jueves, 21 de enero de 2010

CUENTO CHINO DE CRISTINA


Cristina de Kirchner afirmó que no viajaba a China por desconfianza hacia la lealtad de su vicepresidente Julio Cobos. Sin embargo, desde Beijing, China, la agencia Reuters difundió un rumor que Urgente24 decidió profundizar, y acerca del cual la Cancillería argentina no difundió ninguna información:

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El martes 19/01, la agencia Reuters distribuyó el siguiente despacho informativo desde Beijing, capital de China, acerca del viaje de Cristina de Kirchner, luego suspendido:

"(...) Las relaciones entre Argentina y China se deterioraron recientemente, después de que un juez argentino le pidió a Interpol que emitiera una orden de arresto para el ex presidente chino Jiang Zemin, tras 4 años de investigar cargos de tortura y genocidio contra practicantes del culto Falun Gong.

(...) "Los líderes de los dos países intercambiarán puntos de vista respecto de la profundización en la relación estratégica cooperativa, y asuntos de interés mutuo", dijo el portavoz Ma Zhaoxu en una reunión con periodistas.

"Creo que los dos países firmarán una serie de acuerdos de cooperación", agregó sin dar detalles.

Ma descartó la posibilidad de que se suspenda la visita por el caso Falun Gong.

"Falun Gong es un culto contra el que se han tomado fuertes medidas por parte del Gobierno chino, de acuerdo con la ley", dijo.

"Los intentos de Falun Gong de sabotear las relaciones de China con países de importancia utilizando los procesos judiciales de países extranjeros fallarán", agregó.

Miles de ciudadanos chinos han sido encarcelados o sentenciados a trabajo forzado en campos desde que China declaró a Falun Gong un culto en 1999, mientras Jiang era presidente. (...)".


El miércoles 23/12/2009, la propia agencia Reuters había difundido el siguiente despacho informativo desde Ciudad de Buenos Aires:

"Un juez argentino ordenó el arresto de un ex Presidente chino y de otro funcionario de alto rango para indagarlos en una causa que investiga la persecución del grupo espiritual Falun Gong, que calificó la decisión como histórica para los derechos humanos.

El culto celebró la decisión y la calificó como histórica para los derechos humanos, aunque uno de los abogados que representa al grupo dijo que mayormente era simbólica.

El juez federal Octavio de Lamadrid pidió a Interpol el 17/12 que emita una orden de captura para el ex presidente chino Jiang Zemin y el ex jefe de seguridad Luo Gan después de 4 años de indagar cargos de tortura y genocidio contra el grupo Falun Gong.

Lamadrid ordenó el arresto por "crímenes contra la humanidad cometidos en China", según su escrito judicial. Jiang fue primer mandatario entre 1993 y 2003.

El juez adoptó la decisión apoyándose en acuerdos de ley internacionales de la Constitución Argentina de 1994 que permiten a cortes locales fallar sobre asuntos de derechos humanos en otros países.

La resolución concluye que "si no se admite la jurisdicción universal nos encontraríamos ante lo que la comunidad internacional pretende evitar y ha pretendido evitar en todo momento, que es la impunidad".

Alejandro Cowes, un abogado argentino que representa a Falun Gong, dijo: "Esto es histórico porque por primera vez se abre la jurisdicción universal para la investigación de delitos cometidos en el extranjero".

Sin embargo, otro representante legal del grupo admitió que la decisión es mayormente simbólica, ya que es improbable que los arrestos se concreten. (...)

Abogados de Falun Gong dijeron que es la primera vez que consiguieron un fallo judicial como este, a pesar de la presentación de casos en Francia, España entre otros.

Una represión de más de una década de Falun Gong los obligó a pasar a la clandestinidad en China continental, pero ha logrado prosperar en el extranjero, donde pasó de un movimiento espiritual a un vehículo contra el liderazgo del Partido Comunista Chino.

Miles fueron encarcelados desde que China declaró a Falun Gong como una secta.

El Centro de Información Falun Dafa, que documenta casos en los que se sospecha de abusos contra practicantes en China, dice que 104 adherentes de Falun Gong murieron por abusos o abandono en custodia el año pasado, llevando el número de muertes documentadas a 3.242 en 10 años.

"Esta demanda es una muy buena noticia porque si la gente en China ve que alguien dice que algo está mal, incluso desde un lugar tan alejado como Argentina, podrán pensar que tal vez lo que sostiene el Gobierno no es cierto", dijo Liwie Fu, presidente del Grupo Falun Gong en Argentina, quien trajo la demanda."

De acuerdo a Wikipedia, Falun Gong es una disciplina fundada en China por Li Hongzhi en 1992. Tiene un conjunto de 5 ejercicios de meditación y busca desarrollar los corazones y el carácter de los practicantes de acuerdo a los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia, principios reunidos en los principales libros de esta escuela: Falun Gong y Zhuan Falun.

Las enseñanzas tratan temas con asuntos tales como “la cultivación de la virtud y el carácter”, “los estándares morales de diferentes niveles”, y “la salvación de todos los seres conscientes”.

Los libros, las lecturas, y los materiales de los ejercicios han sido traducidos a más de 40 idiomas y están disponibles en internet para descargar de manera gratuita.

Falun Dafa es un método de cultivación personal que practica el Falun Gong.

En abril de 1999 más de 10.000 practicantes de Falun Gong se reunieron en el cuartel general del Partido Comunista Chino, Zhongnanhai, en una protesta silenciosa en contra de las golpizas y arrestos en Tianjin.

2 meses después, el régimen chino, encabezado por Jiang Zemin, prohibió la práctica, empezó con severas medidas, y comenzó una “campaña masiva de propaganda”.

Desde 1999,los reportes de tortura, encarcelamientos ilegales, las golpizas, los campos de trabajo forzado, y abusos psicológicos han sido muy difundidos.

El 66% de todos los casos de tortura reportados en China incumben a los practicantes de Falun Gong, quienes se estima son al menos la mitad de la población de los campos de trabajo forzado en China, de acuerdo con un reporte especial de las Naciones Unidas sobre tortura, Manfred Nowak, y el Departamento de Estado de los Estados Unidos respectivamente.

En 2006, el abogado de los derechos humanos David Matas y el ex-secretario de Estado canadiense David Kilgour publicaron un reporte de acuerdo a su investigación concluyendo que un gran número de practicantes de Falun Gong han sido víctimas de un tráfico de órganos sistemático en China, y que está práctica aún continúa.

En noviembre de 2008, el Comité de Tortura de las Naciones Unidas llamó al Estado del Partido Comunista Chino a comisionar una investigación independiente de los informes, y “asegurar que los responsables por tales abusos sean procesados y castigados”.

Como los practicantes de Falun Gong no tienen sistema de membresía o listas de nombres, las cifras son desconocidas. En 1998, el Régimen Chino publicó una cifra de 70 millones de practicantes en China.

Minghui.org/Clearwisdom.net, una página de internet de Falun Gong, afirmó que habían 1000 millones de practicantes en más de 80 países.