viernes, 4 de noviembre de 2016

BAJAR LA TENSIÓN

ENCUENTRO MUNDIAL DE MOVIMIENTOS POPULARES Francisco busca bajar la tensión: "No queremos más 'diciembres negros'", dice Crespo en Vatican Insider El Papa Francisco reunió a diferentes referentes sociales en el III Encuentro Mundial de Movimientos Populares. Mónica Crespo, referente rosarina del Movimiento de los Trabajadores Excluidos, fue una de las invitadas. Vatican Insider la entrevistó y destacó sus palabras acerca de los rumores de tensión social en la Argentina previo a las fiestas de diciembre: “son habladurías”, aseguró Crespo. Ayer (03/11) comenzó la tercera edición del Encuentro Mundial de Movimientos Populares, una iniciativa que cuenta con la bendición del Papa. El Vatican Insider, la publicación especializada del diario La Stampa, destaca que "Argentina está atravesando tiempos difíciles en materia económica y social" y que "ya se empiezan agitar las aguas de la revuelta, como cada año cuando se acerca diciembre", pero destaca, asimismo, que algunos líderes sociales argentinos "buscan evitarlo y que mejore la situación". Así se lo hicieron saber a Francisco en el, convocado por el Papa y que tiene lugar en el Pontificio Colegio “Mater Ecclesiae”. En este sentido, Vatican Insider, voz paraoficial del Vaticano, realiza una entrevista a Mónica Crespo, referente del Movimiento de los Trabajadores Excluidos, quien calificó de “habladurías” a los rumores de inminente tensión en la Argentina. Y pidió que se escuche más a Francisco, “porque él no está equivocado”. Crespo contó que fue al Encuentro "a exponer la situación que están pasando los compañeros recicladores en nuestra Argentina. En algunas ciudades, como en Buenos Aires, han avanzado, han obtenido un salario, un reconocimiento del gobierno, uniformes de trabajo. Pero quedan muchas ciudades en las cuales seguir conquistando la dignidad de los compañeros trabajadores. Me parece bueno poder escuchar la situación de los recicladores en diversos países, la situación de la madre tierra. A nosotros nos interesa el sistema, el ambiente y la contaminación". - ¿Qué van a acordar al final de esta reunión? Ya no quer emos seguir exponiendo lo que ocurre en las ciudades, queremos tomar cartas en el asunto y que la Iglesia nos ayude en este paso. Pedimos, ya que el Papa siempre se fijó en los más humildes y desposeídos, que la Iglesia nos ayude y tome participación en cada lugar. - ¿Qué significa esta convocatoria del Papa Francisco? Es una emoción muy grande que el Papa se preocupe por estos temas pero debería ser normal, lo que sucede es que cuando el Papa se ocupa de estas cuestiones le dicen: ¡es comunista! No. La Iglesia toda debería preocuparse como se preocupa el Papa Francisco por el sentir de los desposeídos, de los que más sufren, los que están mal, no tienen un trabajo, una tierra, un techo. - ¿Por qué en algunos ámbitos de la Iglesia a los movimientos populares los han visto con desconfianza en el pasado? Puede ser, como en todos lados, que alguna gente haya trabaja do mal pero no hay que meter a todos en el mismo saco. A mi me gusta decir que represento a esta clase de gente como yo, me gusta decirlo y sentirlo. Me gusta caminar en las villas, llenar mis pies de barro, lastimar mi mano y que me duela el dolor de mis hermanos. - ¿Qué expectativas existen sobre el discurso del Papa de este sábado al final del encuentro? Espero que conmueva el corazón de los dirigentes que tenemos en cada país. Que le llegue al corazón de cada presidente porque creo que el Papa no está equivocado, llegó en el momento justo este Papa argentino. Deseo que lo escuchen, que dejen de pensar que está equivocado. En Argentina pido más que se lo oiga, esto no es una cuestión de política partidista. Nosotros somos trabajadores, nada más. Queremos seguir en democracia, que este presidente o el que venga termine su mandato, que haya votaciones, se elija a otro y estemos unidos. Porque al país lo sacamos entre tod os o no lo sacamos. - ¿Cómo es la situación social en Argentina ahora? Es bastante dura. En las ciudades se quejan de que el gobierno no los escucha. Pedimos sobre todo eso, que empecemos a escucharnos y que se ablanden nuestros corazones. - Cada año, cuando se acerca diciembre, en Argentina se habla de tensión social. ¿Pueden haber desbordes en estas fiestas? ¿Están preocupados? No tenemos que darle entidad a estas habladurías, debemos estar en nuestros barrios y contener a la gente. No queremos más “diciembres negros”, no queremos más muertos en nuestro país. Empecemos a hacer las cosas bien, de los dos lados: del lado del presidente y del lado de nosotros, que vivimos en el país. Empecemos a ser un país mejor. - ¿Crees que existe voluntad? En algunos sectores falta voluntad, pero si seguimos tratando de luchar con la palabra y llevando a todos los oídos esto la Argentina tiene que poder. El nuestro es un país poderoso, tenemos gente de bien, gente que quiere trabajar. Si no ¿cómo te explicás que nosotros, siendo recicladores, en el límite de la pobreza, no elegimos el robo o la locura? Decidimos crear nuestras fuentes de trabajo, somos recicladores y queremos que nos reconozcan como tales. Vatican Insider también entrevistó a Juan Grabois, uno de los organizadores del Encuentro. Y cabe resaltar una pregunta puntual que le realizaron (y su respuesta): - En Argentina se sugirió que este encuentro es “anti-Macri”, en referencia al plan económico del presidente. ¿Es así? No, si fuese así no estaría participando como observador el presidente del bloque oficialista en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot. Él va ser uno de varios que provienen de países como Italia, Grecia, Estados Unidos y España. Se trata de jóvenes relacionados con la vida pública, menores de 35 años, hombres y mujeres, que podrán acceder a las discusiones aunque no participarán de ellas. También estará Leonardo Grosso del Movimiento Evita. Es muy importante que vengan con humildad para escuc har el planteo de los movimientos populares.