sábado, 5 de noviembre de 2016

GRIETA EN LA PRENSA

BUSCANDO UNA AGENDA Grieta en la prensa oficialista: ¿Encuestas o Cruzada anti-K? ¿Finalmente se habrá impuesto otra grieta en los medios de difusión entre militantes de uno u otro lado y los “casi últimos mohicanos” que aún intentan darle desigual pelea a una internet gratuita y de tiempo real? La “pauta”, sea la que distribuye discrecionalmente este gobierno, como lo hacía el antecesor K, o la que se banca ad hoc desde los respectivos “círculos rojos” de cada bando, desnaturalizó el abc del periodismo, por lo que, cada vez menos, los lectores y las audiencias son los destinatarios últimos de nuestra raison d´etre. Basta con ojear la colección 2016 de la edición impresa de “Clarín” para advertir que la mayoría de las tapas se vinculan con el apellido Kirchner y la letra K. La de hoy, 4/11, no fue la excepción. ¿Constituye esa la realidad excluyente que vivimos cotidianamente los argentinos? El primus interpares del matutino que aún ostenta la mayor circulación del país, La Nación, parece no estar tan de acuerdo, y así como valoró en la víspera como tema central una elaboración propia sobre cómo ingresa la droga el narcotráfico, en la del último día de esta semana encabezó con el desvelo ciudadano, la inseguridad. En el sálvese quien pueda, la brecha en la agenda es inevitable entre oficialistas. La obsesión de Clarín por demostrar cada día la corrupción de un gobierno como el de Cristina Fernández de Kirchner que había convertido al ensañamiento contra el diario y su Ceo, Héctor Magnetto, en uno de los ejes de su política y en bandera de su militancia lleva a sus editores a privilegiar cualquier noticia alusiva en las páginas y a ubicarlas con facilidad en las portadas. Cualquiera que tome la colección del matutino de este año verá muchas veces la K repetida debajo del logo y la última no fue la excepción: “Confirmaron el embargo a Florencia Kirchner y no podrá usar los US$ 5 millones” ocupa más de las tres cuartas partes de la plana principal. Y recién al lado, por lo menos muy modestamente desplegado, consigna como tema del día una información de más de 24 horas de antigüedad, como lo es que el presupu esto de Macri recibió luz verde con votos peronistas y, ahí va de nuevo, “un quiebre K”. La duda, por llamarla de algún modo, de los que abrevamos en prensa sería: ¿Vende en el quiosco semejante recurrencia, rayana con odio visceral, que expone a la vista del público un medio gráfico de interés general? ¿Es esa repitencia más importante que la agenda de los temas que realmente preocupan al común de la gente? Los colegas del primus interpares en cuestiones editoriales y de negocios, como La Nación, alternan para no empachar a sus lectores de tanta “K” y salen con un título principal que marca el contundente resultado de una encuesta de la UCA, la misma que cuando las estadísticas oficiales estaban caídas reveló que un tercio de los argentinos estaba debajo de la línea de pobreza: “9 de cada 10 personas temen ser víctimas del delito”, señala esta vez. La inseguridad, para el ciudadano normal de clase media, como identifica la UCA al que convive con ese miedo, no es sólo un rótulo mediático más, que da algo de rating a panelistas en programas de televisión o adhesiones en los focus groups que chequean los marketineros de la gráfica, sino que guía los actos cotidianos, las decisiones, el estado de ánimo del común de los mortales, sus costumbres de consumo, su creatividad. En suma, atenta contra la calidad de vida. “Suerte que no te mataron”, se erigió ya en un resignado latiguillo. El quiosco´s group El menú de portada de La Nación es casi de laboratorio: la venta de uno de los canales líderes de la TV, Telefé, a un grupo norteamericano propietario de MTV, la corrupción en la obra pública, los barrabravas, la adicción a los smartphones, los cambios en el CBC y la foto de Julio Bocca en una escenografía teatral. Un popurrí para todos los gustos que, sin embargo, no responde al gran intríngulis: ¿Alcanza para inducir la compra de un ejemplar por impulso? No es esta una preocupación que ocupe espacio en la gestación de cada edición de Página/12, que se asumió como house organ “progre”. En la bajada de línea de la fecha le pasa una facturita a quien considerar “traidor” del movimiento nacional y popular, el senador Miguel Pichetto, parangonándolo con el personaje de Peter Capusotto, Micky Vainilla, ante la denuncia que le hiciera INADI por las desafortunadas declaraciones xenófobas que vinculan a las comunidades de inmigrantes con la crisis económica y el crimen organizado. No se ve que el matutino recuerde alusiones similares del coronel Sergio Berni, cuando era secretario de Seguridad de CFK. Peor en todo caso es que el legislador rionegrino haya defendido el “dietazo” del 47% para el “gremio parlamentario” aduciendo que si no se pagan buenos sueldos nadie se va a dedic ar a la política. Hummm. El “aumentazo” es un asunto que hasta merece tratamiento de portada en el diario español El País, que titula con que será rebajado, en lo que parece más un mensaje interno que una noticia de interés “iberoamericano”. La oferta especializada Los diarios especializados no necesitan otear “perlas” varias durante cada atardecer en ese brumoso mar de dudas, al momento de definir que irá en la tapa de la edición impresa. Sus públicos están pendientes de las pistas que les propongan, principalmente, para empezar la jornada comercial o financiera. O al menos que les den tema para las charlas de circunstancia. Ámbito escogió el voto electrónico, la otra meta parlamentaria oficialista luego del presupuesto. A diferencia de Clarín, le dio una vuelta más a la aprobación en Diputados de la “ley de leyes” de hace dos noches. El Cronista Comercial, en c ambio, busca adelantar agenda, destacando que la reforma de ganancias fue pateada, como la baja de las retenciones, para el año que viene. O sea, para debatir en campaña electoral pero definir con los resultados arriba de la mesa. Ambos matutinos económicos coinciden en su segunda apelación de portada: el derrumbe productivo de la industria automotriz: 16% en octubre. BAE Negocios, que se afianza como un tercero en discordia, salpica un variado noticiero público y privado alrededor de un título dominante que deja al descubierto una de las mayores impotencias del equipo macrista: que ni aún con las altas tasas logran dominar en octubre una inflación que llega al 2,6%. La mácula del día del periódico que dice ir “hacia un capitalismo nacional” es que se haya “devorado” (hasta en la edición web matutina) el comunicado de CAME, en el que advierte que en 8 meses cerraron 650 mil comercios”. Sí lo da Ámbito en la home.