sábado, 5 de noviembre de 2016

LA MUCAMA DE KRETINA

LA MUCAMA DE LA EX-PRESIDENTA CRISTINA KIRCHNER FUE NOMBRADA CON SUELDO DE FUNCIONARIO: 90.000 $ María Angélica “Cuca” Bustos es la sombra de Cristina, una especie de valet que conoce todos los secretos y ostenta el cargo de asesora presidencial. La acompaña desde que estaba en el Sur y es la que le prepara la ropa que va a usar durante el día. Además, Cristina tiene dos mucamas a disposición, Mónica Llamedo y Analía Graciela Olivera. En 2007 la acompañaron a varios viajes oficiales para asistirla según constan los registros oficiales. La mucama VIP con salarios de funcionario de alto rango. Su misteriosa jubilación de privilegio. Después del paso de doce años de kirchnerismo, pocos recuerdan que Fernando de La Rua siendo Jefe de Gobierno nombró a sus jardineros como asesores del Honorable Consejo Deliberante de la Ciudad. Un antecedente que se disipa frente a la fiesta de nombramientos de amigos y parientes producidos durante los gobiernos de Néstor y Cristina. En todas las áreas, sin control, disponiendo del empleo público como si fuera su propia empresa. Aunque si hubiese sido su propio dinero no hubieran sido tan generosos, los hechos demuestran lo contrario. María Angélica Bustos acompaña a Cristina Fernández desde sus tiempos en Santa Cruz, antes de 2003, una especie de jefa del servicio doméstico, dama de compañía o ama de llaves devenida en asesora presidencial. En los registro de ANSES anteriores a 2003 no posee según el informe que arrojan su DNI y CUlL, aportes a ninguna caja. Quienes la conocen de la Patagonia sostienen que es una mujer de carácter, capaz de poner límites a hijos, asesores y a cuanta persona rodee a la ex mandataria. María Angélica, a quien todos conocen como Cuca, goza de una jubilación de privilegio, cuyo monto es de $ 41.474, aunque ANSES no informa fecha ni ley por la que accedió a dicha jubilación, ni tampoco aportes anteriores a 2003 a ninguna caja, ni inscripción autónoma o de monotributista. Cobra su haber jubilatorio por medio del Banco de la Nación Argentina. Otra posibilidad es que no informe jubilación porque debido a la edad de Cuca, hoy 81 años, haya sido jubilada por alguna caja como funcionaria de Santa Cruz, cuando los Kirchner estaban aún allá, pero esto quedaría en el terreno de las especulaciones, ya que es imposible acceder a ese dato del gobierno de Santa Cruz. Además han adulterado tanto, que nada es confiable. Es que si bien Cuca acompaña a Cristina desde sus épocas de diputada, fue recién en 2003 cuando Néstor llega a la presidencia de la Nación, que es nombrada Asesora de Gabinete de Coordinación General de Asuntos Técnicos de la Unidad Presidencial. Un título tan largo como ostentoso, tan bien pago como la compañía desinteresada de María Angélica Bustos. Su sueldo hasta Junio de 2016 cuando fue dada de baja en la Administración Nacional de Seguridad Social era de $ 90.000, lo que explicaría como un personal de compañía, ama de llaves o jefa de servicio doméstico, accedió a semejante monto jubilatorio. “Una segunda madre” dicen algunos que es para Cristina, ¿cómo no recibir entonces los favores de un Estado del que se apropiaron, para favorecerse a ellos mismos y a sus amigos fieles?. Alguna investigación deberá iniciarse para comprobar si este monto jubilatorio es correspondiente a los años de aportes de Cuca. Se ocupaba por entonces de la ropa de la Senadora, luego presidente, cuyo volumen ocupaba unos 94 metros cuadrados, el tamaño de un departamento cómodo de cuatro ambientes. Le tenía la cartera, le alcanzaba un labial, y muchas veces, según consta en el Boletín Oficial, viajaba con ella en giras oficiales o aquellas a las que como Senadora se le daba el carácter de oficial, o realizadas como primera Dama, para que los gastos los pagara el Estado. Cristina tenia además otras dos mucamas a disposición: Mónica Llamedo y Analía Graciela Olivera. Ellas la acompañaron a varios viajes oficiales para asistirla. Estuvieron en los Estados Unidos, Perú, Brasil, México, Colombia y Angola, según se desprende del Boletín Oficial. Cuca ha sobrevivido al personal totalmente renovado luego de la muerte de Néstor Kirchner en la casa de Calafate. Según el libro de Diego Cabot y Francisco Olivera “Los Platos Rotos”, inmediatamente después de llevado el cuerpo de vuelta a la casa presidencial de Calafate, aquel 27 de Octubre de 2010, y estar unos minutos a solas con él, Cristina dio una orden con tono implacable a su ama de llaves: “Cuca, ponele su mejor ropa”, luego ella ordenaba atender a los que se habían acercado a despedir al jefe. Esas fueron siempre sus funciones. Un servicio doméstico calificado personal de la ex presidente. Fue quién asistió a Rudy Ulloa que se descompensó en la casa del Calafate esa mañana de la muerte del ex presidente. Cierto es que “La Cuca”, como se la conoce a Bustos, es la histórica asistente de Cristina y fue clave en el sostén de la Presidenta en los momentos posteriores a la muerte de Néstor. Nacida en Guer Aike, Santa Cruz, acompaña a la familia desde que Florencia era pequeña, aunque no era su niñera, como algunos creen, al confundirla con Makena, la madre del ex asesor presidencial Isidro Bounine, que crió a Florencia según le cuenta a este portal Miriam Quiroga, ex secretaria de Néstor Kirchner. Isidro también fue nombrado asesor presidencial con un sueldo similar al de Cuca, pero lo dejo el 10 de diciembre de 2011, según el Boletín Oficial, luego de lo cual se convirtió en prestador de servicios al Estado, según su inscripción y posición en AFIP. Como reyes. La vida de los K enriqueciendo a su entorno a costa del pueblo. El ultimo domicilio que figura en el padrón electoral de Santa Cruz que declara Cuca es Pasaje Borquez 1245 – Guer Aike – Santa Cruz (Fuente Padrón 2015). Una vez más, asistimos al abuso del estado por parte de CFK, tal vez no configure un delito, pero nombrar asesora de la unidad presidencial a su personal doméstico, accediendo a un sueldo que el 80 % de los argentinos ni sueña, a una jubilación que la mayoría de nuestros abuelos no cobra, es al menos, muy poco ético. Sobre todo viniendo de la madre proveedora de beneficios a los pobres que quiso significar Cristina para el pueblo argentino. Según fuentes de Santa Cruz los Kirchner mantenían en negro a sus empleadas domésticas e intentaban blanquearlas con cargos en el Estado. Curiosa contradicción, teniendo en cuenta el formidable impulso que le dio la ex-mandataria a la Ley – muy necesaria y correcta – para los trabajadores de casas particulares. Hacer lo que digo, pero no lo que hago. De jardineros a hoteleros, de cadetes de banco a empresarios de la construcción multimillonarios, de cadetes del estudio jurídico de Néstor a dueño de Multimedios, de ama de llaves a asesora con jubilación de un Secretario de Estado, son la muestra más claras de la movilidad social ascendente del modelo nacional y popular, a la que no accedieron todos, sino unos pocos, su amigos y parientes. El hijo de Cuca – no es una broma -, el hijo de la asistente VIP de CFK, se llama Hugo Camino y trabaja en una FM ultra K de la provincia de Santa Cruz recibiendo pauta del gobierno provincial. A riesgo de sonar reiterativos con notas periodísticas sobre exagerados privilegios en cargos y funciones públicas, se puede percibir que la ciudadanía se encuentra en este momento dispuesta a debatir este tema y ha llegado el tiempo de hacerlo en serio, con la solución en el lugar adecuado, es decir, en manos de nuestros representantes. Llegó la hora. Alicia Panero. Colaboración: Sebastián Turtora.