miércoles, 2 de noviembre de 2016

LA VILLA

ALARMANTE En la Argentina, 1 de cada 10 habitantes vive en asentamientos o villas Según el Relevamiento de Asentamientos Informales de 2016, presentado en el Congreso Nacional por TECHO Argentina, cerca de 3 millones de personas habita en estos tipos de conglomerados poblacionales en los que no tienen acceso a dos de los tres servicios públicos básicos (agua, luz y cloaca) y donde sus habitantes carecen de título de propiedad de las tierras. La provincia de Buenos Aires es el distrito en la que se concentra más de la mitad de estos tipos de asentamientos: fueron relevados 1.352. Sarghini: "Es muy poco tiempo para esperar que las soluciones estén presentes, pero es suficiente periodo de tiempo para ver si va en el camino correcto, y todavía yo esto no lo observo”. Según un informe de la organización civil TECHO Argentina, uno de cada 10 argentinos vive en asentamientos informales y villas de emergencias. Existen al menos 2.432 asentamientos en los 11 territorios relevados, donde viven cerca de 650 mil familias. Así, cerca de 3 millones de personas habita en estos tipos de conglomerados poblacionales en los que no tienen acceso a dos de los tres servicios públicos básicos (agua, luz y cloaca) y donde sus habitantes carecen de título de propiedad de las tierras. En relación al acceso a los servicios básicos, el estudio detalla que en el 73% de los asentamientos informales, la mayoría de las familias no cuentan con acceso formal a la red de energía eléctrica, el 98% no cuenta con acceso regular a la red cloacal y en el 95% la mayoría de las familias no tiene acceso al agua corriente. Asimismo, en el 16% de los asentamientos informales la mayoría de las familias bebe agua de pozo y simultáneamente elimina sus excretas a través de un pozo ciego sin cámara séptica, lo cual genera un riesgo sanitario alto. A esto se le suma que el 60% de los asentamientos se inunda cada vez que llueve y en el 40% no ingresa el camión de basura. Mientras que el 70% de los asentamientos tiene dentro de su barrio o a menos de 10 metros un factor de riesgo (23,3% ribera de arroyo, 16,2% camino de alto tráfico, 15,8% basural, 9,5% torres de alta tensión). La provincia de Buenos Aires es el distrito en la que se concentra más de la mitad de estos tipos de asentamientos. En total fueron relevados 1.352 asentamientos informales en la mayor provincia del país en los que se encuentra el 61,1% de las familias del país que vive en estas condiciones. Utilizando la media nacional de 4,6 miembros por cada familia, según el informe, se estima que son al menos 2.993.151 personas, indicó el informe. La situación empeoró entre 2013 y 2016. En el mismo territorio relevado en 2013, donde se encontraron 2.138 asentamientos y vivían aproximadamente 533 mil familias, en la actualidad se relevó una menor cantidad de asentamientos (2.062 en total), pero con un 11,5% más de familias viviendo en ellos (594.970 en total). La antigüedad promedio de los asentamientos informales del país es de 28 años. # 400 mil familias viven en asentamientos en la Provincia Casi 400 mil familias de la provincia de Buenos Aires viven en villas o asentamiento informales, donde la mayoría no cuenta con acceso formal a la red de energía eléctrica, a la red cloacal y al agua corriente. En su Relevamiento de Asentamientos Informales de 2016, presentado ayer el Congreso Nacional, TECHO informó que en el territorio bonaerense existen 1.352 asentamientos, donde residen aproximadamente 397.705 familias. De acuerdo al mapa difundido por TECHO Argentina, la mayoría de las villas y asentamientos informales se concentra en localidades del Conurbano bonaerense, seguido por Mar del Plata y Bahía Blanca. En tanto, en la zona del norte y noroeste bonaerense, se registran en mayor medida en Zárate, Pergamino y Junín. El número significa más de la mitad de los asentamientos que existen a nivel nacional (2.432, donde viven aproximadamente 650.685 familias). Los mismos están ubicados, además de la provincia de Buenos Aires, en la Capital Federal, Córdoba, la zona de Gran Corrientes, Gran Resistencia, Misiones (Departamento Capital, Oberá, Eldorado y San Vicente); Alto Valle de Neuquén, Plaza Huincul, Cutral-Có y Arroyito; Alto Valle de Río Negro; parte de la provincia de Salta (Orán, Rosario de la Frontera, Gran Salta y Tartagal); el Área Metropolitana de Rosario y San Miguel de Tucumán. Utilizando la media nacional de 4,6 miembros por c ada familia, según el informe, se estima que al menos 2.993.151 personas viven en asentamientos informales, en el territorio donde habita el 67% de la población del país. “El informe busca elaborar un diagnóstico de la realidad de los asentamientos informales en los territorios relevados y aportar información precisa para la generación de políticas públicas que permitan abordar la problemática”, explicó Marina Morgan, Directora del Centro de Investigación Social de TECHO Argentina En relación al acceso a los servicios básicos, en Buenos Aires, el estudio agrega que en el 69,1% de los asentamientos informales, la mayoría de las familias no cuentan con acceso formal a la red de energía eléctrica, el 87,7% no cuenta con acceso regular a la red cloacal y en el 95,1 la mayoría de las familias no tiene acceso al agua corriente. “Estos números continúan mostrándonos que los asentamientos son la máxima expresión de vulneración de derechos humanos y desigualdad en nuestro país. Resolver la problemática de los asentamientos deberá ser prioridad en la agenda política de nuestro país si queremos ser una sociedad más justa y democrática”, sostuvo Pedro Passerini, Director Regional TECHO en Buenos Aires. En tanto, en 7 de cada 10 asentamientos, los vecinos y vecinas se han organizado para mejorar su barrio y piensan que su rol es organizarse y participar activamente en la toma de decisiones en los procesos de mejora. Asimismo, 6 de cada 10 de los referentes entrevistados indicaron que la forma de solucionar el problema debería ser a través de la regularización dominial, con acceso a los servicios básicos, con créditos para vivienda y con programas de mejoramiento barrial.