristina, un eje forzado de la política En tal sentido, la edición global de El País consigna muy destacadas unas furibundas declaraciones de Margarita Stolbizer, en las que afirma que “no es malo que (la ex Presidenta) acabe en la cárcel”. Las adereza con la denuncia a la madre de CFK que “agita a la Argentina”. Por más que Jaime Durán Barba, henchido por la victoria de las redes sociales sobre el establishment periodístico que le pronosticara a Donald Trump, haya estado transmitiendo en sus comentarios que Macri deberá plebiscitar su gestión de gobierno en los comicios legislativos del año que viene y no ampararse en la corrupción kirchnerist a que fogonean el grupo Clarín y Lilita Carrió, lo cierto es que ese “poncho” no les cae nada mal para cubrir la transición de bajo vuelo económico con la que convivirá la campaña electoral. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, confía en la ley que acaba de aprobarse para poder aplicar la fórmula blanqueo-obras públicas/privadas que concibió el emprendedor- innovador que tiene como ladero: Mario Quintana, quien además de haber trasplantado exitosamente el sistema de multirrubro farmacéutico al país puso a funcionar el fondo común de inversión Pegasus que antes acaparaba proyectos privados y ahora es uno de los principales “parking” del régimen de sinceramiento y exteriorización de capitales. El instrumento que la complementa salió con fritas para el Congreso desde el edificio de la Bolsa de Comercio, a pocas cuadras de la Casa Rosada: la reforma a la ley del mercado de capitales para adecuarla a los blanqueadores y permitirles desgravar las ganancias que saquen por las inversiones hacia las que orienten los fondos. El Cronista Comercial lo destaca. Macri, que conoce muy bien el pedigree de quienes alguna vez fueron sus colegas, los empresarios vernáculos, tomó nota de la encuesta de la consultora BDO según la cual la cantidad de ejecutivos que ven al país como destino de sus fondos bajó del 88% de la última medición a 67%. Pero también imagina un marzo rebosante de dólares escondidos que serán declarados y, por lo tanto, obligadamente tendrán que elegir un destino. Al estar parado el aparato privado, sólo el foco estatal podrá guiar ese tránsito: infraestructura de rentabilidad económica y social anke energías renovables (de Vaca Muerta a molinos de viento, paneles solares y combustibles verdes). También algo de real estate en las áreas VIP metropolitanas, donde se re avivan pujas por terrenos codiciados como los de la franja Retiro-Puerto Madero y de Campana, que el Cronista Comercial y BAE Negocios llevan a la tapa. Y, como suele entender el Pro la política, para contraponer a una medida que beneficie negocios un fundamento social (a veces traído de los pelos) Horacio Rodríguez Larreta mudó su despacho cerquita de uno de los más atractivos epicentros inmobiliarios, en la Villa 31de Retiro, como operó difundir en Ámbito, y le dio manija al Distrito del Deporte en la zona sur, que hizo publicar con un enorme titular en el diario gratuito del grupo Clarín, La Razón, cuyas portadas son bien visibles en las bocas de entrada y circulación de la Ciudad de Buenos Aires. Mientras el alcalde porteño se saca fotos con los habitantes del nuevo barrio que eligió para sus oficinas, su vecina de distrito y compañera de timbreos, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, m ueve la frazada corta del presupuesto entre los docentes y las fuerzas de seguridad, pero nadie queda conforme ni se garantiza ningún resultado positivo. La Nación revela en una nota de tapa que los Ministerios de Seguridad nacional y provincial y 26 municipios destinan a la seguridad en el candente Gran Buenos Aires apenas $ 4 per cápita, menos que los $5,43 que se lleva la educación a nivel nacional, pero más que los $ 2,48 para salud en todo el país. Por sí solos los números no dicen gran cosa, frente a resultados en la aplicación que no dejan sabor a nada en ninguno de esos rubros de alta sensibilidad ciudadana. La magnificación mediática de la causa de las cooperativas fraguadas para repartir sobresueldos, en la que se involucró forzada y confusamente a la madre de la ex presidenta CFK, o las casas allanadas de Lázaro Báez en Pinamar sólo para ser tasadas, o la herencia del general Milani en el presupuesto militar ayudan a pasar el día a día pero no alcanzan a disimular el estado de ánimo que embarga a la sociedad y se manifiesta en la inusitada agresividad que caracteriza a las relaciones. No escapa, aunque sí amplifica, al nuevo campo de batalla que libra el populismo en otras partes del planeta y hoy le toca a Francia, según sitúa como broche de la tapa de la edición de hoy (17/11) La Nación. Quizá la obsesión para que Cristina vaya presa de una parte de la política nacional, alineada tras el odio visceral que expresa el círculo rojo contra el kirchnerismo, esté orientada en aquella dirección.