domingo, 6 de noviembre de 2016

PENAL SAN FELIPE

PRESOS POLÍTICOS: DAVID REY VISITÓ EL PENAL DE SAN FELIPE EN MENDOZA Queridos amigos, he estado ausente por estos días y esto se debe a una razón que suscribo inmediatamente: realicé un viaje a la ciudad de Mendoza tanto para asistir a uno de los llamados “juicios de Lesa” como para conocer el Penal de San Felipe, que actualmente tiene ilegalmente apresados a unos 22 Presos Políticos y Prisioneros de Guerra en paupérrimas condiciones de vida. Desde ya se trató de un viaje que, a pesar de cuán involucrado estoy en este asunto, ha generado un importante vuelco adentro mío. ¡Ni yo pensé que fuera tanto el DRAMA que vive esta gente! Pero por otro lado siento un verdadero orgullo de argentino (el que pocos pueden lucir) tanto por ser parte de esta lucha como por no ser otra sombra más dentro de esa enorme muchedumbre huérfana e insolidaria que mira para otro lado mientras pasan estas cosas. Mendoza me ha cambiado: hoy mi compromiso con los Presos Políticos es sencillamente el doble que antes. Si antes pensaba que era una injusticia lo que hacen con “los viejos”, después de conocer San Felipe les aseguro con toda franqueza que en realidad se trata de un crimen. Un crimen horrendo, un crimen alevoso no sólo cometido contra los Presos Políticos sino también apuntado contra sus familias, también presas de toda esta situación, de tanto palpable dolor, de tanta injusticia y -quizás lo peor- de tanta cobardía circundante. Perdonen que les sea tan sincero, pero San Felipe me ha puesto en vereda: Y YO HOY PIENSO QUE TODA PERSONA QUE MIRA PARA OTRO LADO MIENTRAS MILES DE FAMILIAS ARGENTINAS SUFREN LA PEOR INJUSTICIA ES SIMPLEMENTE CÓMPLICE DE LA MISMA. Así de sencillo y así de claro. Si tu viejo o tu abuelo, o tu esposo o tu hijo fuera el que por venganza tiene que estar injusta e ilegalmente encerrado en un lugar tan horrendo… te aseguro que no sólo entenderías que no exagero sino que también te resultaría despreciable el silencio de los medios y la distracción de gran parte de la ciudadanía. No te dejes engañar por los medios de comunicación ni por aquellos que evitan hablar de Presos Políticos. SON PRESOS POLÍTICOS porque se los juzga, encierra y condena por cuestiones meramente políticas e ideológicas; SON PRESOS POLÍTICOS porque para encerrarlos hubo que violar la Constitución nacional y aplicar de modo retroactivo leyes naturalmente irretroactivas; SON PRESOS POLÍTICOS porque son sistemáticamente violadas todas las garantías constitucionales con las que cuenta cualquier preso en Argentina; SON PRESOS POLÍTICOS porque se los juzga por haber formado parte de una guerra, mientras que las personas que formaron parte de la misma guerra, aunque del otro bando (Montoneros, ERP, etc.), no sólo que no han sido ni molestados por la Justicia sino que han sido indemnizados y premiados con cargo públicos. En fin, hay cien razones distintas por las cuales puede afirmarse con total seguridad eso mismo que muchos se niegan a ver y otros tantos se empeñan en negar: en Argentina hay más de dos mil Presos Políticos, de los cuales cuatrocientos ya han fallecido en cautiverio. En el Penal de San Felipe, en la ciudad de Mendoza, prácticamente todos superan la edad de 70 años (por lo que deberían, dado el caso, cumplir prisión domiciliaria), como asimismo todos están detenidos con “prisión preventiva”, la cual no puede excederse de los tres años (lo que arroja otra ilegalidad más, ya que casi todos los Presos llevan más de cuatro años detenidos). En fin, como saldo de mi viaje a Mendoza y mi vista a San Felipe entrevisté a una veintena de Presos Políticos en cautiverio; también hice lo propio con dos Presos en domiciliaria. Por último, me traje a Rosario el testimonio de tres abogados y de varios familiares que se han animado a ilustrarme cómo es vivir con ese padecer que tanto duele. Deberé agradecer el trato que he recibido en todo lugar donde estuve como asimismo el hecho de haber conocido gente tan amable y bondadosa. Párrafo aparte, debo también agradecer a mi mujer por haberme acompañado, por haberme ayudado y por haberse emocionado al oír el sufrimiento en boca de los mismos familiares entrevistados. Queridos amigos, noviembre, para mí, va a ser el mes de los Presos Políticos Argentinos, y gracias a todo el material que traje de Mendoza y que será publicado en www.DAVIDREY.com.ar "Sacalos de acá", me dijo, en San Felipe, la esposa de un Preso Político, mientras me abrazaba bañada en lágrimas. Hago extensivo, pues, este mismo desesperado pedido a toda la ciudadanía: TENEMOS QUE SACARLOS DE AHÍ.