viernes, 4 de noviembre de 2016

INSEGUROS

Más del 80% de los argentinos se siente inseguro Más del 80 por ciento de las personas se sienten inseguras en su casa, barrio o vía pública hace cinco años y consideran que tienen altas probabilidades de convertirse en víctimas de un delito, reveló el informe "Victimización e inseguridad subjetiva en la población urbana de la Argentina (2010-2015)", que fue elaborado por la Universidad Católica Argentina (UCA). Así, el estudio precisó que en 2010, el 83,3% de las personas se sentían inseguras; en 2011, el 80,5; en 2012, el 86,2; en 2013, el 85,7; en 2014, el 88, y en 2015, el 87,3%. "Si bien se evidencia una leve caída en 2011 producto del escenario optimista postelectoral con la reelección de Cristina Fernández de Kirchner, en los años posteriores el indicador fue en ascenso habiendo alcanzado durante 2014 su porcentaje más alto con un 88% y manteniéndose estable en 2015, con apenas un descenso del 0,7%", precisó el documento. Para el estudio, se encuestó a mayores de 18 años residentes en aglomerados urbanos con 80 mil habitantes o más, que fueron reunidos en tres grandes grupos: Gran Buenos Aires (GBA), Otras Áreas Metropolitanas (OAM) y Resto urbano. El grupo GBA comprendía a la Ciudad de Buenos Aires, Conurbano Zona Norte, Oeste y Sur; por OAM se entendía Gran Rosario, Gran Córdoba, San Miguel de Tucumán y Tafí Viejo y Gran Mendoza; y por Resto urbano Mar del Plata, Gran Salta, Gran Paraná, Gran Resistencia, Gran San Juan, Neuquén-Plottier-Cipoletti, Zárate, La Rioja, Goya, San Rafael, Comodoro Rivadavia y Ushuaia-Río Grande. El tamaño de la muestra fue de 5.683 casos para cada año (2010-2015). Si bien se registró una caída de casi el 10% respecto a 2014, el relevamiento demostró que la inseguridad aparece desde 2010 como la mayor preocupación de la población urbana de 18 años y más. "Esa caída puede deberse a que en 2015 se elevó la preocupación por la pobreza y la desigualdad social (15% contra 11,4%) y la corrupción (8,4% contra 6,8%) con respecto a 2014. Además, el 6,8% de las personas empezaron a considerar al narcotráfico como un problema importante en el país", explicó la UCA. Asimismo, se observó un constante crecimiento de la delincuencia entre los años 2010 y 2014, porcentaje que disminuyó un 3,4% entre 2014 y 2015: un 27,7% de las personas o algún miembro de su familia fue víctima de algún hecho de delincuencia o violencia en 2015, en comparación al 31,1% de 2014. "Respecto a los hechos de delincuencia o violencia se advirtió que el grupo más victimizado pertenece a la clase media no profesional (32%), en comparación con la clase trabajadora marginal (24%)", señaló el documento, que advirtió que en cuanto al nivel socioeconómico "el mayor porcentaje de personas que sufrieron algún hecho delictivo o violento forma parte de la clase media baja (31,6%), mientras que el 21,4% pertenece a la clase muy baja". Al analizar las características de los individuos, se deduce que las mujeres se sienten apenas más inseguras que los varones con apenas 4 porcentuales de diferencia (89,4% contra 85%). Por otra parte, siente inseguridad el 89,1% de las personas de 35 a 59 años, así como el 89,2% de las que no terminaron el secundario, en comparación con el 85,6% de quienes lo completaron. Además, los datos muestran que sólo el 47% realiza la denuncia policial luego de haber sido víctima de algún delito: "Los que más denuncian pertenecen a la clase media -profesional y no profesional-, mientras que el mayor porcentaje de personas que no denuncian pertenece a la clase obrera, al nivel socio económico muy bajo". Ansiedad y depresión Por último, los resultados demostraron los efectos que tiene la inseguridad en el bienestar y salud mental de las personas, destacando que "el malestar psicológico tiende a agravarse en los casos en que se sufrió un hecho de delincuencia o violencia". "El 22,9% que presenta síntomas de ansiedad y depresión fueron víctimas de delito, contra el 19,5% que presenta los mismos indicadores de inquietud, nerviosismo, desesperanza y tristeza pero que no fueron víctimas", afirmó el estudio. El informe de la UCA concluyó: "La inseguridad es una de las mayores problemáticas sociales que hoy en día caracteriza a los ciudadanos argentinos. Es un problema social, actual y relevante que tiene consecuencias sobre todo en lo subjetivo y en la percepción del contexto social. La brecha entre la percepción de inseguridad y las condiciones objetivas de criminalidad y violencia alimenta la alienación social de los ciudadanos y disminuye su calidad de vida".