martes, 1 de noviembre de 2016

LOW COST

Pese a la resistencia de los sindicatos, tres líneas aéreas "low cost" se preparan para operar en la Argentina Por Patricio Eleisegui La llegada de compañías que operan en este segmento traería consigo bajas de precios de hasta 30% en el plano doméstico. Analistas anticipan una competencia mucho más intensa en un mercado dominado por Aerolíneas Argentinas. ¿Cuáles son las firmas interesadas en aterrizar en este suelo? "La Argentina es una joya oculta y tiene el mayor potencial que yo haya visto jamás". La frase, pronunciada por Bjorn Kjos, dueño y CEO de Norewgian, sintetiza la lectura que las aerolíneas "low cost" hacen del mercado doméstico. El directivo pronunció tal afirmación en un contexto en el que su empresa ajusta los detalles para su desembarco en cielos locales, que se prevé ocurrirá en menos de un año. Norewgian es una de las tantas compañías que muestran su interés por marcar presencia en suelo albiceleste para competir en este segmento de negocios. Prepara una flota que incluye desde Boeing 787 hasta aeronaves A321 de menor porte, todas con sobrada capacidad para operar en la geografía nacional. El tamaño de la europea despeja cualquier tipo de dudas respecto de su pericia para hacerse fuerte en la Argentina, ya que es la tercera aerolínea del mundo en esta categoría. En su "hoja de ruta" aparecen 120 destinos dentro de Europa, Estados Unidos, África, Oriente y el Caribe. Sólo en 2015, unos 130 aviones trasladaron a más de 26 millones de pasajeros. Detrás de este verdadero gigante se ubica la colombiana Avianca. A principios de año adquirió MacAir, la empresa de aviones que pertenecía a la familia del presidente Macri. "La Argentina es un mercado importante y la idea es empezar con MacAir, que es regional, para atender un nicho doméstico interesante", aseguró Germán Efromovich, titular de la junta directiva de la compañía caribeña. El plan inicial de Avianca consiste en volar aviones turbo hélices de no más de 70 plazas. Además, la compañía considera establecer en la provincia de Córdoba su lugar de cabecera. El objetivo es el de crecer de manera paulatina, hasta completar una flota de 18 aviones hacia fines de 2018. Según fuentes del sector, tras algunos meses de retraso, la filial local de la aerolínea comenzaría a volar los aviones de MacAir entre febrero y marzo próximo. Flybondi es otra de las "low cost" que quiere sumar presencia en este suelo. Es comandada por Julian Cook, un ejecutivo suizo que en 2003 fundó FlyBaboo que, en la actualidad, ofrece vuelos a 45 destinos alrededor del planeta. Detrás de Cook, según pudo saber iProfesional, se alinean los intereses de firmas de mayor envergadura en el negocio aeronáutico, como Ryanair y Air Canada. Las intenciones de Flybondi son, por un lado, comenzar a operar en 2017 en la Argentina y, por otro, llegar a 40 destinos dentro del país y a 34 a nivel regional. La firma, ahora en proceso de formación, prevé una inversión superior a los u$s75 millones y la puesta en funcionamiento de una flota de 25 aeronaves. Claro que la concreción de estos anuncios está atada a un cambio legal que les tiene que abrir las puertas de este país: la política aerocomercial, que fija una banda de precios mínimos. En otras palabras, las líneas aéreas -por más que quisiesen- hoy día no pueden reducir sus tarifas por debajo de determinados valores, restricción que en su momento que fue pensada para no complicar el negocio de Aerolíneas Argentinas. Resistencia gremial Además de la normativa, deberán vencer la resistencia de los sindicatos que ya han levantado las banderas de la precarización laboral y aparecen como firmes defensores de mantener la hegemonía de Aerolíneas Argentinas y Austral. "Decididamente vamos a impedir el arribo de las 'low cost'. Macri quiere imponer un mercado de cielos abiertos para minar los logros obtenidos por el sector a través de Aerolíneas", aseguró a iProfesional Sergio Mercó, secretario de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA). Tanto desde FAPA como desde el gremio APA, la postura ante la eventual llegada de las "low cost" es de absoluta oposición. En relación con el posible arribo de Avianca, desde la federación afirmaron: "Tenemos la firme presunción de que no reconocerá la representación de nuestros sindicatos y que buscará imponer condiciones muy por debajo de las ahora existentes". "Notamos con preocupación el intento de distintos sectores en querer cambios en la normativa para llevar adelante una flexibilización laboral", aseguró. La opción económica Son varios los analistas que anticipan un fuerte despegue del mercado doméstico apenas se quite el piso tarifario, que es el que les impide a las "low cost" desarrollar su estrategia de vuelos baratos. Las previsiones más optimistas se animan a pronosticar una caída de hasta un 50% en servicios como los que hoy unen a Buenos Aires con destinos como Córdoba o Rosario. Franco Rinaldi, reconocido especialista del sector, asegura que apenas se permita la operación de compañías como Norewgian, los pasajes automáticamente bajarán un 30%. En diálogo con este medio, sostuvo que en el segmento de los vuelos de cabotaje la Argentina actualmente posee valores que la ubican con comodidad entre los países más caros del mundo. "No puede ser que salga casi lo mismo viajar a Santa Rosa, La Pampa, que a Salta capital. O que no haya diferencias entre ir a Bahía Blanca o a Neuquén. Lo que harán los vuelos de bajo costo es romper con el monopolio de las tarifas que sostiene Aerolíneas", enfatizó. Como otra muestra de la disparidad de precios, expuso que un ticket de Buenos Aires a Catamarca rara vez baja de los $4.500, mientras que a Salta vale casi la mitad. "Están prácticamente a una misma distancia y eso hace que la diferencia sea absurda. Pero ¿quién vuela a Catamarca? Aerolíneas Argentinas. Como es monopólica y tiene la única ruta habilitada, puede poner los precios que quiere, explicó. Rinaldi calificó a las tarifas actuales de "abusivas", ya que "los precios mínimos que cobran Aerolíneas o Austral duplican el piso fijado para la banda tarifaria". Precisamente este aspecto es el que, a ojos de los especialistas, colocó al mercado doméstico en un claro retraso frente a otros países de la región. Así, Brasil, Colombia, Chile, Perú, Ecuador o Bolivia manejan precios que son la mitad de los de Argentina, por la falta de presencia de las "low cost". Los tres primeros mencionados desregularon su mercado en los años 90. "No volvieron atrás porque el éxito y el crecimiento han sido formidables", apuntó el experto. Rinaldi sostuvo que en esos países la baja de precios indujo a muchas personas a optar por los viajes en avión y así se fue reduciendo el flujo por vía terrestre. "Al mismo tiempo, se observó un mayor desarrollo económico en varias zonas que, hasta ese entonces, estaban relegadas. Por efecto de las políticas cerradas imperantes en la Argentina, el flujo de pasajeros domésticos creció apenas 20% en 15 años, muy lejos de las cifras exhibidas en Chile (180%), Brasil (160%) o Colombia (140%). Evolución regional del "low cost" Las "low cost" interesadas en ingresar al mercado doméstico tendrán primero que vencer la presión que ejercen los sindicatos y parte del personal jerárquico de las firmas que operan localmente. Los especialistas consultados por iProfesional aseguran que la resistencia de los gremios responde, principalmente, al intento por mantener los "privilegios" que alcanzaron en estos últimos años. "La estatal infla los precios de los destinos internos para compensar parte de lo que pierde por los vuelos al exterior", sostuvo Rinaldi. Él es de los que cree que el ingreso de este tipo de empresas orientadas a ofrecer servicios con tarifas baratas obligará a Aerolíneas y Austral a trabajar mejor, con mayor eficiencia y también a competir. ¿Qué posición asumirán otras firmas, como LAN? Un importante directivo del sector aeronáutico aseguró: "La chilena no tiene inconvenientes en que lleguen más empresas porque está acostumbrada a competir". "Hay que pensar que a través de su fusión con TAM pasó a ubicarse en el décimo lugar entre las principales aerolíneas del planeta. Esto le representaría un estímulo", dijo. El modelo en el mundo Las propuestas de bajo costo nacieron a finales de los 80 en Europa, producto de la irrupción de compañías como Ryanair o EasyJet. Según datos del mercado, la alta demanda por tarifas aéreas más baratas ha sido acompañada por una oferta cada vez más competitiva y variada. Tal es así que, en dentro de Europa: -En 2003 transportaron el 10% de los pasajeros. -En 2015, ese flujo aumentó hasta alcanzar casi el 45%. En cuanto al total de clientes transportados, las proyecciones marcan que en cinco años las "low cost" superarán a las compañías tradicionales. Ese incremento, según consultoras del sector, se concentrará en compañías como las ya mencionadas Ryanair e EasyJet, además de Norewgian y Wizz Air. Si, en cambio, se toman índices de rentabilidad, las estimaciones dan cuenta de una alza promedio del 10% para las de tarifa bajas mientras que otras como IAG, Air France y Lufthansa (tres aerolíneas de bandera), crecerán poco más del 3%. De hecho, las alternativas "low cost" están salvando los márgenes de ganancias de muchas de las grandes firmas. Eurowings y Transavia, respectivamente, elevaron considerablemente su flujo de pasajeros en comparación con el resto. En ese sentido, mientras que en Air France su cantidad de pasajeros subió apenas un 0,9% en los últimos meses, Transavia lo hizo en casi el 18 por ciento. Lufthansa apenas pudo incrementar su caudal de clientes un 1% desde 2015 a esta parte, mientras que Eurowings festejó un repunte de casi el 9%.